Bienvenidos al blog del Defensor

Victor-Leon-post1

EL COLOMBIANO es hoy el único periódico del país con Defensoría del Lector. Otros 400 periódicos de distintos países creen en el ombudsman, defensor u oidor, figura que se abre paso en el mundo del periodismo.

Esta figura busca defender la ética y el derecho a la información y mejorar la calidad del periodismo. Hace parte del sistema de autorregulación de los medios, conformado además por consejos y paneles de lectores, manuales de estilo, auditorías y secciones de control de calidad periodística.

La decisión de establecerla se funda en los principios éticos y periodísticos de EL COLOMBIANO, heredados de su director emérito, Fernando Gómez Martínez, y por quienes asumieron más tarde la responsabilidad de orientar el diario: Juan Zuleta Ferrer, Juan Gómez Martínez y Ana Mercedes Gómez Martínez.

Pero no basta la carta de navegación. Se requiere de la voluntad transparente para ponerla en común y de la decisión de designar quién atienda las reclamaciones de las audiencias.

La Defensoría del Lector es consecuencia directa de la responsabilidad social de los medios de comunicación. A través de este instrumento se apoya la construcción del sistema de autocontrol, conforme a la Constitución, las leyes y la ética.

En otros términos, contribuye a conservar la credibilidad, que es el patrimonio más valioso del medio y del periodista. La otorga la opinión pública y se construye o se destruye todos días.

A mi tarea como defensor del lector le he dado un enfoque pedagógico. Las columnas buscan estimular la participación, responder a las inquietudes de los lectores y explicar qué pasa en la Sala de Redacción. Son frases dirigidas a la conciencia de periodistas y lectores.

Dentro del periódico, construyo el espacio académico, Pensando en el Lector, con el ánimo de alentar la autocrítica y las competencias profesionales. Una biblioteca digital con más de quinientos libros de periodismo, enlaces a decenas de diccionarios y sitios de interés integran el conjunto de recursos de consulta y formación que los periodistas tienen a un clic.

En cuanto a la autocrítica, pienso que es factor crucial en el periodismo. Muchos autores ven como un mito esta paradoja: estamos listos para criticar y ausentes para recibir críticas de los lectores y la ciudadanía.

Y sobre la participación de los lectores es evidente que hoy se percibe una mayor interactividad. Sin embargo, creo que es deseable la presencia en las reuniones de planeación temática.

Precisamente en la columna anterior me referí a los comentarios que recibí durante el año 2011. En total sumaron 1.036, de los cuales el mayor porcentaje está representado por el 23,35 por ciento. Es decir, 242 lectores se quejaron por erratas y errores que van desde simples equivocaciones de digitación hasta faltas de ortografía, uso de barbarismos e imprecisiones.

Y también señalé que buena parte de las observaciones de los lectores correspondían a sugerencias y temas de investigación que fueron atendidos y desarrollados por la redacción del periódico.

El Blog del Defensor será un nuevo canal de relación con las audiencias, en la Zona C de nuestro portal.
Aquí estarán las columnas del defensor del lector y otros contenidos y recursos de interés.

¡Bienvenidos!

17 comments

  1. Maria R Piedrahita   •  

    Me parece muy interesante, lo comparo como una empresa que tiene sus conductos regulares como una familia que tiene también sus conductos regulares para uno desahogarse con las personas indicadas y tener a alguien que me escuche y lo felicito a usted por desempeñar su puesto también no tengo quejas, siempre que quiero algo o pregunto tengo mi respuesta.

    Aprovecho para hacer la primera pregunta, he dado un vistazo a las paginas del Colombiano nuevo y no veo la columna de Editorial me encanta y la disfruto mucho

  2. Francisco J. Arias Burgos   •  

    Siempre leo con interés su columna, porque basa su contenido en hechos que conciernen a la calidad del periódico. Es que encontrar artículos y noticias con errores de ortografía, con imprecisiones o datos erróneos, con pobreza lexical, errores sintácticos, etc, desanima al lector y cuestiona la labor de los correctores – si es que los tiene el diario.

    Por otra parte, y este es mi sentir, pienso que el nuevo formato omite muchas de las cosas buenas que tenía el anterior. Era mucho más cómodo de leer El Querido Colombiano en su formato de sábana. También me siento decepcionado por la supresión de algunas tiras cómicas que ya eran parte esencial de la lectura. Eso sí, el crucigrama es mucho mejor.

    No lo molesto más y le agradezco su atención. De todos modos sigo fiel al vocero de los antioqueños. Tocará acostumbrarse.

  3. Francisco J. Arias Burgos   •  

    Siempre leo con interés su columna, porque basa su contenido en hechos que conciernen a la calidad del periódico. Es que encontrar artículos y noticias con errores de ortografía, con imprecisiones o datos erróneos, con pobreza lexical, errores sintácticos, etc, desanima al lector y cuestiona la labor de los correctores – si es que los tiene el diario.

    Por otra parte, y este es mi sentir, pienso que el nuevo formato omite muchas de las cosas buenas que tenía el anterior. Era mucho más cómodo de leer El Querido Colombiano en su formato de sábana. También me siento decepcionado por la supresión de algunas tiras cómicas que ya eran parte esencial de la lectura. Eso sí, el crucigrama es mucho mejor.

    No lo molesto más y le agradezco su atención. De todos modos sigo fiel al vocero de los antioqueños. Tocará acostumbrarse.

    Este comentario no ha sido enviado antes, como lo sugiere un aviso que me sale.

  4. Don Abel   •  

    Respetado señor don Víctor
    En esta columna
    1. «Se requiere de la voluntad transparente».
    El verbo «requerir» no requiere la preposición «de».
    2. «Pensando en el Lector».
    La palabra «lector» no es nombre propio.
    Respetadísimo defensor del lector:
    Si hay algún lector indefenso en El Colombiano, soy yo. Porque si ya se han vuelto consuetudinarias sus columnas en las que se refiere a los lectores que le escriben ofendidos por las cacografías inacabables ddel diario. Yo me siento superofendido por sus inútiles golpes de pecho que a nada conducen mienntras nbo se les ponga remedio. Y el remedio está a 20 minutos a pie de su escritorio. Trece años le serví al diario con verdadero sentido de pertenencia y ahora me tengo que aguantar esos inútiles lamentos.
    No entiendo cómno haya aún profesionales de la palabra que no hayan leído la Nueva Gramática (veinticinco meses y medio en el mercado) ni la Nueva ortografía (catorce meses en el Mercado). De qué otra manera se puede explicar que sigan apareciendo los apodos entre comillas y más aún entre las comillas sencillas, invento de un diario capitalino, que eso sí todo el mundoi corrió a copiar. No entiendo por qué si las páginas deportivas de su diario eliminaron las comillas de los apodos desde antes de ser públicada la norma, los demás no lo hayan hecho 14 meses después Llevamos tres números en el nuevo formato y en él encontramos las abreviatura PÁG. en primera página ocho veces sin tilde y una con tilde en el primer número; nueve sin tilde, en el segundo y diez sin tilde, en el tercero. Es curioso que en el primer número salió bien en el anuncio de Contraportada que es diferentre de los demás, los otros dos días ha salido mal. Como quien dice que el encargado de Contraportada se percató de que se «había equivocado» y «corrigió». No hay derecho de que a ningún profesional de la palabra se le hubiera ocurrido buscar en la tabla de abreviaturas de la página 701 de la nueva Ortografía y hubiera encontrado que las abreeviaturas llevan tilde cuando la vocal tildada aparece en ellas.
    Si desde hace catorce meses la nueva Ortografía dice que entre el número y el signo de porcentaje hay un espacio ¿porque sigue aporeciendo 43% en vez de 43%? Si están prohibidas las palabra híbridas de números y letras ¿de dónde sale el puente de la 4sur en vez de 4 sur? Por ahora hago puntos suspensivos en este desahogo y recuerde cuando usted me llame a su escritorio, llego en veinte minutos y no necesito carro.

    • Don Abel   •  

      Fe de Erratas.

      Donde dice: Léase:
      ddel del
      nbo no
      cómno como
      numdoi mundo
      14 meses después catorce meses después.
      segundo y diez segundo, y diez
      en vez de 43%? en vez de 43 %?
      ¿porque ¿por qué
      Las palabra las palabras
      Puede haber más

  5. David   •  

    Interesante éste espacio.
    Afortunadamente y como opinión personal a lo escrito por “”DON ABEL”", todos los que por acá escribimos (lectores y periodistas) somos humanos, no somos perfectos y por ende nos equivocamos. Para la muestra, lo que escribió. Y si, es cierto que en ocasiones se(nos) equivocan(mos), pero hay errores que pesan y no son los de ortografía; son las apreciaciones, la poca investigación y las repercusiones de una opinión periodística no parcial las que deberían preocuparlo.

  6. Don Abel   •  

    La expresión «no parcial», aunque escrita en español, es anglicada. En español tenemos una cantidad considerable de prefijos, entre elos el prefijo «in-», que cambia la ene en eme delante de palabras que empiezan por be o por pe, una de cuyas funciones es negar lo que la palabra a la que se fija significa. Así: «imparcial» = «no parcial».

    • David   •  

      Don Abel, veo que usted es ua persona estudiada y le agradezco la corrección. Mil gracias :)

      • David   •  

        Lo otro, es que realmente quería decir en el texto: «…y las repercusiones de una opinión parcializada…» en lugar de imparcial.

  7. gonzalo velasquez   •  

    Estoy perdido con la nueva distribucion del periodico…!
    No me gusta, no me explico porque lo hicieron…
    Da mas dificultad encontrar los articulos de siempre….
    Donde esta, o donde encuentro a Calixto?

  8. FERNANDO VELASQUEZ B   •  

    sr.defensor del lector,me parece muy bien nuestro nuevo peridico mil felcitaciones
    PERO LE PIUDO UNA COSA DENTRO DE LAS INFORMACIONES QUE RECIBIMOS A TRAVEZ DEL PERIODICO VIRTUAL,LAS PAGINAS DE LA PAZ Y DEMAS TEMAS NO NOS VUELVE A PARECER DESDE EL CAMBIO

    MIL GRCIAS,Y FELICITACIONES
    A TODO EL EQUIPO DEL COLOMBIANO
    FERNANDO

  9. Aura   •  

    me parece una falta de respeto este cambio en el formato del periodico
    yo siempre he tenido la suscripcion al periodico y no me gusto para nada este cambio, ademas lo tengo que recibir porque la inscripcion ya esta hecha, yo no pague para que me enviaran este tipo de periodico, que ha bajado mucho de calidad en la informacion periodistica y ademas es el formato y diagramacion. tampoco me gusta que hagan caricaturas de la noticia eso le quita importancia

  10. Pingback: equinoXio » » 100 años de El Colombiano

  11. ALVEIRO GUEVARA MURIEL   •  

    SEÑOR DEFENSOR DA HASTA PENA LA ACTITUD DEL COLOMBIANO ES UNA ACTITUD MUY SUBJETIVA, P0R ESTO A PERDIDO CREDIBILIDAD ESTE PERIODICO, COMO ES POSIBLE TANTA DEFENSA A UNAS PERSONAS A ATAQUES A OTRA PERO TOMANDO PARTIDO, ESTO LO VE HASTA UN CIEGO, ESTAN O CERRARON FILAS A FAVOR DE FAJARDO Y ANIBAL Y CRITICARON A LOS OTROS CONTRICANTES Y CUANDO LLEGARON EMPEZARON A CRITICAR AL GOBERNADOR SALIENTE Y AHORA QUE HAY DEMANDA POR EL TAL LIBRO BLANCO PASA DE LARGO, POR SUPUESTO EL PERIODICO. LASTIMA YO ERA UNO DE SUS LECTORES Y OBLIGUE A MI ESPOSA QUE CANCELARA LA SUSCRIPCION. QUE PENA Y SOY CONSERVADOR.

  12. jota   •  

    buenos días, quisiera saber porqué no he vuelto a ver la columna del padre Calixto(qepd).

    otra inquietud, porqué el Colombiano no dice nada sobre el cacerolazo que se va a hacer hoy en el país.

  13. Ruben D Montoya   •  

    Buenas tardes Victor Leon,
    Le escribe Ruben D Montoya Saldarriaga, soy un arquitecto de Medellin (UPB) y estoy radicado en Chicago, USA desde 1999. Siempre he sido y aun soy un asiduo lector de El Colombiano, e incluso algunos articulos (opiniones) mios han sido publicados en el periodico de lo antioquenos en anos pasados.
    Ahora solo quisiera hacer una reflexion en o para este fundamental periodico colombiano con relacion a un error historico y sistematico que se ha venido dando por decadas en muchos ambitos de nuestra convivencia y en la prensa en general. Me refiero a la omision, no intencionada o deliverada, del segundo apellido (el materno) de la mayoria de las personas a las cuales nos referimos, en especial cuando estas personas son publicas o cuando ellas hacen meritos para ser mencionadas en medios publicos (prensa, radio, television, internet, redes sociales, etc.). Esta desafortunada omison no hace honor o justicia a todas nuestras madres quienes son tan merecedoras de los meritos de sus hijos como nuestros padres (y muchas veces mas). Editores o productores podrian esgrimir el argumento injusto de que tal inclusion generaria costos adicionales en los productos a vender o distribuir por la longitud de los nombres completos………pero que pasa cuando ciertas personas tienen primeros apellidos bien extensos (rusos, tailandeses, hindus, grecos, etc)? …….Esos apellidos aparecen siempre completos en toda la prensa internacional. Desde otro punto de vista ademas, no es comparable el infimo sobrecosto que unas pocas letras adicionales generan con la satisfaccion que nuestras madres reciben al escuchar u oir su primer apellido por los logros o por los suenos cumplidos de sus hijos, para los cuales ellas dieron demasiado o por los cuales sufrieron tanto.
    Me gustaria escuchar su opinion a este respecto…….y quizas explorar opciones para que esta injusticia historica quede algun dia resuelta.
    De Usted atentamente,
    Ruben Dario Montoya Saldarriaga
    9324 Linder Ave
    Morton Grove, IL 60053 USA
    Tel 773-216-3699
    ardims@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>