¿Tienen los cuervos la teoría de la mente?

Neurociencias, Psicología, biología Sin Comentarios

Foto Universidad de Houston

Yo sé qué está pensando usted. No lo dice un humano, lo dice un… cuervo.

Siempre se ha dicho que solo los humanos poseen la llamada teoría de la mente, esa capacidad de entender que otros tienen mente como la de uno, de atribuir pensamientos e intenciones a otros.

Un estudio publicado en Nature Communications sugiere que los cuervos, tenidos en muchas culturas como un símbolo de inteligencia, comparten parte de la capacidad humana de pensar abstractamente acerca de otras mentes, adaptando su comportamiento al atribuir a otros sus propias percepciones.

La investigación encontró que guardaban alimento al escuchar sonidos de otros cuervos si había cerca un agujero, incluso si no veían al otro. No se preocupaban, en cambio, si no había un agujero por donde pudieran verlos.

Otros estudios han sugerido esa capacidad en animales cercanos a los humanos, sugiriendo que son capaces de entender que otros ven, pero para algunos solo se trata de atender señales superficiales sin entender en realidad qué ven los otros, dependiendo de pistas de la conducta.

La mayoría de estudios se han hecho con chimpancés.

Eso lo trataron de obviar los investigadores con los cuervos usando solo agujeros abiertos y sonidos que indicaban la presencia de un posible rival, pero los cuervos nunca veían otro cuervo en el experimento.

La capacidad de almacenar comida es importante para los cuervos. Estudios previos han demostrado que se comportan diferente cuando perciben que un competidor los observa. Cuando saben que los ven, esconden la comida más rápido y es menos probable que regresen para evitar que el otro la robe. Cuando piensan que no los están viendo, se demoran más.

Humanos exterminaron ave de 2 metros

Paleontología Sin Comentarios

El gran ave depredada por un gran lagarto. Cortesía Peter Trusler, Monash U.

Claro las condiciones eran muy diferentes, pero los humanos siempre han dejado su huella sobre el planeta. Científicos reportaron la primera evidencia directa, según dijeron, de que los humanos fueron decisivos para exterminar un ave gigante, de más de 2 metros de altura y 500 libras de peso que vivió en Australia hace 50.000 años.

El ave, que no podía volar, conocida como Genyornis newtoni, habitó la zona antes que los grupos de aborígenes, en apalabras de Gifford Miller, profesor de la Universidad de Colorado. La evidencia, se estableció, son patrones de cáscaras de huevo quemadas, lo que sugeriría que las personas los tomaban para alimentarse, reduciendo la posibilidad reproductiva de esos grandes animales.

Los restos de huevos cocinados se han encontrado en cerca de 200 lugares en ese continente, según el estudio aparecido en Nature Communications.

Ninguno de los cascarones desenterrados en dunas en más de 2.000 sitios es más joven de hace 45.000 años. Los fragmentos de unos 200 sitios estaban parcialmente ennegrecidos lo que indicaría que estuvieron sometidos a distintas temperaturas.

Para los investigadores los pedazos probablemente fueron quemados por fuegos humanos presumiblemente para cocinar los huevos y no en fuegos por otras causas. Eso se deduce del análisis de los aminoácidos.

Además encontraron muchos cascarones en grupos compactos de menos de 3 metros de diámetro sin más en las cercanías. Presentaban distintos gradientes de temperatura, lo que no se explicaría por incendios naturales.

Así nos perciben los perros

Neurociencias, biología Sin Comentarios

Foto Berns, Emory University

No queda duda, los perros responden con alta sensibilidad a los humanos, pero ¿por qué?

Científicos en Emory University parecen haber encontrado una región del cerebro especializada para el procesamiento de rostros. El hallazgo apareció en PeerJ y constituiría la primera evidencia de esa región selectiva de caras en la corteza temporal de los perros.

“Nuestros hallazgos muestran que tienen una manera innata e procesar rostros en sus cerebros, una cualidad que solo se había documentado en humanos y otros primates”, según Gregory Berns, neurocientífico, cabeza del estudio.

Al tener una maquinaria neuronal dedicada a procesar rostros sugiere que esa capacidad está muy enraizada a través de una evolución cognitiva, agrega Berns, y podría ayudar a explicar la extrema sensibilidad hacia las señales humanas.

Berns dirige el Proyecto Perro en el Departamento de Sicología de Emory, que investiga asuntos evolutivos referentes a este amigo del hombre.

El proyecto logró entrenar perros para entrar en un escáner de resonancia magnética funcional y permanecer quitos durante la prueba sin sedación ni ataduras.

Ya el proyecto había identificado la región caudada como el centro de recompensa en los perros y había mostrado la región del cerebro que responde con mayor firmeza a los olores de un humano familiar que a los de un desconocido o a perros conocidos.

Aunque el experimento tuvo una baja muestra, 6 perros de 8 que miraron al menos 30 segundos las imágenes presentadas, los resultados fueron sólidos según los investigadores: una región en el lóbulo temporal respondía más significativamente a películas con rostros humanos que a películas de otros objetos. La misma región respondía de modo igual a rostros humanos y de perros, y más a esas clases de rostros que a imágenes de otros objetos.

Si la respuesta a las caras fuese aprendida, por asociación de un rostro humano con alimento, por ejemplo, se esperaría ver una respuesta en el sistema de recompensas, pero eso no se dio dijo Berns.

Los investigadores denominaron DFA la región del cerebro que procesa los rostros en los perros.

Los humanos, en contraste, tienen 3 regiones procesadoras de rostros.

Una hipótesis es que distinguir rostros es importante para los animales sociales.

Y ya al menos, se sabe dónde los procesan los perros.

Un gen que mejora la inteligencia

Genética, Neurociencias, biología Sin Comentarios

¿Cómo ser más inteligentes? Pues con… ¡un gen! Sí. Un gen. Bueno, funcionó en ratones.

Varios de estos roedores, modificados genéticamente para portar un gen humano relacionado con el habla, el Foxp2, aprendieron a tener una recompensa en un laberinto con mayor rapidez que los normales.

La noticia es buena para los ratones. Y para los humanos. Sí, puesto que el hallazgo podría aportar luces sobre la ayuda que presta el gen a las capacidades intelectuales de la persona.

Otro trasplante relatado el año pasado también había beneficiado los ratones. En esa ocasión se les trasplantaron células gliales a ratones recién nacidos.

En el nuevo estudio los ratones tenían el gen desde la concepción, sus cerebros entonces eran más humanizados por decirlo así. Se desempeñaron mucho mejor, más rápidos

Los científicos diseñaron el experimento para examinar dos tipos de aprendizaje que ocurren en humanos, el declarado y el procedimental. El primero requiere esfuerzo consciente, como leer la dirección a un lugar nuevo, el otro es inconsciente, como conducir cada día a casa. Las marcas en el laberinto estimulaban el pensamiento declarado, la textura del piso el pensamiento procedimental

Los ratones con el gen humano sobresalieron en los dos al ser mejores en la transición del pensamiento consciente al inconsciente. Solo cuando se daba apenas una ayuda, esa ventaja desaparecía.

El estudio apareció en Proceedings of the National Academy of Sciences.

El experimento resalta el rol importante de aquel gen en el desarrollo cognitivo humano. Cuando se inicia algo, el pensamiento es declarado, pero cuando se adquiere práctica es procedimental. No se conoce cómo se pasa de un estado a otro.

Mis 10 noticias científicas de la semana (26-1)

Antropología, Astronomía, Genética, Neurociencias, Química, biología Sin Comentarios

1. Un clima como para no salir de casa

Imagine un clima con 1.100 grados centígrados de temperatura y nubes formadas por diminutas gotas de hierro derretido y otros minerales flotando en una atmósfera compuesta en su mayor parte de hidrógeno. Nada agradable. Y ese es el clima que una enana marrón, un cuerpo intermedio entre un planeta y una estrella, cuya detección fue anunciada en dos revistas al tiempo, Nature y Astrophysical Journal Letters. Un estudio que marca el inicio de una nueva era que permitirá detectar y comparar mediante observación la formación de nubes en esas enanas. Las estudiadas son las más cercanas a la Tierra, detectadas hace solo un año a 6,6 años luz de la Tierra.

2. Somos un poco Neandertales

Muchos habitantes del planeta, como aquellos que vive en Europa y Asia portan trazas, vestigios del apareamiento entre Neandertales y humanos modernos. Así lo presentaron dos estudios publicados en Nature y Science, que reveló genes heredados de nuestros extinguidos primos, cuyos últimos exponentes vivieron hace 20.000 a 30.000 años. Heredamos genes relacionados con el cabello y la piel, así como algunas referentes a enfermedades. Los estudios mostraron además que los descendientes de esas uniones, especialmente los machos, son menos fértiles con el tiempo eliminando muchos genes del Neandertal de los genomas modernos.

3. Un río en el espacio

No, no solo hay ríos de agua. Los hay de hidrógeno. Sí, y ayudan a resolver un viejo misterio: ¿por qué el ritmo de formación de estrellas en algunas galaxias? Con el telescopio GBT fue detectado un río de hidrógeno que fluye por el espacio. Un tenue filamento, difícil de observar, de gas que va hacia la cercana galaxia NGC 6946. En esa galaxia solo se había detectado 10 por ciento del hidrógeno requerido para la tasa de formación estelar. El río que fluye hacia ella ayuda a resolver el misterio: el hidrógeno llega de otras partes del espacio. El estudio apareció en The Astronomical Journal.

4. Clonar es tan fácil

¿Clonación? ¡Pues si es sencillísimo! Un grupo japonés reportó un método más rápido y eficiente para hacer células madre pluripotentes inducidas, células que pueden transformarse en cualquier célula del cuerpo. El método se basa en someter a estrés las células, incluyendo un pH bajo. El hallazgo reportado en Nature, de comprobarse, no solo indica que a partir de esas células puede crearse tejido placentario, lo que otras no habían logrado, sino que tornaría demasiado fácil la clonación. En este campo, anuncios de grupos anteriores no han podido ser repetidos de manera confiable en laboratorio. ¿Será que este sí?

5. Agujeros cambian de color

Nada de lo que cae en un agujero negro puede escapar. O casi nada; solo una radiación, conocida como la de Hawking. Pero ahora, apra conciliar resutlados de la Relatividad General de Eisntein y la mecánica cuántica, el famoso físico Stephen Hawking afirmó en un artículo científico que los agujeros no son tan negros y carecen del horizonte de sucesos, ese límite que una vez traspasado es el acabose. Luego de tragarse lo que cae en ellos, lo devuelven pero hecho trizas. Una hipótesis que causa revuelo entre astrofísicos y cosmólogos.

6. Chinitos en ploblemas

Cuando se le dio la orden de dormir para pasar la larga noche lunar de 14 días, el robot chino Yutu que se halla en la Luna desde diciembre, experimentó problemas y no ha podido ser recuperado. Hasta ese momento el explorador había recorrido la zona cercana a donde alunizó y con su brazo robótico analizado el suelo. Cuando debía doblar sus delicados equipos para protegerlos del frío, no respondió, dijeron voces extraoficiales.

7. Antioxidantes aumentan riesgo de tumores

El poder de los antioxidantes, considerados por muchos como una bendición. Sí, no pocas personas toman vitaminas como la A y E a la espera de que sus propiedades antioxidantes no permitan que se desarrolle el cáncer. Pero un estudio publicado en Science sugiere que tiene el efecto contrario: aumenta el riesgo en ciertas personas, como habían sugerido en el pasado algunos estudios clínicos. Unas dosis relativamente bajas de antioxidantes aceleran el crecimiento de tumores en ratones, tal vez desactivando un gen supresor de tumores.

8. Reina por un gen

Un solo gen hace la diferencia entre reinas y obreras en las abejas, de acuerdo con un estudio publicado en Biology letters. El gen, responsable del desarrollo de las patas y alas, desempeña un papel crucial en la evolución de la capacidad de las abejas de transportar el polen. Se trata del gen Ultrabithorax o Ubx. Permite a las obreras desarrollar un punto suave en sus patas traseras para albergar el polen. En otro par de paras promueve la formación de 11 pelos, una sección conocida como el peine de polen.

9. No cesan sus estragos

El pesticida sintético DDT es un problema para el ambiente, afectando entre otros el hábitat de las aves. Prohibido en Estados Unidos en 1972, se utiliza aún en distintos países. Ahora investigadores de Rutgers demostraron otro perjuicio serio: incrementa el riesgo y la severidad de la enfermedad de Alzheimer en algunas personas, en especial en aquellas mayores de 60. El estudio apareció en Jama Neurobiology.

10. Semejanzas cerebrales

Un nuevo estudio sugiere un sorprendente grado de similitud entre humanos y simios en la organización de regiones del cerebro que controlan el lenguaje y los procesos de pensamiento complejo, aunque también existen diferencias claves. La publicación, que apareció en Neuron, aporta conocimiento sobre los procesos evolutivos que establecieron nuestros vínculos con otros primates, pero que nos hicieron humanos.

Todos con todos: así eran humanos antes

Antropología, Genética Sin Comentarios

Eso era todos contra todos, lo cual no debía extrañar. Nuevos análisis genómicos de dos dos parientes extinguidos de los humanos sugieren que esos grupos primitivos se reprodujeron con los humanos y entre sí mucho más de lo que se había creído. Los análisis, además, parecen identificar un nuevo tipo de homínido no conocido antes y que también se mezcló con los demás

Los genomas de un Neandertal y de un grupo distintos, los denisovanos fueron presentados en un encuentro de la Real Sociedad en Londres. Indican que hubo mezcla entre varios grupos que vivieron en Europa y Asia hace más de 30.000 años, incluyendo un desconocido hasta ahora ancestro humano del continente asiático.

En las primeras secuencias de genomas de neandertal y denisovano había quedado claro que se mezclaron con los humanos modernos contribuyendo a la diversidad genética de muchas personas vivas hoy.

Todos los humanos cuyos orígenes están fuera de África deben cerca del 2% de su genoma a los Neandertales, y ciertas poblaciones de Oceanía como los aborígenes australianos y los de Papua Nueva Guinea obtuvieron cerca del 4% de su ADN de la mezcla entre sus ancestros y los denisovanos, llamados así por la caverna en los montes Altai de Siberia donde fueron descubiertos. La cueva contiene restos depositados allá entre hace 30.000 y 50.000 años.

Esos estudios no obtuvieron, al parecer, secuencias de alta calidad. Por eso ahora David Reich, genetista evolutivo con su grupo y la ayuda de Svante Pääbo del Max Planck Institute for Evolutionary Anthropology en Leipzig, Alemania produjeron versiones más completas de ambos genomas. Los genomas fueron recogidos en la caverna de Siberia.

Los denosivanos se cruzaron con neandertales y ancestros de poblaciones humanas que ahora viven en China y otra partes de Asia del este, además de poblaciones oceánicas. Reich dijo, para sorpresa, que los denisovanos se mezclaron con otra población de humanos arcaicos que vivieron en Asia hace más de 30.000 años, que no eran ni humanos ni neandertales.

¿Quiénes eran esta nueva población desconocida hasta ahora? Ni idea, pero la genética dice que existió. ¿Fueron Homo heidelbergensis, ese grupo que dejó África hace cerca de medio millón de años y que dio origen a los neandertales en Europa?

Una calavera pone a pensar nuestro origen real

Antropología Sin Comentarios

Skull 5, cortesía Museo de Georgia

Nuestros ancestros podrían estar más clasificados, de acuerdo con una calavera hallada en 2005 y cuyo análisis se reveló en estos días en la revista Science.

A la luz de ese cráneo, tal vez el mejor preservado de nuestros antepasados hallados hasta ahora, Homo habilis, Homo rudolfensis y Homo erectus serían uno solo.

El cráneo de los cuestionamientos fue hallado en Dmanisi en Georgia y data de hace 1,8 millones de años.

A diferencia de otros fósiles Homo, Skull 5, como se le llama, combina una pequeña cavidad cerebral con una cara prolongada y dientes grandes. Fue descubierto junto a otros restos de otros 4 ancestros humanos antiguos, distintos fósiles animales y algunas herramientas de piedra, todos asociados con la misma localidad y periodo, un hallazgo en verdad valioso.

Aunque el sitio solo ha sido excavado parcialmente, ha proporcionado una oportunidad única para comparar y contrastar los rasgos físicos de distintos ancestros humanos que aparentemente coinciden en el tiempo y el mismo espacio geológico.

David Lordkipanidze, del Museo Nacional de Georgia en Tbilisi, con colegas de Suiza, Israel y Estados Unidos, dice que loas diferencias entre los fósiles de Dmanisi no son tan distintas que aquellas que se aprecian entre 5 humanos modernos o 5 chimpancés.

Por lo general, los investigadores han usado la variación entre fósiles Homo para definir distintas especies. Pero a la luz de este hallazgo, Lordkipanidze y colegas sugieren que los diversos fósiles de Homo, con origen en África, en verdad representan variaciones entre miembros de una misma especie, un linaje en evolución: el Homo erectus.

“Si la calavera se hubiera descubierto y el rostro se hubieran descubierto en distintos sitios en África, podrían haber sido atribuidos a especies diferentes”, opinó Christoph Zollikofer, del Anthropological Institute and Museum en Zurich, Suiza, coautor. Esto porque Skull 5 reúne algunos rasgos claves, como pequeña cavidad cerebral y cara grande, que no se habían observado juntos en otros fósiles Homo.

Dados sus rasgos físicos diversos, los fósiles asociados con Skull 5 pueden ser comprados con varios fósiles Homo, incluyendo los hallados en África y que datan de hace 2,4 millones de años, así como con otros desenterrados en Asia y Europa y que han sido datados de hace entre 1,8 y 1,2 millones de años.

“Los restos de Dmanisi lucen muy distintos unos de otros, es tentador publicarlos como especies diferentes. Pero sabemos que estos individuos vinieron de la misma localidad y el mismo período geológico, por lo que en principio podrían representar una población de una sola especie”, dino Zollikofer.

Estos restos representan ancestros humanos del Pleistoceno temprano, de apenas cuando los Homos se habían separado del Australopithecus y dispersado por África. La mandíbula asociada con Skull 5 fue hallada 5 años antes que el cráneo pero cuando se pusieron juntas las piezas formaron el cráneo más completo hallado en Dmanisi. Por eso se sugiere que pertenecieron a un macho.

La cavidad craneana es de solo 546 centímetros cúbicos, lo que sugiere que ese Homo tenía cerebro pequeño a pesar de la proporción casi humana de su extremidad y del tamaño corporal.

“Gracias a la relativamente amplia muestra de Dmanisi vemos muchas variaciones, pero la cantidad no excede la que encontramos en las poblaciones modernas de nuestra especie no en las de chimpancés y bonobos”, terminó Zollikofer.

¿Habrá que reescribir nuestra historia?

Papá y no mamá transmite más mutaciones al hijo

Genética, biología 1 Comentario

Por tí, padre: las personas heredamos tres veces más mutaciones de nuestros padres que de nuestras madres, y las tasas de mutación aumentan con la edad del papá. no con la de la madre, encontraron investigadores en el más grande estudio de mutaciones genéticas humanas a la fecha.

Basado en el ADN de unos 85.000 islandeses, el estudio también calculó la tasa de mutación humana en alta resolución, proveyendo una estimación de cuándo los ancestros humanos divergieron de los primates no humanos. El estudio apareció en Nature Genetics.

“La mayoría de las mutaciones provienen de papá”, dijo David Reich, profesor de Genética en Harvard medical School y colíder del estudio. Además de hallar 3,3 mutaciones por la línea paterna por cada mutación materna, el estudio encontró que la tasa de mutación en los papás se duplica entre los 20 y los 58 años de edad, pero no se halló una asociación con la edad de las madres, un hallazgo que puede aportar luces en condiciones como el autismo, que se correlaciona con la edad del padre.

El primer autor, James Sun, analizó cerca de 2.500 secuencias cortas de ADN tomadas de 85.289 islandeses en 24.832 tríos padre-madre-hijo. Las secuencias, llamadas microsatélites. varían en el número de veces que se repiten y son conocidas por mutar a una tasa más alta que los sitios promedio en el genoma.

El grupo de Reich identificó 2.058 cambios de mutaciones, derivando en una tasa que sugiere que las poblaciones ancestrales de humanos y chimpancés divergieron hace 3,7 a 6.6 millones de años.

Por el olor se conoce la edad de una persona

General, Salud, biología Sin Comentarios

Dime cómo hueles y te diré que edad tienes. Un estudio publicado en el journal Plos One revela que los humanos, como otros animales, son capaces de distinguir las personas jóvenes de las viejas solo… por el olor.

Los olores corporales portan un sinnúmero de señales sociales debido a su complejidad, incluyendo información que ayuda a seleccionar una pareja adecuada y reconocer a los familiares. Como existen evidencias de que los animales pueden diferenciar grupos de edad basados en el olfato y científicos del Monell Chemical Senses Center en Filadelfia (Estados Unidos) querían probar si en los humanos funcionaba igual.

Fue así como utilizaron parches colocados en las axilas de camisetas para recoger el olor corporal de mujeres y hombres que los usaron para dormir durante cinco noches consecutivas. Luego de que esas personas, divididas en grupos de jóvenes –20 a 30 años- , edad media de 45 a 55 y mayores de 75 a 95, se le pidió a un grupo de voluntarios jóvenes oler las camisetas y decir la edad de quien la usó, así como calificar el grado de olor desagradable.

Los participantes, mujeres y hombres, lograron discriminar entre los tres niveles de personas que usaron las camisetas y contrario a la percepción anecdótica de que los viejos huelen peor hallaron que el olor de ese grupo era menos desagradable que el de los otros dos.

“Como es el primer estudio que mide la capacidad de las personas de determinar la edad por el olor, nos centramos en una pregunta muy cerrada y mucho permanece por ser explorado”, escribieron los autores. Por ejemplo, los mecanismos biológicos que producen los diferentes olores.

Antibiótico afecta a futuros hijos

Genética, Medicina, Salud Sin Comentarios

Si usted toma demasiada tetraciclina podía estar traspasándola a sus futuros hijos, reduciéndoles la posibilidad de tener espermatozoides sanos.

En un paper publicado en Scientific Reports, journal de acceso libre del grupo Nature, científicos de la Universidad de Nevada en Reno que machos de pseudoescorpiones tratados con ese antibiótico tienen espermatozoides poco viables y ese efecto tóxico lo transmiten a sus descendientes no tratados con la medicina. Esto, se sugiere, puede ocurrir en humanos y otras especies.

“Es la primera investigación que muestra el efecto transgeneracional de los antibióticos”, dijo David Zeh, jefe del Departamento de Biología del Colegio de Ciencias. “La tetraciclina tiene un efecto nocivo significativo en la función reproductiva de los machos y la viabilidad del esperma en los pseudoescorpiones, reduciendo hasta un 25% esa viabilidad. Ahora sabemos que se transmite a la próxima generación. No vimos el efecto en las generaciones subsiguientes”.

El estudio incluyó tres generaciones del Cordylochemes scorpioides, un pequeño escorpión tipo arácnido. Para controlar la influencia genética, en la primera generación, hermanos y hermanas de cada una de las 21 camadas fueron tratados con dosis semanales de tetraciclina desde su nacimiento hasta la edad adulta o sirvieron como controles no tratados. Las generaciones subsiguientes no recibieron tetraciclina, antibiótico que no tuvo efecto en el tamaño del macho ni de la hembra, el número de espermatozoides ni en la reproducción de la hembra.

En el artículo, la profesora Jeanne Zeh conjetura que la tetraciclina puede inducir cambios epigenéticos en los tejidos reproductivos del macho que pueden ser transmitidos a sus hijos, cambios que no alteran la secuencia del ADN sino que alteran la forma como están expresados los genes.

Por su amplio espectro, la tetraciclina es muy utilizada en la producción animal, las terapias antimicrobianas y para curar artrópodos infectados con endosimbiontes bacteriales como Wolbachia.

Dado su uso extendido ha generado resistencia de las bacterias.

Foto de la profesora Jeanne Zeh examinando en microscopio uno de los pseudoescorpiones.

« Anteriores