No quiero lucir corbata

Necesito que por favor me aconsejes sobre qué estilo es el adecuado para lucir en la primera comunión de mi hija.
Soy delgado, alto y no me gustan las corbatas.

En primer lugar, te felicito al tener claro lo que te gusta y lo que no a la hora de vestirte. Ese es el primer paso para cultivar un estilo propio y, especialmente, para sentirnos cómodos con aquello que lucimos.

La primera comunión es un evento que si bien exige un poco de formalidad, no llega al  punto de la gala o la etiqueta. Por lo tanto, no se considera indispensable la corbata: ni en los niños ni en los padres.

En tu caso, te sugiero que luzcas un traje de pantalón y saco en tono tabaco, con pequeñas rayas diplomáticas (en tono más claro). O un traje beige con rayitas oscuras, a juego con camisa blanca.

Como la ceremonia religiosa y recepción transcurren en el día, lo mejor es que vayas de tonos claro, por frescura y por consonancia con la ocasión.

Si tienes la oportunidad de buscar un lindo pañuelo, úsalo en el bolsillo izquierdo.

La chaqueta la puedes usar solo en la iglesia y para las fotos. Luego, te verás bien en mangas de camisa.

O, marca la diferencia con una camisa vistosa. He visto unas preciosas, de pequeños cuadros violetas y rosas y costuras rojas, en Arturo Calle. Otra forma de decir: ¡estoy a la moda y quiero hacerme notar!
He visto opciones lindas de este tipo de trajes en Arturo Calle y Pat Primo, de El Tesoro, y Falabella, de Sandiego.

¿Uso corbata para mis grados?

Quisiera que me asesorara sobre el traje que debo lucir en mis grados de ingeniero. Tengo 25 años, mido 1.80, trigueño, ojos cafés, cuerpo normal (proporcional a mi estatura con mi peso). Quiero algo sencillo para a la vez elegante.

Te propongo, aunque sé que puede sonar un poco atrevido para tu profesión, que asistas a tu grado sin corbata. Esto no significa que renunciarás a la elegancia que requiere la ceremonia, sino que les dirás a los demás, soy moderno, sé cómo me visto y me siento muy bien así. Además, tendrás posibilidades más adelantes de combinar más piezas con tu traje nuevo.

Si lo decides, lo más importante es que lleves un traje de corte impecable, que adquieras un vestido que te sirva para ocasiones posteriores y que se defienda solo.

Es decir, que su corte sea tan limpio (mira la foto) y que la propuesta de moda de la tela, el diseño y la forma que lo lleves sean tan correctas y distinguidas, que nadie se dará por enterado de que no llevas corbata.

Ahora bien, es válido que consideres indispensable la corbata para la ceremonia de grado. Si este es el caso, elige una en tonos llamativos como naranja, violeta o aguamarina con pequeños estampados y combínala con una camisa blanca, que le irá muy bien a tu tono de piel.

No te olvides de que las medias deben ser del mismo color de los zapatos y preferiblemente delgadas. Los que más se usan ahora son los color caramelo (ve a la tienda Vélez, Bosi o Sixto, en El Tesoro), para el vestido, visita Arturo Calle, Villa Romana y buscalo en tono gris.

La elegancia prescinde de la corbata

Mucho tiempo creímos que la elegancia venía atada, con un fuerte nudo, a la corbata. Si una invitación decía formal, de inmediato en el mapa mental aparecía este accesorio masculino.

O si mencionaban las palabras entrevista, fiesta o coctel, ellos se apresuraban a elegir en el armario la que mejor les combinaba.

Hablo en tiempo pasado porque ese nudo ya no va tan ajustado a sus necesidades. ¡Por fortuna!

Recibo múltiples peticiones y preguntas respecto a la posibilidad de acudir a eventos sociales sin lucir esta prenda, llámese grado, bautizo, boda o cita de trabajo. 

Y es un logro que revela que ellos se interesan por su imagen y que toman decisiones al respecto, que implican una ligera dosis de arrojo en esta materia.

Es fundamental que el traje, la camisa y los complementos a usar (zapatos, correa, mancornas y pañuelos) remplacen la palabra elegancia en ausencia de la corbata.

Cómo variar si voy todos los días de corbata

Soy un médico de 41 años. Trabajo en una institución muy seria de la ciudad a la que debemos ir todos los días de traje formal. A veces es difícil combinar trajes, camisa y corbata, y termina uno repitiéndose. ¿Cómo innovar dentro de los parámetros clásicos que debemos ponernos?

Hola: partiendo del precepto de que la corbata es un sinónimo de seriedad en la oficina, hay varias maneras de innovar y marcar la diferencia:

Tener corbatas de colores vivos y llamativos. Rompe con las clásicas de rayas y punticos. Atrévete con otras más coloridas, con pequeños prints de flores y figuras. El mercado ofrece diseño a buen precio (menos de $30.000 en Arturo Calle, AC).
Mancornas: ¡me encantan! Son un detalle indiscutible de buen gusto. Le dan variedad a tus camisas y hablan de ti como un hombre de buen gusto.

Ve a AC y pregunta por las de hilo de seda (son unos pequeños nudos). O en Galería Cano tienen unos diseños precolombinos espectaculares.

Además de tus trajes clásicos (negro, gris y azul) busca un gris claro raya tiza o diplomática y apuesta por zapatos en tono caramelo. No son fáciles de llevar para hombres muy clásicos, lo reconozco, pero son muy sobrios.

Bueno y diles si a las innovaciones en colores de camisas. ¿Has intentado con una rosa, aguamarina o violeta claro? Hazlo y notarás como se ilumina tu atuendo completo y tu rostro. Cuando te vean dirán: allí va una persona joven, que tiene buen gusto y sabe combinar.