La calibración del monitor

Imagen tomada de: www.geckoandfly.com

Calibrar un monitor significa optimizar su funcionamiento para que éste represente de una manera precisa y confiable el blanco, el negro y toda la gama cromática que el aparato es capaz de reproducir. Qué el verde sea verde, el rojo rojo y el azul azul.

Para un fotógrafo, diseñador gráfico, publicista, artista, o para cualquier persona que trabaje con imágenes digitales y use un computador, el monitor es una herramienta fundamental. Con él se pueden visualizar proyectos y realizar las correcciones y modificaciones pertinentes. Por eso es necesario que sea muy bueno y que trabaje de la mejor forma posible.


La calibración del monitor hace parte de un flujo de trabajo llamado: administración o gestión del color. La administración de color posee una serie de directrices que permiten a los fotógrafos controlar eficazmente la captura del color en la cámara, procesar el color en un computador, y obtener buenos resultados en la salida, ya sea por impresión, montaje en Web o uso en software multimedia. En pocas palabras, que todo el flujo de trabajo, desde el inicio hasta el final, esté bajo unos parámetros de color estables con un resultado muy parecido, sin importar los aparatos y las tecnologías utilizadas, ni en qué estado del proceso se encuentre el archivo.

Ejemplo del flujo de trabajo enfocado a la administración de color. Imagen tomada de: www.atamez.com

Siempre les hablo a mis alumnos sobre el color, la administración de color y la importancia de tener los monitores calibrados, pero son pocos los que se interesan por este tema. Los desinteresados finalmente entregan trabajos de regular o mala calidad, a veces con consecuencias irreversibles.

Tener el monitor sin calibrar y tratar de valorar o procesar el color de una imagen, es cómo manejar un auto con los ojos vendados en una autopista llena de vehículos.

Los problemas de calibración de color son un dolor de cabeza tanto para los fotógrafos como para las empresas dedicadas a la impresión. Las personas creen que el color de sus pantallas es el real y confían en él aun cuando no es así.

Por ejemplo: una fotografía tiene un color adecuado. Sin embargo, se ve en una pantalla no calibrada con una tendencia al amarillo. El usuario procesa la imagen para quitarle la tendencia amarillosa y efectivamente en su pantalla logra eliminar esta tendencia aumentándole el tono azul. Guarda la imagen y la impresión queda azulosa. La impresión trabaja con el color que posee el archivo, no con el color que se ve en la pantalla. Escucho comentarios, historias y quejas al respecto de parte de los fotógrafos y los impresores. El problema radica en la falta de información.

Administración de color from blogvisionfotografica on Vimeo.

Las normas internacionales para la calibración de monitores y visualización de archivos impresos están contenidas dentro de dos estándares ISO:

ISO 3664:2000. Especializado en la condiciones de visión para tecnologías gráficas y fotográficas

ISO 12646:2004. Especializado en tecnologías Gráficas, perfiles de color para monitores y características y condiciones de visión óptimas.

Los canales RGB y los pixeles

Los monitores, las pantallas de TV, los proyectores multimedia, los sensores de nuestras cámaras e incluso nuestros ojos funcionan de acuerdo a la teoría de la síntesis aditiva del color. Esta teoría de color luz, nos explica como usando sólo tres colores, los colores primarios aditivos, el rojo (red), el verde (Green) y el azul (blue) RGB, podemos conseguir todos los demás colores.

Pensemos en un pixel de nuestro monitor. Este pixel posee en su interior tres micro pixeles RGB llamados sub pixeles. Si acerca una lupa lo bastante potente y la tecnología de su monitor lo permite, los podrá apreciar.

  • Si cada sub pixel RGB está al 100% de su potencia, el pixel resultante es blanco.
  • Si cada sub pixel esta al mínimo de potencia o sea 0%, el pixel resultante es negro.
  • Si a la máxima potencia uno de los canales RGB está un poco desfasado, el pixel resultante ya no será blanco.

Este es un excelente ejemplo del funcionamiento de los sub pixeles en un monitor.

Video tomado de YouTube del usuario fxmah. Para apreciarlo mejor use una resolución de 720 p.

Los monitores no vienen calibrados

Los monitores, sea cual sea su tecnología o marca, vienen de fábrica con una calibración previa, que no es la ideal. Esta situación tiene múltiples razones:

  1. La mayoría de los monitores están concebidos para personas a las cuales la percepción del color le es indiferente. Estas personas creen que lo que ven está bien y lo asumen así. Esto es debido entre otras razones, a que el color no es el motivo de su trabajo.

  2. El hardware y el software que usa la tarjeta gráfica del computador, modifica las especificaciones de color del monitor. Existen miles de tipos de tarjetas gráficas en el mercado.

  3. El sistema operativo posee un motor de color independiente, el cual varía de sistema en sistema, incluso diría yo, entre versiones de un mismo sistema operativo. Por ejemplo Windows XP versus Windows 7.

  4. El uso y la configuración que se le da al software de procesamiento y visualización de imágenes, hace que las imágenes varíen en tono, saturación, contraste o luminosidad.

  5. El uso del monitor hace que sus componentes internos de proyección de luz se deterioren. Así como el uso reiterativo de una unidad de flash hace que esta pierda con el tiempo intensidad lumínica, así le pasa a los canales RGB de un monitor.

Aunque de alguna manera todos los elementos vinculados poseen las mismas habilidades, estas variables unidas a los diferentes tipos de tecnologías involucradas son inmanejables por los fabricantes de monitores. Estos se preocupan por brindar más gama cromática, mejorar el radio de contraste, hacer monitores más grandes o extender la vida útil del aparato.

El balance del blanco

La calibración corrige de raíz un problema de manera muy objetiva. La representación del blanco. Los humanos percibimos el blanco de muchas maneras. El cerebro aplica un balance de blancos automático a lo que vemos, y con ello no podemos ser objetivos a la hora de valorar un verdadero blanco.

Esta función es igual al balance de blancos de una cámara digital, pero nuestro cerebro lo aplica de manera inconsciente y lo que vemos generalmente como blanco puro, pocas veces lo es.

Calibrar implica entre otras cosas hacer que el blanco que nuestros monitores reproducen sea el mejor blanco que el aparato pueda dar. Un blanco libre de tendencias de otras tonalidades como amarrillos, cianes, rojos, verdes o magentas.

Aquí es donde el uso de la calibración visual falla. Solo una persona con años de experiencia en el manejo del color podría realizar una calibración de este tipo. Yo diría que el 98% de la humanidad no posee esta condición. El cerebro aprende a ver y a apreciar de forma muy precisa el color, con entrenamiento y años de trabajo. No aplica el uso de software desarrollado para tal fin. Por eso Adobe sacó de circulación el popular Adobe Gamma que venía con Adobe Photoshop en versiones antiguas.

Calibración de monitor por hardware y por software

Existen dos tipos de calibración. Una calibración precisa hace uso de ambas.

La calibración por hardware

Se realiza cuando podemos físicamente modificar la cantidad de potencia de cada canal RGB en un monitor. Por lo general los buenos monitores permiten realizar esta modificación. Busque en el menú de su pantalla el control del color por canal RGB. Este control modifica la potencia de cada uno de los canales de manera independiente.

  • Si su monitor no lo posee, ya sabe porqué costó tan barato.
  • Los computadores portátiles no poseen este control.

Otro factor importantísimo en la calibración por hardware, es el control del contraste y la luminosidad o brillo. Con él podemos físicamente modificar estas condiciones directamente en el monitor.

  • Generalmente todos los monitores poseen estos controles.
  • La mayoría de los computadores portátiles no poseen estos controles. En su lugar, tienen un control de retroiluminación que ajusta solamente la luminosidad o brillo.
  • Los MAC por su construcción, son únicos, y  poseen estos controles directamente en el sistema operativo.

La calibración por software

Se realiza cuando se hace la lectura y el análisis de los colores que representa el monitor y crea un archivo con llamado: perfil de color.

El perfil de color contiene el espacio de color que el dispositivo; en este caso el monitor, es capaz de reproducir. Este perfil es usado por el sistema operativo cada vez que inicia.

Cómo calibrar un monitor

Imagen tomada de: www.amateurphotographer.co.uk

Para realizar la calibración, es necesario tener un colorímetro. Un colorímetro es un aparato que hace una lectura objetiva del estado de los canales RGB, del blanco y del negro.

Cada colorímetro posee un software que hay que instalar y que le va diciendo al usuario que debe hacer. En general, le contamos que clase de monitor y que controles de ajuste posee, luego ajustamos el punto blanco y el punto negro (Brillo y contraste) y con esto, el colorímetro hace una lectura del estado del color de nuestro monitor.

Apenas realiza el análisis, indica el estado actual y en el que debería estar y los ajustes que debemos realizar en hardware (si aplica). Luego crea un perfil de color el cual instala automáticamente.

La mayoría de los colorímetros muestra al final del proceso el estado anterior y el resultado de la calibración para comparar.

Los colorímetros son la única herramienta eficaz para calibrar un monitor.  Existen varios en el mercado y cada uno posee un software para su uso. Todos cumplen su función, unos mejor que otros. Descartemos de una vez la calibración visual o a ojo. Les pongo de ejemplo este video de calibración de monitor con el sistema Spyder.

Video tomado de YouTube del usuario Marer13. Para apreciarlo mejor use una resolución de 1080 p.

Si le interesa el tema y es competente con su trabajo, compre un colorímetro o busque a alguien que le preste este servicio.

Recomendaciones

  1. Si va a calibrar su monitor de escritorio o el monitor de su portátil, ubíque el equipo en un lugar adecuado para tal fin. Luz controlada y estable, evite los reflejos y las luces directas al monitor.

  2. Deje encendido el monitor por lo menos 10 minutos antes de calibrar. Para que los canales RGB se estabilicen trabajen adecuadamente.

  3. Limpie el monitor con un paño suave.

  4. Inactive el salvapantallas o modifique las opciones de configuración de energía para evitar contratiempos. A propósito, los salvapantallas están en desuso. Estamos de acuerdo que son muy bonitos, pero si quiere ser amigo del medio ambiente no los utilice. Existe la posibilidad de usar la configuración de energía y hacer que el monitor se apague.

  5. Desactive cualquier tipo de gestión de color que haya establecido con anterioridad. Esto incluye el software que incluye las pantallas como por ejemplo el Magictune, Natural Color, Powerstrip, Adobe Gamma o el realizado por la calibración de la tarjeta gráfica o el sistema operativo (Por ejemplo Windows 7).

  6. Si posee dos monitores, en un mismo computador, hay que calibrar ambos monitores por separado.

  7. Reinicie la configuración del monitor a los valores de fábrica. Al menos, coloque los canales RGB cada uno al 50% y seleccione una temperatura de color de 6500K.

  8. Si tiene afán, espere otro día que no lo tenga, porque la calibración puede durar entre 15 minutos y varias horas, dependiendo del estado de instalación y actualización de los drivers de video en su equipo.

  9. Nunca use perfiles de color Adobe RGB, sRGB, Prophoto o perfiles de impresión como perfiles predeterminados de pantalla en los ajustes de administración de color del sistema operativo.

  10. Si no posee los drivers de video, o de la pantalla correctamente instalados y actualizados, y por alguna razón calibró, le cuento que la calibración ya perdió validez. Hay que volver a calibrar.

  11. Si todos los drivers estaban correctamente instalados y actualizados y a los meses Nvidia, ATI, o la marca de su monitor sacó una actualización de sus drivers y las instaló, es necesario recalibrar.

  12. Hay que calibrar cada 6 y 8 meses. En este lapso los canales RGB de su monitor según su uso, han perdido potencia.

  13. Use un fondo de escritorio que le ayude a darse cuenta que el color ha cambiado. Uno se va acostumbrando al color y ve inmediatamente cuando algo está mal. Aunque en todos los sitios web, libros y tutoriales recomiendan tener un fondo gris neutro (R:128, G:128, B:128); yo recomiendo una imagen que muestre información en las altas luces, en las zonas de sombras, que contenga azules y verdes. Eso es mejor que un cuadro gris. Además con el gris de fondo de Adobe Photoshop, el negro de Adobe Lightroom o el negro de Adobe Bridge es suficiente. No use las fotos de su perro o de su familia, y menos esa hermosa foto de la fachada roja saturada. Estamos de acuerdo que son muy bonitas, pero en el caso del manejo de color, es mejor evitarlas.

  14. Si tiene problemas con el monitor o con el proyector multimedia, además del cable conector, puede ser un daño en un canal RGB del aparato. Este video puede ayudarlo a saber qué canal está dañado y si existen pixeles deteriorados o muertos.

Video tomado de YouTube del usuario Carsten220267. Para apreciarlo mejor use una resolución de 1080 p.

 

Les recomiendo los siguientes enlaces:

Esta entrada fue publicada en Procesamiento digital, Software, Tecnología y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.