Las 10 noticias científicas de la semana (20-24)

Antropología, Astrofísica, Astronomía, Cáncerología, Genética, Medicina, Química, Salud, biología 1 Comentario

1. Cometas en la lejanía

Increíble llegar a ver hasta allá, pero astrónomos reportaron haber descubierto dos familias de cometas en el sistema alrededor de la estrella Beta Pictoris. Se basaron en miles de observaciones de ese sistema. Esa estrella alberga un sistema planetario similar al nuestro unos pocos millones de años tras su formación. La primera familia son cometas que giran alrededor del planeta Beta Pictoris b, mientras la otra orbita mucho más lejos y parece haberse originado en el rompimiento de varios cuerpos, similar a la familia de cometas Kreutz en nuestro sistema. El estudio apareció en Nature. Los cometas son similares a los nuestros según análisis del espectro.

2. Bienvenido, señor Colón

Los polinesios de la Isla de Pascua y los nativos de Suramérica se conocieron y mezclaron antes de que los europeos viajaran por e Pacífico según un estudio genético de actuales habitantes de esa isla. En Current Biology científicos argumentan que los genes del contacto data de antes de 1500, 3 siglos después de que los polinesios poblaran la isla, conocida también como Rapa Nui, famosa por sus estatuas de piedra. Los polinesios debieron viajar a Suramérica y luego regresar a casa, quizás con mujeres aborígenes americanas.

3. La vida en acción

Una nueva técnica de microscopios desarrollada por el ganador del Nobel de Química de este año, Eric Betzig, permite imágenes en 3D con gran detalle de la actividad de moléculas, células y embriones. Se basa en iluminar secciones delgadísimas de la muestra usando un plano de luz, permitiendo ver el movimiento de moléculas solas minimizando el daño a las células. El avance fue publicado en Science.

4. De esos genes viejos

El genoma más antiguo de un humano fue secuenciado y presentado en la revista Nature. Perteneció a un individuo que vivió hace 45.00 años en Siberia antes o en la separación de las poblaciones de Eurasia occidental y oriental. Este macho tenía el mismo nivel de ancestría neandertal que los modernos euroasiáticos. El análisis indica que esos genes llegaron a su población 7.000 a 13.000 años antes de que viviera. Esto sugiere que el apareamiento entre neandertales y humanos modernos ocurrió hace 50.000 a 60.000 años coincidiendo con la expansión de los humanos modernos en Europa y posiblemente en Asia

5. Los primeros que lo hicieron

Científicos hallaron evidencias de que los primeros animales que copularon fueron unos peces de mandíbulas, placodermos antiarquios, que vivieron en el devónico hace más de 360 millones de años. Los antiarquios han sido hallados en Escocia, China y Estonia. No se tenían indicios de que la copulación se hubiera producido tan al comienzo de los vertebrados. El estudio apareció online en Nature lo que sugiere que la fertilización externa en peces pudo presentarse después.

6. Tuberculosis galopante

La Organización Mundial de la Salud publicó el Reporte Mundial de la Tuberculosis 2014 en el que se revela que en 2013 hubo más de 9 millones de casos nuevos reportados por más de 200 países. El número de casos fue 400.000 más que el reporte previo, lo que se explicaría por un mayor reporte. La tuberculosis mata más de 1.500.000 personas al año, siendo segunda causa en enfermedades infecciosas tras el VIH. Una crisis silenciosa.

7. Un mundo en la altura

Costumbre vieja y la de andar en las Alturas. Científicos reportaron en Science evidencias del más antiguo asentamiento humano en las alturas, a casi 4.500 metros sobre el nivel del mar. Data de hace unos 12.000 años y fue hallado en Los Andes de Perú. Esto sugiere que la adaptación de los humanos a vivir en zonas altas ocurrió mucho antes de lo creído. Los sitos estudiados fueron Cuncaicha, con restos de animales, herramientas y raíces comidas, y Pucuncho, donde habitaba la llama y era sitio de cacería y hubo presencia humana tan solo 2.000 años después de haber entrado a Suramérica.

8. Se aclara la materia

Astrónomos reportaron la presunta detección de materia oscura proveniente del Sol e interactuante con e campo magnético de la Tierra. Se trataría de axiones, partículas de las que se ha sugerido está constituida esa materia, que compone el 85% de toda la materia del universo y que ha sido difícil detectar. El artículo fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. De ser confirmado, sería uno de los hitos de la Astronomía de todos los tiempos.

9. Ganándole al cáncer

En Science Translational Medicine científicos reportaron una nueva medicina, OTS964, que puede erradicar el cáncer agresivo de pulmón en ratones. Suministrada como pastilla o inyección inhibe la acción de una proteína que es sobreproducida por varios tipos de tumores, incluyendo pulmón y seo. Cuando se ingería presentaba limitada toxicidad y era bien tolerada; inyectada intravenosa dentro de un liposoma no producía efectos colaterales. Ensayos en humanos comenzarán en el segundo semestre de 2015.

10. Arroz venenoso

Las cosas de la naturaleza. El arroz contiene arsénico. Consumido en grandes cantidades durante mucho tiempo puede producir cáncer y lesiones de la piel. Lo sorprendente es que por fortuna existen proteínas que evitan que acumule más del mortal elemento. Se trata de las proteínas transportadoras OsABCC1, que secuestran el arsénico en los vacuolos, gracias a lo cual permanece en esos basureros celulares y no va a los apetitosos granos demostró un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

En 2019 habría penes hechos en laboratorio

Medicina, Salud, Sexualidad, biología Sin Comentarios

Una fábrica de penes. Reales, humanos. Una esperanza para quienes por una razón u otra han perdido su miembro viril.

No es una fábrica en verdad. Se trata de penes crecidos en laboratorio con las células del paciente, un avance más de la medicina regenerativa y el centro insignia, el Wake Forest Institute for Regenerative Medicine.

En un informe publicado en The Guardian los investigadores informaron que en 2019 podrían probar los órganos en personas si se obtiene la aprobación.

“La meta es implantar el órgano en pacientes con lesiones o anormalidades congénitas”, explicó Anthony Atala, líder del Instituto.

Hasta hoy ha habido varios intentos fallidos por recrear o reproducir un pene. No es fácil crear un órgano que a la vez permita orinar y experimentar la respuesta neurológica y sexual de un macho.

Si esas dos funciones no se cumplen simplemente no sirve.

Ya en 2008 el grupo de Atala presentó cierto éxito al desarrollar penes para conejos, pero para replicarlo en humanos se necesita mucho trabajo y probar que es eficiente y seguro.

Para la ‘fabricación’ se usarán las células genitales del paciente para evitar el rechazo inmunológico. Se hacen crecer de 4 a 6 semanas.

Darle la forma requiere tener un pene de donante fallecido. Ese órgano sería lavado con enzimas detergentes para eliminar las células del donante y reducir el riesgo de rechazo. Ese sería el molde. Luego se regarían las células del paciente, comenzando con las más suaves musculares y luego agregando las del endotelio que revisten los vasos sanguíneos.

Hoy e varios centros se intenta desarrollar el pene. En 2004 médicos chinos trasplantaron uno a un hombre de 44 años que lo había perdido en un accidente, pero al tiempo solicitó que se lo quitaran en parte porque producía dificultades sicológicas en su mujer.

Otras opciones que intenta los investigadores es usando tejido del antebrazo o nalga. Estos pacientes tendrían que usar una prótesis para su función sexual, bien rígida para que siempre se mantuviera la erección o con una bomba para inflar a voluntad.

El grupo de Atala creó y trasplantó ya una vejiga en 1999, una uretra en 2004 y la primera vagina e 2005.

Es la hora del pene.

Mis 10 noticias científicas de la semana (27-2)

Astrofísica, Astronomía, Cáncerología, Genética, Medicina, Salud, Sexualidad, biología Sin Comentarios

1. Una vida por… los huevos

En un sorprendente hallazgo, científicos reportaron en Plos One el animal que más tiempo carga los huevos hasta que eclosionan. Se trata del pulpo Graneledone boreopacifica. La hembra los carga en sus brazos durante 4,5 años. Luego, cuando nacen sus descendientes, ella… muere, como sucede en los pulpos. La hembra fue detectada en un vehículo robótico a 1.397 metros de profundidad y se le hizo un seguimiento periódico: 18 veces en 53 meses. Toda una marca para las denodadas madres.

2. Una herencia de miedo

Los recién nacidos pueden aprender de sus madres a oler el miedo en sus primeros días de nacidos sugiere una investigación hecha con ratas y publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences. Ratas entrenadas para sentir temor al oler menta, transmitieron ese temor a sus descendientes pese a no estar más que en contacto vía un ducto por donde pasaba el aire. Los bebés pueden adquirir las experiencias de sus madres, sugiere la investigación.

3. No somos tan pesados

Medidas tomadas hasta ahora sugerían que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es más masiva que la vecina Andrómeda, ambas parte del Grupo Local de Galaxias. Pero un nuevo estudio que tomó en cuenta la gravedad que atrae las galaxias de este grupo y la expansión del universo tomada en galaxias por fuera, revela que nuestra galaxia tiene apenas la mitad d ella masa de Andrómeda. En las dos, asimismo, se encontró que la materia oscura responde por el 90% de la masa. El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

4. Un cuerpo totalmente chorreado

Desde 2005 se sabía que había chorros de agua saliendo de ciertos puntos de la luna Encelado en Saturno. Un estudio presentado en el Astrophysicial Journal revela que son 131 géiseres los detectados en esa luna, Expiden agua salada del mar interno del satélite natural, salida desde las profundidades. El artículo también explica a qué se debe ese sistema, en parte por las fuerzas de marea que ejerce el planeta de los anillos.

5. La atmósfera es una olla a presión

Uno de los gases de efecto invernadero más potentes es el vapor de agua, y el más abundante, presente de forma natural en la atmósfera. Pero un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences confirmó que la concentración en la troposfera viene en aumento. Y hay más: ese incremento se debe a actividades humanas, primera vez que se demuestra esa relación. La concentración aumenta a medida que se incrementa el calentamiento debido a la quema de combustibles fósiles.

6. El terrible dolor crónico

Un estudio publicado en Science revela que el dolor crónico, realmente, modifica el cerebro, cambio que conduce a la desmotivación común en esas situaciones. El estudio se hizo con ratones. Encontraron que el cerebro de ratones con dolor crónico cambiaba en respuesta a esa condición de molestia. Luego de 12 días de dolor, era menos probable que ciertos tipos de neuronas que responden a la dopamina, químico involucrado en la motivación y la recompensa, enviaran señales de excitación que en ratones sin dolor. Un indicador de que el cerebro en esa condición es menos capaz de motivarse.

7. Muy transparentes

Era un sueño: poder ver a través de los órganos y de todo el cuerpo, visualizar la conexión entre células y las estructuras más finas. Un estudio publicado en Cell reveló un método simple para hacer transparentes los órganos opacos y las biopsias del tejido humano, un avance que allana el camino para unos diagnósticos clínicos más precisos, monitorear enfermedades y una nueva generación de terapias del autismo al dolor crónico.

8. Tumores picantes

Científicos de la Universidad de California reportaron que la capsaicina, ese ingrediente activo del ají, activa un receptor en las células que recubren los intestinos en ratones, desencadenando una acción que al final de cuentas reduce el riesgo de cáncer colorrectal. El estudio apareció en The Journal of Clinical Investigation. A ratones modificados con tumores la capsaicina se los reducía y vivían más.

9. Anticonceptivos cancerosos

Una investigación publicada en Cancer Research reveló que las mujeres que habían tomado recientemente píldoras anticonceptivas con alto contenido de estrógeno y unas pocas formulaciones más tenían un riesgo mayor de desarrollar cáncer de seno. El riesgo era 2,7 veces mayor. Los autores llamaron a la cautela pues se requieren más estudios para confirmar los hallazgos. Un contenido bajo de estrógeno no aumentaba el riesgo.

10. Una vacuna difícil

En animales funcionó a la perfección una vacuna contra la bacteria C. difficile que provoca enfermedad intestinal con diarrea y hasta fallo general de los órganos, que en muchos casos lleva a la muerte. La protección se logró tras dos inmunizaciones revelaron los investigadores en Infection and Immunity. El paso siguiente será llevarla a ensayos clínicos.

Crean e implantan vaginas a 4 jóvenes

Genética, Medicina, Salud, Sexualidad Sin Comentarios

Molde con forma de vagina y capas celulares

Cuatro jóvenes tienen hoy y disfrutan con una vagina nueva. Una vagina desarrollada en laboratorio con las células de cada una e implantadas luego, un avance logrado por un equipo del Wake Forest Institute for Regenerative Medicine.

Es el primer caso de esta naturaleza se reportó en el journal The Lancet, un ensayo piloto que puede dar paso a un implante común.

Todas las pacientes en el estudio fueron sometidas a cirugía hace 5 a 8 años dado que nacieron con una condición genética escasa en la cual la vagina y el útero quedan subdesarrollados o ausentes.

Las vaginas fueron cultivadas en laboratorio con las células de las entonces niñas, logrando una forma tubular parecida a ese órgano. Hasta hoy el desarrollo ha sido exitoso y las jóvenes tienen una vida sexual activa sin inconvenientes.

Pese a ser un número pequeño, los resultados indican que las vaginas pueden ser reconstruidas y usadas con éxito en las personas, indicó Anthony Atala, director del instituto.

El procedimiento podría ser útil además para mujeres con cáncer vaginal o lesiones que requieran cirugías reconstructivas.

Las pacientes en el estudio tenían una deformidad congénita llamada síndrome Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser, que afecta entre 1 en 1.500 y 1 en 4.000 niñas, dijeron los investigadores.

Para la reconstrucción personalizada, los investigadores tomaron un pequeño pedazo de tejido de la vulva, menos de media estampilla, de cada pacientes y luego permitieron que las células se multiplicaran en laboratorio.

La vagina está constituida por dos grandes capas con dos tipos de células: musculares y epiteliales vaginales. Para construir esas capas, los científicos pudieron un tipo de célula en un lado de un molde especial y el otro en el otro lado.

“Pudimos darle forma al molde para cada paciente y poner ese dispositivo con las células en un biorreactor, una especie de horno con las mismas condiciones del cuerpo humano, por una semana hasta que estuvo más maduro.

Una vez los órganos estuvieron listros, los médicos crearon quirúrgicamente una cavidad en los cuerpos de las pacientes y unieron un lado del nuevo órgano vaginal en la apertura de la cavidad y el otro hacia el útero.

El proceso entero tarda de 5 a 6 semanas, desde que se toma el tejido de la persona hasta que se implanta.

Al tiempo de las cirugías las mujeres tenían entre 13 y 18 años. Durante cada año se les hizo seguimiento por unos 5 a 8 años, y examinaron los órganos con rayos X y biopsias para chequear su estructura. Las mujeres reportaron buen funcionamiento, incluso en la actividad sexual.

No solo funcionaban bien sino que el deseo sexual era normal y no sentían dolor durante el coito.

Los tratamientos más comunes hoy para ese síndrome incluyen la dilatación del tejido existente p, en caso más severos, cirugía reconstructiva utilizando un pedazo de intestino o de piel para crear un nuevo órgano vaginal. Pero el riesgo de complicaciones es alto dado que el tejido sustituto no es vaginal y no tiene la misma funcionalidad.

Unas supergafas para operar el cáncer

Cáncerología, Medicina, Salud Sin Comentarios

Para eliminar el cáncer bastan unas gafas. Sí. Unos lentes de alta tecnología diseñados por la Escuela de Medicina de Washington University en San Louis ayudan a los cirujanos a visualizar las células cancerosas, que aparecen azules a través del lente.

Estas gafas fueron usadas por primera vez esta semana en el Alvin J. Siteman Cancer Center en Barnes-Jewish Hospital y Washington University School of Medicine.

Aún bajo un potente aumento estas células son difíciles de observar. Los lentes están diseñados para que el cirujano pueda verlas con mayor facilidad y distinguirlas de las células sanas, asegurándose que no quede ninguna tras la intervención quirúrgica.

“Estamos en las fases iniciales de la tecnología y se harán más pruebas, pero estamos seguros del potencial beneficio para los pacientes”, expresó Julie Margenthaler, cirujana de seno y profesora, quien realizó la primera operación con el novedoso dispositivo.

“Imagine lo que significaría que estas gafas eliminaran la necesidad de otra cirugía, el dolor asociado, las molestias y ansiedad”.

La técnica estándar actual es la de remover el tumor y parte del tejido adyacente que puede contener o no células cancerosas. Las muestras son enviadas al laboratorio de patología y analizadas en microscopio. Si se encuentran células cancerosas en el tejido cercano, a menudo se sugiere otra cirugía para remover tejido adicional. Los lentes podrían reducir la necesidad de procedimientos quirúrgicos adicionales con todo lo que implican.

Del 20 al 25% de las pacientes con cáncer de seno requieren una segunda operación porque la tecnología actual no permite ver adecuadamente la extensión del tumor.

Las nuevas gafas, desarrolladas por un equipo del profesor Samuel Achilefu, PhD, incorpora tecnología de video, una pantalla en la montura y un agente molecular que se une a las células cancerosas haciéndolas resplandecer al ser vistas con los lentes.

¿Por qué hay más riesgo de cáncer al envejecer?

Cáncerología, Genética, Salud Sin Comentarios

Es natural, ¿pero por qué sucede? En personas de más edad es más común la aparición de alguna forma de cáncer. La acumulación de cambios relacionados con la edad en un proceso bioquímico que ayuda a controlar los genes puede ser responsable de ese mayor riesgo, de acuerdo con un estudio de los Institutos de Salud de Estados Unidos.

Los científicos sospechaban que la metilación del ADN sería responsable. En esta, unos grupos llamados metil activan o silencian genes, afectando las interacciones entre el ADN y la maquinaria celular de producción de proteínas.

Zongli Xu, Ph.D., y Jack Taylor, M.D., Ph.D., del National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), identificaron sitios de metilación en el ADN a lo alrgo del genoma humano que cambiaban con la edad. Demostraron que un conjunto de esos sitios, aquellos que se tornan más metilados con la edad avanzada son también desproporcionadamente metilados en una variedad de cánceres. Los hallazgos fueron publicados online en el journal Carcinogenesis.

“Se peude ver la metilación como suciedad que se instala en un suiche no usado, que previene que la célula encienda ciertos genes. Si la célula no puede activar ciertos programas críticos, es más fácil que se convierta en una célula cancerosa”, dijo Taylor.

El descrubrimiento se hizo analizando muestras de sangre de 1.000 mujeres, usando una retícula con 27.000 sitios específicos de metilación. Cerca de 1/3 de ellos mostraban mayor metilación en asociación con la edad. Esto fue corroborado al comparar con otras bases de datos.

La metilación de ADN parece ser parte del proceso normal de envejecimiento y se presenta en células envueltas en el desarrollo celular. Las células cancerosas a menudo tienen una metilación del ADN alterada, pero los investigadores se sorprendieron al hallar que del 70 al 90 por ciento de los sitios asociados con la edad mostraban un aumento significativo de metilación en 7 tipos de cáncer. Para Taylor, la metilación relacionada con la edad puede deshabilitar la expresión de ciertos genes, haciendo más fácil la transición de las células hacia el cáncer.

Los desempleados envejecen más rápido

Medicina, Salud, Sociología, biología Sin Comentarios

Un problema más para los desempleados: aquellos que han estado sin trabajo al menos 2 años presentan señales de envejecimiento más rápido en su ADN según un estudio publicado en Plos One.

Investigadores de la Universidad de Oulu y el Imperial College en Londres obtuvieron esa conclusión al estudiar muestras de sangre de 5.620 hombres y mujeres nacidos al norte de Finlandia en 1966. Los científicos midieron la longitud de los telómeros en sus células sanguíneas y los compararon con la historia laboral de los participantes en los últimos 3 años y encontraron que los que llevaban más de 500 días desempleados tenían menos longitud de esas estructuras.

El acortamiento de los telómeros, se sabe hace mucho, está asociado al envejecimiento. Estos son secuencias repetidas de ADN en los extremos de los cromosomas que los protegen de degradarse. En cada división celular nueva se acortan.

Cuando las células son cultivadas en laboratorio, sus telómeros se acortan de verdad cada que las células se dividen. El proceso puede ser usado para hallar la ‘fecha de expiración’ de las células, una predicción de cuándo se quedará sin telómeros y dejará de dividirse, pero esto no parece relacionarse con la salud efectiva de las células.

En el estudio los investigadores hallaron que en promedio los hombres que habían estado desempleados más de 2 años tenían una probabilidad 2 veces mayor de tener telómeros cortos en comparación con los empleados. Entre las mujeres no se encontró una asociación entre desempleo y longitud de telómeros.

Estudios previos han demostrado la relación entre acortamiento de esas estructuras y enfermedades relacionadas con la edad como la diabetes tipo 2 y problemas cardíacos.

Se acerca la cura para la calvicie

Genética, Salud, biología Sin Comentarios

La oportunidad la pintan calva y tal vez deban aprovecharla los alopécicos del futuro.

Científicos cultivaron con éxito folículos pilosos a partir de células de la piel de hombres calvos y aunque aún no se sabe si funcionará el trasplante para los expertos en un paso adelante hacia la solución de la calvicie.

Esta se presenta cuando los folículos pilosos dejan de producir nuevas tiras de pelo en cualquier parte del cuerpo. Hoy solo se puede tratar mediante drogas que previenen o disminuyen la pérdida de cabello o con el trasplante de folículos de otra parte del cuerpo.

En ratones se ha logrado aislar células papilares de la dermis que rodean los folículos en la piel y se han reproducido en platos petri para producir nuevas células. Pero esas clases de células humanas pierden la capacidad de transformarse en nuevos folículos.

Angela Christiano, investigadora de la piel en la Universidad de Columbia, quien ha descubierto genes relacionados con la pérdida capilar, discutió el problema con sus colegas y se encaminaron a una solución.

“Su trabajo es muy elegante y riguroso”, expresó a Science Radhika Atit, biólogo de la piel en Case Western Reserve University en Cleveland, Ohio, quien no participó en el estudio.

El grupo desarrolló una técnica de crecimiento celular, los cultivos en 3D que ha sido exitosa en otros tipos de células que requerían formar estructuras complejas al crecer.

Tras un complejo proceso se logró que las células se acomodaran logrando la forma de un folículo piloso, según el artículo producido en Proceedings of the National Academy of Sciences. En dos casos, se observó pelo comenzando a extenderse desde los folículos, aunque no continuaron el experimento.

El logro es interesante, pero para los científicos el gran avance fue la expresión genética obtenida en las células de la papila en la piel.

Para Christiano, la técnica permite tener el color de pelo de la persona al usar sus células y puede expandir el número de folículos para trasplante, “cambiando el número de personas elegibles para trasplante capilar”.

Ahora, a probarla en personas.

Atacando el herpes

Genética, Salud, biología Sin Comentarios

Quien lo posee, aún sin saberlo, puede vivir 3,7 años menos en promedio dicen algunos estudios. Y el 70% puede portarlo.

Es un virus común que además puede causar ceguera. Pues bien, ha sido eliminado obtenido por primera vez en una muestra de sangre.

Es el citomegalovirus, un tipo del virus del herpes, que aunque lo lleva tanta gente usualmente no enferma salvo en personas con sistema inmunitario débil: en ese caso despierta y puede provocar ceguera. En un problema, por ejemplo, en el caso de un trasplante de médula en el que el donante sea portador y el recipiente no.

Cuando está en estado dormitante solo expresa un puñado de genes. Uno de ellos es UL 138. Para investigar qué les hace a las células, Michael Weekes de la Universidad de

Cambridge y colegas cultivaron células humanas sanas junto a otras creadas para expresar UL 138 en presencia de aminoácidos marcados -esos ingredientes básicos usados para las proteínas. Luego con espectroscopia identificaron cómo UL 138 modificaba la expresión celular de las proteínas.

Las muestras de 15 pacientes con el virus fueron tratadas con vincristina y luego reactivaron el virus, reduciéndose o eliminando la capacidad de detectar el virus.

La vincristina tiene serios efectos adversos, por lo que no podría ser usada en un paciente, pero se podría utilizar para tratar sangre donada o células madre de la médula antes del trasplante.

La vincristina es un alcaloide de la planta Catharanthus roseus usada en casos de leucemia aguda.

Una esperanza médica, aunque aún lejos de aplicación clínica.

Sí, una vacuna implantable contra el cáncer

Genética, Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

Foto Wyss Institute

Tiene el tamaño de una aspirina pero quita más que un dolor de cabeza. Es la primera vacuna terapéutica contra el cáncer, que se implanta debajo de la piel. La idea: detener el melanoma.

La vacuna entró en fase experimental en personas, reveló Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

Cuando se piensa en vacunas, viene a la cabeza la prevención: una vacuna para evitar una enfermedad. En las vacunas implantadas contra el cáncer que se desarrollan hoy son terapéuticas: se suministran a pacientes a los que se les ha diagnosticado cáncer. Una vez administradas, se comportan como vacunas tradicionales: le enseñan al sistema inmune cómo buscar y destruir un objetivo, en este caso el tumor, escribió Collins en su blog.

Esta clase de vacunas es una nueva área con intensa actividad. A la fecha la FDA ha aprobado dos. Pero producirlas es demorado y costoso. Primero se toman las células inmunitarias del paciente, se modifican y reprograman en laboratorio y luego se reimplantan en la persona. En las vacunas aprobadas se ha podido prolongar la vida de los pacientes un poco pero no mucho, por lo que muchos investigadores buscan una nueva aproximación.

Hace 4 años un grupo de Boston y Cambridge desarrolló una manera de modificar y reprogramar las células inmunitarias del paciente dentro del cuerpo, sin pasar por el laboratorio.

Desarrollaron un implante de polímero poroso del mismo material que las suturas biodegradables, luego agregaron una colección de 3 estimulantes inmunitarios para reclutar las células inmunitarias, activarlas y ponerles el sello del tumor que se busca destruir.

El primer estimulante es la leukina que hace que millones de células inmunitarias dendríticas lleguen al implante; la segunda es ADN que imita el ADN bacterial y viral y envía una señal de peligro que activa las células. El tercero es una combinación de proteínas del propio tumor del paciente. Le confiere a las células dendríticas la huella del tumor personal que comparte con las células guerreras T, que entonces salen a la caza y sometimiento del tumor

Al ensayarse esta nueva vacuna en ratones, el tumor creció menos, retrocedió y vivieron más. Ninguna vacuna hasta la fecha ha mostrado una respuesta tan efectiva.

Ahora comenzó la prueba en humanos, 4 años después del inicio, cuando por lo general toma 10 años pasar del modelo animal al humano. Es la Fase 1, o prueba de seguridad en un pequeño grupo de pacientes que recibirán los implantes durante 4 meses.

La esperanza es que funcione.

« Anteriores