Resumen científico de la semana

Astrofísica, Astronomía, Cambio climático y ambiente, Ecología, Genética, Medicina, Paleontología, Salud, Sociología, biología 1 Comentario

Foto Leif Richardson UVM

1. Desaparecen los abejorros

Si se considera que los polinizadores nos dan la comida, la noticia es seria: un amplio estudio encontró que en Europa y Norteamérica se está reduciendo la población de abejorros como consecuencia del cambio climático. El estudio, que apareció en Science, sugiere que si prosigue este declive eso incidirá en precios más altos de alimentos, menos variedades y otros inconvenientes. Los investigadores hallaron que la reducción no se debe a los pesticidas ni los cambios en los usos del suelo sino a aquel fenómeno climático.

2. La falta de educación mata

No tener educación mata. Un estudio aparecido en Plos One y limitado a Estados Unidos sugiere que la falta de educación es tan letal como ser un fumador. Solo en 2010 se pudieron haber evitado más de 145.000 muertes si los fallecidos hubieran recibido una mejor educación. Se encontró que la tasa de mortalidad se reduce a medida que se avanza en el escalafón educativo. La investigación confirma lo que se ha dicho desde hace mucho y puede ser extrapolado a distintos países.

3. Mueren las aves

Los ecosistemas marinos no están funcionando bien. Una investigación sugiere que las poblaciones de aves marinas se ha reducido 70% desde los años 50. Equivale a una disminución de 230 millones de aves en solo 60 años. El declive es ocasionado por la alteración de los ecosistemas marinos, el cambio climático y la introducción de depredadores invasores. El estudio apareció en Plos One

4. Agujero glotón

Astrónomos detectaron un agujero negro que surgió solo unos 2.000 millones de años tras el Big Bang y que creció mucho más rápido que la galaxia donde residía. Su masa es la de unos 7.000 millones de soles, demasiado grande para una galaxia típica como la suya, dijeron los investigadores en el estudio publicado en Science. El hallazgo reta nociones previas sobre el tamaño de los agujeros con relación a sus galaxias.

5. Cosas del nivel del mar

Lo que nos espera: un estudio sugiere que el nivel del mar aumentó varias veces 6 metros sobre el nivel actual en los últimos 3 millones de años, esto debido al derretimiento de las regiones polares. El estudio apareció en Science sugiere que el proceso toma su tiempo, pero no se detiene y eso es lo que podríamos estar experimentando en la actualidad. Un aumento de 6 metros será catastrófico para grandes ciudades de todo el planeta situadas en línea de costa.

6. Ojo con el exceso de agua

Tan mala la deshidratación. Y tan nociva la sobrehidratación. Una nueva guía internacional para deportistas advierte sobre los riesgos de esta última. Tomar agua o bebidas hidratantes en exceso durante la actividad física conduce a una condición llamada hiponatremia asociada al ejercicio, que se presenta cuando el cuerpo tiene mucha agua en relación con sus niveles de sal. Cuando se reducen mucho estos niveles, se presentan situaciones neurológicas serias y hasta fatales. El informe apareció en el Clinical Journal of Sport Medicine.

7. Escondites calientes

Los océanos Índico y Pacífico estarían escondiendo calor, reduciendo temporalmente el calentamiento global, algo que viene intrigando a los científicos en los últimos años. Esto sugiere un estudio de la Nasa publicado en Science. Sobre el tema han surgido distintas hipótesis, ninguna contundente, de investigadores preguntándose a dónde se ha ido el calor, pues los gases de invernadero no han disminuido. El Pacífico es la fuente principal de agua caliente bajo la superficie, aunque una parte ha ido a parar al Índico.

8. Ya no es sorda

Ahora la rata oye. Mediante una terapia genética investigadores recuperaron la capacidad auditiva en una rata con una forma genética de sordera. Se conocen más de 70 genes que provocan sordera cuando mutan. Los científicos se enfocaron en uno, TMC1, causa común de sordera, respondiendo por el 4 al 8 por ciento de los casos y el cual codifica una proteína que tiene un papel central en el oído, ayudando a convertir el sonido en señales eléctricas que viajan al cerebro. El avance fue publicado en Science Translational Medicine.

9- Habitantes del pasado

Algunos de los animales más antiguos del planeta, como gusanos con corazas y hasta una langosta gigante vivieron más de lo que se creía. El sorprendente hallazgo de una formación fósil muy bien preservada en Marruecos, permitió encontrar que unos 485 animales, de los primeros que poblaron los mares, vivieron hace 444 millones de años, en el Ordoviciense. Allí se han documentado 160 géneros. Muchos de ellos vivieron hasta 20 millones de años después en el cámbrico.

10. No estoy lleno

Ante una porción de papas fritas, pocos se resisten. Es más, se comen todo. Un estudio sugiere que los alimentos altos en grasa producen cambios en las poblaciones de bacterias en los intestinos alterando la comunicación con el cerebro. Como consecuencia este no recibe las señales de llenura, la persona sigue comiendo y se produce la obesidad. El estudio, con ratas, fue presentado por la Society for the Study of Ingestive Behavior.

Las aves también se emocionan con la música

Neurociencias, biología Sin Comentarios

Las diferencias entre otros animales y los humanos se reducen cada día al descubrirse o presentarse evidencias de que actividades o emociones que creíamos exclusivas de nuestra especie, no lo son.

Un pájaro que escucha la canción de una ave canora puede experimentar algunas de las mismas emociones de una persona que escucha música, sugiere un estudio publicado en Frontiers of Evolutionary Neuroscience, basado en el gorrión de garganta blanca (Zonotrichia albicollis).

“Hallamos que el mismo sistema neuronal de recompensas se activa en las aves hembras en estado de crianza que escuchan un macho y en en personas que escuchan música que les gusta”, dijo Sarah Earp, quien condujo el estudio en Emory University.

Para los machos que escuchan la canción de otro macho, la historia es distinta: tienen una respuesta en la amígdala similar a la que presentan las personas cuando escuchan una música desagradable y discordante.

El estudio, del cual es coautora la neurocientífica Donna Maney, es el primero, según un comunicado, que compara las respuestas neurales de una audiencia en el prolongado debate de si es música lo que cantan las aves.

“Desde Darwin, los científicos se han preguntad si el canto de las aves y la música tienen fines similares o tienen los mismos precursores evolutivos”, dijo Earp. “Pero la mayoría de intentos por comparar los dos se han enfocado en las calidades del sonido, como la melodía y el ritmo”.

Cuando Earp propuso usar el laboratorio de Maney para investigar sobre el debate música-aves, esta pensó que era una gran idea. “Las canciones de las aves son una señal”, dijo Maney. “Y la definición de una señal es que genera una respuesta en el receptor. Los estudios previos no habían visto la pregunta desde este ángulo y es uno muy importante”.

El estudio usó el Egr-1, un gran canal bioquímico activado en las células que responden a un estímulo, como mapa para cuantificar las respuestas neurales en el sistema de gratificación mesolímbico en machos y hembras de aquellos gorriones cuando escuchaban el canto de un macho.

Algunas de las aves en la audiencia habían sido tratadas con hormonas para ponerlas en estado reproductivo, mientras el grupo de control tenía niveles bajos de estradiol y testosterona.

Durante la temporada de no reproducción, ambos sexos usan las canciones para establecer y mantener dominio en las relaciones. En la reproductiva, un macho cantándole a una hembra casi con seguridad que la corteja, mientras un macho que le canta a otro lo está retando.

En las hembras en aquel estado, todas las regiones del canal mesolímbico respondían al canto del macho, lo que no se observó en aquellas que no lo estaban.

Y los machos tratados con testosterona que escuchaban a otro mostraban una respuesta en la amígdala, que se puede correlacionar con la respuesta típica en la amígdala en humanos que escuchan el tipo de música de películas de terror.

“La respuesta neural de las aves canoras parece depender del contexto social, lo que puede ser el caso de los humanos también”, indicó Earp. “El canto de las aves y la música generan respuestas no solo en las regiones del cerebro asociadas directamente con la gratificación, sino también en las regiones interconectadas que se cree que regulan las emociones. Eso sugiere que ambas pueden activar mecanismos evolutivos antiguos necesarios para la reproducción y la supervivencia”.

Una limitación del estudio, reconoce Earp, es que varias regiones que responden a la música en los humanos son corticales y no tienen una contraparte clara en las aves.

¿Cuánta masa tiene la vida sobre la Tierra?

biología Sin Comentarios

En nuestro planeta no hay tanta vida como se pensaba y no es por la extinción continua de individuos y especies.

Científicos realizaron nuevos cálculos y redujeron la masa total de la vida en la Tierra, según el artículo publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Estimativos anteriores decían que había 1 billón de toneladas de carbono almacenadas en los organismos vivos, de los cuales 30% correspondía a microbios unicelulares en el piso marino y 55% a las plantas terrestres. Es decir, el resto de animales hacíamos parte del 15% restante.

El grupo liderado por Jens Kallmeyer, del Centro de Investigaciones de Geociencias de la Universidad de Postdam revisó la cifra y en vez de los 300.000 millones de toneladas de carbono solo habría 4.000 millones almacenados en los microbios del mar, lo que reduce la cantidad del carbono almacenado en organismos vivos en un tercio

Los datos anteriores se basaban en datos de perforaciones en el fondo marino, pero Kallmeyer dice que la mitad del océano es muy pobre en nutrientes, por lo que no se podría extrapolar lo hallado a todos los océanos.

Durante 6 años los científicos recogieron muestras de áreas alejadas de costas e islas y encontraron que había cien mil veces menos células en sedimentos de sitios del océano abierto, llamados desiertos marinos debido a la extrema ausencia de nutrientes.

Un estudio que contribuye a tener un mejor retrato de la distribución de biomasa sobre la Tierra.

Por el olor se conoce la edad de una persona

General, Salud, biología Sin Comentarios

Dime cómo hueles y te diré que edad tienes. Un estudio publicado en el journal Plos One revela que los humanos, como otros animales, son capaces de distinguir las personas jóvenes de las viejas solo… por el olor.

Los olores corporales portan un sinnúmero de señales sociales debido a su complejidad, incluyendo información que ayuda a seleccionar una pareja adecuada y reconocer a los familiares. Como existen evidencias de que los animales pueden diferenciar grupos de edad basados en el olfato y científicos del Monell Chemical Senses Center en Filadelfia (Estados Unidos) querían probar si en los humanos funcionaba igual.

Fue así como utilizaron parches colocados en las axilas de camisetas para recoger el olor corporal de mujeres y hombres que los usaron para dormir durante cinco noches consecutivas. Luego de que esas personas, divididas en grupos de jóvenes –20 a 30 años- , edad media de 45 a 55 y mayores de 75 a 95, se le pidió a un grupo de voluntarios jóvenes oler las camisetas y decir la edad de quien la usó, así como calificar el grado de olor desagradable.

Los participantes, mujeres y hombres, lograron discriminar entre los tres niveles de personas que usaron las camisetas y contrario a la percepción anecdótica de que los viejos huelen peor hallaron que el olor de ese grupo era menos desagradable que el de los otros dos.

“Como es el primer estudio que mide la capacidad de las personas de determinar la edad por el olor, nos centramos en una pregunta muy cerrada y mucho permanece por ser explorado”, escribieron los autores. Por ejemplo, los mecanismos biológicos que producen los diferentes olores.

¿Deberían las mujeres comerse la placenta?

Psicología, Salud Sin Comentarios

Si muchas hembras de otras especies se comen la placenta tras parir, ¿por qué no es práctica común en las mujeres?

La placentofagia es un tema que trae de nuevo al tapete Mark Kristal, profesor de Psicología y Neurociencias en la Universidad de Buffalo, quien ha estudiado el tema por más de 40 años.

La ingestión de la placenta por los animales, así como del líquido amniótico, es común. ¿Qué beneficios trae? Aumenta la interacción madre-hijo, reduce el dolor del parto en la hembra y potencia circuidos opioides en el cerebro maternal que facilita el desarrollo de la conducta de atención materna al pequeño.

La crianza de niños incluye problemas diferentes, como la depresión postparto, la posibilidad de hostilidad de la madre al hijo, y los modelos animales no sirven, reconoció Kristal.

Ingerir la placenta podría ayudar contra esos problemas. Aunque existen reportes anecdóticos de placentofagia, no se ha estudiado el tema.

Pero el que no sea algo común como en otros animales quizás se deba a alguna ventaja adaptativa de no hacerlo. Eso no excluye analizar posibles beneficios, reportó el investigador en un artículo en Ecology of Food and Nutrition, en una edición dedicada por completo al tema de la placentofagia en humanos y animales no humanos, artículo escrito con Jean DiPirro y Alexis Thompson.

No se trata de alentar a las mujeres a comerse la placenta, sino a los científicos para que encuentren el posible beneficio con miras a posibles desarrollos farmacéuticos.

El tema parece loco, pero siembra inquietudes.

El cerebro viene diseñado para cuidar los niños

General, Neurociencias, biología Sin Comentarios

Alguna explicación tiene lo que asumimos como natural, como caído de quién sabe dónde.

Un estudio en Alemania, Italia y Japón mostró diferentes patrones de actividad en el cerebro de adultos que ven una imagen de un rostro infantil, aún cuando el niño no sea suyo. Es decir: parece que estamos predispuestos para cuidar de los niños.

Ver las imágenes de los pequeños parece activar en el cerebro de los adultos circuitos que reflejan la preparación para el movimiento y el habla así como sentimientos de recompensa.

Este hallazgo abre la posibilidad de que estudiar esta actividad aportará luces no solo a la respuesta de quienes cuidan niños, sino cuando esa respuesta falla, como en casos de negligencia con los niños o abuso.

“Estos adultos no tienen niños, pero las imágenes de las caras de niños activan lo que pensamos que puede ser una respuesta hondamente enraizada para acercarse al niño y cuidarlo”, dijo Marc H. Bornstein, Ph.D., cabeza del estudio.

Mientras los investigadores grababan la actividad cerebral de los participantes, estos no se movían ni hablaban. Así su actividad cerebral era típica de los patrones que preceden tales acciones como coger o hablarle a un niño, explicaron los investigadores.

El patrón de actividad podría representar un impulso biológico que gobierna las interacciones de los adultos con los niños pequeños.

De los resultados, los investigadores concluyeron que el patrón es específico hacia los niños humanos. Este no apareció cuando los participantes miraban fotos de adultos o de animales, así fueran animales pequeños.

Los hallazgos aparecen en el journal NeuroImage.

Ahora, dizque respirar engorda

Medicina, Salud Sin Comentarios

Si por respirar engordáramos, no cabríamos en este mundo, pero una nueva hipótesis sugiere que sí: que respirar aire contaminado engorda.

Un grupo de investigadores daneses cree el incremento de los niveles de dióxido de carbono (CO2) en el aire tornan nuestra sangre más ácida, reduciendo los niveles de pH. Cuando esto sucede, las células del cerebro, las neuronas orexina que regulan el apetito y son muy sensibles a la acidez de la sangre, aumentan su actividad y hacen que la persona coma más.

La hipótesis explicaría porqué muchos animales también han aumentado de peso en el último medio siglo. Citan el caso de ocho especies de animales, incluso de laboratorio, que han venido ganando peso en los últimos 50 años, cuando también han subido los niveles de CO2.

Los datos, según Devanjan Sikder, del Sanford-Burnham Medical Research Institute en Orlando, consultado por LiveScience, no apoyan tan aventurada hipótesis. Los médicos no han reportado un cambio en el pH sanguíneo, dijo. El cuerpo necesita mantener un pH sanguíneo de 7,35 a 7,45 para entregar la adecuada cantidad de oxígeno a los tejidos.

El cambio en el pH sugerido por los daneses no convence tampoco a David Katz, director del Prevention Research Center en Yale University School of Medicine. Un cambio de la magnitud sugerida por daneses, de alrededor de 0,1 no se daría en una persona con unos riñones y pulmones en buen funcionamiento.

Curioso, por lo menos.

De la gonorrea y otras resistencias

Genética, Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

Mucha gonorrea. Además de ser un verdadero problema para quien la padece, las noticias no son buenas: cada vez se hace más resistente a las medicinas para tratarla.

Investigadores comenzaron a ver casos de resistencia a un grupo de drogas, cefalosporinas, hoy la última línea de defensa contra esta infección en particular. ¿Qué pasa si se generaliza la falla?

El asunto, revelado en la edición de ayer del New England Journal of Medicine, enfatiza una problemática que cada vez inquieta más: la resistencia de las bacterias a los antibióticos.

En enero, por ejemplo, se encontró en la Antártida una cepa de E. coli con genes peligrosamente resistentes a las medicinas, como dice Scientific American. Esta bacteria es habitante del intestino humano.

En la India se reportaron casos de un tipo de tuberculosis que no responde a ningún medicamento.

Y en los hospitales de Nueva York comienzan a luchar contra una forma mortal de neumonía que resiste los poderosos carbapenémicos de última generación, al punto que la Academia de Ciencias de esa ciudad ha convocado a un seminario sobre el tema.

¿Qué sucede? La respuesta no proviene de una sola dirección, pues en la difícil situación inciden desde el abuso con los antibióticos en animales cercanos a los humanos, hasta el que han hecho las mismas personas, pasando por las nuevas condiciones ambientales del planeta mismo.

Antibióticos en el ganado serían una amenaza

Medicina, Salud 2 Comentarios

Desde las fincas y haciendas ganaderas podría estar activándose un arma contra los humanos: las bacterias, un problema al que no se le ha puesto la atención debida.

Bueno, no hasta ahora, al menos en ciertos países: alarmados por las señales de que el exceso de antibióticos aplicados a los animales en las granjas, algunos gobiernos comienzan a tomar medidas.

Y aunque no está claro si el uso excesivo de antibióticos en ellos puede crear resistencia bacteriana que se transmita a los humanos, la preocupación tiene sobradas razones de peso.

En las granjas industriales, los antimicrobianos se suministran con frecuencia a los animales para tratar infecciones o como medida profiláctica para prevenir la aparición de enfermedades. Existe una preocupación creciente de que el uso excesivo de esos medicamentos está ayudando a crear microbios resistentes, de la Salmonella a la Escherichia coli, que son más difíciles de tratar cuando atacan personas.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) está ahora protegiendo antibióticos claves, las cefalosporinas, que se emplean en humanos para tratar un rango amplio de condiciones médicas, incluida la neumonía.

A comienzos de año, la agencia informó que prohibiría ciertos usos de esa droga en animales como el ganado, los cerdos, pollos y pavos, pues su uso exagerado “probablemente contribuirá a cepas de ciertos patógenos resistentes a la cefalosporina”.

Si eso llegara a suceder en humanos, habría que tratarlos con medicamentos que hoy no son tan efectivos contra ciertas condiciones o que poseen efectos secundarios más notorios.

Las nuevas normas entrarán en vigencia en abril 5 y restringen esa clase de antibióticos a dos drogas específicas para uso de cirujanos veterinarios, ceftiofur y cephapirin, y prohíben su empleo profiláctico.

En animales como patos y conejos habrá mayor discrecionalidad para usarlas.

Como la mayoría de antibióticos se usan tanto en animales como en humanos, la FDA considera extremar el control sobre aquellos usados en las granjas. Por ejemplo, revisa las normas que prohibirían el uso de cualquier antimicrobiano para promover el crecimiento de los animales.

La Unión europea, que ya prohíbe el uso para estimular el crecimiento animal, fortalecerá también sus reglas. Los antibióticos solo podrán emplearse bajo prescripción veterinaria.

Pese a que es de pública aceptación que el abuso de antibióticos puede desencadenar la resistencia de los microbios, la evidencia que vincula los antibióticos usados en granjas con la resistencia en animales, es aún controversial.

La FDA y la World Organization for Animal Health, trabajan con la Organización Mundial de la Salud para ayudar a los países en desarrollo a mejorar la legislación que controle la distribución y uso de los antimicrobianos en animales.

Hoy más de 100 países carecen de legislación al respecto y esas drogas se venden como dulces.

Adaptado de Nature.

Así actúan ellos cuando las mujeres escasean

General, Psicología Sin Comentarios

Cuando escasean las mujeres, los hombres se tornan más impulsivos, ahorran menos y aumentan los créditos de acuerdo con un estudio de University of Minnesota’s Carlson School of Management.

“En otros animales vemos que cuando las hembras escasean, los machos se tornan más competitivos, compiten por un mayor acceso a las hembras”, explicó Vladas Griskevicius, profesor y cabeza del estudio. “¿Cómo compiten los humanos para acceder a parejas? Lo que se halla a través de las culturas es que los hombres a menudo lo hacen mediante el dinero, el estatus y diversos productos”.

Para examinar cómo la relación entre sexos afecta las decisiones económicas, los investigadores realizaron diversos experimentos en los que se creaban historias en las que había menos mujeres en su ciudad, o se disponían filas de fotos con mujeres y hombres en distintas cantidades.

En los distintos casos, ellos ahorraban menos, gastaban más y pedían más créditos en los casos en los que había menos mujeres.

“La economía nos dice que los humanos hacen decisiones midiendo cuidadosamente las opciones, no son como los animales”, dijo el investigador. “Pero tenemos mucho en común con otros animales. Algunas de nuestras conductas son más reflexivas y subconscientes. Vemos que hay más hombres que mujeres en nuestro ambiente y eso cambia automáticamente nuestros deseos, nuestros comportamientos, toda nuestra psicología”.

El estudio fue publicado en el Journal of Personality and Social Psychology.

Mientras que la relación entre los sexos no influyen en las decisiones económicas de las mujeres, sí moldean las expectativas de cómo los hombres deberían gastar su dinero al cortejarlas. Tras leer un artículo informándoles a mujeres que había más hombres que mujeres, ellas esperaban que los hombres gastaran más en citas para cenar, regalos del Día de San Valentino y anillos de compromiso.

“Cuando hay escasez de mujeres, ellas sentían que los hombres debían hacer algo diferente para conquistarlas”, dijo Griskevicius

En un ambiente con más hombres, ellos sentían que necesitaban gastar más en sus esfuerzos por conseguir pareja.

« Anteriores