Mirando gente y tendencias

Nuestro calzado dice mucho de nosotros. De nuestros gustos, de nuestro estado de ánimo, de nuestra actitud. Un vistazo a la primera fila del desfile de Agua Bendita, en El Tesoro, la semana pasada.

 

Como también dice mucho de nosotros el atuendo que elegimos para una ocasión importante. A mi, por ejemplo, me sorprendió (para mal) el atuendo de Isabel Fontana, modelo brasileña en los MTV European Music Awards, en Frankfurt. Demasiado. Si ella fuera la vocalista de un grupo rockero, tal vez, solo tal vez, entendería su elección.

 

Kim Kardashian, en la misma ceremonia, se fue a los excesos.

Claves para vestir opulencia

Dolce & Gabbana

 

Claves

  1. Procura mezclar negro con dorado. Es la definición exacta de lujo. Siempre irás a la fija.
  2. Si no te sientes segura para llevar una pieza, porque, paradojicamente, te parece excesiva, puedes optar por unos botines, con detalles bordados, o un brazalete.
  3. Los bordados expresan la opulencia, siempre que vengan acompañados de brillo y piedras.
  4. Los abrigos, chaquetas y chalecos son piezas en las que se verá muy bien esta tendencia. Puedes ponerle tu dosis de informalidad, con unos jeans o unos pantalones tipo pitillo o britches, o de equitación.

 

Los colores

Negro

Dorado

Azul noche

Blanco

Los materiales

Jacquard

Terciopelo

Los referentes

Dolce & Gabbana

Miu Miu

Marc Jacobs

Lanvin

Prada

 

Marcas

Rapsodia

Tennis

Zara

Especia

 

Películas

Relaciones Peligrosas

María Antonieta

La Duquesa

Opulencia: la tendencia que se luce hoy

Los diseñadores que expresaron esta posibilidad de atuendo con mayor acierto fueron Stefano Dolce y Domenico Gabbana, con una colección de decidido aire barroco, en la que predominaron los tonos negro y dorado, los bordados y los encajes, los brocados y las piedras aplicadas en la prenda. Incluso, algunos tocados y diseños de capas, evocaron los ornamentos de las imágenes de las vírgenes.

Hizo lo propio la casa Balmain, con sus chaquetas recamadas en perlas, con sus camisas con pectorales tipo casaca de armadura, en las que los bordados coloridos, rodeados de brillos y piedras se llevaron toda la atención de los fashionistas y editores de moda del mundo, que tuvieron la oportunidad de apreciar los desfiles en vivo en París y Milán.

Balmain

 

Para esta temporada Otoño-Invierno 2012-2013, la encontraremos expresada de diferentes maneras en nuestras vitrinas, veamos.

Los recubrimientos metalizados sobre denim seguirán siendo válidos, reflejando una apariencia menos uniforme. La imperfección se vuelve una característica importante donde el dorado y el plata se sobreponen al negro dando un aspecto rebelde pero a su vez glamuroso.

 Los hilos de lurex serán protagonistas, se verán  prendas donde la tela viene tejida con este tipo de hilos que instantáneamente dan un brillo sobrio y sofisticado. Estos hilos también vendrán bordados sobre prendas, accesorios y zapatos destacando las figuras del diseño formadas por los hilos. 

Veremos en esta deslumbrante tendencia el uso de pedrería y lentejuelas en las prendas, donde éstas han tomado un giro con intensiones de crear diseños más figurativos, siendo importante definir algún tipo de imagen o motivo como lo hizo Dolce & Gabanna en su colección para esta temporada.

Olivier Rousteing para Balmain

 

Olivier Rousteing para Balmain

 

Tiempo de vestir la opulencia

Dolce & Gabbana A/W 2012

Hola! Les quiero compartir este texto, que escribí para la revista Nueva, con el apoyo de Inexmoda.

Una palabra hermosa, sonora y llena de brillo es la tendencia más deseada para este final de año: Opulencia.

El término se refiere a exceso, abundancia o riqueza y en términos de vestuario habla de prendas que revelen, desde la tela con la que están elaboradas, como los insumos con los que están terminadas, esa riqueza, esa profusión o suerte de exceso que pocas veces está permitida en la moda. Así que vamos a aprovecharla.

Esta tendencia nos traslada, necesariamente a la corte francesa, en los tiempos de Luis XIV, cuando el Rey tiene claro que puede expresar superioridad y jerarquía a través de sus atuendos.

La opulencia se puede vestir o se puede lucir en los complementos o accesorios.

 

“Para Luis XIV era clave que su cuerpo encarnara la gloria del Estado y esto se expresaba claramente en sus trajes oficiales, que estaban adornados con flores de lis en oro, completamente forrados con armiño y guarnecidos con cascadas de encajes”.

Suena precioso y cuidado, ¿verdad? Casi exquisito. Así lo narra el docente e investigador William Cruz en su texto Historia de la Moda, tomo 1, editado por Inexmoda.

Y agrega: “Desde su elaborada peluca ensortijada hasta sus zapatos de tacón rojo, Luis XIV eligió presentarse no como un rey guerrero –como sus antecesores- sino como el blanco de todas las miradas de la corte más ostentosa en la historia del mundo occidental”.

Hoy, como entonces, la moda y la manera de exhibirla en las fiestas del Palacio de Versalles, fue la excusa para comunicar, desde el atuendo y de manera silenciosa, así nos enfrentamos a los días difíciles, a la recesión. Vemos en la moda la posibilidad de enfrentarla, con actitud y con la intención firme de reforzar nuestra industria.

“Las fiestas en el Palacio de Versalles eran la disculpa perfecta, no solo para hacer despliegues públicos de ostentación, sino también para propiciar el gasto en indumentarias y, asimismo, mover la maquinaria de la moda; tal como sucedió cuando el Rey anunció el matrimonio de su nieto en 1697”, precisa William Cruz en su texto.