Silvia Tcherassi, la dueña del glamour

Silvia presentó al cierre de Colombiamoda, una colección en la que la vanguardia de los textiles jugó con el ADN Tcherassi

Carol Jaramillo abrió la pasarela en el Museo de Arte Moderno.

Eran las 10:02 de la noche y la nave central del Museo de Arte Moderno de Medellín se quedó a oscuras. Los invitados estaban frente a una pasarela negra y brillante, custodiada por rígidas columnas de colores.

La expectativa era enorme. El cierre de la feria que festejó los 25 años de Inexmoda estaba a cargo de la barranquillera, que desde hace 8 años no presentaba una colección en la ciudad.

Pasaron unos 20 minutos, lentos e increíblemente emocionantes, y el público se puso de pie para decirle a Silvia que la espera valió la pena.

Detalle de las impresionante gladiadoras que produjo la talentosa Patricia Mejía, a pedido de Silvia Tcherassi. Delicadeza que envolvía las piernas.

El primer grupo de la colección fue manejado en perla y dorado, con ricos detalles bordados. Atención al delicado detalle de los guantes.

Trajes en neopreno, que le daban rigidez a la estructura del vestido, pensado como una escultura, con bellas aplicaciones de encaje dorado. La obra de Anna Truitt inspiró el trabajo de Silvia.

Más cerca.

Una de las piezas más llamativas del desfile, por el contraste de los materiales, por el movimiento de la falda (construida con cintas cola de ratón de seda) y porque nos reveló a una nueva Silvia.

Detalle

Detalle

Una pieza que muestra el preciosismo del trabajo de Silvia. Un traje que, a mi modo de ver, bien podría estar hoy en cualquier alfombra roja del mundo.

El estilismo de peinado, a cargo de Franklyn Ramos, era otra suerte de escultura. Recuerden que una pasarela es un todo, donde cada elemento aporta, desde su lenguaje, estético, al conjunto general.

Ya lo dijo Balmain: presto atención al diseño de las espaldas para que cuando una mujer se vaya de una fiesta, todos se pregunten quién es!

La arquitectura de la escultura y el color, se sugerían en este trabajo.

Detalle

Riqueza es la palabra que se me ocurre al ver este diseño de líneas clásicas.

Piezas esculturales, que, como una obra de arte, invitan a ser miradas desde varios ángulos y siempre habrá detalles para admirar.

Este vestido cerró una noche emocionante e increíble, de moda renovadora.

La esencia Tcherassi, la de la sofisticación, estaba presente en cada ensamble. También la del refinamiento, que traza las líneas más depuradas en cada diseño, que se esmera en la perfección de los detalles (espaldas, guantes, gladiadoras de Patricia Mejía, peinados esculturales) y que tiene la precisión de adaptar tendencias universales a su propio estilo, sin hacer renuncias o concesiones. La misma que sabe que esos 20 minutos son suficientes para contar una historia. La de un regreso.

Silvia trabajó sedas y chifones, que intervino con un material térmico, que las hizo rígidas, a la manera de una escultura para vestir, sin perder su brillo. Hubo neoprenos blancos con encajes dorados, en vestidos rectos, siluetas cajón y faldas tail hem (asimétricas).

Hubo espaldas semidesnudas con detalles de construcción arquitectónica. Y hubo unas impresionantes faldas, de largo medio y gala, elaboradas en cintas de seda cola de ratón, que construyeron impresionantes momentos de movimiento y color, como solo Tcherassi sabe sugerirlos.

El lujo iba y venía, mientras las modelos se detenían en cada columna, en silencio e inmóviles, para que cada conjunto fuera apreciado como la obra de arte que Silvia soñó para su regreso.

La obra de Anna Truitt fue expresada con acierto y Silvia levantó la mano para saludar y reafirmar que sigue vigente como el gran nombre de la moda colombiana

Ovación de pie para el talento. Admiración a Silvia Tcherassi y su trabajo. Medellín le agradeció su regreso.

Atuendos de Colombiamoda 1

Hola! Luego de una semana intensa y emocionante, con la celebración de Colombiamoda en la ciudad, les quiero compartir algunos looks que reflejan aquella frase que tanto repito: Construcción de estilo. Ese que alcanzamos cuando nos conocemos bien (tipo de cuerpo y tono de piel), cuando abandonamos prejuicios y cuando nos vestimos de manera auténtica, para nosotros y nuestro placer estético.

Algunos ejemplos. Ustedes dirán.

sandra Becerra, experta en moda, trabaja en mercadeo, asesoría y relaciones públicas. Su look para el desfile de Haider Ackermann. Maxi capa diseñada por Isabel Henao.

Luz Adriana Naranjo, de Inexmoda, también apostó por el largo para desfile y cena con Ackermann. Me gusta su toque fresco de los slippers, acusando una larga jornada de trabajo y confianza en su estatura. El diseño es de María Angélica Guerra. Perfecto para una noche de verano.

Margarita Gómez, de la agencia de modelos INforma, recién llegaba de México. Lució este diseño mexicano con detalles de volumen en la parte posterior.

Carolina Sepúlveda en un diseño propio.

Diego León Giraldo, director de Aló; Alexandra Santos, presentadora de Zona Trendy, de E! y Paola España, productora del programa. Alexandra va en diseño de Andrés Pajón.

Moda y arte en una imagen: María Mercedes González, directora del Mamm, las hermanas y diseñadoras Johanna y Paola Logreira, y Dora Vélez, de mercadeo del Museo de Arte Moderno.

Mujeres que saben de moda y la viven con profundidad: Victoria Fernández, responsable de la visita de Haider Ackermann a la ciudad; Lila Ochoa, directora de la revista Fucsia, y su hija, Ana María Londoño, editora de moda de Fucsia.

La diseñadora Andrea Landa y Cecilia Tirado lucen diseños de Andrea, con su maximalista interpretación del cuero. Trabajo a mano.

Apasionadas por la moda, me acompañan en la foto Angélica Gallón, de Fucsia, y Catherine Villota, de Fashion Radicals.

Jerry Stafford, vestido de Haider Ackermann, y el gran Tim Blanks en la ciudad.

La personal shopper Consuelo Guzmán nos muestra una manera chic de vestir el verano.

La diseñadora de calzado y carteras, Patricia Mejía, llevaba este llamativo accesorio de Olga Piedrahita en el desfile de Silvia Tcherassi.

Hablando de detalles, un día de tocados en Colombiamoda, inspirados por Tomás de La Coquito y su pasarela para InFashion. Tatiana Moreno y Diana Sandoval dijeron sí!!

Melissa, Diana, Ita María, Beatriz y Jennifer, en clave de tocados. El mio es un bombín de La Coquito con plumas de loro recuperadas en un aviario.

Tomás Montoya, de La Coquito. Responsable de esa adorable locura fashion en el segundo día de Colombiamoda. Día de tocados.

El estilo, queridos, requiere también una alta dosis de confianza y no tener miedo a las miradas. Eso me gustó de Leonardo D' Almagro, editor de moda de Univision, con sede en Austin, Texas.

Editoras de Moda en el desfile de Silvia Tcherassi. Carolina Retat, Ana María Londoño y Angélica Gallón.

Compartí una noche de desfiles con mi querida Camila Le Flohic, en espera de su bebé Carlota Mora. Yo lucí orgullosa un vestido de Isabel Henao, Collar y clutch, de Silvia Tcherassi y calzado de Sanangel.

La obsesión de Andrés Pajón

El trabajo de Andrés Pajón tiene pasión. En cada pieza se nota la dedicación del diseñador. Pasión por la búsqueda, pasión por tener una propuesta, pasión por vestir a las mujeres de gala, como debe ser, con dramatismo y, si se quiere, exageración. Esa suerte de hipérbole que nos permitimos en una fiesta, en una noche de gala, en una invitación que no llega todos los días.

Hace poco, Andrés presentó la colección F/W 2013-2014, a la que llamó Obsesión.

Les comparto algunas imágenes y palabras de Andrés sobre esta propuesta.

Una definición del propio Andrés: "Texturas que evocan mapas estelares y el resplandor citadino a través del bordado de las telas y la ornamentación de los vestidos".

Prendas construidas bajo el signo de una obsesión de la marca: el drapeado. Un recurso, explica Andrés, que hace del vestido un complemento para destacar el cuerpo y, al mismo tiempo, un homenaje a la cultura grecorromana, a sus dioses y soldados.

Andrés Pajón y dos modelos que lucen la gala expresada como el sello de identidad de la casa: brillo, feminidad y exquisitez.

Detalle

Detalle

María Luisa Ortiz hizo desfilar la amistad

La diseñadora paisa María Luisa Ortiz, radicada en Bogotá, fue la protagonista de la Pasarela Rosa, de Avon, que compartió con el dúo mexicano Trista.

Amistad Rosa fue el nombre que María Luisa le dio a su colección, que fue donada en su totalidad a la Fundación Avon, que atiende y acompaña a mujeres con cáncer de mama. El nombre, contó María Luisa, tiene que ver con que son la familia y las amigas quienes acompañan a la paciente, y le dan ánimo y fortaleza, la rodean con su amistad.

Así se vio la amistad en pasarela.

Marcela Mar luce un suit en tono perla de silueta holgada. Muy masculina, para una temporada de contrastes, que nos revelan lo muy femenino o lo muy masculino.

Cristina Umaña desfiló uno de mis atuendos favoritos de la pasarela. La suavidad de las telas, con su caída y su brillo sutil, así como las siluetas que cubren el cuerpo sin ceñirlo, dejándolo que se expresen, hacen parte de la identidad de moda de la marca María Luisa Ortiz. Adoro la seda de la blusa y el rojo pasión de la chaqueta.

Un vestido de coctel, en un tono rosa, que invita a la vida, a vestirse para vivir y sonreír.

Que nunca nos falte: un vestido negro coctel. El encaje expresa el lenguaje más sofisticado de este diseño, con acentos en el pecho y la falda.

Uno de los momentos más emocionantes de la pasarela fue la participación de Marion Jaimes, sobreviviente de cáncer de útero. Un testimonio de vida y fortaleza.

Estefanía Borge, en una atractiva propuesta de vestido y capa en seda. Contraste de color y textura.

Rosa y negro, una mezcla sobria, que María Luisa transforma, con volúmenes como el de la falda, que casi parece construido-esculpido sobre el cuerpo de la modelo.

La mezcla más básica, y más fascinante, siempre, blanco y negro. Así se ve a la manera de María Luisa y lucida por Alexandra Santos.

Karen Martínez