Conocer otras formas de hacer las cosas, te abre los ojos

Turistiando

Una vez una profesora en el colegio me dijo que no puede haber juicios entre diferentes culturas, es decir, lo que parece bien en una sociedad, puede ser visto de manera negativa en otra.
Así que no quiero decir que lo que hacen acá en Barcelona está bien y lo que hacemos en Medellín está mal. Pero creo que sí hay unas prácticas que podríamos revisar, que nos puede dar ideas o puntos de partida. Es que ¡Barcelona no está en otra galaxia!
Algo que me llama mucho la atención es el manejo de basuras acá. Siempre hemos dicho que Medellín es la “tacita de plata” porque se mantiene limpia, pero acá entendí que no se trata solo de cómo luzca la ciudad.

Continuar leyendo

En bici desde Barcelona

Malala en bicicleta blog

Llevo dos semanas largas en Barcelona, en las que he conocido un montón. Pasar Navidad y Año Nuevo lejos de mi familia cercana me dio duro, aunque estuve con mi prima Victoria, su esposo y su hija de tres años.

Antes de volver a Medellín, escribo esto porque hay algo que me tiene descrestada y no me aguanto hasta llegar: la movilidad en Barcelona. ¡Acá los petones y los ciclistas tienen protagonismo!

Eso fue lo primero que noté en la popular Plaza España. Llegué a pie o como acá dicen: “andando”. Cuando iba a cruzar la cebra casi que los carros y los buses me hacían la venia para que pasara; bajaban la velocidad al ver la luz amarilla del semáforo y justo cuando el ícono del peatón se ponía en verde se detenían sin pisar las cebras.
¿Y los peatones? ¡vos jamás los vas a ver pasar si el semáforo está en rojo, así no se aproxime un carro!
Y ahora hablemos de los ciclistas… sobre pedales he conocido muchos sitios gracias a que mi tía me prestó su tarjeta Bicing, el equivalente al carné de Encicla allá, (que solamente es para ciudadanos españoles y que pueden usar menores de edad con el permiso del dueño de la tarjeta).
Así que he usado bicicletas públicas la primera media hora sin costo y luego he tenido que pagar 0,74 euros por cada media hora (no me puedo pasar de dos horas porque me penalizan con 4,49 euros por cada hora adicional). Este sistema funciona dese 2007 con éxito y el DF, en México, lo copió bajo el nombre de Ecobici.
Y es que vos vas tranquilo en los “carril bici”, carriles para las bicicletas similares a las ciclorrutas de Medellín. La Ordenanza de Circulación de Peatones y de Vehículos (OCVV) tiene claras las sanciones por mal uso de las vías desde 1998 y su última modificación fue cuando entró en funcionamiento la tarjeta Bicing.
Entonces, si alguien parquea u obstruye un “carril bici” o un paso para peatones debe pagar una multa, tal y como está instaurado en Medellín; la diferencia es que en Barcelona se registran fotomultas por casos como estos y que la Guardia Urbana sí es efectiva y rigurosa. Si en Medellín eso funcionara de manera correcta no se verían carros parqueados en la cicloruta de Palacé, por ejemplo.
Activé la Bicing en la Oficina de Atención al Abonado de Plaza Carles Pi i. Gracias a esa activación puedo acceder a 464 estaciones de bicicletas repartidas en la capital catalana y disponibles las 24 horas. Así que ha sido todo un parche salir con los nuevos amigos. Es muy bacano porque ganás salud y cuidás el medio ambiente.
Estas bicis públicas se reconocen fácilmente porque tienen códigos de numeración y un diseño característico para evitar robos: son blancas con líneas rojas y tienen tres cambios.
Pedaleando rumbo a la emblemática Sagrada Familia, ya casi con el sol oculto, descubrí que cada una tiene un sensor fotoeléctrico que detecta la oscuridad, y al caer la noche, enciende las luces delanteras y traseras de forma automática.
Muchas cosas hay que contar de “Barna” (así llaman mis amigos catalanes a Barcelona de forma abreviada), pero aún cuando se quedan tantas cosas por fuera, ¿a caso no sería chévere adaptar estas ideas a nuestra Medellín?
Se me hace fácil imaginarlo al servicio del Valle de Aburrá porque, por ejemplo, acá cada estación del metro tiene ascensor para ascender con ellas y, además, hay vagones exclusivos para ubicarlas junto a los coches de niños y sillas de ruedas.
Uff, si vivimos en la ciudad innovadora de la que todos hablan, que alguien me diga ¿por qué no tenemos todos los juguetes?

Besos y prometo contar más cositas pronto.

Malala.

Medellín… Hasta luego

Panorámica de Medellín. Foto: Julio César Herrera.

Panorámica de Medellín. Foto: Julio César Herrera.

Quizás ya se han dado cuenta de que desde hace días he estado muy molesta. Llegó mi época favorita del año y en vez de ser la más especial y la que más alegrías debe darnos, ocurren situaciones que no tienen sentido. ¿Acaso no soñamos con hacer de Medellín la mejor ciudad del mundo y el principal referente de Colombia?
Entonces que alguien me explique por qué, después de dos meses y medio, la Universidad de Antioquia sigue en paro. Me parece injusto ¿Cómo podemos decir que somos una ciudad educada si las aulas están vacías?
Salgo a la calle y solo oigo que las personas se quejan de la imprudencia de los conductores de buses al manejar, pero mientras hablan parquean mal el carro o invaden las aceras, ¿esto tiene sentido?
Es que incluso criticamos a los organismos públicos por hacerse de la vista gorda con las empresas que contaminan pero se nos hace imposible disfrutar o imaginar una alborada, una noche de velitas o Navidad sin pólvora. Y lo peor: al otro día del ruido, mostramos con orgullo las fotos del cielo al estilo de Disney. ¿Y quién saca fotos de los niños quemados?, y eso que ni siquiera hemos llegado a 24 de diciembre. Además, no veo qué tiene de divertido que los animalitos estén al borde un colapso nervioso por el estruendo de esa noche, ¿hay coherencia?
Sale una noticia de un perro maltratado y todos condenamos el hecho con indignación. Sin embargo, cada día son más frecuentes los videos de linchamientos, en una calle cualquiera de nuestra ciudad, como el que sucedió solo por no tener dinero para pagar una recarga de celular. ¡No entiendo nada!
Nos quejamos de la falta de iluminación en las calles, de las barandas oxidadas a punto de caerse en precipicios y de los lotes baldíos que parecen botaderos de basura; pero en casa derrochamos luz, ignoramos esa bisagra sin aceitar que perturba el sueño del vecino y no siempre saludamos a la señora que barre la calle o nuestro barrio.
¡Me cansé! Me aburrí de que solo nos quejemos y no demos ejemplo. Siempre he creído que los paisas tenemos todo para hacer de nuestra ciudad un modelo, pero quiero salir de estas montañas para darme cuenta si realmente nos falta tanto como hoy pienso.
Jamás imaginé pasar un fin de año lejos pero, esta vez, saldré del país por un mes. Es el momento oportuno para aceptar una pasantía de periodismo en Barcelona, España. Un premio a mis reportajes sobre las denuncias de movilidad y, luego, estaré lista para retomar la universidad. Eso espero.
Llegaré a una de las ciudades inteligentes (Smart Cities) más importantes del mundo, al lado de Nueva York o Londres. Voy por respuestas. Voy por ideas. Voy por soluciones. Voy por mi sueño. Y volveré…
Tengo claro que las entidades y los gobiernos son los responsables de crear las condiciones para que seamos mejores ciudadanos, pero si nosotros mismos no sabemos cómo hacerlo nada de eso funcionará.
Vamos a ver si estar en el primer mundo me hace recuperar la esperanza y la fe.
Por suerte mi viaje será corto, porque de todos modos no me imagino pasar mucho tiempo sin probar fríjoles o sin ver las montañas verdes. Sabrán de mí porque tampoco pienso ausentarme por completo y espero llegar con algo más que cositas. ¡Quiero transformar el mundo pero no puedo sola, los necesito a ustedes!

Malala.

 

Boquete en la quebrada La Paulita

Imagen Quebrada La Paulita

En uno de mis recorridos visité el barrio San Lucas de Medellín para escuchar una queja de uno de mis lectores. Dice que colapsó la canalización de la quebrada La Paulita, entre la carrera 34 y la calle 16A sur.

Ante esta dificultad, funcionarios del Área Metropolitana realizaron una nueva canalización que no quedó bien.

La comunidad presentó la queja; sin embargo, no han encontrado solución a un despeñadero que tiene un área de unos 10 metros que quedó después de las obras. Por ahora no se ha registrado ningún accidente, pero los lugareños esperan una respuesta rápida y apropiada del Área Metropolitana. Voy a consultar para que me expliquen qué pasó y cómo lo van a solucionar n

¡Guácala! en La Presidenta huele horrible

Imagen 20150122_131232

Algunas de mis compañeritas del colegio pasan muy seguido por la quebrada La Presidenta y me contaron que se deben tapar la nariz por los olores tan fuertes que salen de sus aguas.

Yo he recorrido varias veces esta quebrada porque mis lectores me han contado distintas quejas sobre este bello lugar.
Les cuento por ejemplo, que una de las personas que habita en una unidad residencial ubicada entre las calles 6 y la carrera 43 E denuncia que la contaminación crece día a día y el mal olor también aumenta.

Dice que su olor a letrina es demasiado fuerte y esto atenta contra la salud de todos los residentes del sector y de las personas que transitan por el lugar.

El lector está triste porque en Patio Bonito habitan muchos turistas que deben taparse la nariz y no disfrutan del bello paisaje. Consultaré nuevamente a las autoridades para que me cuenten las acciones que se emprenderán

Ayudemos a buscar las soluciones

Imagen Quay (23833689)

En una ronda que hice por la ciudad con mi tío David volvimos a ver a varias mujeres indígenas, con sus pequeños hijos, pidiendo limosna en varios puntos de la ciudad. También un lector me escribió para contarme que los ha visto y que le duele esa situación, porque, en su opinión, son engañados y se vienen a la ciudad a mendigar.

Un informe reciente de mis compañeros del Área Metro diferencia entre los indígenas que viven en Medellín porque trabajan o estudian y los que algunos engañan y se los traen a la ciudad a pedir limosna. Con los que trabajan o estudian en la ciudad, la Alcaldía no puede darles autonomía presupuestal legalmente. Lo positivo es que han logrado hacer ver necesidades en derechos humanos y ser incluidos en planes del Municipio.

El drama es con las mujeres indígenas dedicadas a pedir limosna. Las autoridades piden no darles, pero yo digo que deben recibir alguna atención. En años pasados, han logrado que retornen a sus resguardos.

El río amenaza barrio en Puerto Berrío

Imagen Omar 040

Del municipio de Puerto Berrío me enviaron fotos y una queja para pedirme que les ayude, porque el río Magdalena amenaza con llevarse una parte del barrio La Milla 2.

Son 90 casas en ese sitio y el problema es que se ven afectadas por los constantes desprendimientos de tierra, causados por las crecientes del río.

Me cuentan mis lectores de ese municipio que hasta el momento ninguna institución se ha ocupado de la situación, la cual se agrava con el tiempo.

Cuando llueve, los habitantes del sector ni duermen, por temor a que el río se les lleve las casas. Pues con gusto hago esta denuncia para que las autoridades adopten soluciones. Yo espero que actúen a tiempo y no cuando ya suceda una tragedia.

Estas personas no se merecen vivir en esta angustia, por lo que estaré muy pendiente de que les lleguen las soluciones. Voy a indagar en las diferentes entidades oficiales para que les ayuden.

Las bicis, sin espacios en nuevas obras

Zmalala bicicleta

Mis amigos y yo disfrutamos mucho de la bicicleta.

Además, estamos de acuerdo con las estrategias oficiales para impulsar el uso de la bici en diferentes sitios de Medellín y el Valle de Aburrá. Y, en uno de los recorridos que hice con mi tío David me llamaron la atención unos detalles que vimos en los nuevos puentes de la Transversal Inferior.

Aspectos que también resaltó uno de mis lectores. Dice que en esta nueva obra no hay berma para las bicicletas y se pregunta: ¿dónde está la coherencia? ¿dónde está planeación? ¿qué hace la Alcaldía?.

Consultando con funcionarios del Municipio de Medellín, me explicaron que las obras fueron diseñadas hace ocho años y la normatividad que establece actualmente la construcción de ciclorrutas tiene menos tiempo. Además, dijeron que las intervenciones son puntuales en zonas específicas y que la habilitación de ciclorrutas tiene mayor utilidad en corredores de más longitud.

Muy molestos con un parqueo de buses

Imagen IMG_3196

Entre las múltiples quejas que me llegan de la comunidad leí una que me enviaron algunos comerciantes del Centro de Medellín.
Me exponen los comerciantes que ven algo irregular en el parqueo constante de unos buses en la calle Colombia, entre Junín y Sucre.

Me dicen que han insistido ante la Secretaría de Movilidad de Medellín sobre esta situación, pero no les han dado una respuesta.

Agregan que se parquean todo el día y lo curioso es que lo hacen en un lado poco habitual. En mis vueltas por la ciudad con mi tío David me percaté de la denuncia y por eso la publico, para ver cómo encontramos una solución.

Voy a consultarla con los funcionarios de la Secretaría de Movilidad y estaré muy atenta a hacerle seguimiento. También le dejo la inquietud a la empresa transportadora.

Gracias a todos mis lectores por sus mensajes y tengan paciencia que poco a poco voy haciendo las denuncias