Frituras salvajes

Lugar: Santuario de la Virgen del Jordán, Pereira.

Publicado en Comida, Municipios | Deja un comentario

La gruta donde reposa el sabio

Una gruta, una casa de muñecas, una casa, un hogar, la montaña, el planeta. Dentro, alguien que nos espera, una madre, un sabio, nosotros mismos, el Sí Mismo, el ser.

La película “Náufrago”, bien lo ilustra: una necesidad inmensa de socializar, de tener con quién conversar; una necesidad espiritual de conectarse a la numinosidad de la existencia ante la carencia de sentirnos satisfechos con los actuales valores del mundo. Un pelota, animada, humanizada, se convierte en la ausencia de la soledad y somos nosostros quienes le damos el poder de la vida a la pelota, quienes le nombramos Wilson.

Interesante escena, si esta foto fuera la ilustración de un sueño: una lámpara apagada porque la luz del día todo lo llena, una madre, virgen además y poderosa según el imaginario, un reloj que marca un momento, una llave, una escoba y un recogedor de basura, y la tal, recogida.

Esta gruta ha sido hecha por quien hace las veces de cuidador de carros en una zona de El Poblado, cerca al Parque Lleras; es su altar, su gruta, su casa.

Publicado en Imaginería religiosa | Deja un comentario

El mundo vacío

Sus uñas estaban sucias, no por descuido, sino por causa de su trabajo en el campo; pero esa mañana no tenía que trabajar y decidió visitar al amor de su vida, el ensueño de cada mañana. Jairo, esperaba la mototaxi que lo llevaría al encuentro de su sueño amado. Esperó por horas que pasara algún transporte alternativo, algún humano que pasara en cicla, algún cochero, algo ¡cualquier cosa!

Comenzó a comprender que estaba solo en el mundo, que su tal amada era eso: un sueño. Entendió que sus manos estaban sucias de escarbar en la tierra en la búsqueda de vivientes, si quiera animales del orden mayor. Reconoció que solo era una idea, que él, era solo una materialización de una idea, la de él mismo, energía síquica concentrada.

Al recordar que no era nada sin alguien, su cuerpo comenzó a trasparentarse y la ropa que lo cubría a arrugarse colapsando allí en la banca que quizás él mismo haya creado en el mundo de las ideas en otro tiempo. Desapareció. Jairo era solo una concatenación de letras.

Publicado en Cuentos corticos | Deja un comentario

Elijo la Vida

  • Unos, se matan por religión. Elijo la Vida.
  • Unos, se matan por el resultado de un partido de fútbol. Elijo la Vida.
  • Unos, matan por cinco centavos. Elijo la Vida.
  • Unos, odian a través de Facebook. Elijo la Vida.
  • Unos, matan con sus palabras. Elijo la Vida.

Grafiti en Jardín, Antioquia.

Publicado en Grafitis | Deja un comentario

Macanas, otro rincón para el café (Jardín)

Antioquia, y específicamente el Suroeste, están siendo más conscientes de ofrecer lo propio en cuestión de café. Creo que es imperdonable que los municipios cafeteros no conozcan el sabor de su tierra por medio de sus frutos, en este caso, de su grano tostado. Ahora, los caficultores, están reconociendo que una de las salidas a los problemas económicos ligados al tema, es el de mejorar su producto cuidando cada paso de la cadena productiva y vendiendo directamente su producto como café de origen, creando marcas propias (Que no siempre es la solución) o generando valor agregado en tiendas propias o de Cooperativas.

Este “rincón”, me lo encontré en Jardín, suroeste de Antioquia, en el marco de la plaza principal. Un bello lugar decorado con especial atención en los detalles y siguiendo una armonía de color y materiales. El diseño gráfico de las etiquetas de las bolsas de su producto, son un valor especial que distingue cada edición especial y hacen de todos los elementos un sistema visual muy atractivo.

Del café, un perfil de taza brillante en acidez, almendrado y buen sabor residual. La gran debilidad está en la ausencia de máquina espresso ya que no se puede contar con la pequeña “máquina de espresso” que no llega a los 4 bares de presión, lo que la convierte en otra cafetera más de goteo; lo que lleva a una mala extracción del producto y la pérdida en ganancias. Creo que en casos como este, lo mejor sería tener otras alternativas económicas como los métodos de filtrado o la Prensa Francesa. De todas maneras hay café para llevar…

Publicado en aaa_CAFÉ | Etiquetado , , | 1 comentario

Después de la muerte

- ¿Y cómo te pasó a vos?

* Pues, nací por allá en Montería, en unos pastizales altos, hermosos, con buen clima y mis padres al lado. Hasta que, de un momento a otro, llegaron unos hombres, altos, con algo en sus cabezas que les impedía recibir la luz, así que sus cabezas eran pura sombra. Luego, nos gritaron a todas para que nos subieran a esos motores que marchan rápido y luego fui negociada, separada de mi familia; fui quemada nuevamente para borrar mi bautizo. Estuve en el momento unos días más y vendida de nuevo; luego, luego vinieron los gritos, empujones y la muerte.

* ¿Y a ti? ¿Cuál es tu historia?

- Yo estaba a tu lado, en Montería, solo que estábamos muy jóvenes para buscarnos el uno al otro. Soñé contigo yendo a la charca donde bebías agua; soñé lamiendo tu oreja; teniendo una cría tan bella como tú. Ese día que te llevaron corrí, lejos, lo más rápido que pude. Solo recuerdo una explosión. No sé más. Miro al cielo y pienso ¿qué es lo que llaman bondad?

Publicado en Animales, Cuentos corticos, Curiosas | 3 comentarios

La máquina tragamonedas de la salud

Entonces, los payasos salen entre aplausos para hacer su festejo que otros llaman show; salen y se balancean en sus monociclos al vaivén que les dé su oído y hacen piruetas mientras montan sus aparatos con desplazamientos aleatorios. Salen los payasos y les aplaudimos, les damos meñiques y así quedamos entretenidos, que es la peor posición de quien debería ser activo: “entre-tenidos”.

Y resulta que escucho entre los escritorios, a un compañero de trabajo disertando básicamente de la salud; añadiendo que lo único que necesita Colombia, es la salud; a lo cual me uní, alzando mi voz y dejándole saber que me unía a tal posición. Entonces, aparece esta foto tomada en Jardín, en la calle que sube a Balandú y veo que allí está representada esta discusión:

Señoras y señores, pueblo de Colombia, mendigos de la salud; hemos creado el sistema de solicitud de citas para médico general y especialista, jale la palanca roja que para todos hay, cobertura del cienporciento, si cae triple la cita es suya, si no es así: “Sigue intentándolo, suerte para una próxima vez”. Mientras tanto, los televisores nos dan entretenimiento, que ni contenidos hay en esos códigos de barras de colores que la juventud actual desconoce (Así como el puntico blanco al final de la emisión ¿Final? Cómo se le ocurre, el SHOW continúa).

“Adelante, siga y mire el espetáculo de la salú; mire pero no pida, y si pide: botón verde para cita general, rojo pal especialista, amarillo para la autorización de los medicamentos y siga jalando la palanquita roja, hágale muchacho que nada se ha perdido, jale que cita no hay, se me cayó el sistema. Si se me muere, uno menos qué atender”.

Y mientras tanto, en Ciudad Gótica, la maquinita arroja sus réditos, los medicamentos hacen rico al dueño patentario aunque la tajada da para muchos. ¿Lo siniestro? curiosamente lo siniestro está en la diestra de la máquina: CONTROL.

¡Buen viernes!

Ahora, saliéndome del tema… sigo viendo la imagen y de verdad que me impresiona ¿Qué imaginó quien hizo la pintura? ¿Es de verdad un local con máquinas tragamonedas? Porque si es así, la pintura daría para espantar a los conscientes.

Publicado en Editorial, Grafitis | Etiquetado , , | Deja un comentario

Lo divino y lo marrano

Solo una medicina separa lo “divino”, de lo humano; solo un frasco, no sé de qué medicina, separa la representación de la sagrada familia, de lo que puede ser una fábula que humaniza la mundana necesidad del cuerpo. Y aclaro desde ya que, con “mundana”, no califico de manera negativo la actividad genital del ser humano como se entiende en círculos religiosos esta palabra.

La imagen me la encontré tal cual, y aunque la foto es de mala calidad teniendo en cuenta la herramienta con que la tomé, sus significantes me son interesantes para dejarlos ir sin un registro. Detallan, ellas, la dualidad de los pensamientos del hombre: ¿carne o espíritu? ¿sexo – castidad? ¿lo mundano – lo divino? ¿la oración – la pasión? ¿la culpa – la confesión?

Pero se continúa pensando y encuentra que ambas imágenes podrían vivir juntas, pues, la carne a lo suyo -que no es solo sexo, sino, comida, sentidos, etc.- y el espíritu también. Así es como habitan en el hombre deseos de trascender como los que le hacen descender; los unos, para ascender a la iluminación del espíritu (música, observación, lectura…); los otros, para descender, es decir, para vivir la experiencia humana (Comer, dormir, beber, sentir, oler… y de ellos, el placer).

Escribiendo, vienen a mi mente otras imágenes que tengo registradas, no de lo divino, sino de lo humano ¡Perdón! de lo marrano.

Publicado en Imaginería religiosa | Etiquetado , | Deja un comentario

Hay zapatos, como máscaras

Parecemos tan diferentes, pero somos tan iguales. Parecemos individuos, pero tan solo somos una parte del todo, sinécdoque social, humana, ancestral, espacial, universal. Los zapatos son solo un símbolo de la personalidad (máscara). Unos zapatos, “elevan”; otros “imponen”; hay calzados que ternurizan, otros que “protegen”. Hay zapatos que ocultan; hay zapatos que dejan ver y otros que dejan ver como quien se vende a sí mismo. Hay zapatos que dan alegría; otros que evitan la expresión de emociones. Hay zapatos de fácil calzado y otros de complejo amarre.

Hay seres que calzan zapatos que no son suyos o que no reflejan lo que son; son zapatos distractores que hacen ver al otro como “pobre” cuando tal cosa no es verdad. Esa persona necesita asesoría en calzado y quién le diga que debe andar descalzo, a pie limpio, aunque tal cosa es imposible cuando uno anda des-calzo, pues, las madres y cuidadoras deberían regañar diciendo: “No ande a pie sucio”; es más, no deberían pronunciar tal cosa, pues, no hay mayor libertad que la de andar descalzo, a pie limpio o a pie sucio.

En fin, lo que ve uno cuando se sale a vitrinear…

Publicado en Vitrinas | Deja un comentario

Jericó, tiene donde tomar buen café

Realmente se trata de un 2 x 1, es decir, de dos negocios que se encuentran en el mismo lugar: El Saturia, donde te puedes tomar un café y cuya especialidad es la Prensa Francesa y República del Café, donde se presta el servicio de trilla, tostado y empacado del café.

En República del Café, es Jorge Iván Gallego Gómez, quien te orienta alrededor del tema de tostión y perfil de taza. A él, llegan muchos cultivadores para que les trillen y tuesten el grano, además de perfilar el producto. Así que puedes elegir un café con el perfil que más guste de hasta 2.100 msnm y pedirlo para ser preparado en Prensa Francesa en El Saturia.

Para ver: la trilladora The Engelberg Huller Co., de 1894 con sus medidores de voltaje y amperaje.

Recomendaciones:

  1. Si no sabes de café, expresarle a quien te atienda, qué tipo de café te gustaría (ácido, amargo, fuerte, suave, sencillo, frutal); y será el experto quien elija la mejor opción.
  2. Si sabes, lo mejor será aspirar la fragancia de cada variedad y origen de lote, pues, por petición de los cultivadores bajo sus marcas propias, hay cafés con tostiones muy altas lo que genera fragancias no muy agradable para algunos, aunque para otros sí.
  3. En mi caso, me tomé El Nogal, con beneficio sin aire ni luz de 18 horas, cuyo resultado dio un café con sabores a limoncillo, manzana verde y panela, con acidez brillante ¡Delicioso!

Ubíquelo por la calle 5, la Calle de los Poetas, entre carreras 4 y 5.

Publicado en aaa_CAFÉ | Etiquetado | 1 comentario

Carta 0108a – El Coleccionista de Cartas

De mi colección de cartas recogidas del suelo, y presente en el libro “El Coleccionista de Cartas”, editado por la Editorial UPB. Referencia: Carta 0108a

Publicado en Curiosas | Deja un comentario

Los ojos y los agujeros negros

La mirada y los ojos, que no son lo mismo. Existe, además, la mirada de quien mira y la mirada de lo observado. La María, aquí representada, mira; pero otra es mi mirada a la suya. Entendiendo este croché de palabras, veo en su mirada lo que los astrónomos ven en los agujeros negros: misterio. Pero no con la acepción terrorífica sino desde lo mistérico, lo oculto o vedado, desde lo escatológico, que es el verdadero sentido, por ejemplo, del libro del Apocalipsis (Revelación).

Suena enredado, pero cuando les diga que cuando miramos a los ojos detallamos que hay una parte oscura concéntrica al iris, es más digerible. Esa parte oscura se nos presenta mistérica porque, una vez entra la luz, no sabemos qué hay más allá; no sabemos qué significados elaboró la persona de la luz percibida y, por tanto no sabemos qué tan “iluminado” se encuentra.

Intento y parece que aún está enredada la cuestión. Nuestro cuerpo recibe luz y le vemos y lo ven; pero esa partecita del ojo, que llaman pupila, es solo un portal que nos lleva a otro universo interno. Aunque hace poco le pregunté al optómetra qué ve cuando ve por ese huequito y me dijo “El hueco” y entonces confirmé mi cuestión.

Más oculto o vedado es el mundo que se percibe cuando cerramos dicha ventana y, sin necesidad de párpados abiertos y pupila dilatada, entramos al verdadero mundo inconsciente de los sueños. ¡Ahh! Ese sí que es fascinante, ese donde sí estamos desnudos en un Adam colectivo.

Aún se sabe poco de los agujeros negros del espacio sideral; pero sí sabemos que mucha de la luz que entra en ciertos ojos (en ese agujero negro), se devuelve pernicioso al mundo, convertido en muerte, egoismo, tristeza, des-amor.

Me perdonarán, pero ésta, nunca ha dejado de ser una bitácora personal, ¡nunca!

Publicado en Imaginería religiosa | Etiquetado , | Deja un comentario

La Madre, la Montaña y la Cueva

La Madre, carga a su niño, lo que la hace a ella poderosa y numinosa. Allá adentro, tras las rejas que hacen las veces de puerta a lo misterioso, lo inefable o lo desconocido (Oculto), allá adentro reposan dos: la Madre y el Niño; ambos poderosos. Un “arquitecto”, consciente de su acto religioso e inconsciente de su acto personal, cavó la montaña e hizo habitáculo para tremendos arquetipos. Luego, a través de la estético realizó cuadrado y marco que unifica y da sentido a la obra. La “casa”, además, es una flecha que apunta hacia arriba, lo que lleva al hombre a la comprensión o búsqueda de sentido con ese más allá, “arriba” de nosotros mismos. Los colores, no podrían ser más luminosos-numinosos, trascendentes y esperanzadores, llenos de vida y no de muerte.

Todos estamos impregnados de ello: la Montaña, que somos nosotros mismos y a una Madre, individual, colectiva y natural, además. Somos el Niño sin intoxicación, inocente, poderoso. Somos los arquitectos de nuestros propios símbolos, artífices, orfebres de nuestra vida. Solo me preocupa el encierro de tales símbolos, esa “seguridad” hecha rejas que coarta, que impide la manifestación de los mismos; paranoia y justificación por los daños que nos hacen, por las envidias o la incomprensión. También somos animales salvajes.

¿Imagino que han soñado, muchas veces, con la montaña (Subiendo o bajando)?

Publicado en Imaginería religiosa | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La ternurización del ídolo religioso

Entonces, en varios pasajes de la Biblia, se nos cuenta que cada vez que se había una epifanía angélica, el honrado con la visita se asustaba grandemente o caía de bruces al suelo. No era ordinaria dicha aparición y, por tanto, casi siempre el saludo era “No temas…”. Sin embargo, hoy me impacta como la imaginería religiosa se ha convertido en un objeto comercial más allá de la creencia o del mito y, aun así, no pierde significados en su relación con el hombre. Me provoca curiosidad, eso sí, una ternurización del ídolo que, otrora, era de apariencia guerrera, fuerte, numinosa o colosal. Pareciera que hoy, el ser humano tan afectado inconscientemente por la pérdida de valores, acuda a la ternura que parece no compartir el ser humano en un ego recalcitrante.

Podría ser una manifestación de un mito, el mito de la ternura, el cual ha sido aplicado al caso de las mascotas, un fenómeno muy comercial o fomentado por el comercio, pero al que los seres avocan para depositar o clamar por esa ternura, ese amor o caritas. Es decir, el actual ídolo o significante religioso, no es solo el depositario de oraciones, peticiones y quejas; sino que es el contenedor de la ternura, una ternura que parece no está siendo compartida por el ser humano.

Ya no se le pide al ídolo, al “bulto”, al yeso, a la representación; tener la apariencia capaz de defender al hombre de los males de este siglo; de mostrar los músculos humanizados de un Miguel, al que tanto invocan; sino que moldean apariencia de niño ya que el adulto racional no ha podido ser el poseedor de la sabiduría que nos saque de tanto egoísmo. El nuevo ídolo, es portado en billeteras con ilustración infantil, en estampados para vestuario, en niños que –esos sí- saben “cuidarnos”. Pareciera que estamos entrando en una etapa donde el arquetipo del niño sabio se fortalece; lo que redunda en la incapacidad racional del adulto.

Jajaj, lo que ve uno viendo una sola vitrina.

Publicado en Imaginería religiosa, Vitrinas | 2 comentarios

Toppings para ir a la escuela

Un clasificador, un ordenador, una matriz, una plantilla, una cuadrícula, una caja de alojamiento… en fin, un hardware que le permite al ser que piensa, poder encontrar la información de manera rápida y fácil. la “data”: unos botones o “toppings” para adornar el calzado de moda entre profesionales de la salud y la cocina; sandalias de moda que están alejadas de las antiguas quimbas, arrastraderas o chanclas y que se han popularizado dada la alta capacidad de los chinos para emular lo que cualquiera se imagine.

Juan Sebastián, de 7 años, es el dueño del ordenador. Luego de salir de la escuela, llega al centro a la caseta de venta de calzado que su abuela tiene en el centro de Medellín en la zona de Guayaquil. “Siete años y lee de corrido”, cuenta la abuela. “Él llega a las dos de la tarde y se queda conmigo hasta que nos vamos. Con la venta, compra todas sus cosas del estudio”.

Publicado en Color, texturas, diseño, Ventas ambulantes, Vitrinas | Deja un comentario

Caleidoscopio a una carreta

La mirada, se posa, bailarina, inquieta, en cada esquina del objeto; salta y rodea la creación nombrada con palabra: ca – rre – ti – lla. Entonces, cada cosa le es importante porque cada cosa habla, comunica, envía mensaje, habla de un ser.

La mirada, se ríe en cada lado del prismático, se ríe al encontrar significados en cada objeto, en cada símbolo; pues, encuentra en todo ello un caleidoscopio de significados que hablan de los seres que le dan sentido a lo creado.

Un esqueleto de parlante que sirve de arandela final, sonajero, remate al tornillo. Una cruz que santigua el trabajo, evita el miedo y fortalece la esperanza. Un contenedor resignificado que lleva el amor de casa hecho jugo para el almuerzo, eso y su cuchara. Una mano de gris que esconde los años; unos cauchos de llanta que hacen de freno y almohadilla. Cuerdas que no falten porque siempre habrá qué amarrar.

Finalmente, el ser, el hombre que le da sentido a todo; que viaja con sus años al paso lento. Una imagen en 2014; otra, tomada en 2007, el mismo sector, pues allí, su labor es conocida y él, reconocido.

Publicado en Carretillas, General | 1 comentario

Vitrinas, lámparas y bombillos

“Aquí se roban hasta un bombillo” Y entonces, como si fuéramos científicos, inventamos carajada, entiéndase artefacto, para capturar la luz o encerrar la luz como experimento cuántico u óptico. El plafón, no es suficiente para retener la luz en rosca diseñada, sino que un entramado de alambres hacen de jaula al bombillo incandescente, que no cambia desde su invención.

Luego, es curioso ver las novedades liberadas al mercado, pues, las últimas invenciones no se venden hasta que quede perfeccionado el modelo “eco”nómico sobre el cual rodarán y se encenderá su luz. Creemos, entonces, que la fluorescencia es la panacea haciendo caso omiso del sol. 8.500 pesos vale el más costoso que, por cierto, no enciende o ya se extinguió su luz, y es tan paisaje el acto que ni el vendedor se da cuenta de la mala vitrina que hacen dichos emisores. Por el de 5.000 no pregunte: ¡No hay! El incandescente ni lo prenda que tremenda cuenta nos viene. No le ponga etiqueta al verde, pues, es tan malo que ni se vende. No se moleste en desenredar el enchufe, que pa qué, si mañana hay se enreda de nuevo.

Cosas, que se encuentra uno observando.

Publicado en Vitrinas | Deja un comentario

Contienda electoral en Colombia

Publicado en Las 5 cosas... | Etiquetado , , | 1 comentario

“¡Este es un banquete de pipiripao!” – Gatuperio

Un post, para rescatar palabras…

De Rafael Pombo

Mirringa Mirronga, la gata candonga va a dar un convite jugando escondite, y quiere que todos los gatos y gatas no almuercen ratones ni cenen con ratas.

“A ver mis anteojos, y pluma y tintero, y vamos poniendo las cartas primero.

Que vengan las Fuñas y las Fanfarriñas, y Ñoño y Marroño y Tompo y sus niñas.

“Ahora veamos qué tal la alacena.

Hay pollo y pescado, ¡la cosa está buena! Y hay tortas y pollos y carnes sin grasa.

¡Qué amable señora la dueña de casa! “Venid mis michitos Mirrín y Mirrón.

Id volando al cuarto de mamá Fogón por ocho escudillas y cuatro bandejas que no estén rajadas, ni rotas ni viejas.

“Venid mis michitos Mirrón y Mirrín, traed la canasta y el dindirindín, ¡y zape, al mercado! que faltan lechugas y nabos y coles y arroz y tortuga.

“Decid a mi amita que tengo visita, que no venga a verme, no sea que se enferme que mañana mismo devuelvo sus platos, que agradezco mucho y están muy baratos.

“¡Cuidado, patitas, si el suelo me embarran ¡Qué quiten el polvo, que frieguen, que barran

¡Las flores, la mesa, la sopa!… ¡Tilín!

Ya llega la gente. ¡Jesús, qué trajín!”.

Llegaron en coche ya entrada la noche señores y damas, con muchas zalemas, en grande uniforme, de cola y de guante, con cuellos muy tiesos y frac elegante.

Al cerrar la puerta Mirriña la tuerta en una cabriola se mordió la cola, mas olió el tocino y dijo “¡Miaao!”

¡Este es un banquete de pipiripao!”

Con muy buenos modos sentáronse todos, tomaron la sopa y alzaron la copa; el pescado frito estaba exquisito y el pavo sin hueso era un embeleso.

De todo les brinda Mirringa Mirronga: – “¿Le sirvo pechuga?” – “Como usted disponga, y yo a usted pescado, que está delicado”.

– “Pues tanto le peta, no gaste etiqueta: “Repita sin miedo”. Y él dice: – “Concedo“.

Más ¡ay! que una espina se le atasca indina, y Ñoña la hermosa que es habilidosa metiéndole el fuelle le dice: “¡Resuelle!” Mirriña a Cuca le golpeó en la nuca y pasó al instante la espina del diantre, sirvieron los postres y luego el café, y empezó la danza bailando un minué.

Hubo vals, lanceros y polka y mazurca, y Tompo que estaba con máxima turca, enreda en las uñas el traje de Ñoña y ambos van al suelo y ella se desmoña.

Maullaron de risa todos los danzantes y siguió el jaleo más alegre que antes, y gritó Mirringa: “¡Ya cerré la puerta! ¡Mientras no amanezca, ninguno deserta!”

Pero ¡qué desgracia! entró doña Engracia y armó un gatuperio un poquito serio dándoles chorizo de tío Pegadizo para que hagan cenas con tortas ajenas.

Publicado en Animales, Rescatando palabras | Etiquetado , , | Deja un comentario

Renó 4 – El eterno modificable

El carro de la familia colombiana; el de las eternas transformaciones, el que se deja modificar para expresar el imaginario de muchos colombianos. El carro de los que tenían un sueño y lo alcanzaron. El de tantos paseos con pasajeros apretados ¡No importa! que ahí cabemos todos y lo importantes es pasar bueno. El que une a la familia, allí dentro, en su angosto espacio que recoge a cada uno en apretado lazo. Los “renoles” han llenado casas y calles y han recorrido kilómetros de alegría; en su interior se han destapados miles de fiambres y se han acomodado decenas de miles de paquetes y maletas en raudos paseos, de olla y de ciudad.

Colombianadas le llaman algunos. El caso es que, manufactureros, artesanos o técnicos, incluso sin títulos universitarios, hacen del Renol uno de los íconos de Colombia.

Publicado en Objetos del diseño | Etiquetado , | Deja un comentario