En Villa Flora necesitan más que un pare

Si algo me han enseñado en mi casa es que hay que ser responsables en la vía, en especial si se va conduciendo. Mi papá, por ejemplo, me ha inculcado el respeto por las señales de tránsito y eso siempre lo voy a tener presente.

¿Pero cómo hacer para conducir en puntos inseguros donde hace falta más que una señal de pare? En el barrio Robledo, justo en la calle 76 con la carrera 80, hay una salida en la que más de un conductor se ha chocado por más precaución que tenga ¡Qué susto!

Y es que en ese sector van y vienen vehículos desde el Occidente antioqueño y otros salen desde el barrio Robledo Villa Flora o, incluso, desde la universidad Esumer.

El problema se presenta porque la salida de Villa Flora está muy próxima a una curva, lo que resta la visibilidad y aumenta el riesgo de accidentalidad ¡Guácala!

Mi papá me contó que este problema no es nuevo y algunos habitantes de la zona me dijeron que ven muy necesario la implementación de un resalto o un semáforo.

Así que me comuniqué con la Secretaría de Movilidad de Medellín para que conocieran el problema de los conductores que toman esta ruta.

Allí se comprometieron a realizar una visita técnica y en cuanto tengan los resultados me contarán qué se puede hacer. Ojalá esto sirva para disminuir la accidentalidad en el sector

Que arreglen acera hacia la estación

Ya les he contado varias veces que por andar de elevada me he pegado más de una descalabrada. Mi mamá siempre me dice “Malala, fijate por dónde caminás”, y es que más de una acera en mal estado me ha hecho caer. Pero esta vez fue mi mamá la que quedó extendida como un tapete ¡Auch!

Estábamos caminando hacia la estación Poblado del metro y ella iba bien entretenida mirando las adecuaciones que le están haciendo al Politécnico Jaime Isaza Cadavid, cuando ¡zas! se cayó.

Lo que pasa es que un tramo de esa acera está en muy mal estado y no solo se le ven zanjas sino también huecos y hasta pedazos de cemento levantados ¡Guácala!
A mí me parece que eso es peligroso, pues por ahí transita mucha gente que va y viene desde el metro.

Incluso mi amigo Andrés Felipe, me escribió en mi cuenta de twitter @soymalala, para contarme sobre la situación.

Así que informé a la Secretaría de Infraestructura de Medellín, y el equipo de ingenieros responsable del tema me contó que realizará una visita de inspección al sector para establecer el estado actual de los andenes.

Luego, dijeron, se hará una evaluación para incluir este en punto en los andenes a intervenir. Ojalá que sea pronto

Ay, cubran el puente de la estación Caribe

Qué pereza uno tenerse que mojar mientras pasa un puente. Lo digo porque entre la Terminal del Norte y la estación Caribe del metro hay uno que necesita una cubierta ¡Guácala!

Hace algunos días mi amigo Jairo, quien cruza por ahí constantemente, me dijo que lo mejor es poner un techo.

Claro que el problema no es solo en esa estación, sino en muchas otras.

Entonces yo llamé a la gente del Metro y les conté sobre esta necesidad. Ellos me dijeron que la semana que viene estudiarán el caso para dar una respuesta acertada.

Además me contaron que la idea es poder satisfacer a los usuarios teniendo en cuenta las posibilidades económicas de la empresa.

También se me ocurrió llamar a los de la Terminal del Norte y allá me indicaron que ya le habían manifestado al Metro esta necesidad para proteger a la gente y facilitarle la movilidad. Pero, según ellos, el Metro no les ha mostrado interés para invertir en una cubierta.

Incluso me dijeron que al Metro le corresponde realizar la intervención.

Yo solo espero que los ciudadanos no se tengan que mojar mientras hacen las filas o atraviesan el puente. Quedo con la lupa bien puesta en este caso.

Se necesita un andén en la autopista Sur

Un asunto que parecía fácil de resolver, lo veo muy complicado. Ocurre en el municipio de Itagüí, donde recorrí la autopista Sur.

Fui porque me escribió David a contarme unos problemas que sufren los peatones en un trayecto más o menos comprendido entre la Central Mayorista y el centro comercial Univentas, porque no tienen andenes por donde circular.

Dice David, y lo pude constatar, que lo que existen son pantaneros que no son respetados por conductores de buses, taxis, motos o de las tractomulas.
“Los camiones parquean pegados a los muros obligando a los caminantes a salir a la vía. Además, cuando se presentan trancones y como no hay andén, muchos autos y motos pasan por este espacio donde yo mismo he estado a punto de ser atropellado en varias ocasiones y sin opción de resguardo”, me dijo David en un correo electrónico.

Yo pensé que el asunto lo debía resolver la Alcaldía de Itagüí, pero eso no es del todo cierto.

Resulta que la autopista Sur, por ser una vía nacional, le corresponde al Ministerio de Transportes o, más exactamente, al Instituto Nacional de Vías.
En años anteriores, esas entidades hicieron unos trabajos de ampliación que sirvieron bastante, pero yo opino que debieron considerar a los peatones para que contaran con aceras y no verse hoy en peligro de riesgo.

La Alcaldía de Itagüí me informó que dará una respuesta oficial a través del Secretario de Infraestructura, pero voceros de prensa anticiparon que la Autopista Sur “es una vía Nacional por tanto el Municipio no puede intervenir”.

¡Qué peligro los manjoles sin tapa!

Qué tal uno ir caminando bien tranquilo cuando ¡zas! se caiga en un hueco. Y es que muchas veces no es que uno esté elevado, sino que la maleza y hasta escombros tapan la visibilidad de manjoles y alcantarillas sin tapa ¡Uich!

Hace días un habitante del barrio Belén La Palma (sector Altavista) me escribió porque algunos manjoles destapados se están llenando de basura y son un peligro para quienes pasan por ahí.

Entonces yo me pegué el viaje hasta ese sector, pues me asusta que alguien se pueda descalabrar.

Don Hernando Álvarez, un señor del sector, me contó que desde hace cinco años que vive en el lugar ha visto el mismo problema y nunca lo han arreglado.

Lo poco que se ha hecho es por parte de la comunidad que le ha puesto tablas a algunos de esos huecos para evitar accidentes, en especial de los más pequeños.

Yo me asomé por uno de esos huecos y me sorprendí al ver lo hondos que son. Por eso llamé de inmediato a EPM para que visiten el sector y me cuenten cuándo pueden solucionar este problema.

Ellos enviaron una cuadrilla para que hiciera la revisión y determine si el problema corresponde a EPM. Pronto me tendrán noticias.

Abuelitos en peligro por andenes malos

“Malala ya es hora de aprender sobre calles y carreras”, con esas me salió mi tío Salomón ayer. Antes de llevarme a recorrer la ciudad para que aprendiera a orientarme solita.

En medio del recorrido fuimos a dar al barrio Cataluña y me encontré con unos andenes bastante agrietados. Así que mientras tomaba las fotos me encontré a doña Rosa Elena, una abuelita que más de una vez ha estado a punto de caerse ¡guácala!.

Luego fuimos a Altamira y no se imaginan lo que vi: más aceras averiadas ¡uich!

Un vecino del sector me dijo que varios abuelitos ya se habían caído por el mal estado de estos andenes. Mi tío Salomón dice que a veces las personas no cuidan mucho los aceras y por eso se dañan con facilidad.

Así que llamé a la secretaría de Infraestructura para contarle el caso de Altamira y me dijeron que no podían intervenir por ser una unidad cerrada y que es deber de la unidad hacer los mejoramientos. También les comenté la situación de Cataluña para que tomen las medidas pertinentes.

Dos huecos peligrosos en barrio Malibú

Malala casi me descalabro como decís vos. Qué hueco el que hay en Belén Malibú”. Con esas me salió mi tío David la semana pasada, todavía con cara de susto.

Resulta que él iba muy tranquilo en su moto cuando justo en el cruce de la carrera 65F con calle 32 ¡saz!, se le fue la llanta de adelante a un hueco. Y es que como había llovido, el agua lo rellenó y no lo hacía ver tan profundo. Entonces me entró la curiosidad, cogi mi cámara y le pedí a mi mamá que me llevara al sector.
Para mi sorpresa me encontré no con uno sino con dos huecos y hablando con un vigilante de la zona, me enteré de que la vía está así hace como cuatro meses cuando del Muncipio fueron a realizar unos arreglos varios y dejaron esos dos puntos sin pavimentar ¡Qué peligro!

Don Juan, un señor que transita por ese punto todos los días, me contó que los carros se han venido deteriorado por culpa de esos dos huecos ¡Guácala!
Entonces llamé a la Secretaría de Obras Públicas, antes de que ocurra algo grave, y que otro motociclista como mi tío David, no corra con la misma suerte, y sí se descalabre.

Me respondieron lo siguiente: “La Secretaría de Obras Públicas agradece a Malala y a El Colombiano por informarnos, para esta ocasión, un deterioro en la malla vial, identificado en el cruce de la carrera 65F con la calle 32, en el barrio Malibú. El apoyo de la ciudadanía para identificar deterioros en las vías, ha sido fundamental para continuar avanzando en el propósito de trabajar por una Medellín sin huecos. Para este caso, la Secretaría de Obras Públicas ha programado un equipo de funcionarios expertos para visitar la zona, verificar el estado de la vía y los huecos allí identificados. Con base en esta información, se programará su intervención. Muchas gracias”.

Quedo pendiente pues.

¡Por favor señalicen el cruce de la 86!

¿Cómo es posible que un punto donde se encuentran cinco calles no tenga ni una sola señalización? Eso es terrible, y más cuando ese “pequeño problemita” ha generado hasta cuatro accidentes en la semana ¡guácala!

Ayer estuve en la carrera 86 con calle 49D porque mis amigos del barrio Calasanz me han estado llamando, desde hace varios días, muy preocupados por la cantidad de accidentes que se generan allí y que están a punto de causar una tragedia.

Jaime Marín, un vecino del barrio, me dijo que ya no saben qué hacer para que les solucionen el problema y ¡qué susto! Porque como es una zona residencial muchos niños están en peligro.

Según me contaron Jaime y sus amigos, hace como 20 días una señora fue atropellada por una moto. Pero otro habitante de la zona me alertó aún más porque la semana pasada una buseta chocó contra un carro de transporte escolar.

Yo estuve en el lugar durante un rato y quedé muy impresionada con este punto rojo al que llegan carros de cinco cuadras diferentes a toda velocidad, no hacen el pare y no tienen ni idea quién lleva la vía ¡uich!

Entonces me comuniqué con el Tránsito, pues es necesario que pongan un resalto, pinten la señalización o hagan cualquier otra cosa con tal de que esta zona se libre del peligro. En la Subsecretaría Técnica me dijeron que lo primero que se debe hacer es revisar los índices de accidentalidad y enviar al lugar personal técnico para que revise el problema. Además me dejaron muy tranquila porque me prometieron que incluirán este punto en el Plan de Señalización que ejecuta la Administración Municipal en la ciudad.

Incluso, si comprueban que la situación es muy grave, contemplarán la posibilidad de hacer otras cosas en la zona como instalar reductores de velocidad.

La vía de El Volador necesita arreglo

“Malala, fíjate bien por dónde caminas, un día de estos te vas a caer por andar de elevada”: esa frase me la ha repetido mi mamá como mil veces, lástima que solo la recuerdo cuando ya estoy en el piso ¡Uich!

Lo que pasa es que yo no cuento con las grietas y los huecos que se forman en la calle y que, a veces, no son intervenidos a tiempo.
Este fin de semana, por ejemplo, me fui en bicicleta para el cerro El Volador con mi papá, porque los dos nos antojamos de ir a elevar unas cometas que nos decoró mi mamá, la artista de la familia.

Yo disfruto mucho ese lugar, porque me siento como en un pequeño bosque en medio de la ciudad. Además me encanta ver como la gente sube con su espíritu deportista, así en la mitad de camino, ya no pueda dar ni un paso más.
Mejor dicho, El Volador, lo tiene todo para los amantes de la vida sana. Además me contaron que hace unos meses le hicieron una intervención integral en ornato, senderos y miradores.

Por eso no entiendo por qué tiene la carretera tan mala en algunos tramos. Eso no me gusta nada.
Entonces empecé a buscar a las personas encargadas de solucionar el problema. Primero llamé al Área Metropolitana, pero ellos me contaron que no se encargan de intervenir al Cerro en ese aspecto.

También intenté con el Índer, pero me contaron que ellos no tienen competencia allá en El Volador.
Al final del día me dijeron que los responsables son los de la Secretaría de Turismo, pero no logré hablar con ellos.

Lo que tengo claro es que seguiré buscando el responsable porque no quiero que ningún deportista sufra algún accidente. Les estaré contando.

Los discapacitados necesitan ascensores

Que chévere que contemos con nuevos transportes para movilizarnos en Medellín y aún mejor, que todos tengamos acceso a ellos. Esta semana aproveché para ir a montar en metroplús y me di cuenta de que en todas las estaciones hay rampas para que los discapacitados usen el servicio sin ningún problema.

Sin embargo, al ingresar a la estación Hospital corroboré lo que mi amigo Juan Pablo me escribió por Twitter: que no hay ascensor que empalme la estación del metroplús (que queda en el primer piso), con la del Metro (que queda en el segundo).

Yo sé que el servicio está muy reciente y que no podemos pretender que todo se haga como con una varita mágica. Ojalá eso se pudiera. Pero de todas maneras llamé a Metroplús para que me contaran qué piensan hacer al respecto.

Y resulta que la demora es porque no lograron conseguir a alguien que pudiera construir este tipo de ascensores, que no se asemejan a los de un edificio, sino que deben contar con unas condiciones especiales. Sin embargo, está adelantando un convenio con el Metro para que sean ellos los encargados de la construcción, eso sí, con recursos del Metroplús. Se espera que a finales de noviembre ya tengamos ascensor.