El Guapo se “parcha” en la 9

El Guapo

Dos amigos me sugirieron una entrada en TendenciosoBlog sobre el nuevo aire de la calle 9, en el Parque de El Poblado. Un post sobre la reconfiguración estética de la zona que a mis ojos tiene todo que ver con el efecto El Guapo. Ese es el nombre de uno de los bares más jóvenes de la ciudad que ha logrado en muy poco tiempo extender su firma más allá de sus puertas -muy abiertas-.
Desde la primera vez que estuve en El Guapo (hace unos seis meses según mi registros de Instagram) he reservado algún rato del fin de semana para visitar el sitio. Y es que la música me parece “de locos” y por eso casi siempre salgo con canciones “shazameadas” (verbo que crece en uso). Yo, que me pierdo en la gran variedad de géneros de la música electrónica, puedo decir que suena mucho a disco, que anima a iniciar el baile, la rumba e incluye la elección de buenos clásicos. Mi gran amigo @mao_builes la define como “moderna, indi, disco, una combinación entre Radiónica y una disco en Brooklyn”.
La estética del lugar aporta a un ambiente sofisticado con la luz que da la impresión visual de un tono de grises. De hecho la luz es de las cosas que me más gusta porque se nota que fue pensada para resaltar detalles, ya sea el color de las botellas de licor o las baldosas a cuadros del piso. Lámparas de amplio diámetro descuelgan desde el techo para iluminar la barra delante del tipo que se encarga de preparar los cocteles.
No pierda tiempo en pedir media ron porque por medias sólo venden aguardiente y eso -me lo dijo uno de los meseros- porque la idea es promover los cocteles y con el aguardiente no hacen ninguno. De los cocteles he probado dos -uno con Jägermeister y el otro mojito- ambos muy buenos con precios que pasan el promedio del Parque de El Poblado pero no muy elevados. Venden cerveza, jugos y las mesas son las suficientes para atender a quienes se animan a una carta corta y práctica de platos en los que recuerdo hay sánduches (no suelo ir con hambre).
Los tres encargados del sitio no parecen ser locales, lo dicen sus acentos, uno de ellos incluso con lengua europea, detalle que puede ser clave en los clientes del bar. Me atrevo a generalizar que los visitantes caben en el grupo de los adultos jóvenes con un media de edad entre los 25 y los “cuarentaytantos” años. Son profesionales, independientes monetariamente, con pasaporte, abiertos a la nueva música y muchos atentos a la actualización de las tendencias en vestuario; ellas y ellos con los estampados y accesorios del momento como figuras diminutas de aves en las camisas o taches distribuidos armoniosamente en las solapas.. ¿llegará con fuerza el halo punk-chic a Medellín que ahora se extiende en el mundo?.
No hay que entrar a El Guapo para conocerlo del todo porque se puede ver desde afuera. Y es que una de las razones para el éxito del bar es la sensación de apertura. No hay portero, no hay requisas, no hay nadie que pida la cédula (no hace falta), no cobran por usar el baño (siempre lo encuentro limpio), no hay cover, no hay consumo mínimo y aun así los viernes y sábados suele estar tan lleno que muchos prefieren tomarse el coctel en la acera. Al frente del bar, además, aprovechan la música quienes compran el trago más barato en otros sitios y todos han aportado variedad a los estilos de vestuario y tribus urbanas que suelen visitar el parque de El Poblado. Hay un look moderno que da cuenta de una actualización de las tendencias, en vestuario y música.

4 pensamientos en “El Guapo se “parcha” en la 9

  1. Andrés

    Buen espía de la noche, excelente crónica de la noche. No conocía este blog, pero quedo pendiente de nuevos análisis de todas esas ciudades que salen en el parque del Periodista, la calle Barbacoas, la plaza de la Villa del Aburrá, el parque de Carlos E. Restrepo…

    Responder
  2. Juanchopaja

    Pues sí que El Guapo es uno de los pocos sitios en Medellín donde se puede fiestear muy bien. Buenos tragos, buen DJ, mejor música, y gente bien, que es tal vez lo más importante en este tipo de establecimientos. Aquí no se va uno a encontrar con ningún narco emergente ni mucho menos con los pilluelos ni las grillas que suelen verse en la gran mayoría de bares de la ciudad, pues la música no cabe entre su gusto lobezco ni el sitio está dirigido (afortunadamente) a ese tipo de público. Que buena propuesta de rumba tiene este bar. Recomendadísimo para quienes buscan buena fiesta, gente bien y buena música.

    Responder
  3. Lulu

    Hola, felicitaciones por el gran trabajo que hacen en ésta web, es super profesional, los visitaré a diario y los recomendaré a mis colegas. Los invito a conocer LOQUEVA, un portal de noticias y tendencias bastante cool y entretenido. Saludos

    Responder
  4. BEATRIZ MORENO Z.

    Señor Alejandro Gomez: me parece una excelente descripción del GUAPO, solo que se equivoca al encasillar la edad de las personas que apreciamos este estilo de música y de ambiente, soy una abuela de 50 años que frecuenta el GUAPO con un grupo de amigos de la misma o mas edad. Claramente el buen gusto no tiene edad y el comentario que hace el lector juanchopaja el 17 de junio es el éxito del lugar, su estilo no es para gente vulgar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>