Archivo de junio, 2010



Crónica de un Gerente Angustiado

Lunes, junio 21st, 2010
Llevo unos cuantos años de estudio y de trabajo en el tema web (9 en total para ser exacto), y a lo largo de este tiempo me he topado con una increíble cantidad de gerentes o directores de marketing angustiados porque se sienten rezagados o peor aun sienten que sus empresas están en la prehistoria en temas web y “como ahora la moda es estar en internet” creen que van rumbo al fracaso empresarial. Simultáneamente en este tiempo, me he encontrado a cualquier cantidad de empresas que se dedican a darle respuesta y soluciones a esa cantidad de empresarios angustiados. Esta combinación, empresarios angustiados y empresas desesperadas por venderles proyectos web a estos empresarios, ha creado un coctel muy peligroso para Internet como plataforma empresarial.En estas circunstancias, un empresarios decide un día desaparecer sus preocupaciones en los temas web; armado con un presupuesto abultado y un directorio telefónico de empresas del sector online (mas los teléfonos de los recomendados por sus amigos empresarios), comienza a construir el proyecto que cambiará la historia digital de su empresa.

Web 2.0 - eMarketingEl primer día cita empresas de diseño y desarrollo web. Los primeros argumentan que lo más importante es el diseño, que la apariencia gráfica de su sitio marcará la diferencia en el universo web y que lo primero que debe cuidar es la imagen de su compañía. Tras estas reuniones el empresario comienza a enriquecer su léxico con palabras como HTML, Flash, etc. Por la tarde recibe a los segundos, que le hablan de que lo importante es qué tan robusto será su sitio, que tan escalable debe ser y que lo importante es la funcionalidad y usabilidad.

El segundo día, llegan a su oficina una serie de confiables empresas que se dedican a hacer SEO (posicionamiento en buscadores), a estas se les llena la boca diciendo que el futuro de su negocio en internet depende de su posición en los motores de búsqueda; sus argumentos son sólidos: la mejor forma de encontrar algo en internet es a través de Google y si su sitio (el que va a construir con las empresas de desarrollo o de diseño) no estás ahí, simplemente no existe (como la popular campaña de las páginas amarillas).
El tercer día recibe a los editores o representantes de los sitios más exitosos en su país, quienes le sugieren que lo más importante es tener tráfico en el sitio y que la mejor forma de obtenerlo es comprándoles a ellos un banner en el home. Su argumento: ¿para que tener un sitio si no lo visita nadie?

Al día siguiente aparece un grupo de expertos en PPC (publicidad web que utiliza el modelo de pago por clic) y le dicen que la mejor opción de atracción de tráfico es estar en los enlaces patrocinados de buscadores. El argumento, los buscadores son la clave, y pagar por una posición de privilegio es mejor que esperar para obtener esa posición de privilegio.

El quinto día, cuando estaba a punto de terminar la semana y con la cabeza llena de dudas (que lo único que ha hecho es acrecentar el sentimiento de angustia), aparecen los genios de la métrica y la optimización. Sus palabras son categóricas, si no mides y no optimizas tu sitio web, cualquier esfuerzo de marketing será en vano.

El fin de semana en medio de una reunión con amigos, para ahondar en sus preocupaciones, un nuevo empresario de internet le dice: la clave hoy en internet son los medios sociales. En la actualidad, tu marca en internet debe hacer amigos, hablar con ellos y engancharlos para que te sean fieles.

Después de este panorama tan confuso, el empresario, que lo único que quiere es que su compañía no se quede atrás y sumergido en un mar de dudas, toma la que para él es la decisión correcta: invertiré todo mi presupuesto y atacaré internet por todos los flancos. Contratare desarrolladores, diseñadores, expertos SEO, compraré publicidad en los principales sitios web, crearé campañas de PPC, reclutaré un analista de métrica y por último incluiré en mi grupo de trabajo un administrador de medios sociales.
Error garrafal.

Desde mi óptica, todas las empresas le han dicho la verdad a medias al empresario. Internet puede ser muy fácil y divertido para un empresario, pero si no se hacen las cosas bien, puede ser una pesadilla.

La clave hoy en internet es lograr objetivos.

No gaste más en internet. Ni el diseño, ni el desarrollo, ni el SEO, ni el email marketing, ni los medios sociales, ni la métrica marcan diferencia en la red. La diferencia está en el plan.

Haga un plan concreto para internet. Utilice solo las herramientas necesarias para cumplir ese plan. No caiga en la moda y en las presiones.