¿Por qué aranceles específicos para proteger al sector textil-confección?

Aranceles ad-valorem y aranceles específicos.

Pregunta: ¿por qué el gobierno colombiano no subió el arancel ad-valorem a las posiciones arancelarias del sector textil-confección que desea proteger y, en su lugar, aprobó, adicional al existente, un gravamen específico?

La decisión nos lleva, en consecuencia, a un arancel compuesto (ad-valorem más específico), lo que será el objeto del presente análisis.

Ideas a tener en cuenta:

1. El más recurrente de los aranceles es el ad-valorem, el cual consiste en un gravamen equivalente a un porcentaje del valor de la mercancía que se importa. En Colombia normalmente los aranceles son ad-valorem y equivalen a un porcentaje del valor CIF (costo de la mercancía, más seguro, más flete). Este tipo de proteccionismo ha bajado gradualmente en todo el mundo, especialmente en el intercambio de bienes manufacturados. Colombia también ha bajado sus aranceles colocando la mayoría de las mercancías importables en gravámenes inferiores al 20%. Hay algunas excepciones que se hallan por encima de esta tarifa, como es el caso de los vehículos, gravados hasta en un 35% del valor CIF.

Según este cuadro de Mitrano y Gimeno de Sciences Po, entre 1947 y 1995 -fecha en la que entran en vigencia los últimos acuerdos del sistema GATT-OMC-, los aranceles ad-valorem promedio a nivel mundial han bajado de 40% a menos del 5%.
 

2. Los aranceles específicos son tarifas que se cobran independiente del valor de la mercancía importada. O sea, se establece un impuesto monetario el cual se paga por unidad de medida de la mercancía: kilo, docena, metro, tonelada, etc. Este tipo de gravámenes es poco recurrente, se utiliza a nivel internacional especialmente en casos de bienes agropecuarios: 100 euros por tonelada de banano, por ejemplo.

3. Las medidas tomadas buscan esquivar un posible dumping de prendas originarias de China principalmente. Ante la ausencia de pruebas que demuestren la práctica de competencia desleal por parte de ciertas empresas o países, el gobierno decide elevar el nivel de proteccionismo de manera generalizada, gravando a todos los importadores de este sector. Pero, si hubiera incrementado la tasa del arancel ad-valorem, digamos del 10 al 20%, por ejemplo, entonces, estaría afectando por igual a las confecciones que se importan con alto precio -incluso de alto valor agregado- y a los productos genéricos de bajo precio. El objetivo es afectar especialmente a estos últimos.

4. Por lo tanto, el arancel específico es la salida. Si un importador trae al país confecciones con alto valor agregado y precios elevados, sentirá un menor efecto del gravámen de US$5,0 por kilo. En cambio un importador de genéricos o de productos traídos bajo la modalidad de dumping -competencia desleal- sufrirán un efecto mayor.

En otras palabras, 1 kilo de mercancía genérica que cueste 50 dólares, sentirá un efecto adicional del 10% como resultado del arancel específico de US$5,0. En cambio 1 kilo de mercancías con valor agregado que tenga un precio de US$200, será afectado en 2,5%, lo que es un menor impacto de proteccionismo.

5. Es probable que el proteccionismo que el gobierno colombiano está implementando sea sólo temporal ya que es muy difícil demostrar dumping y los países afectados comenzarán a aducir que Colombia los está discriminando. O sea, las medidas tomadas han sido argumentadas como preventivas, mientras se demuestra supuesto dumping, pero esto no tiene presentación en el concierto internacional. En consecuencia, este tema puede llegar a un panel en el Sistema de Solución de Disputas de la OMC.

En lugar de conclusiones. Es claro que si no revisamos el actual modelo económico, que abre las puertas a la competencia externa pero no crea condiciones para desarrollar una industria competitiva, muchos sectores emblemáticos y generadores de empleo seguirán languideciendo hasta desaparecer.Si esto está pasando con TLC apenas en ciernes o aún sin entrar en vigencia, ¿cómo será cuando nuestra economía libere su mercado totalmente a competidores de Europa y Asia, principalmente?

Las barreras temporales o salvaguardias no son la solución definitiva para un fenómeno estructural como lo es la apertura de los mercados globales. ¿Tenemos claro lo que hay que hacer?

Esta entrada fue publicada en Indicadores Económicos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Por qué aranceles específicos para proteger al sector textil-confección?

  1. Julia Fernandez dice:

    Cuando se pensaba en la necesidad de firmar un TLC el gremio de los textileros por ejemplo era uno de los que mas insistia y solo se hablaba de bondades de los TLC, pero como siempre, sin pronosticar ni ahondar. A veces pienso que mirando debajo de las oportunidades, lo que nos hacen es un bien. Recuerdan la historia del maestro Sufi que, cansdo del proeccionismo que toda la aldea le exigia y especialmente de aquella mujer viuda que se quejaba por todo pues solo tenia una vaca lechera? y que una noche pago a unos malandros para que se la desbarrancaran?

    • Giovanny Cardona Montoya dice:

      Julia, gracias por tu correo y los aportes tan pertinentes.

      El tema es muy complejo, de hecho no sólo debe preocupar el tema de la cadena textil-confección, pero aceptemos que esta industria tiene un valor crítico por la cantidad de empleos que involucra. Pero, lo más relevante supera a los TLC. La firma de los acuerdos de la Ronda de Uruguay del GATT en el año 1993, abrió la Caja de Pandora: la desapación en 2005 del denominado Acuerdo Multifibras, el cual aseguraba unas cuotas de exportación a cada país; y el ingreso de China a la OMC a comienzos del siglo XXI.

      Lo que quiero decir es que hace más de 20 años abrazamos el modelo de apertura económica y ahora, ante los riesgos, reaccionamos con medidas proteccionistas, lo que es contrario al espíritu del modelo. Pero, si el modelo sigue estando vigente -hecho que es bastante discutible-, entonces es necesario, además de firmar TLC y otros acuerdos comerciales, implementar políticas y estrategias que incidan sobre la competitividad de las empresas colombianas: sistema educativo, sistema de Investigación y Desarrollo, infraestructura y vías, etc. Es en este último punto donde tenemos las tareas pendientes. Los aranceles y demás medidas temporales no son soluciones estructurales.

      saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>