Cómo han cambiado los ratones

biología Sin Comentarios

¡Sí que has cambiado! Tantos años como modelo y hoy es bien diferente.

Tras haber servido tanto tiempo para estudiar la fisiología y la enfermedad, el ratón de laboratorio ha cambiado. Luego de generaciones criadas en laboratorio el ratón actual es más grande, gordo, calmado y menos agresivo que su contraparte en medio natural. Eso dice un artículo en Nature Communications.

También carece de algunos rasgos de comportamiento que caracterizaron sus ancestros.

“Son fáciles para trabajar y criar, relativamente baratos y son excelentes modelos genéticos, paradigmas de comportamiento y sus genomas están a nuestra disposición”, según Stephen Liberles, biólogo celular de Harvard, no involucrado en el estudio y citado por Science News.

El estudio, opinó, enfatiza la importancia de considerar la diversidad de poblaciones de animales salvajes.

El autor principal del estudio, Lea Chalfin del Weizmann Institute of Science en Israel y colegas analizaron las diferencias entre ratones de laboratorio y en su medio natural tras 10 generaciones de cada uno. Eso permitió identificar conductas específicas que se han perdido en las cepas de laboratorio, en particular la agresión de las hembras. Mientras en su medio estas atacan los recién nacidos que no sean suyos, en laboratorio a veces los adoptan y crían. También se detectó un componente genético que afecta los cambios, TrpC2, relacionado con la comunicación con feromonas entre los ratones salvajes, que no funciona en los de laboratorio.

“Los de laboratorio nos sirven mucho para responder muchas preguntas en medicina”, dijo el coautor Tali Kimchi, neurobiólogo de Weizmann. “Pero para algunos asuntos, como la agresión en hembras, no son el mejor modelo.

Un tema interesante, sabido que esos cambios también se sugieren en animales domésticos como perros y gatos: pueden estar cambiando sus costumbres debido a la larga relacio´n con los humanos, en especial los segundos.

Vale advertir que muchas personas y movimientos no están de acuerdo con el uso de animales en laboratorio, incluyendo los ratones.

Mis 10 noticias científicas de la semana (6-12)

Genética, Medicina, Neurociencias, Paleontología, Salud, biología Sin Comentarios

1. La piel también hace sniff

No solo olemos por la nariz aunque eso es lo que siempre se nos dijo. Tejidos internos como el corazón, el hígado y el estómago tienen receptores olfativos. Es que solo una pequeña cantidad de olores son recogidos por la nariz. Bueno, científicos reportaron en el Journal of Investigative Dermatology respuestas olfativas de la piel. Pero los receptores en este órgano no cumplen especialmente el papel de oler, no: ayudan a cicatrizar. Hasta ahora se conocen más de 150 receptores olfativos por fuera de la nariz, en otros órganos, cumpliendo otras funciones. Tal parece que el olor tiene un papel secundario en el cuerpo humano.

2. Descuido mortal

Tras la erradicación de la fatal viruela, muestras del virus permanecen en solo dos sitios del planeta, en Rusia y Estados Unidos para el caso de que volviera a presentarse en la población. Y aunque se ha dicho que las muestras se mantienen bajo estrictas medidas de seguridad, el asunto podría no ser tan seguro. Es más, es inseguro. En una nevera en la sede de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos se encontró una muestra mientras se hacía un inventario. No estaba abierta, por lo que se descarta contagio, pero demuestra una ligereza absoluta con algo tan delicado. El virus dataría de los 50, pero es aún activo, reportó Scientific American.

3. Mi mamá era la inteligente

Sí, puede que los factores ambientales incidan, pero no son determinantes. La inteligencia de los chimpancés está determinada básicamente por los genes que heredan de sus padres sugiere un estudio de Georgia State University publicado en Current Biology. Los investigadores especulan que puede tratarse por la importancia de la búsqueda de comida y la solución de problemas en grupo: los más inteligentes pueden tener más acceso a comida y a parejas.

4. Bigotes táctiles

No son dedos pero parecen. Las ratas utilizan sus bigotes como los humanos usamos los dedos sugiere un estudio de la Universidad de Sheffield en el Reino Unido publicado en Current Biology. De manera deliberada cambian el modo de sentir el ambiente empleando los bigotes faciales, dependiendo si el ambiente es nuevo para ellas, si hay riesgo de colisión o no pueden ver para dónde van. Las ratas mueven sus bigotes hacia adelante y hacia atrás mientras se mueven. Un interesante hallazgo.

5. Siguiendo las enormes huellas

En el Parque Nacional Denali en Alaska se encontraron miles de huellas fosilizadas de dinosaurios, de uno en concreto: el hadrosaurio, llamado el dinosaurio pico de pato. Las impresiones fueron dejadas hace 72 a 69 millones de años, tienen cuatro tamaños representando igual número de edades, una manada intergeneracional. Un 13% eran menores, quizás dinosaurios de menos de 1 año, 84% fueron hechas por adultos y solo 3% por jóvenes, lo que sugiere que había una rápida transición de la infancia a la edad adulta. El llamativo estudio fue presentado en Geology.

6. Muy, pero muy lejos

Astrónomos de reportaron la detección de las dos estrellas más lejanas observadas hasta hoy: se encuentran a entre 770.000 y 900.000 años luz, en el halo externo de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Hasta ahora solo se habían detectado 7 estrellas a distancias cercanas a los 400.000 años luz. La titánica tarea fue posible mediante análisis de rastreos celestes en infrarrojo. Son estrellas gigantes rojas, en su etapa final de vida. El medio donde habitan es parte del remanente de la fusión de galaxias enanas para formar la Vía Láctea. El hallazgo fue reportado en Astrophysical Journal Letters.

7. Señales de más allá

Un estallido rápido de radio fue detectado por el observatorio de Arecibo, lo que tiene pasmados a los científicos, que no saben de dónde proviene aunque aprece que es del espacio profundo, más allá d ella galaxia. Esa clase de estallidos solo habían sido detectadas por el observatorio Parkes en Australia, por lo que se creía que era un error y las ondas procedían de alguna fuente en la Tierra. Ahora se sabe que no, que algo, bien sea agujeros negros que se evaporan, la fusión de estrellas de neutrones o explosiones de un magnetar (un tipo poderoso de estrella de neutrones) podrían ser algunos de los orígenes, pero el abanico es mayor. En todo caso, algo llegó de lejos. El estudio fue publicado en el Astrophysical Journal.

8. Antioxidantes: ¿Y si lo que hacen es daño?

Desde hace años se sabe del beneficio de los antioxidantes y es común que la gente trate de ingerir alimentos que los contengan o suplementos. Una manera de contrarrestar los oxidantes que afectan el sistema celular. Pero dos investigadores publicaron en el New England Journal of Medicine un artículo en el cual sugieren que los antioxidantes podrían estar acelerando los cánceres. En algunos estudios la suplementación ha sido ligada a un mayor número de ciertos cánceres y en una prueba fumadores tomando dosis extras de betacaroteno tenían altas y no reducidas tasas de cáncer de pulmón, ¿Qué pasa entonces? La duda queda.

9. A madre desnutrida, el hijo le sale con líos

Cuando una madre gestante padece desnutrición, esto se reflejará en los espermatozoides de sus hijos reveló un estudio en Science, que demostró de manera clara cómo se afecta el epigenoma (factores no genéticos que intervienen en la determinación del desarrollo de un organismo) de sus descendientes machos. El estudio se hizo en ratones y es más difícil de seguir en hembras. Esa transmisión intergeneracional no se pasan a la segunda generación. Algunas de las regiones del ADN identificadas en los hijos estaban cerca a genes relacionados con la secreción de insulina y estudios previos han demostrado menor peso al nacer y una función alterada del páncreas.

10. Nos bajaron de tamaño

Un estudio publicado en Human Molecular Genetics sugiere que en nuestro genoma tenemos unos 1.700 genes menos de los estimativos previos, quedando con unos 19.000. El estudio mostró además poca evidencia de expresión de proteínas en los genes más recientemente evolucionados que solo se pueden rastrear hasta los linajes primates. Se halló que el número de genes que separan a los humanos de los ratones pueden ser menos de 10.

Científicos hombres estresan los roedores, ¿datos errados?

biología Sin Comentarios

Hombres, a trabajar con otros. Un estudio publicado en Nature Methods sugiere que los investigadores hombres, no las mujeres, provocan intenso estrés en ratones, lo que podría estar alterando los resultados de los estudios.

Los autores descubrieron la situación al investigar si la presencia de los investigadores afectaba los estudios sobre dolor en roedores. Por años se ha reportado anecdóticamente que los roedores muestran menos dolor cuando quien los maneja permanece con ellos.

Hasta ahora no se había estudiado bien el tema.

El equipo de Jeffrey Mogil, de McGill University en Montreal, midió la respuesta en ratones y ratas a una inyección en el tobillo, bien ante distintos investigadores o en un cuarto vacío (abandonaban el salón tras la inyección). Para sorpresa, los animales parecían mostrar un 40% menos dolor cuando un hombre y no una mujer permanecía en el cuarto.

El mismo efecto tenía una camiseta de un hombre usada la noche previa, dejada en el sitio con los animales. E igual con químicos de las axilas, algunos de los cuales son más concentrados en machos que en hembras.

Las mujeres no alteraban la respuesta al dolor.

Al profundizar, se encontró que el olor a macho no actuaba en los mecanismos del dolor como un analgésico. En vez de eso, los animales mostraban más estrés, medido en la corticosterona. Y el estrés tiene un efecto reductor de la respuesta al dolor.

No solo los hombres causaban el estrés, sino otros animales machos cercanos, como los gatos, perros y conejillos de indias.

Esto indica que distintos estudios pueden haber obtenido resultados equivocados. Al analizar investigaciones del mismo grupo, encontraron que en los casos de dolor en roedores, sí había diferencia en la sensibilidad demostrada cuando eran hombres o mujeres los que los examinaban.

Este estudio muestra un efecto potencial en casi toda clase de investigación médica hecha con estos animales. Los investigadores, sugieren algunos, deben cobijar métodos estadísticos que compensen ese rango de variabilidad.

Esos olores que atraen

biología Sin Comentarios

Dime a qué hueles y te diré a quién le interesas. El olor es un mensajero instantáneo de intercambio de información entre individuos, pero hasta ahora no se conocía que también los pájaros sacaban ventaja de esa información.

Un investigador de Michigan Satate University acaba de mostrar que en efecto estas aves se comunican mediante los olores, que predicen el éxito reproductivo. El estudio apareció en Animal Behaviour y se enfoca en los compuestos volátiles en las secreciones del proceso de aseo.

Las glándulas del acicalamiento se encuentran cerca a la cola. Los pájaros extraen aceite de ellas y lo frotan en sus plumas y patas. Se pensaba que esta actividad solo buscaba alargar las plumas. Danielle Whittaker, del Centro Beacon para el Estudio de la Evolución en Acción y su equipo han mostrado que en verdad juega un papel clave en mostrar la salud reproductiva.

“El estudio muestra una conexión fuerte entre la forma como las aves huelen cerca del comienzo de la temporada de apareamiento -cuando escogen pareja- y su éxito reproductivo para toda la temporada”, dijo. “Simplemente, los machos que huelen más a machos y las hembras que huelen más a hembra tienen un mayor éxito”.

Hasta ahora se había asumido que los métodos de comunicación y selección de pareja eran visuales y acústicos. Al estudiar los juncos de ojos oscuros, los científicos compararon cuál forma era más efectiva, si las señales químicas o el tamaño y el plumaje atractivo.

Los resultados revelaron que el olor individual se correlacionaba con el éxito reproductivo mientras el tamaño y el plumaje eran menos confiables. También se encontró que las hembras hacían múltiples decisiones basadas en cómo sus potenciales parejas olían.

“Basadas en el olor, las hembras parecían estar no solo eligiendo macho sino que también varias veces seleccionaban distintos machos para la crianza de los polluelos”, dijo Whittaker. “Muy interesante resultó que los machos ‘traicionados’ por la hembra tenían mayores niveles de un olor tipo hembra”.

Los investigadores creen que los olores sirven como faros para los niveles hormonales, la condición actual y la salud en general, así como sobre el respaldo genético.

Foto cortesía Nicole Gerlach Michigan State University

¿Por qué estas moscas se comen el semen?

biología Sin Comentarios

Parece una conducta bien extraña para ser una mosca, pero muestra la ‘sabiduría’ del mundo animal. Las hembras de las moscas Ulidiid, luego de aparearse, expulsan el semen y se lo comen.

¿Para qué? Parece que podría ayudarles a elegir cuál macho será el padre de sus hijos, según un estudio aparecido en el journal Behavioral Ecology and Sociobiology.

Al estudiar moscas de la especie Euxesta bilimeki llamadas moscas de alas pintadas, los investigadores encontraron que 100% de las 74 parejas que estudiaron eyacularon el esperma tras aparearse. Un análisis más profundo encontró que 25% de las hembras no quedaron con nada de esperma, lo que sugiere que son capaces de controlar cuánto esperma expulsar para seleccionar cuáles machos fertilizan los huevos.

Se trata de insectos poco románticos: largos periodos de cortejo antes de aparearse aumentan la probabilidad de que la hembra expulse el esperma. Parece que ellas les permiten a algunos machos aparearse, pero evitan futuros avances y expulsan su esperma antes de que puedan fertilizar los huevos.

Otra posibilidad sería que el esperma les represente alimento cuando la comida escasea, lo que se probó con un ensayo. Aquellas que fueron sometidas a escasez de comida y se alimentaron el esperma vivieron esas a las que se les impidió comer el esperma, lo que sugiere que el eyaculado es una fuente requerida de fluidos.

Estudios con otras especies han demostrado que no existe un beneficio nutricional en el esperma, lo que pone en duda esta explicación.

Por ahora la pregunta no está resuelta, lo cierto es que estas hembras aprovechan por alguna razón el semen de los machos.

Machos fingen de homosexuales para conseguir hembra

biología Sin Comentarios

A las hembras molly mexicanas les gustan los machos grandes y coloridos, ¿entonces qué suerte les esperaría a los peces poco agraciados y delgados? Bueno, se inventaron una opción: exhibirse como bisexuales para conseguirse una hembra.

El cuento, una investigación publicada en Biology letters, es este:

Entre los mollys mexicanos Poecilia mexicana las hembras son muy promiscuas pero muy selectivas, prefiriendo los machos de cuerpo grande, vistosos, que las defienden agresivamente, y alejan aquellos pequeños. Estos machos menos atractivos y subordinados difícilmente pueden competir, pero pueden atrapar la mirada de la hembra si se inmiscuyen en un comportamiento homosexual, sugieren los investigadores.

Científicos de la Universidad de Frankfurt en Alemania les presentaron a hembras criadas en laboratorio animaciones de machos virtuales incluyendo escenas de machos menos atractivos envueltos en toqueteo genital hetero y homosexual.

La versión pez de escarceos sexuales es la conducta sexual que se observa con mayor frecuencia entre las especies. Los machos tocan o mordisquean la apertura genital femenina antes de aparearse, pero a veces también lo hacen con los órganos copulatorios de machos antes de intentar aparearse con ellos.

Por lo tanto es menos sorprendente que las hembras se vean más atraídas a los machos más pequeños luego de que los ven con otras hembras, algo consistente con el fenómeno llamado copia de la elección de pareja, en la cual la atracción de un macho crece si antes ha sido elegido pro otra hembra como pareja.

Pero en esta ocasión lo que los investigadores encontraron fue que crecía la atracción de las hembras por los machos más pequeños cuando los veían tocando los genitales de otros machos. Las hembras, dijeron los investigadores, podían distinguir entre las situaciones hetero y homosexual de acuerdo con otros experimentos.

Tal situación podría representar una estrategia para los machos subordinados para explotar la estrategia de copia de pareja de la hembra.

El equipo de científicos citó a Woody Allen, quien alguna vez dijo que “la bisexualidad doblaba de inmediato las chances de una cita el sábado por la noche”.

Este parece ser el caso.

Pájaras enseñan a sus crías antes que nazcan

biología Sin Comentarios

Las mamás esperan el nacimiento de su hijo para comenzar a enseñarles cosas. Pero hay algunas que no pueden esperar y comienzan antes de que nazcan.

Las mamás del maluro soberbio (Malurus cyaneus) les cantan a sus huevos sin abrir para enseñarles a los embriones una palabra clave, una sola nota con la cual cuando nazcan deben comunicarse si quieren ser alimentados.

El truco les permite a los padres distinguir entre su propia descendencia y aquellos de especies tramposas que invaden sus nidos y ponen sus huevos en ellos para que los críen.

Las hembras también les enseñan la clave a sus parejas.

Estas aves paserinas son conocidas por evitar que otras aves parásitas pongan huevos en sus nidos, lo que logran con su canto, explicó Sonia Kleindorfer, experta en comportamiento animal en Flinders University en Adelaida (Australia), quien encabezó el estudio. Lo que no se conocía hasta ahora era cómo aprendían los polluelos la nota clave antes de nacer.

“No se había demostrado antes que existe un aprendizaje desde los embriones”, dijo Kleindorfer. El hallazgo, publicado en Current Biology, abre nuevas líneas de investigación sobre el aprendizaje prenatal diferente a la relación parásito-hospedero y en otros animales. Esto podría ocurrir donde exista un beneficio claro.

El hallazgo se hizo por accidente, cuando los científicos grababan en los nidos en busca de sonidos contra los depredadores y escucharon a las madres cantándoles a los huevos.

Cuando Kleindorfer y su grupo analizaron las grabaciones, encontraron que todos los pichones en un nido tenían el mismo sonido, que era exclusivo de ese nido. El chillido tenía un elemento que estaba presente en el canto de la madre cuando incubaba los huevos y en el llamado que usaba para pedirle comida al papá.

Cuando los investigadores transmitían un sonido distinto del nido, los padres rehusaban darle alimento a los polluelos.

Tal parece que los pichones de otras especies puestos en el nido no tienen tiempo de aprender la clave bien. Las lecciones comienzan 10 días después de poner el huevo, dándoles unos 5 días a los embriones para aprender el canto. Los huevos parásitos que eclosionan antes solo tienen dos días. Entonces loa padres parasitados evitan alimentar una mayor cantidad de polluelos y pueden dejar el nido para comenzar otro.

En la foto macho y hembra maluro. El macho es azul. Wikipedia

La menopausia vino por culpa de las nueras

Salud, Sociología, biología Sin Comentarios

No todo se da porque sí. La menopausia evolucionó, en parte, para prevenir la competencia entre una madre y su nuera, según un estudio publicado en el journal Ecology Letters.

Esta investigación parece explicar por primera vez, según los autores, porqué la relación que las mujeres mantenían con sus nueras pudo haber desempeñado un rol principal.

El estudio fue hecho por investigadores de las Universidades Turku (Finlandia), Exeter (Reino Unido), Sheffield (Reino Unido) y Stanford (Estados Unidos).

Los datos mostraron que una abuela que tuviera un bebé en edad avanzada, al mismo tiempo que su nuera, derivaba en que los bebés tuvieran un 50% de menos chance de sobrevivir hasta la adultez.

El análisis puede servir para resolver ese gran misterio de porqué las hembras humanas, a diferencia de la mayoría de animales, dejaban de reproducirse tan temprano en su ciclo vital. Añade peso además a la teoría de que la menopausia evolucionó para permitirles a las mujeres enfocarse en sus nietos. Este rol, tradicionalmente, incluía proveer alimentos para la familia y proteger a los niños de accidentes y enfermedades.

Este tema ha sido poco analizado dado que requiere datos muy detallados sobre el éxito reproductivo de varias generaciones de mujeres, con conocimiento de quién vivía con quién y cuándo.

Los científicos analizaron 200 años de información recogida por Virpi Lummaa, de Sheffield y su estudiante Mirkka Lahdenperä de Turku, tomada de registros de iglesias de la Finlandia preindustrial. Ambas analizaron la información de las tasas de natalidad y mortalidad de 1700 a 1900, antes del advenimiento de la seguridad social y los métodos anticonceptivos.

El estudio reveló que las mujeres tenían más nietos si dejaban de reproducirse hacia los 50 años. El equipo cree que en parte se debe a la disminución de la competencia entre las mujeres mayores y sus nueras debido al apoyo que ellas podían prestarles a sus nietos.

Un niño nacido en familias con la suegra y la nuera reproduciéndose simultáneamente tenía dos veces más riesgo de morir antes de los 15.

Eso, se halló, no sucedía cuando madre e hija tenían hijos al tiempo, lo que sugiere que una crianza cooperativa en mujeres emparentadas y conflictiva cuando no.

La madre no compite con la hija, pues lleva el 50% de sus genes, lo que no es del caso entre suegra y nuera.

El caso finlandés revela que la mujer promedio se beneficiaba al dejar de reproducirse a los 51 si había competencia con su nuera, no con su hija.

Aunque algunas teorías sugieren que la menopausia surgió para evitar que mujeres adultas murieran durante la preñez y el parto, el estudio finlandés encontró que solo 2% de las finlandesas en sus años 40 murieron al parir.

Porqué las mujeres viven más

General, Genética, biología Sin Comentarios

No queda duda: las mujeres viven más que los hombres. Pero ¿por qué?

Científicos están comenzando a entender el asunto. En Current Biology se publicó un estudio, encabezado por Monash University, que describe cómo mutaciones del ADN de la mitocondria podría responder por esa diferencia en la expectativa de vida entre hembras y machos.

La mitocondria, que está en casi todas las células animales, es vital para la vida porque convierte nuestro alimento en la energía que mueve el cuerpo.

Damian Dowling y Florencia Camus del Monash y David Clancy de Lancaster University analizó la longevidad y el envejecimiento biológico en machos y hembras de moscas de las frutas que tenían mitocondrias de distinto origen y encontraron que las variaciones genéticas en tales mitocondrias predecían con confianza la expectativa de vida en los machos, pero no en las hembras.

Los resultados, de acuerdo con Dowling, apuntan a numerosas mutaciones dentro del ADN mitocondrial que afecta cuánto viven los machos, las que se aceleran con la edad.

“Es intrigante que las mismas mutaciones no tienen efectos en los patrones de envejecimiento en las hembras”, dijo.

“Todos los animales poseen mitocondria y la tendencia de que las hembras superen en vida a los machos es común a distintas especies. Nuestros resultados sugieren por lo tanto que las mutaciones mitocondriales que hemos descubierto generalmente provocarán un envejecimiento más rápido del macho a través del reino animal”.

Las mutaciones pueden ser atribuidas por completo a un cambio súbito en la forma como los genes mitocondriales son transmitidos de padres a hijos.

“Mientras los hijos reciben copias de la mayoría de los genes de ambos padres, solo reciben los genes mitocondriales de sus madres. Esto significa que la selección natural, ese proceso de control de calidad de la evolución, solo examina la calidad del los genes mitocondriales en las madres”, explicó.

“Si se presenta una mutación mitocondrial que afecte los padres, pero que no tiene efecto en las madres, esta mutación escapará a la mirada de la selección natural. En miles de generaciones, muchas de esas mutaciones se han acumulado que solo afectan los machos, dejando las hembras inalteradas”.

¿Qué sigue? De ser como lo demostraron, el próximo paso será investigar los mecanismos genéticos que los machos pueden desarrollar para anular los efectos de aquellas mutaciones nocivas y permanecer sanos.

¿Deberían las mujeres comerse la placenta?

Psicología, Salud Sin Comentarios

Si muchas hembras de otras especies se comen la placenta tras parir, ¿por qué no es práctica común en las mujeres?

La placentofagia es un tema que trae de nuevo al tapete Mark Kristal, profesor de Psicología y Neurociencias en la Universidad de Buffalo, quien ha estudiado el tema por más de 40 años.

La ingestión de la placenta por los animales, así como del líquido amniótico, es común. ¿Qué beneficios trae? Aumenta la interacción madre-hijo, reduce el dolor del parto en la hembra y potencia circuidos opioides en el cerebro maternal que facilita el desarrollo de la conducta de atención materna al pequeño.

La crianza de niños incluye problemas diferentes, como la depresión postparto, la posibilidad de hostilidad de la madre al hijo, y los modelos animales no sirven, reconoció Kristal.

Ingerir la placenta podría ayudar contra esos problemas. Aunque existen reportes anecdóticos de placentofagia, no se ha estudiado el tema.

Pero el que no sea algo común como en otros animales quizás se deba a alguna ventaja adaptativa de no hacerlo. Eso no excluye analizar posibles beneficios, reportó el investigador en un artículo en Ecology of Food and Nutrition, en una edición dedicada por completo al tema de la placentofagia en humanos y animales no humanos, artículo escrito con Jean DiPirro y Alexis Thompson.

No se trata de alentar a las mujeres a comerse la placenta, sino a los científicos para que encuentren el posible beneficio con miras a posibles desarrollos farmacéuticos.

El tema parece loco, pero siembra inquietudes.

« Anteriores