Que no te declaren culpable de estos crímenes

  

Los llamo crímenes de la moda, porque son un atentado al buen gusto, al estilo y a la imagen que cada uno quiere proyectar ante los demás.

Están por ahí en la calle, con un hombre que va de pantaloneta y medias cortas al centro comercial, o con una mujer mayor que insiste en negar su edad, luciendo prendas que a todas luces no corresponden a su figura.

 
 

Recuerden que la moda es un sistema de comunicación, a través del cual entablamos relaciones con los demás y nada peor que las distorsiones de algunos códigos de vestuario.

 He identificado algunos crímenes, que por su vistosidad y carencia de lógica, se hacen evidentes.

1. Todo en uno: pretender lucir en un solo atuendo una tendencia o color. ¡Que cansancio ver alguien de pies a cabeza de violeta! O con estampado de animal en el vestido, los zapatos y el cinturón.
 
2. Muy ajustado: nunca será sexy el ajustado al exceso y menos si nos sobran kilos.
 
3. Efecto “Davivienda”: estar vestidos de una forma que no corresponde al lugar o invitación (discoteca, fiesta u oficina).
 
4. Avisos en las prendas: no somos vallas de nadie.