Giovanni Hernández fue bendecido por el padre Nevardo en su regreso al DIM para ser el príncipe del centenario rojo.

Con pinta de señor, cabello largo, recuerdos inolvidables, sentido de pertenencia y objetivos muy claros retornó ayer Giovanni Hernández al Deportivo Independiente Medellín.

Motivado por los cerca de 1.000 hinchas que corearon “Giova Hernández es calidoso es el mejor, es el mejor”, el volante vallecaucano prometió “pases claros, goles y buen fútbol, porque sigo enamorado de la pelota, aunque al manejo le agregué sacrificio y mucha vocación ofensiva”.

Chicaneando, pero de manera realista, el técnico Hernán Darío Bolillo Gómez confesó que “les pedí a los directivos, por la gran campaña con mi grupo de guerreros, un buen regalo de Navidad con nombre propio: Giovanni, un líder en todos los sentidos”.

Los directivos le copiaron, admitieron Julio Roberto Gómez, presidente, y Sergio Betancur, vocero de los nuevos propietarios, con dos intenciones: “entregarles un buen aguinaldo a los aficionados y hacer del jugador el Príncipe de nuestro centenario”.

El nuevo número 10 del conjunto escarlata firmó por dos años, agradeció esas elogios, lució feliz por su retorno luego de 12 años (tiempo en el que pasó por el fútbol argentino, chileno y colombiano) y se mostró  convencido de que “con la base existente, la capacidad y la manera especial que tiene de manejar los grupos el profe Bolillo, los refuerzos y la pasión de nuestra fanaticada haremos poderoso al DIM en la búsqueda de la sexta estrella”.

La llegada de Hernández, quien en su primera etapa con el rojo (1996 a 1999) se cansó de ponerle los goles a Adolfo Tren Valencia, Héctor Núñez e Iván Valenciano, implicará un nuevo estilo de juego en el elenco rojo de Antioquia para el 2013, que ayer ratificó la contratación de cuatro refuerzos más (Rafael Pérez, Hernán Pertuz, Ayron del Valle y Efraín Viáfara) con el fin de alcanzar el próximo año figuración en la Liga y la Copa Postobón.

Con Hernández comandando el medio campo el Medellín, de ello está seguro Bolillo Gómez, mostrará un fútbol más fluido, se caracterizará por manejar mejor la pelota y y sus jugadores serán más grandes porque “Giovanni será el socio de todos”.