Obesidad sí predispone al cáncer

Cáncerología, Genética, Salud, biología Sin Comentarios

Georgia Medical College

No parece ser la dieta, como siempre se dijo. La obesidad sería la responsable de provocar cambios en el colon que podrían conducir al cáncer colorrectal según un estudio con ratones de los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Hoy más que antes cobra vigencia la vieja recomendación de que el control de calorías y el ejercicio frecuente no solo son claves para un estilo de vida más saludable sino que son una estrategia para disminuir el riesgo de cáncer de colon, uno de los cánceres más comunes.

Como muchos estudios vinculan la obesidad con varios cánceres, Paul Wade y Thomas Eling alimentaron dos grupos de ratones con una dieta en la que el 60% de las calorías venían de grasa. Un grupo tenía una versión de un gen, NAG-1, que se ha mostrado protege contra el cáncer de colon. El segundo no lo tenía.

Los que portaban el gen no ganaron peso luego de comer esa dieta alta en grasas, mientras que los otros sí. Los investigadores advirtieron otra diferencia entre los grupos. “Los ratones obesos presentaban señales moleculares en su intestino que conducen a la progresión del cáncer, pero los otros no las tenían.

Los patrones de los ratones obesos semejaban esos de ratones con cáncer colorrectal. Además el peso parecía activar más genes asociados con la progresión de ese cáncer, lo que sugiere que los ratones gordos son más predispuestos al cáncer de colon.

Una bacteria ayuda a ratones con autismo

Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

Más de lo que se cree: bacterias tendrían que ver con el autismo.

Ratones con una conducta autista mejoraron sus síntomas cuando fueron tratados con una bacteria intestinal de los humanos, según un estudio publicado en Cell.

El microbio, de paso, les alivió ciertos problemas gastrointestinales, tal como se había demostrado en personas.

El vínculo entre esa fauna intestinal y el autismo se había sugerido y el neurobiólogo de Caltech Paul Patterson desarrollaron un modelo de ratón en el que se permitió que las por las paredes intestinales salieran. Se detectó entonces que los ratones autistas tenían niveles bajos de Bacteroides fragilis. Cuando se les suministró en las dietas, parecieron mejorar, tanto en cuanto a su conducta como en la salud intestinal.

Eso, para Stephen Collins de MacMaster Unviersity es una prueba de que se puede comenzar a mirar las bacterias probióticas para mejorar el funcionamiento del cerebro en las personas.

¿Se puede pasar el miedo entre generaciones?

Genética, Neurociencias, biología Sin Comentarios

Los miedos se pueden transmitir de generación en generación de acuerdo con un estudio publicado en Nature Neuroscience.

En él, ratones entrenados para sentir miedo al olor de un químico con una esencia de cereza y almendras llamado acetofenona, transmitían su ansiedad a sus hijos. Al comprar con un grupo de control, los ratones de padres temerosos a ese olor temblaban más en respuesta a él cuando lo olían por primera vez, lo que siguió hasta la tercera generación. El efecto podría ser mediado por cambios epigenéticos según algunas evidencias aunque no aceptadas por todos.

“Los anuncios son tan extremos que violan el principio de que anuncios extraordinarios requieren pruebas extraordinarias”, según Timothy Bestor, de Columbia University, citado por Nature.

Pero otros están convencidos. David Sweatt, neurobiólgo de la Universidad de Alabama dijo que el manuscrito “es el más riguroso y convincente conjunto de estudios publicados a la fecha demostrando efectos epigenéticos transgeneracionales adquiridos en un modelo de laboratorio”.

Los investigadores, Kerry Ressler y Brian Dias de Emory University en Atlanta, Georgia, advirtieron las diferencias en el número de neuronas productoras de una proteína receptora para detectar la acetofenona en los ratones entrenados para sentir el miedo y también cambios en un gen de los espermatozoides relacionados con la sensibilidad a ese químico.

Bestor no cree que ningún esté relacionado. Pero la evidencia de que la epigenética influencia el comportamiento durante generaciones es creciente, como por ejemplo la predisposición a enfermedades en los niños holandeses criados bajo hambruna en los años 40.

Ciencia movida: Mis 10 noticias científicas de la semana (18-23)

Antropología, Astronomía, Física, Genética, Medicina, Salud Sin Comentarios

1. El intestino tiene clave frente al cáncer

Una población de microorganismos que obtienen su comida y otros beneficios de otros organismos que viven en el intestino se requiere para una buena respuesta a la terapia contra el cáncer, según un estudio hecho con ratones por científicos del Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos. Se encontró que ratones libres de gérmenes o tratados con antibióticos para eliminar las bacterias intestinales se afectaban en su capacidad de responder a la inmunoterapia que disminuye el crecimiento del cáncer y prolonga la supervivencia. Además, se reducía la capacidad de responder a drogas de quimioterapia como oxaliplatino y cisplatino. Los hallazgos fueron presentados en Science y comienzan a preguntarse si será igual en humanos.

2. La explosión más potente jamás registrada

Si hubiera sucedido cerca, la Tierra se hubiera achicharrado y ya seríamos materia muerta. Sí. En abril se detectó una poderosa explosión de rayos gamma, las más fuertes del universo. Análisis presentados esta semana indican que nunca se había visto una así. Ocurrió a 3.700 millones de años luz, o sea se produjo en ese momento pero su luz solo llegó ahora. Fue producida por una estrella que colapsó, 20 a 30 veces más masiva que el Sol metida en un tamaño solo dos veces más grande que nuestra estrella. Aunque se han detectado centenares de explosiones gamma, nunca ‘tan cerca’, por lo que se pudo registrar toda su intensidad. Además ha sido la de mayor duración. Los análisis indican que habrá que reescribir las teorías sobre esta clase de eventos cósmicos.

3. Al fin se les vio la cara

Cada segundo miles de millones de neutrinos atraviesan cada centímetro cuadrado de la Tierra, pero son tan esquivos que rara vez interactúan con la materia. Pues bien, el detector de neutrinos conocido como IceCube, una estructura enterrada en la Antártida, detectó 28 neutrinos de origen astrofísico en aceleradores cósmicos. Esas partículas pueden tener información sobre los fenómenos más energéticos y lejanos del universo como supernovas, agujeros negros, púlsares, núcleos galácticos activos y otros. La mayoría se origina en el Sol o en la atmósfera terrestre, por lo que el IceCube fue concebido para detectar los que provienen de otras regiones del espacio. Los observados tenían una energía de más de un millón de veces aquellos detectados tras la supernova de 1987 en la Gran Nube de Magallanes.

4. Este virus se especializó en crear cáncer

Tras años de estudio, Maura Gillison tuvo resultados concluyentes: No queda duda que personas portadoras del virus del papiloma humano en sus bocas o garganta son 15 veces más proclives a desarrollar cánceres de cabeza o cuello y sobre eso volvió un artículo aparecido en Nature. No solo los provocan sino que esa incidencia viene al alza de manera silenciosa. El hallazgo pone de manifiesto de paso el riesgo que podría tener el sexo oral. Ahora investigan si también causa otros tipos de cáncer.

5. El viaje fue hace 24.000 años

El estudio del ADN de un esqueleto de un joven que se cree vivió hace 24.000 años sugiere que 30% de los americanos modernos provino de este banco genético de personas que habitaban Siberia de acuerdo con un estudio publicado en Nature. Los primeros habitantes del continente habrían estado en aquella época en Beringia e ingresaron a Alaska, lo que además sitúa 10.000 años antes el poblamiento de América, que usualmente se ha situado alrededor de hace 14.000 años.

6. Nos dejaron los virus

Se fueron pero nos los dejaron: virus antiquísimos de los Neandertales han sido hallados en el ADN de los humanos modernos reveló un estudio publicado en Current Biology. Los investigadores compararon información genética de fósiles de Neandertales y otro grupo arcaico, los denisovanos y hallaron evidencias de que virus que estos portaban se encuentran en el genoma humano, habiéndose originado hace más de 500.000 años. El vínculo podría conducir a estudiar posibles relaciones entre los virus del pasado y enfermedades como el cáncer y VIH.

7. Le quitaron el manto de la invisibilidad

De los dos grandes tipos de VIH, solo el 1 causa sida en personas infectadas que no reciben tratamiento. Un estudio publicado en el journal Inmunity reveló cómo el VIH-1 escapa a la detección al hacerse invisible al sistema inmunitario de las personas, mientras el VIH-2 genera una respuesta inmunitaria. El entendimiento de cómo funciona ese manto de la invisibilidad del VIH-1 podría derivar en el desarrollo de vacunas efectivas. El virus usa una de sus proteínas para activar su ‘invisibilidad’. Los investigadores mostraron además cómo modificar el virus para que sea reconocido y genera una respuesta efectiva del sistema inmunitario.

8. Con frío funciona mejor

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences reveló que los ratones en ambientes fríos combaten mejor el cáncer que en ambientes más cálidos. En un laboratorio con condiciones entre 30-31 grados no fueron tan efectivos para combatir el cáncer, pero en temperaturas entre 20 y 26 grados mostraron menor formación del tumor y menos metástasis. ¿Qué quiere decir eso? Todavía poco, pero podría ser un nuevo filón para investigaciones en humanos.

9. Dos genes bien fértiles

Solo dos genes en el cromosoma Y permiten que los machos sean fértiles. En un estudio con ratones publicado en Science se encontró que ratones sin el cromosoma Y pero portando los genes Sry y Eif2s3y de ese cromosoma podían producir espermátidos (célula haploide masculina que resulta de la división de los espermatocidos secundarios) introducidos en los óvulos de la hembra mediante inyección, producían embriones que podían ser trasplantados en los oviductos de las hembras para producir descendientes vivos.

10. Los minirriñones

Los minirriñones anunciados esta semana se unieron al grupo de órganos funcionales progenitores cuando científicos españoles y norteamericanos describieron la diferenciación de células madre humanas en células tipo progenitoras renales. El artículo apareció en Nature Cell Biology. Antes otros grupos habían descrito organoides cerebrales y estructuras hepáticas utilizando células madre. De a poco se arma el cuerpo.

Las lágrimas de ratón joven no mienten

biología Sin Comentarios

Lágrimas de ratón. Un compuesto en las lágrimas de los ratones jóvenes evita que los adultos busquen aparearse con ellos, de acuerdo con un estudio publicado en Nature.

Animales nocturnos como los ratones dependen de su nariz para sobrevivir, tanto para escapar a depredadores como para combatir rivales en el apareamiento. El olor dejado en la orina alerta de inmediato, mucho más rápido que la señal visual que procesan los humanos.

En los ratones la conducta social también es dirigida por esas señales químicas, las feromonas.

Los científicos han observado diferencias en cómo los ratones interactúan con los adultos, jóvenes o bebés, pero no conocían cuáles señales sensoriales permitían esa discriminación por edad.

Ahora investigadores encabezados por Stephen Liberles, han descubierto una feromona hallada solo en las lágrimas de los ratones jóvenes. En los experimentos demostraron cómo esa molécula, un péptido denominado ESP-22, protegía los ratones pre púberes de la actividad de apareamiento de los adultos.

El estudio es un paso hacia el entendimiento de cómo un sistema sensorial puede regular las conductas sociales.

“Al identificar feromonas específicas y los receptores que activan, se tiene la visión de los circuitos neurales que controlan esas conductas instintivas”, dijo Liverles. “La idea es generar un conjunto de distintas feromonas que controlen distintos comportamientos. Luego se puede ver cómo el sistema olfativo las canaliza para producir la respuesta adecuada de conducta”.

El azúcar produce una dulce muerte

Salud, biología 1 Comentario

Cuando los ratones se alimentaban con un 25 por ciento adicional de azúcar -el equivalente en roedores a una dieta humana saludable más 3 latas de gaseosa al día- las hembras morían a una tasa el doble de lo normal y los machos tenían un 25% menos probabilidad de tener su territorio y reproducirse.

Eso dijo un test de toxicidad desarrollado en la Universidad de Utah.

“Nuestros resultados entregan evidencia de que el azúcar adicional consumido en concentraciones consideradas seguras provocan severos impactos negativos en la salud de los mamíferos”, dijeron los investigadores en el estudio publicado en Nature Communications.

“Esto demuestra el efecto adverso de adicionar azúcar en niveles relevantes para los humanos”, según Wayne Potts, profesor y autor senior del estudio.

Por su parte, ha reducido el consumo de azúcar refinada y animado a su familia a hacer lo mismo por los efectos severos de ese 25% de contenido adicional de azúcar -12,5% de dextrosa y 12,5% de fructosa.

Aunque los ratones no engordaban y presentaron pocos síntomas metabólicos, el test mostró que morían más y tendían a tener menos hijos, según James Ruff, autor principal.

“Demostramos que los niveles de azúcar que la gente consumo y que son considerados seguros por las agencias de regulación, afectan la salud de ratones”.

El nuevo test es muy sensible para medir la reducción de la salud y el vigor y había sido usado para mostrar cómo la reproducción entre ratones familiares afectaba la salud.

Se muestra además la necesidad de un test de sensibilidad no solo para los componentes de nuestra dieta sino para la ciencia farmacéutica, donde el 73% de las drogas que pasan ensayos preclínicos fallan por problemas de seguridad y toxicología.

Mis 10 noticias científicas de la semana (19-25)

Astronomía, Cambio climático y ambiente, Ecología, Genética, Salud, biología 1 Comentario

1. Los pies, refugio perfecto

Si usted desea conocer la casa de los hongos, bienvenido a los pies. Más de 80 clases distintas de hongos se encuentran en esa parte del cuerpo según estudio presentado en Nature. Esos microorganismos andan por toda la ‘geografía’ humana de la piel, pero la mayor variedad se encuentra en los pies, dijo Julie Segre, coautora del estudio, genetista del National Human Genome Research Institute. Este es el primer censo de los hongos de la piel. Al identificar los nocivos de los que no, se podrían desarrollar tratamientos orientados al pie de atleta y a las infecciones de las uñas, dos de las condiciones más comunes. Dada la dificultad y demora para cultivar hongos en laboratorio los científicos recurrieron a la identificación mediante el ADN.

2. La hora de un buen trío

No se trata de una revelación científica, pero uno de tantas situaciones celestes ocurre en el cielo del fin de semana. Júpiter, Venus y Mercurio aparecen muy cerca desde nuestro punto de vista, una danza que no volverá a verse tan bien hasta 2026 según los expertos. Los tres planetas se han visto por oeste minutos después de irse el Sol. Cada día se separarán más.

3. No es un milagro, pero muchos Lázaros despiertan

Astrónomos de la Universidad de Antioquia descubrieron un gran cementerio de cometas en el cinturón principal de asteroides entre las órbitas de Marte y Júpiter. Allí residen al menos 500.000 asteroides de 1 metro a casi 1.000 kilómetros. Se descubrió que un 17% de esos cuerpos serían cometas muertos y otros que resucitan, lo que los astrónomos denominaron cometas Lázaro, lo que es posible cuando se acercan un poco más al Sol por alguna interacción planetaria y comienzan a sublimar agua de nuevo. Todo un logro de la Astronomía local.

4. Y los pingüinos dejaron de volar

Aunque el estudio no se centró en pingüinos sino en cormoranes (Phalacrocorax pelagicus), una especie de aves que aún conserva cierta habilidad para volar y que se zambullen en el agua propulsándose con sus patas, científicos saben ahora porqué los pingüinos no vuelan: las aves no pueden tener una doble habilidad, volar y nadar, porque la capacidad para sumergirse debilita la habilidad para volar. Para nadar bien las alas tiene que acortarse o crecer mucho más, lo que impide que vuelen. Un largo proceso evolutivo. El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

5. Nada como una buena rascada

Cuando a uno le pica en un punto se debe a un circuito neural que vincula las células en la periferia del cuerpo con el cerebro, sugiere un estudio en ratones, por lo que el proceso no tendría que ver con el mecanismo del dolor como se ha pensado. Y la proteína Nppb (polipéptido natriurético b) que solo se encuentra en las neuronas del circuito son las responsables de que se manifieste la sensación. Al suprimirlas, los ratones no sentían piquiña. Y al inyectarles más entraban en una rasquiña desenfrenada. El estudio fue publicado en Science.

6. La cucaracha no quiere que la engañen más

Son más listas y no hay nada qué hacer: las cucarachas evitan las trampas dulces diseñadas para matarlas. La rápida evolución de esa conducta que les permite caminar por entre deliciosas trampas azucaradas demuestra la capacidad del sistema sensorial del insecto para cambiar en respuesta al ambiente. Algo muy importante para la supervivencia y que revela porqué escapan a los venenos. El sistema sensorial permite que los insectos naveguen en su medio, pero no se sabe mucho de cómo se adapta a los cambios en él. Ayako Wada-Katsumata de North Carolina State University y colegas trabajaron con cucarachas alemanas y en pocos años estas aprendieron a evitar esas trampas, reportaron en Science. Por eso no caen con tanta facilidad.

7. Esa vacuna sí sirvió

Científicos desarrollaron una vacuna más efectiva contra la influenza, probada con éxito en animales, mejor que la que se usa comercialmente hoy. Incluso, protegería contra variedades de influenza que no han emergido, según el estudio publicado en Nature. “Nos conduce hacia una vacuna universal de la influenza”, dijo Gary Nabel, quien dirigió el estudio. La vacuna se basa en nanopartículas de influenza en vez de los virus inactivados de las tradicionales. El próximo paso: pruebas en humanos para ver si en verdad protege.

8. Corales para la vida

Colombia tiene una nueva área donde comenzará a defenderse la vida con mayor ahínco: el Parque Nacional Natural Corales de Profundidad, frente al Archipiélago de San Bernardo, delante del golfo de Morrosquillo. Con un área de 142.192 hectáreas pasa a ser el área 57 en lograr su protección en el sistema de Parques. De importancia estratégica son los corales que contiene, donde abundan las especies y sirven de cuna para que los pececillos y otros animales marinos comiencen la vida y se nutran. El sitio es además un libro abierto para la ciencia.

9. La vitamina matabacterias

Altas dosis de vitamina C pueden eliminar con rapidez poblaciones enteras de cepas de bacterias causantes de la tuberculosis resistentes a las medicinas, lo que se logra al inducir una reacción química que produce altos niveles de radicales que afectan el ADN, reveló un estudio en Nature Communications. El estudio se hizo en cultivos de laboratorio de Mycobacterium tuberculosis y deben ser replicados ahora en vivo para determinar si funciona. De ser así sería un gran avance en el tratamiento de una enfermedad en expansión.

10. Los billetes vienen con regalos

Un estudio reveló la presencia de 710 géneros de bacterias en dos billetes de $1.000 colombianos secuenciados por el Centro Nacional de Secuenciación Genómica de la Universidad de Antioquia y Roche. El 5% son patógenos, aunque no se ha hecho la clasificación por especies. Y los hongos presentes serán analizados en el segundo semestre. Una muestra de la capacidad del CNSG y su equipo de investigadores.

Viejos de corazón joven

Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

A veces la fuente de la juventud está dentro del mismo cuerpo. Científicos identificaron una hormona de la sangre que hace que las células envejecidas del corazón luzcan jóvenes de nuevo, un hallazgo que podría ayudar en el futuro a remediar las enfermedades cardíacas relacionadas con el envejecimiento.

La proteína, factor de diferenciación del crecimiento GDF11, circula en buena cantidad en la sangre de ratones jóvenes pero declina con la edad. En un estudio publicado en Cell los investigadores reportaron que los ratones ancianos tratados con la proteína experimentaron una reversa en el tejido envejecido del corazón.

“Pienso que se trata de una proteína que mantiene joven el corazón”, dijo a Nature Deepak Srivastava, director del Gladstone Institute of Cardiovascular Disease en San Francisco. El especialista no participó en la investigación.

Con la edad y tras sufrir distintas formas de estrés, como una continua presión arterial alta, el músculo del corazón se endurece y no se relaja bien entre los latidos. También se agranda, una condición llamada hipertrofia. Cuando el corazón se agranda y endurece no se puede llenar adecuadamente y los fluidos van a los pulmones, los pacientes se sienten cortos de aliento. Y no hay muchos tratamientos para esa forma de falla cardíaca, más común en las personas de edad.

En la investigación, los científicos usaron una técnica quirúrgica que mezcla el sistema circulatorio de ratones jóvenes y adultos. Cuando estos reciben durante 4 semanas la sangre de los jóvenes, los corazones envejecidos se reducen y adquieren una apariencia similar a la de los jóvenes, sugiriendo que el tejido rejuvenece.

“El corazón responde claramente a un factor en la sangre de los ratones jóvenes”, dijo Amy Wagers, del Howard Hughes Institute, cabeza del estudio.

El grupo identificó a GDF11 como la proteína que merma en la edad adulta de los ratones, una proteína relacionada con varios procesos de cicatrización y desarrollo.

Es que me da una pereza

Genética, biología Sin Comentarios

Aunque me dé pereza, pero bueno, acá estoy leyendo. Una nueva investigación sugiere porqué hay personas a las que les da tanta lidia levantarse del sofá y estar activos: podría haber una predisposición genética para la pereza.

Eso es lo que deducen investigadores que colocaron ratones en jaulas con ruedas giratorias, una sugerencia para que se ejercitaran y grabaron cuánto tiempo pasaban corriendo en 6 días. Luego juntaron las 26 que más se ejercitaban y emparejaron también las 26 más perezosas. Este proceso de procreación selectivo fue repetido durante 10 generaciones.

¿Qué encontraron? Que era 10 veces más probable que las ratas del linaje más activo se ejercitaran que las perezosas.

Para intentar explicarlo, compararon los niveles de mitocondria de los dos grupos, esas energías que producen la energía de la célula, en las células musculares que pueden ser fortalecidas con el ejercicio, las características físicas y el perfil genético.

“Mientras hallamos diferencias menores en la composición del cuerpo y los niveles de mitocondria, lo más importante que identificamos fueron las diferencias genéticas entre las dos líneas de ratas”, dijo Michael Roberts, pasante de post doctorado en el Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Missouri. “De más de 17.000 genes distintos en una parte del cerebro identificamos 36 que pueden desempeñar un rol en la predisposición a la motivación por la actividad física”.

Un estudio anterior en ratones había identificado dos genes que al ser desactivados volvían perezosas los roedores activos.

Roberts y colegas intentan ahora saber cuáles genes pueden desempeñar un papel en la motivación al ejercicio. Si la investigación prueba ser relevante para la biología humana, podría ayudar causas de la obesidad.

El estudio apareció publicado en el American Journal of Physiology; Regulatory, Integrative and Comparative Physiology.

Con células humanas crean super ratones

Medicina, Neurociencias, Salud, biología Sin Comentarios

La intención no es la de crear el super ratón, pero algo así se está logrando.

Sí, al trasplantar células cerebrales humanas a ratones, estos se vuelven más listos, reveló un estudio.

No crea que el trasplante es de neuronas, esas que la mayoría piensa que controlan los pensamientos. No: les trasplantaron células cerebrales llamadas gliales, que apoyan las neuronas e intervienen en el procesamiento cerebral de la información.

Los científicos han visto las gliales, incluido un subgrupo denominado astrocitos, como células de apoyo que alimentan las neuronas y ayudan a mantener el cerebro unido.

En el nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell, se muestra que esas células también influyen en la formación de la memoria, dijo R. Douglas Fields a ScienceNews. Él no participó en el estudio.

En este, investigadores liderados por el neurólogo y biólogo de células madre Steven Goldman y el neurobiólogo Maiken Nedergaard del centro médico de la Universidad de Rochester en Nueva York, implantaron células gliales progenitoras en los cerebros de ratones recién nacidos. Estas son un tipo de células madres que originan varias variedades de gliales, incluyendo los astrocitos. Antes, los investigadores habían trasplantado células gliales progenitoras humanas a cerebros de ratones con un desorden parecido a la esclerosis, lo que les permitió vivir una vida normal. El resultado trajo la promesa de que tales trasplantes podrían ayudar a personas con problemas neurológicos.

Los ratones trasplantados suplantaron las células progenitoras de los ratones.

Los científicos de Rochester examinaron las células gliales progenitoras humanas en ratones normales. Hacia los 6 meses de nacidos, estas habían suplantado las células de los ratones, incluidos los astrocitos.

Tras una serie de tests, los ratones mostraron que aprendían más, distinguían nuevos objetos y conocían que ciertos sonidos significaban un shock eléctrico.

Dada la forma como se elaboró el experimento, parece que el fortalecimiento de la memoria provino de las células humanas.

« Anteriores