La Tierra habría recibido poderosa radiación

12:21 am Astronomía, Física, General

Si el estallido fuera cerca  mal que le iría a la Tierra, pues se trata de las más poderosas explosiones conocidas: los estallidos de rayos gamma.

Astrónomos dicen que uno que se produjera a menos de 3.000 años luz de la Tierra, las consecuencias serían nefastas.

Pero un estallido así golpeó el planeta en el siglo VIII se acuerdo con investigadores. Aunque no se han encontrado restos espaciales, sí señales en la Tierra. Por fortuna, habría sido un poco más lejano que ese límite crítico.

Los indicios parecerían ser claros se desprende del reporte de dos astrónomos, Valeri Hambaryan y Ralph Neuhauser, del Astrophysics Institute of the University of Jena en Alemania, quienes publicaron sus resultados en el journal Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

En 2012, Fusa Miyake anunció la detección de altos niveles del isótopo carbono 14 y berilio 10 en tres anillos formados en el año 775, sugiriendo que un estallido de radiación golpeó el planeta entre 774 y 775.

Esos dos isótopos se forman cuando la radiación del espacio colisiona con átomos de nitrógeno, que se descomponen para formar aquellas formas pesadas del carbono y el berilio. Un análisis excluyó la posibilidad de una explosión de una cercana estrella masiva, una supernova, pues no hay registros de haber sido observada ni se han encontrado remanentes.

Miyake consideró si una explosión solar pudo ser la causa, pero no son tan poderosas como para explicar el exceso de carbono 14. Y tampoco hay registros de esos años de poderosas auroras que provocan esas explosiones solares.

Tras el anuncio, científicos señalaron un texto de la Crónica Anglosajona que describe un crucifijo rojo visto tras la puesta del Sol y sugirieron que podría ser una supernova. Pero los datos son de 776, muy tarde para explicar los datos del carbono 14. Tampoco hay restos de la supernova.

Hambaryan y Neuhauser tienen otra explicación: dos remanentes estelares muy compactos, llámense agujeros negros o estrellas de neutrones, colisionaron y se fusionaron. Cuando esto sucede, se libera parte de la energía en forma de rayos gamma, la parte más energética del espectro electromagnético que incluye la luz visible.

En esas fusiones, el estallido de rayos gamma es intenso pero corto, típicamente dura menos de dos segundos. Estos eventos se han visto en otras galaxias varias veces al año pero en contraste a los estallidos prolongados, sin luz visible correspondiente.

Basados en las mediciones de carbono 14, los astrónomos consideran que los rayos gamma que habrían golpeado en los años 774 o 775 se habrían originado en un sistema a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol.

Si están en lo cierto, eso explicaría la falta de restos de una supernova o el registro de la poderosa aurora. Otro trabajo sugiere que durante la explosión de rayos gamma de corta duración se emite luz visible que podría ser vista en un evento relativamente cercano. Solo sería observable unos días, pero es una pista para que los historiadores analicen.

También podrían buscar los astrónomos la fusión de un objeto, un agujero negro o estrella de neutrones de 1.200 años a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol pero sin las características señales de polvo y gas que suelen dejar los remanentes de supernovas.

En la imagen de Nasa/Dana Berry dibujo de una fusión de estrellas de neutrones.

Comentar

Su comentario

Puede usar: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Nota: Los comentarios pueden ser moderados por el autor.