Solo 25 gramos máximos de azúcar al día

Medicina, Salud Sin Comentarios

Reduzca el azúcar, no solo por su cuerpo, también por… sus dientes. Para eso hay un límite.

Los azúcares en la dieta no deben responder por más del 3% de la ingestión diaria de energía con el fin de reducir la incidencia de caries.

Eso dice un estudio del University College London y la London School of Hygiene & Tropical Medicine, publicado en BMC Public health.

La investigación concluyó que los azúcares son la única causa de caries tanto en niños como en adultos.

Los azúcares libres para el Grupo Consejero de Nutrición de la Organización Mundial de la Salud “incluyen monosacáridos y disacáridos adicionados a los alimentos por el fabricante, cocinero o consumidor, y los azúcares presentes de manera natural en la miel, jarabes, jugos de fruta y concentrados de fruta”.

La caries a la más común de las enfermedades no comunicables en el mundo. Afecta a entre el 60 y el 90% de los escolares y la gran mayoría de adultos. El tratamiento representa del 5 al 10% de los gastos en salud en países industrializados.

Los investigadores se valieron de registros de países de todo el planeta para comparar la salud dental y la dieta y hallaron que la incidencia de caries era mucho más alta en adultos que en niños y aumentaba de forma dramática con cualquier consumo de azúcar por encima de cero. Incluso en niños un aumento entre 0 y 5% de la energía basada en azúcares doblaba la prevalencia de caries.

Hoy la OMS recomienda un máximo del 10% de la energía diaria proveniente de azúcares, con el 5% como meta. Eso son unos 50 gramos de azúcares libres como máximo y 25 mínimo. El nuevo estudio sugiere que 5% debe ser el máximo y lo ideal menos de 3%.

Mis 10 noticias científicas de la semana (8-12)

Astrofísica, Astronomía, Cambio climático y ambiente, Evolución, Física, Neurociencias, Paleontología, biología Sin Comentarios

1. Así eran nuestros primos

El hallazgo de 6 fósiles de 3 especies desconocidas de haramiyidos (un enigmático grupo de mamíferos tipo roedores del periodo Jurásico en China) sugiere que los primeros mamíferos pueden haberse originado durante el Triásico, hace unos 200 millones de años. Aportan luces además para entender cómo se diversificaron esos primeros representantes de este orden. Los haramiyidos han sido considerados multituberculados. Los descubridores sugieren los dos grupos evolucionaron de un ancestro común en el Triásico tardío. Sí, nuestros primos. El estudio apareció en Nature. Foto cortesía Zhao Chuang.

2. No nos quemaremos vivos

La capa de ozono está en franco proceso de recuperación que debe consolidarse en las próximas décadas según una evaluación de 300 científicos. Esa frágil capa de gas se debilitó por mucho tiempo debido a la emisión de ciertos compuestos usados por el hombre. Tras prohibirse en el Protocolo de Montreal ahora se ve la recuperación. La acción, se dijo, evitará unos 2 millones de casos de cáncer de piel por año hacia 2030. El informe es publicado por el Programa del Medio Ambiente de Naciones Unidas.

3. Dinosaurio en piscina

El Spinosaurus aegyptiacus sería el primer dinosaurio semiacuático reportado hasta ahora según un estudio aparecido en Science. Vivió hace 95 millones de años y fue el mayor depredador de su época y región. Fósiles se encontraron en el Sahara marroquí. Los huesos sugieren adaptaciones para desenvolverse en el agua, en donde cazaba grandes piezas, como tiburones. También se movía en ríos. Llegó a medir 15 metros

4. AB… se me olvidó

Las personas con tipo de sangre AB tienen mayor probabilidad de desarrollar pérdida de memoria en sus últimos años que quienes tienen otros tipos según nuevo estudio aparecido en Neurology. Ese tipo es el menos común. La probabilidad de tener pérdida de memoria que conduzca a la demencia es del 82%.

5. Una sorpresa muy escondida

El cuerpo humano está repleto de microbios, el llamado microbioma que juega un papel en la salud y la enfermedad. Un estudio en Cell encontró que algunas bacterias comunes en la vagina pueden ser fuente de un antibacterial, lo que sugiere que bacterias en otras regiones corporales también podrían tener propiedades benéficas. El estudio no identificó si el antibiótico era producido en la propia vagina.

6. Fue el hielo

Cuando en 2002 colapsó un gran pedazo de la Antártida, mucho se especuló sobre la causa. Una de las razones dadas fue la inestabilidad de la cama que soportaba la gran masa de hielo. En Science científicos llegaron a la conclusión de esa cama había permanecido firme en los últimos 12.000 años, por lo que el colapso se debió al derretimiento del hielo en la parte de encima, una evidencia más del efecto del calentamiento global.

7. Aves muy diferentes

Un artículo publicado en Nature sugiere que las grandes barreras geológicas como la Amazonia, Los Andes y el istmo de Panamá no son las que condujeron a la alta especiación de aves sino que estas lograban cubrir grandes distancias y así fueron distinguiéndose unas de otras. Eso explicaría, por ejemplo, porqué Colombia tiene tan alta variedad de aves, el país del mundo que más posee.

8. Los venusinos

En un avance que permitirá definir mejor cuáles planetas extrasolares son más tipo Venus o Tierra, astrónomos definieron la zona Venus en la cual es más probable que un planeta exhiba condiciones como las venusinas, no apropiadas para la vida. El estudio apareció en el Astrophysical Journal. Venus y la Tierra tienen un tamaño parecido, por lo que la defunción ayudará a distinguir entre esos lejanos mundos.

9. Una atmósfera gasienta

La concentración de gases de invernadero en la atmósfera alcanzó niveles sin precedentes en 2013 debido a la subida acelerada de los niveles de dióxido de carbono reportó la Organización Meteorológica Mundial. El forzamiento radiativo que provoca el efecto de calentamiento experimentó un crecimiento del 34% por los gases de invernadero como CO2, metano y óxido nitroso.

10. Aló, ¿me escucha?

Conocida es la interacción entre los átomos y la luz y ha sido muy estudiada en el campo de la óptica cuántica. Pero esta vez, científico pudieron comunicarse con un átomo artificial mediante el sonido, ondas de sonido, lo que abre una puerta al mundo cuántico ‘hablándole’ y ‘escuchando’ al átomo, algo que a futuro podría tener utilidad en computadores superrápidos. El estudio apareció en Science.

Bacteria de la vagina produce un antibiótico

Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

No solo hacen daño. Muchas de ellas son benéficas. Por ejemplo, proveen medicamentos.

Sí las bacterias de nuestro cuerpo son un mundo inexplorado. Científicos reportaron en Cell que una bacteria que vive en la vagina es fuente de un antibiótico, lactocilina, lo que sugiere el potencial médico de esa extensa comunidad bacteriana.

Algunos estudios han sugerido que la composición de nuestro microbioma, el conjunto de bacterias que vive en nuestro cuerpo, tiene impactos altos en la salud, pero es difícil saber cómo funciona.

Para intentar llenar algunos de esos vacíos, Michael Fischbach, de la Universidad de California en San Francisco, lideró un grupo que construyó un algoritmo, desarrollando un programa de computador capaz de reconocer genes conocidos por hacer pequeñas moléculas que pueden obrar como drogas. Cuando lo enfocaron a buscar genes similares en el microbioma humano, seleccionó miles de esos genes dentro de mcirobios en el cuerpo. Algunos similares a medicinas que son ensayadas en pruebas clínicas, como los thiopéptidos, unos antibióticos.

Las bacterias, dijo Fischbach, elaboran drogas dentro del cuerpo.

El equipo purificó una, elaborada por una bacteria que vive en la vagina y encontró que puede matar los mismos tipos de bacterias u otros como Staphylococcus aureus.

Aunque no se demsotró que esa bacteria vaginal produzca el antibiótico en el cuerpo de las mujeres, en laboratorio sí lo produjo.

Hallar ese tipo de moléculas ayuda a entender cómo el microbioma interactúa con nuestro cuerpo y, de paso, cómo puede afectarse este por las medicinas que ingerimos.

El antibiótico aislado es producido por la bacteria Lactobacillus bacterium.

Gases en la atmósfera llegan a niveles exagerados

Cambio climático y ambiente 1 Comentario

Chimenea en Medellín. Foto Juan Antonio Sánchez

No solo el planeta se recalienta sino que sus habitantes hacen bien la tarea para que se caliente más.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron el año pasado niveles sin precedentes, informó la Organización Meteorológica Mundial. No solo eso sino que el problema tiende a agravarse.

Entre 2012 y 2013 los niveles de dióxido de carbono (CO2) se incrementaron más que en cualquier otro año desde 1984.

El boletín anual de los gases de invernadero reportó que entre 1990 y 2013 hubo un incremento en la fuerza radiativa (el efecto que calienta el clima) debido a la prolongada permanencia de gases como el CO2, metano y óxido nitroso.

A finales del año pasado, la concentración de CO2 en la atmósfera era 142% por encima de los niveles preindustriales de 1750, el metano 253% y el óxido nitroso 121%.

Esos son tres de los más importantes gases de invernadero.

El notable aumento de dióxido de carbono entre los dos años citados pudo deberse a que se redujo el efecto sumidero por parte de la biosfera y a un aumento sostenido en las emisiones.

Es que las concentraciones son los gases que permanecen en la atmósfera luego de un complejo sistema de interacciones entre la atmósfera, la biosfera y los océanos. Cerca de un cuarto del total de las emisiones son captadas por los océanos y cantidad similar por la biosfera, reduciendo la cantidad de CO2 en la atmósfera.

Pero los océanos cumplen esa función a un costo elevado: la creciente acidificación que a la vez amenaza distintos ecosistemas y especies marinas.

“Sabemos con toda certeza que nuestro clima está cambiando y el tiempo se hace más extremo debido a las actividades humanas como la quema de combustibles fósiles”, opinó Michel Jarraud, secretario de la OMM.

“Se nos está acabando el tiempo”, agregó al referirse a la necesidad de reversar la tendencia de acumulación de gases.

El dióxido de carbono permanece cientos de años en la atmósfera y mucho más en los océanos.

Para Wendy Watson-Wright, secretaria de la Comisión Intergubernamental Oceanográfica de Unesco, haber incluido una sección en el boletín sobre la acidificación de los océanos era una necesidad, pues debe ser parte central en las discusiones del cambio climático.

El aporte de tres gases

Dióxido de carbono: responde por 80% del 34% de aumento en el forzamiento radiativo por gases de invernadero de larga duración de 1990 a 2013.

Metano: Alcanzó 1.824 partes por billón por el aumento de las emisiones antropogénicas. Viene en aumento desde 2007.

Óxido nitroso (N2O): Su concentración en 2013 era de 325,9 partes por billón. El impacto a 100 años es 298 veces mayor que igual cantidad de CO2. También destruye la capa de ozono.

Este dinosaurio pesaba más que un avión

Paleontología, biología Sin Comentarios

Pesaba más que un jet Boeing 737-900. Y que 12 elefantes juntos. Científicos identificaron una especie de dinosaurio que fue una de las criaturas más enormes que pisaron la tierra alguna vez. El reporte apareció en Scientific Reports.

Los huesos bien preservados de Dreadnoughtus schrani fueron excavados en el sur de Argentina entre 2005 y 2009. El animal es un titanosaurio, uno del típico subgrupo de dinosaurios herbívoros de cuello largo.

Tan grande fue que sus descubridores le asignaron el género Dreadnoughtus (sin temor a nada) pues seguramente ningún depredador se le mediría, según Kenneth Lacovara, paleontólogo de vertebrados en Drexel University en Philadelphia, Pennsylvania, quien condujo el estudio. Fue citado en un artículo en Nature.

Los huesos fueron hallados en rocas en sedimentos de una llanura de inundación correspondiente a un periodo entre hace 84 y 65 millones de años.

Se pudo recuperar cerca del 45% de los huesos poscraneales, pero al comparar con otros huesos del otro lado de la criatura se pudo reconstruir cerca del 70% con huesos del cuello, cuerpo y cola.

“Cada que tenemos un espécimen con tantos huesos, es extraordinario para nosotros”, dijo Kristi Curry Rogers, de Macalester College en St Paul, Minnesota.

Los científicos estimaron que este animal midió 26 metros de trompa a cola, y eso que aún era joven. Al medir la circunferencia del húmero y el fémur (huesos superiores de las extremidades anteriores y posteriores) un estándar para medir la masa de cuadrúpedos, se estimó que los individuos más grandes debieron haber pesado más de 59 toneladas.

De otros dinosaurios se han estimado pesos de hasta 100 toneladas, pero con huesos más incompletos y por tanto una medida menos fiable.

Este sería entonces el animal más pesado hallado hasta hoy.

Para los científicos antes que el peso lo que importa es tener un ejemplar tan completo para ahondar más en sus estudios y entender mejor especies relacionadas, mucho más pequeñas.

Dibujo del gran dinosaurio, Carnegie Museum of Natural History

Un pez de gran puntería

biología Sin Comentarios

Cortesía Ingo Rischawy

Los peces arquero son muy particulares para quienes los conocen: disparan con su boca un chorro de agua para cazar pequeños insectos y hasta largatijas en las horas de las plantas que bordean un estanque.

Tras recibir el chorro caen al agua, donde de inmediato son engullidos por el mañoso cazador.

Son siete especies de estos peces (Toxotidae), la mayoría de solo unos centímetros de longitud.

Un estudio en Current Biology reveló que son animales muy adaptables y de una gran capacidad. Utilizan el agua como una herramienta para sus fines.

Es que a propósito modifican las propiedades hidrodinámicas del chorro para cazar.

Stefan Schuster y Peggy Gerullis trabajaron con esos peces en laboratorio, en rangos de 20 a 60 centímetros de distancia a su presa y monitorearon diferentes aspectos de la producción del chorro y su propagación, encontrando que el pez hace ajustes al chorro y modula con la apertura de su boca las características del disparo.

“Una de las fortalezas de la exclusividad humana es la capacidad de tirar piedras u objetos a blancos distantes”, dijo Schuster. “Esto es una capacidad impresionante que requiere, entre otros aspectos fascinantes, un control preciso sdel momento del movimiento. Se cree que esta capacidad forzó que nuestros cerebros fueran más grandes, albergando muchas más neuronas para posibilidad la precisión. Con más neuronas, estas podrían ser usadas en otras tareas además. Es llamativo que el mismo razonamiento pudiera aplicarse a los peces arquero”.

Resumen de la semana científica (1-5)

Astrofísica, Astronomía, Genética, Neurociencias, Paleontología, Salud, biología Sin Comentarios

1. Las criaturas que regresaron del pasado

Científicos identificaron dos animales marinos con forma de hongo que no caben en ninguna clasificación del árbol de la vida y podrían relacionarse con un grupo que pudo extinguirse hace 500 millones de años. El descubrimiento lo hicieron mientras analizaban en el Museo de Historia Natural de Dinamarca especímenes de invertebrados recogidos en 1986 en el mar de Tasmania, en las afueras de la costa sudeste de Australia. 14 individuos recogidos entre los 400 y 1.000 metros de profundidad no caben en ninguna de las clasificaciones actuales. Son multicelulares con forma de hongo, casi asimétricos y con una capa gelatinosa entre la zona interna y la externa del cuerpo. Tras un análisis minucioso encontraron semejanzas con organismos ediacaranos del período ediacárico. De confirmarse, un gran hallazgo.

2. Cacatúas van a la escuela

¿Qué tal asistir a la escuela de las cacatúas? En serio, no es broma. Científicos encontraron lo que sería la primera evidencia científica de transmisión de conocimientos sociales para usar herramientas. En un estudio con cacatúas (Cacatua goffini) observaron que aprenden a fabricar y usar herramientas de madera viendo a las otras. Con un macho, Fígaro, que construía palitos para coger nueces en el laboratorio, se puso un grupo de varias cacatúas que lo observaban. Luego replicaron ya solas lo que vieron. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B.

3. El pez que enseña física

Se le llama el pez arquero pero también podría ser un buen profesor de física, de fluidos. De hace tiempo se conoce que envían chorros fuera del agua para cazar insectos que están en las ramas de las orilllas. Un estudio en Current Biology demostró que no solo son muy listos para cazar sino que usan el agua como una herramienta: cambian las propiedades hidrodinámicas del chorro. Estos peces lanzan el agua hasta 60 centímetros y su puntería es muy fina.

4. Esto sí era un monstruo

No era avión pero pesaba más que uno. No era elefante, pero su peso era el de 12 paquidermos. ¿Qué era? El dinosaurio Dreadnoughtus schrani llegó a pesar más de 59.000 kilos revelaron científicos en Scientific Reports. Un individuo muy completo fue desenterrado en una región al sur de Argentina permitiendo establecer sus gigantescas proporciones: medía 26 metros de la punta de la nariz a la cola. El nombre entregado hace honor a que era difícil que tuviera rivales, aunque era herbívoro. Ningún otro animal tan pesado ha caminado sobre la faz de la tierra.

5. Silencio que el gusano se mueve

En un estudio aparecido en Oecologia investigadores comprobaron que las plantas ‘tienen oídos’. En una serie de experimentos demostraron que reaccionan produciendo más químicos cuando ‘escuchan’ las vibraciones del gusano que se come sus hojas. Son capaces de percibir el más mínimo movimiento de las orugas al mascar. Tanto, que lo diferencian del viento y otras perturbaciones. Ya se había demostrado antes que ‘conversan’ entre sí. De tontas e insensibles no tienen… una hoja.

6. Aló, ¿con el cerebro de quién?

Una persona en la India, la otra en Francia. Sus cerebros conectados -no invasivamente- a un computador y a internet. Uno dice hola y ciao, el otro a 5.000 kilómetros oye ese mensaje. La primera comunicación cerebro a cerebro según un artículo en Plos One. En ella se usó un procedimiento por medio del cual se medía la actividad cerebral del emisor y se transmitía por internet, llegando al cerebro del receptor mediante estimulación, el que perfectamente dijo las palabras que le habían enviado. Todo un avance.

7. Genes con cafeína

Científicos descifraron el genoma del café, variedad Coffea canefora (robusta) que responde por el 30% del consumo mundial y encontraron que la cafeína evolucionó en esta planta independiente del cacao y el té, lo que sugiere que no tuvieron un ancestro común. La investigación, publicada en Science, es un paso necesario para mejorar las condiciones del grano y la resistencia de la planta a diversas enfermedades como la roya. El café analizado tiene 25.000 genes que codifican proteínas, muchos de ellos dedicados a la cafeína y otros compuestos aromáticos.

8. Hacen mapa de la ciudad donde vive la Tierra

Astrónomos determinaron que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es parte una estructura supergigante, un gran cúmulo de galaxias que bautizaron Laniakea. El descubrimiento clarifica más las fronteras de nuestro vecindario de galaxias y establece vínculos no vistos antes entre varios cúmulos de galaxias en el universo local. El estudio apareció en Nature. Los supercúmulos son las estructuras más grandes del universo, compuestas de grupos como el Grupo Local de Galaxias al cual pertenecemos y que tiene unas pocas docenas de galaxias, y cúmulos masivos con cientos de galaxias interconectados por una red de filamentos.

9. Sí, células artificiales

Con unos pocos ingredientes, Andreas Bausch y su equipo de la Universidad Técnica de Munich (TUM), desarrollaron un modelo minimalista de una célula, que puede cambiar de forma y moverse por su cuenta, reportaron en Science. Lo que parecía una creación al azar demostró que seguía las leyes de la física. El desarrollo es un paso adelante para entender los principios que conducen a la malformación celular.

10. Seno mejor que biberón

Los efectos protectores de la leche materna en el sistema inmunitario de los bebés subsisten meses después de haber dejado de alimentarlos sugiere un estudio publicado en Science Translational Medicine, lo que explica porqué algunas personas responden distinto ante una enfermedad o la aplicación de una vacuna. Niños alimentados con biberón no muestran esa protección. El estudio se hizo con monos rhesus macacos.

Asteroide que rozará la Tierra este domingo no es un peligro

Astronomía Sin Comentarios

Dibujo de un asteroide. Cortesía ESO

Una roca de 20 metros, el asteroide 2014 RC detectado solo el 31 de agosto, rozará la Tierra este domingo a la 1:18 de la tarde hora colombiana.

El visitante, que no se conocía, pasará a 40.000 kilómetros del planeta (Nueva Zelanda será su punto más cercano), solo un pelo más alejado de los satélites geoestacionarios que orbitan la Tierra.

Aunque se ha especulado sobre un posible impacto, la Nasa descartó cualquier posibilidad de choque. Y no hay nada que pueda modificar su trayectoria.

El asteroide 2014 RC fue descubierto en la noche del 31 de agosto por el programa de rastreo Catalina Sky Survey cerca a Tucson, Arizona en Estados Unidos y leugo fue detectado de manera independiente por el telescopio Pan-STARRS 1 en Haleakala en Maui, Hawai.

Después otros observatorios lo siguieron para confirmar la órbita. Viene de más allá de Marte.

El acercamiento permitirá observaciones con fines científicos. Incluso astrónomos aficionados podrán seguirlo. En el momento de máximo acercamiento tendrá magnitud astronómica 11,5, hacia la constelación Piscis, lo que indica que para el ojo desnudo será invisible.

Las primeras proyecciones sobre futuras visitas de esta roca dicen que no hay peligro para la Tierra.

Hasta hoy se han detectado 1.497 asteroides potencialmente peligrosos para el planeta.

En febrero de 2013 un asteroide de un tamaño similar entró a la Tierra y explotó cerca a la ciudad rusa de Chelyabinski causando grandes destrozos. Fue el objeto más grande en caer sobre el planeta tras el evento Chunguska en Siberia en 1908.

Créalo: las plantas no son sordas

Ecología, biología Sin Comentarios

Cortesía U. Missouri

No están locos ni se la fumaron verde. Científicos reportaron que las plantas pueden oír, algo que ha sido enunciado en algunos medios cuando se refiere a los sistemas de defensa de ellas.

Se sabía que pequeñas plantas de mostaza reaccionan a los sonidos de orugas que comen las hojas y establecen defensas químicas para impedir que la fiesta continúe. El nuevo estudio publicado en Oecologia muestra que ante el sonido otra planta también reacciona para evadir el ataque.

Heidi Appel, bióloga de la Universidad de Missouri y su colega Rex Cocroft diseñaron un experimento para ver si de verdad escuchaban a su depredador. Colocaron un pedazo de cinta reflectiva en una hoja, luego pusieron en una hoja vecina gusanos hambrientos. Y pusieron un laser que daba sobre la cinta. Si se movía aún imperceptiblemente, la luz reflejada lo haría. Y la rapidez en la variación daría una medida del movimiento de la hoja.

El trabajo se hizo con Arabidopsis, la planta que se ha convertido en conejillo de indias para infinidad de investigaciones. A medida que los gusanos se daban un festín, registraron las vibraiones. Luego las hicieron sonar en otra planta. Un pequeñísimo parlante movía las hojas 10/1.000 de una pulgada. Se movían pero no había gusano.

En la etapa final colocaron gusanos en las plantas que habían ‘escuchado’ los sonidos, mientras otras servían de control. A los dos días removieron los insectos y analizaron varias hojas de cada planta. Comparadas con las que permanecieron en silencio, aquellas que habían escuchado los sonidos tenían un 30% de más químicos defensivos.

Fue sorprendente, pero querían saber si había una respuesta similar al viento y otros movimientos no relacionados con los gusanos.

Diseñaron el experimento colocando distintos sonidos, como el del viento o los chillidos de un insecto. Solo aquellas a las que se les puso el del gusano masticando generaron más químicos defensivos.

La idea de Appel y su grupo es hacer el trabajo con otras plantas y distintas clases de insectos.

La Tierra está dentro del velo de una supernova

Astrofísica, Astronomía Sin Comentarios

Remanente de supernova en Vela. Algo así nos cubre tenuamente

No nos tocó ninguna tan cerca como para marchitarnos, pero estamos dentro de la nube que dejaron no una sino varias supernovas a ‘una distancia prudente’. El remanente.

Hace cerca de 10 millones de años varias supernovas explotaron en las cercanías a nuestro sistema (claro que no tan cerca) tal como palomitas de maíz en la olla.

Y dejaron en el medio interestelar una burbuja enorme y estamos adentro. Es lo que los astrónomos llaman la burbuja local con forma de maní de unos 300 años luz de longitud llenada con casi nada. El gas adentro es muy delgado, de solo 0,001 átomos por centímetro cúbico y muy caliente, cerca de 1 millón de grados centígrados, una clara distinción del material interestelar.

La burbuja se comenzó a develar en los 70 y 80 aunque no todos los científicos estuvieron de acuerdo dice un informe de la Nasa. Por eso con un dispositivo especial lanzado en diciembre de 2012 a más de 200 kilómetros de altura, donde permaneció por unos 5 minutos, se hicieron nuevas mediciones. Los resultados fueron publicados en Nature.

Solo 40% de la radiación de rayos X de fondo proviene del Sistema Solar, el resto debe provenir de esa burbuja local de gas caliente, una reliquia de esas supernovas.

No estaban tan cerca para haber exterminado la vida en la Tierra, pero sí para cubrir el Sistema Solar con esa nube que ha durado millones de años.

Los investigadores esperan allegar más datos en otra misión en diciembre de 2015.

Las supernovas son el desenlace final de estrellas gigantes o se producen cuando una enana blanca acumula amterial de una compañera hasta explotar.

« Anteriores