Con esta camiseta aprendo de mi ciudad

Imagínense que esta semana me llegó un sobre que decía “Para Malala”. Al leer el remitente, estaba el nombre de Claudia Márquez, esposa del alcalde de la ciudad.

Lo abrí con emoción y traía una camiseta, que me quedó perfecta, me pareció lindo el color y me fascinaron los detalles que descubrí escritos sobre ella, adelante y atrás.

Son pequeñas grandes historias de mi ciudad, de sus calles, de su pasado y de ese presente que tanto me gusta.

Averigüé y se trata de una colección completa de camisetas para ayudar a las personas más necesitadas. ¿Cómo?

Esta parte me emociona más: por cada 600 camisetas que se vendan de esta colección que se llama Medellín tiene una historia, se donará un techo a una familia pobre de la ciudad.

Yo no lo sabía, pero cómo les parece que no tener un techo digno es una de las condiciones para salir de la línea de pobreza.

Así la luzco con más orgullo y ya quiero ir a buscar más para tener más colores, más historias, o para regalar a mis amigos. Me gusta esa idea de poner de moda la solidaridad.

Y las camisetas se llaman Medellín tiene una historia porque cada una está dedicada a detalles de la ciudad como la hidrografía, la economía, la geografía o el transporte, que es la que tengo puesta.

Aprendí que en 1899 trajeron el primer carro de Europa a Medellín. O que las tribus indígenas llamaron primero a nuestro territorio Aná o Aburrá. Y me aprendí este dato: en 1930 se fundó la primera flota de taxis llamada Tax Imperial

Y más: ¿a que ustedes no sabían que el río Medellín nace en un bosque de niebla, tiene más de 80 afluentes y 100 kilómetros de extensión.
Una camiseta para aprender y ayudar a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>