Pekerman tiene a Colombia en el tercer lugar de la Eliminatoria hacia Brasil-2014 con 19 puntos.

Ante Venezuela la Selección de Colombia no explotó al máximo su potencial ni aprovechó como debía la calidad de sus jugadores, sin embargo, la incertidumbre no puede reinar y si que menos la desconfianza en el técnico José Pekerman, porque la actual es la mejor.

Eliminatoria del país en los últimos 16 años en la Conmebol.

Demasiada razón tiene Falcao García cuando dice que “lo importante es que seguimos con vida”, ya que la caída 1-0 ante los patriotas, que apenas nos han ganado en tres ocasiones en el Premundial y se han vuelto fuertes en casa (no pierden allá con los cafeteros desde 1997), sólo le restó un puesto al tricolor nacional.

Y cerrar la fecha 12 con 19 puntos, dos más que en el camino hacia Francia-98, cuatro más que en Corea del Sur y Japón-2002,  nueve más que en Alemania-2006 y 8 más que hacia Sudáfrica-2010, debe mantener intactas las aspiraciones de retornar a la máxima cita del balompié en el planeta Tierra.

Pekerman lamentó la falta de definición y aseguró que nunca miraron por encima del hombro a los patriotas, también puede que se haya equivocado en las variantes- Eso no significa que Colombia haya dejado de ser protagonista en este campeonato y que esté perdiendo su rumbo. Sólo que no acertó, careció del pase final y se equivocó cuando podía.

Porque el 7 de junio ante los argentinos, con Mario Yepes en la defensa, tendrá que mostrar el mismo nivel que traía si quiere conseguir un resultado que lo acerque al Mundial de Brasil-2014. Todos los momentos son diferentes, pero en el sur le ha ido bien a Colombia, más ahora que Pekerman tendrá un duelo especial al enfrentar a sus compatriotas y a varios de los jugadores con los que él ganó mundiales juveniles y estuvo en la Copa Mundo de Alemania-2006.

Una opción clara en 90 minutos, el pase de Carlos Bacca a Falcao, quien la estrelló en el horizontal a los 78, nunca será suficiente para aspirar a una victoria frente a un rival que siempre genera problemas. Por eso fue que Colombia perdió su segundo encuentro en la era Pekerman y cerró la fecha 12 con las manos vacías después de ilusionar tanto con el 5-0 que le metió a Bolivia.

Lo que no puede perder es la fe, la esperanza, la propuesta ofensiva y la confianza, porque vive su mejor momento deportivo en Suramérica y tiene táctica, estilo y capacidad individual para conseguir los seis puntos que le faltan para asegurarse un cupo directo. En junio podría hacerlo si le gana a Argentina y Perú, pero si tiene un revés le quedarían en casa Ecuador y Chile para conseguir el objetivo esquivo en los pasados tres mundiales.