10 noticias científicas de la semana (27-1)

Astrofísica, Astronomía, Cambio climático y ambiente, Ecología, Genética, Medicina, Neurociencias, Psicología, Salud, biología Sin Comentarios

1. ¡Infectados!

El número de brotes de enfermedades infecciosas en humanos se ha multiplicado por 4 en el periodo 1980-2013 de acuerdo con un reporte presentado en el Journal of the Royal Society Interface. Los científicos rastrearon 12.102 brotes de 215 enfermedades infecciosas en 229 países. Bacterias, virus, enfermedades zoonóticas y aquellas causadas por transmisión de vectores responden por la mayoría de los brotes.

2. Bendito chocolate

Recordar dónde quedó el auto o reconocer a alguien no es fácil cuando se envejece, una pérdida asociada al debilitamiento del giro dentado, una región del hipocampo en el cerebro. Científicos reportaron en Nature Neuroscience que ese funcionamiento puede ser mejorado parcialmente consumiendo epicatechina y otras moléculas de flavonoles presente en el chocolate. El estudio se hizo con 37 participantes de 50 a 69 años de edad.

3. Los genes del mal

Dos genes relacionados con conductas criminales violentas como homicidios e intentos de homicidio fueron descubiertos por investigadores de Finlandia según un artículo publicado en Molecular Psychiatry. Estas variantes se encontraron un cerca del 10% de los condenados por delitos graves. Al comparar con otras personas condenadas por actos no violentos no se encontraron en ellos las dos variantes.

4. El parásito esquizofrénico

Aunque desde hace tiempo se ha dicho que el parásito Toxoplasma gondii, que solo completa su ciclo en los gatos, es responsable de casos de esquizofrenia, los hallazgos han sido cuestionados. Ahora un estudio en Preventive Veterinary Medicine sugiere que 1/5 de los casos sí son producidos por el parásito, que entra a los humanos vía ingestión de carne de animales infectados y mínimamente por contacto directo con heces de los gatos que portan el parásito.

5. La genética del autismo

Cosa complicada: dos grandes estudios sobre el autismo involucrando más de 50 laboratorios en el mundo, detectaron docenas de nuevos genes implicados en el autismo. Mutaciones raras en ellos, se demostró, afectan las comunicaciones en el cerebro y comprometen mecanismos biológicos fundamentales que dirigen si, cuándo y cómo se activan los genes. Ambos estudios aparecieron en Nature.

6. Polvo para los planetas

Con la red Alma (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) en Chile, astrónomos detectaron una corriente de gas y polvo cayendo desde un masivo disco externo hacia un sistema binario de estrellas que podría incidir en un segundo disco para la formación de planetas. Una de las raras veces en que se observa el proceso de formación. El sistema, GG Tau-A se encuentra a unos 460 años luz de la Tierra hacia la constelación Tauro.

7. Un estómago miniatura

Mediante células madre pluripotentes científicos generaron en laboratorio tejido estomacal tridimensional y funcional, lo que permitirá el estudio de diferentes enfermedades asociadas con ese órgano como la infección por Helicobacter pylori. El estudio fue publicado en Nature. El desarrollo allana el camino además para producir otros órganos como pulmones y páncreas. No se habían generado hasta ahora células gástricas a partir de las células madre pluripotentes.

8. Mundos entrometidos

En un estudio publicado en Physical Review X científicos de la Universidad Griffith indicaron que los universos paralelos que sustentan algunas teorías de verdad existen pero no actúan de modo independiente como se ha creído sino que interactúan, influenciándose sutilmente, lo que ayudaría a explicar ciertos aspectos extraños de la mecánica cuántica. En el modelo caben mundos que serían similares al nuestro, otros no.

9. Salamandras amenazadas

Muchas especies de ranas en el planeta están amenazadas por un hongo. Muchas desaparecerán. Ahora un estudio en Science llamó la atención sobre otro caso: el hongo que mata las salamandras, identificado en Europa el año pasado pero que puede extenderse a otras regiones del planeta. El hongo de origen asiático B. salamandrivorans invade con rapidez la piel del reptil, vital para la respiración.

10. La capa del viejo ozono

El agujero en la capa de ozono sobre la Antártica alcanzó su pico máximo anual el 11 de septiembre reveló la Nasa. El tamaño este año fue de 24,1 millones de kilómetros cuadrados o 376 veces el área de Antioquia. En total, el agujero es menor a lo observado durante el periodo 1998-2006 y es similar al d ellos años 2010, 2012 y 2013. El agujero se expande durante los meses de agosto y septiembre.

Qué invento: dispositivo que borra infecciones

Medicina, Nanotecnología, Salud, biología Sin Comentarios

Este es el bio-bazo. Wyss Institute

Parece un imán atrapabacterias. Agarra hasta las que no se conocen.

Investigadores desarrollaron un método para limpiar el cuerpo de infecciones, un dispositivo inspirado en el bazo y que rápidamente podría eliminar desde la Escherichia coli hasta el ébola.

Eso dice el artículo publicado en Nature Medicine.

Se sabe que las infecciones sanguíneas son muy difíciles de tratar y pueden derivar en la sepsis, una respuesta inmunitaria a menudo fatal.

Más del 50% de las veces los médicos no logran diagnosticar la causa de una infección que ha conducido a la sepsis según una nota en Nature, por lo que usan antibióticos que atacan un rango amplio de bacterias, un procedimiento no siempre efectivo y que puede derivar en resistencia bacteriana.

Un grupo dirigido por Donald Ingber, bioingeniero del Wyss Institute for Biologically Inspired Engineering en Boston, Massachusetts, desarrolló un bio-bazo artificial para filtrar la sangre.

Este utiliza una versión modificada de MBL, una proteína en las personas que se une a las moléculas de azúcar en la superficie de más de 90 bacterias distintas, virus y hongos, así como a las toxinas liberadas por las bacterias muertas que activan la sobrerreacción inmunitaria en la sepsis.

Los investigadores recubrieron esferas de tamaño nano con esa proteína. Cuando la sangre entra por el bio-bazo, le pasa las esferas que se unen a la mayoría de los patógenos. Un imán en el dispositivo las hala luego fuera de la sangre, que luego es enrutada de nuevo hacia el paciente.

El estudio se hizo con ratas y funcionó. Luego usaron sangre humana y se removieron los patógenos en 5 horas. Quedan remanentes que pueden ser combatidos con el cuerpo y los antibióticos.

Más bacterias que en la casa

Ecología, Salud, biología Sin Comentarios

Ilustración de bacterias siguiendo a alguien. Cortesía Argonne vía Sciencedaily

No hay nada como llegar a casa y… ¡encontrarse con millones de millones de bacterias!

Un estudio publicado en Science revela que nuestro hogar está repleto de bacterias de toda clase, que nos siguen por la casa.

El estudio se hizo siguiendo a 18 personas de 7 familias en las que había 3 perros y 1 gato.

Al analizar las muestras se encontró que las personas afectaban las bacterias: cuando se iban de la casa por unos días, disminuían casi de inmediato las asociadas a ellas.

El contacto físico entre los miembros de la familia también incidía: las parejas compartían más microbios que los demás, aunque estas y sus hijos tendían a poseer la misma comunidad de bacterias.

Las manos tenían más o menos los mismos microbios, pero las narices presentaban una variación individual.

Perros y gatos alteraban el ambiente: aquellos que salían de la casa llevaban a ella en sus patas más bacterias relacionadas con plantas y con el suelo.

En un caso al menos se encontró una cepa potencialmente patógena del género Enterobacter que apareció primero en las manos de una persona, luego en el poyo de la cocina y después en las manos de otro, aunque no quiere decir que ese sea el método de contagio común.

Es muy posible que en la misma casa neustra estemos expuestos a peligrosas bacterias, pero por lo general no infectan a las personas si tienen buen sistema inmunitario, pero si este se ha debilitado aprovechan.

Hogar, dulce hogar.

Así fue la semana científica (17-23)

Antropología, Astrofísica, Astronomía, Cambio climático y ambiente, Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

1. Se perdió el calor

No se sabe a dónde ha ido. El caso es que desde 2000 la temperatura del planeta se ha mantenido constante, pese a que la acumulación de gases de invernadero es cada vez mayor. ¿Cómo explicarlo? Diversas hipótesis han corrido. Esta semana científicos muestran en Science que ese calor está siendo almacenado en el fondo del océano Atlántico. Antes las hipótesis apuntaban a situaciones en el Pacífico. El caso es que no sube la temperatura. Los eventos del Atlántico duran de 20 a 25 años, por lo que se cree que en 15 años el calentamiento volverá a su curso. Los océanos almacenan hasta el 90% del calor del planeta.

2. Oh, oh… se está volteando la torta

Casi erradicado, aunque aún subsiste en algunos pocos países, la polio tiene desde hace muchas décadas una vacuna efectiva que impide el desarrollo de la incapacitante y deformadora enfermedad, a la vez que mortal. Pero parece que hay problemas. Científicos de la Universidad de Bonn reportaron un virus mutado que es capaz de evadir la acción de la vacuna, según trabajo realizado en Gabón (África). En 2010 resultaron infectadas allí 445 personas, en su mayoría adultos. Fallecieron 209. Los hallazgos aparecieron en Proceedings of the National Academy of Sciences.

3. No se le dañó la cola

Perder la cola no es el mayor problema, no para las lagartijas: se regeneran. Científicos las estudian para ver cómo lo logran. En el proceso activan unos 326 genes en específicas regiones de la cola que se regenera según encontraron investigadores. Este lagarto es el más cercano a los humanos de aquellos animales que logran ‘reconstruir sus apéndices’. El estudio publicado en Plos One reveló además el hallazgo de una célula clave en la regeneración. El interés radica en la posibilidad de que algún día los humanos puedan regenerar miembros perdidos.

4. El fin de una era

Análisis de datos de 40 sitios arqueológicos de Europa, de España a Rusia, revela que la desaparición de los neandertales se produjo hace unos 40.000 años y antes que un remplazo rápido por los humanos modernos fue un proceso gradual que duró miles de años dice un estudio en Nature. El análisis realizado muestra que estos cohabitaron con los humanos durante 2.600 a 5.400 años posibilitando un intercambio cultural y genético entre ambos grupos, como lo han demostrado investigaciones previas.

5. Vida extrema en sitios extremos

A 800 metros bajo el hielo de la Antártica se encontró una nutrida comunidad de microorganismos según un artículo publicado en Nature, una muestra de la diversidad de ecosistemas que pueden existir en lugares extremos de oscuridad total y temperaturas bajo cero bajo la gruesa capa helada. Las aguas extraídas del lago Whillans que permaneció cubierto durante millones de años revelaron al menos 3.931 especies o grupos de especies de esos microorganismos. Muchos parecen obtener nutrientes del derretimiento del hielo y de la roca y sedimentos bajo el hielo. Una muestra de la diversidad de vida del planeta y de la capacidad de coexistir en condiciones extremas.

6. Se acababan los días de las trompas

Al ritmo actual durarán unas pocas decenas de años más. Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences estimó que entre 2010 y 2012 fueron sacrificados 100.000 elefantes africanos por cazadores ilegales en busca del marfil de sus colmillos, un 2 a 3 por ciento de la población total diezmado cada año. Durante la década pasada además la cacería de estos emblemáticos animales pasó del 25 al 60 o 70 por ciento. Toda una tragedia para la vida.

7. Las estrellas fabrican crema dental

El flúor que se adiciona a las cremas dentales fue creado en las estrellas. Eso concluye un estudio publicado en The Astrophysical Journal. Los astrónomos estudiaron estrellas para ver su contenido de flúor. Se encontró que se forma, como otros elementos, hacia el final de la vida de estrellas más grandes que el Sol debido a la increíble presión y temperatura del proceso. El flúor formado es lanzado con el gas al medio interestelar, sirviendo de material para la formación de otras estrellas y planetas.

8. Alguien ataca la capa de ozono

Pese a que el Protocolo de Montreal que regula la emisión de compuestos dañinos para la capa de ozono parece marchar bien, científicos encontraron en la atmósfera más tetracloruro de carbono del que debería haber, lo que indica que existe una fuente desconocida de emisiones o que el proceso de destrucción natural tienen algo que aún no se entiende bien. Las emisiones sugeridas del CCl4 son de 39 kilotoneladas por año desde 2007, se reveló. El estudio fue publicado en Geophysical Research Letters.

9. Los primeros anillos de la historia

No fueron ancestros humanos los que fabricaron los primeros anillos. No, fue Saturno. Sí. Un estudio que analizó la información de la nave Cassini que se encuentra desde 2004 en ese lugar, encontró que la tasa de acumulación de polvo es muy baja por lo que los sorprendentes y espectaculares anillos del gran planeta se debieron formar hace 4.400 millones de años, casi con la formación misma del Sistema Solar. Durante 7 años solo se detectaron 140 partículas cayendo hacia los anillos. La información apareció en Nature.

10. Sí, el Sol es el culpable

La liberación de grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) almacenado en el Ártico no se debe a la acción de las bacterias que disuelven el carbono orgánico en aquel gas, como se ha creído hasta ahora. Un estudio publicado en Science indica que el responsables es el Sol. Sí, la luz solar actúa más rápido que las bacterias sobre los ríos y lagos de la fría región. Un hallazgo importante para determinar cómo se afecta el derretimiento de la capa de hielo por el cambio climático.

Así mata el estrés (probablemente)

Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

Cuidado se estresa que le da un ataque. Lo que parece una cita coloquial es verdad, se sabe hace tiempo. Pero ¿cómo puede provocar un ataque cardíaco el estrés? La respuesta es simple e inesperada: ¡una bacteria!

Sí. Un estudio publicado en mBio sugiere que las hormonas del estrés pueden romper grupos de bacterias creciendo en las placas de grasa en las arterias liberándolas y provocando derrames o ataques al corazón.

De hace tiempo científicos sospechaban que bacterias infectan las placas de arterias endurecidas. Esas placas forman una superficie sobre la cual se pueden adherir bacterias y crecer en masas denominadas biopelículas agrupadas en estructuras.

Para verificarlo, un grupo liderado por el bacteriólogo David Davies, de Binghamton University en Nueva York analizó arterias de 15 pacientes con enfermedad cardiovascular. Con marcadores fluorescentes para marcar ADN de bacterias descubrieron al menos 10 especies reunidas alrededor de las placas, incluyendo la formadora de esas biopelículas, Pseudomonas aeruginosa.

Si esas biopelículas se encuentran muy pegadas a las placas, pueden tener efecto en la enfermedad cardiovascular. Las placas en los vasos sanguíneos son estables, pero si se rompen y entran en el torrente sanguíneo pueden desencadenar coágulos que deriven en ataques o derrames.

Los científicos hicieron crecer P. aeruginosa en arterias artificiales fabricadas con tubos de silicona y esperaron que se formaran esas películas. Luego los inundaron con la hormona del estrés noradrenalina que rompió esas películas.

La hormona del estrés en la sangre, dijeron, hace que las células liberen hierro en el torrente sanguíneo. Este hace que la bacteria produzca enzimas que afecta los polímeros de la unión que mantiene agrupadas las bacterias y unidas a la placa. La placa se quiebra como efecto colateral.

El estudio es interesante. Algunos científicos han dicho que la cantidad de hormona usada en el experimento es mucho más alto que el producido naturalmente, lo que afecta el resultado.

Pero, de todas maneras, podría ser…

Ya sabe: si tiene estrés, esas bacterias podrían estar a punto de jugarle una mala pasada.

Estamos a merced de las bacterias: OMS

Evolución, Medicina, Salud Sin Comentarios

Cualquier infección por pequeña que sea, puede matar a cualquier persona del planeta, expresó hoy la Organización Mundial de la Salud al entregar un preocupante informe sobre el estado de los antibióticos indicando que se perderán años de ganancia de la medicina moderna.

La resistencia antimicrobiana, incluyendo la resistencia a antibióticos, no es una predicción de futuro, está ocurriendo ya en todas las regiones del planeta.

“Sin una acción urgente, coordinada de los tomadores de decisiones, el mundo se encamina a una era postantibióticos, en la cual infecciones comunes y lesiones pequeñas, que han sido tratables por décadas, pueden matar de nuevo”, dijo Keiji Fukuda, asistente del director genetal de la OMS para Seguridad de la Salud.

“Los antibióticos efectivos han sido uno de los pilares que nos han permitido vivir mas, vivir más sanos y beneficiar de la medicina moderna. A menos que tomemos acciones significativas para mejorar esfuerzos para prevenir infecciones y cambiar también cómo producimos, prescribimos y usamos antibióticos, el mundo perderá más y más de esos logros de salud pública y las implicaciones serán devastadoras”.

El reporte entregado hoy dice que la resistencia se presenta con varios agentes infecciosos pero se centra en resistencia a los antibióticos en 7 bacterias responsables de enfermedades comunes y serias como la sepsis, diarrea, neumonía, tracto urinario y gonorrea. Los resultados son preocupantes.

Entre los hallazgos que presenta el informe figuran:

La resistencia al tratamiento de última generación para la infección causada por una bacteria intestinal, Klebsiella pneumoniae se ha regado por todo el mundo. Es causante de infecciones como neumonía, de la sangre, de recién nacidos y en salas de cuidados intensivos.

La resistencia a las medicinas más usadas contra E. coli causante de infecciones urinarias es tan alta que ya no funcionan en más del 50% de los pacientes.

Falla el tratamiento con cefalosporinas para la gonorrea y hoy más de 1 millón de personas están infectadas cada día.

La resistencia genera más riesgo de muerte, al punto que las personas con Estafilococo aureus resistente a la meticilina tienen un riesgo 64% mayor de orir que los no resistentes.

Mis 10 noticias científicas de la semana (9-15)

Antropología, Astrofísica, Astronomía, Cambio climático y ambiente, Física, Genética, Geología, Medicina, Neurociencias, biología Sin Comentarios

1. Encuentran el primer amor

Hace 450 millones de años vivió en el mar un animal que acaba de ser denominado Luprisca incuba (homenaje a Lucina diosa del nacimiento), Un hecho que no es anormal en la ciencia actual: el hallazgo de nuevas especies extinguidas. Pero este crustáceo tiene una particularidad. El fósil aparece incubando sus huevos, mientras al parecer algunos hijos ya habían eclosionado. Viene a ser el registro más antiguo de cuidado materno. Los fósiles miden unos 2 a 3 milímetros y están muy bien preservados, con sus extremidades, concha y partes blandas. El artículo apareció publicado en Current Biology. En la foto el fósil de ostracodo hallado.

2. Enorme, enorme

Cosas grandes y la estrella que acaba de encontrar el Very Large Telescope del Observatorio Europeo del Sur (ESO). No solo es una de las 10 más grandes conocidas sino la mayor entre las de color amarillo. Esta gigante mide más de 1.300 veces el diámetro del Sol y es parte de un sistema binario con su compañía tan cercana que está en físico contacto con ella. Es 50% más grande que la conocida Betelgeuse, esa estrella de la constelación Orión. Denominada HR 5171A se encuentra a unos 12.000 años luz en Centauro y puede ser vista con el ojo desnudo.

3. De visita por el vecindario

¿Cuál es su casa? El país podría ser el universo; la ciudad, la Vía Láctea, nuestra galaxia. El barrio, el Sistema Solar. Pero ¿quién vive al lado? Un artículo en Monthy Notices of the Royal Astronomical Society recompuso el mapa organizó una ‘hoja’ local hasta los 34 millones de años luz de larga y 1,5 de gruesa. Allí están organizadas todas las galaxias brillantes en 20 millones de años luz. Somo parte de un pequeño grupo de galaxias, el Grupo Local que se extiende 3 millones de años luz, en el cual dos galaxias gigantes, la Vía Láctea y Andrómeda están envueltas por un círculo de una docena de galaxias.

4. ¿Quién habla por ahí?

Los elefantes africanos pueden distinguir voces humanas de acuerdo con su grupo étnico y saber si son de una mujer o un hombre. Eso revela un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y realizado en el Parque Nacional Amboseli en Kenya. Esto demuestra que conocen quiénes vive en su lugar de residencia. En el estudio, por ejemplo, reaccionaban con temor ante voces de hombres massai, que los han enfrentado continuamente. Un conocimiento que les es útil para su supervivencia.

5. Agua enclaustrada

Un diamante originario de Brasil contiene minerales formados a unos 600 kilómetros de profundidad y cantidades importantes de agua, lo que sugiere que en el interior del planeta puede haber grandes depósitos del líquido, sugiriendo que en otros planetas rocosos podría suceder lo mismo. Los diamantes son traídos a la superficie por erupciones enormes de las rocas denominadas kimberlitas. En el diamante hallado en Mato Grosso se encontró ringwoodita, un mineral que solo se forma a entre 410 y 660 kilómetros de profundidad. El diamante tiene unos 100 millones de años. El estudio fue publicado en Nature.

6. Matabacterias

Un estudio publicado en Chemistry & Biology sugiere que algunas medicinas antiinflamatorias no esteroides actuarían también como antibióticos al bloquear una proteína del ADN de las bacterias. El reporte suscitó debate, pues algunos científicos no creen que de verificarse sea un nuevo elemento en la lucha contra las bacterias. Para otros puede ser una inhibición bioquímica del ADN por algunos de aquellos antiinflamatorios.

7. Una capa desgastada

Aunque en 1987 con el Protocolo de Montreal se prohibió y reglamentó el uso de productos nocivos para la benéfica capa de ozono que rodea al planeta y protege la vida de nocivos rayos ultravioleta,un estudio en Nature Geoscience reveló que más de 74.000 toneladas de tres nuevos clorofluorocarburos y un hidroclorofluorocarburo han sido liberadas a la atmósfera en los últimos años. Aunque es un número menor al que se emitía antes del Protocolo, es importante considerar su efecto.

8. Que suene la música

Múltiples regiones del genoma humano están relacionadas con la aptitud musical según un estudio en Molecular Psychiatry que describió dos genes que tienen que ver no solo con la formación del oído interno sino con los procesos auditivos neurocognitivos. En el estudio se analizaron las asociaciones entre los genomas de 767 personas. Aunque la genética tiene que ver, el ambiente incide también en la aptitud musical recordaron los investigadores.

9. No se escucha nada

Mediante láminas de plástico perforadas y dispuestas en escala, ingenieros de la Universidad Duke desarrollan el primer manto de invisibilidad para… ¡el sonido! El dispositivo reorienta las ondas de sonido para crear la impresión de que tanto el manto como algo debajo de él no están ahí. El estudio fue publicado en Nature Materials y es un logro más en temas de invisibilidad, un campo que se ha desarrollado con fuerza en los últimos cinco años. El manto acústico funciona en las tres dimensiones sin importar de dónde proviene el sonido.

10. Un pie viejo

Un estudio publicado en el Journal of Human Evolution entrega pruebas de que un esqueleto casi completo de un Australopithecus desenterrado durante una paciente labor de 13 años, bautizado Pie Grande, sí tiene al menos 3 millones de edad, contrario a otros informes que lo situaban en una época más reciente. El individuo fue encontrado en las cavernas de Gauteng en Sudáfrica.

Una bacteria ayuda a ratones con autismo

Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

Más de lo que se cree: bacterias tendrían que ver con el autismo.

Ratones con una conducta autista mejoraron sus síntomas cuando fueron tratados con una bacteria intestinal de los humanos, según un estudio publicado en Cell.

El microbio, de paso, les alivió ciertos problemas gastrointestinales, tal como se había demostrado en personas.

El vínculo entre esa fauna intestinal y el autismo se había sugerido y el neurobiólogo de Caltech Paul Patterson desarrollaron un modelo de ratón en el que se permitió que las por las paredes intestinales salieran. Se detectó entonces que los ratones autistas tenían niveles bajos de Bacteroides fragilis. Cuando se les suministró en las dietas, parecieron mejorar, tanto en cuanto a su conducta como en la salud intestinal.

Eso, para Stephen Collins de MacMaster Unviersity es una prueba de que se puede comenzar a mirar las bacterias probióticas para mejorar el funcionamiento del cerebro en las personas.

Blanqueador en uso médico

Medicina, Salud Sin Comentarios

Se ha pensado que el hipoclorito mata las bacterias, ¿pero qué otros efectos podría tener?

Báñese en hipoclorito o cualquiera de sus marcas comerciales. ¿En serio? Bueno, tal vez aún no, pero esa podría ser la idea: este ayuda a combatir las inflamaciones.

Se ha sabido que los baños de blanqueador muy diluido al 0,005 por ciento puede ser utilizado para el tratamiento del eccema, y no se sabía cómo funcionaba. Ahora científicos de Stanford University han demostrado que el hipoclorito (HOCl) bloquea efectivamente la función nuclear de un factor que activa genes relacionados con la inflamación y el envejecimiento.

El estudio apareció en el Journal of Clinical Investigation.

“Se pensaba que el blanqueador servía como antimicrobial matando bacterias y virus en la piel”, explicó Thomas Leung, coautor. “Pero las concentraciones en el uso clínico no son suficientes para ello, por lo que nos preguntamos si había algo más”.

En trabajos con ratones demostraron que los tratados con la solución presentaban menos lesiones de piel por radiación que los que no. En personas mostraron cómo bloqueaba la función relacionada.

Una investigación que abre las puertas a potenciales tratamientos nuevos en el futuro, aunque queda camino por recorrer: ensayar en humanos.

Los genes del escorpión que pica

Genética, biología Sin Comentarios

Tan pequeño, pero doloroso y hasta letal. El escorpión tiene unos 10.000 genes más que los humanos de acuerdo con la secuenciación de su genoma publicada en Nature Communications.

Los investigadores chinos encabezados por Zhijian Cao, de Wuhan University, reportaron 32.016 genes en el escorpión dorado Mesobuthus martensii, en comparación con los cerca de 22.000 del humano.

Pero, ¿para qué le sirven? Se detectaron 116 que codifican por peurotoxinas, incluyendo 45 que no se conocían. Varias de las neurotoxinas paralizan proteínas en las membranas celulares que se abren y cierran para generar corrientes eléctricas que utilizan los nervios para comunicarse. Las mutaciones en los genes que codifican proteínas en la membrana hacen al arácnido inmune a su propio veneno.

Los escorpiones poseen también 160 enzimas que ayudan a digerir las grasas y desintoxicar los químicos de las plantas de los insectos herbívoros que comen. Algunas de las enzimas transforman el químico coumarina en compuestos fluorescentes que hace que el escorpión brille bajo la radiación UV.

Y también elaboran un tipo de proteína sensora de luz, la Mmopsina3. Esta mide la luz ultravoleta y la azul. Al menos 20 proteínas en la cola del escorpión ayudan a transmitir la señal de la luz de la piel al cerebro, según los investigadores.

De los escorpiones se conocen unas 1.400 especies, siendo el grupo más antiguo de los arácnidos.

Hoy se han secuenciado el genoma de más de 181 protistas, 3.762 bacterias y 183 eukariotas (lo que se tenía a comienzos de año).

« Anteriores