El ejercicio podría agrandar el cerebro

12:21 am Genética, Salud, biología

Quizás nos atletas vienen programados, ¿o acaso se harán:

Investigadores de la Universidad de California en Riverside realizaron experimentos con ratones caseros y encontraron que aquellos que fueron criados durante docenas de generaciones para que les gustara más el ejercicio, tenían regiones medias del cerebro más grandes que aquellos que no fueron criados de ese modo.

En el laboratorio de Theodore Garland se midió la masa cerebral de esos ratones, criados para que se ejercitaran mucho voluntariamente en la rueda giratoria, y analizaron imágenes cerebrales de alta resolución.

Fue así como encontraron que el volumen del cerebro medio, una pequeña región que procesa información para los sistemas visual, auditivo y motor, era 13% más grande en esos ratones atléticos que en el grupo de control.

“De lo que sabemos, este es el primer ejemplo en el cual se ha demostrado que la selección por un rasgo particular de la conducta de un mamífero ha derivado en el tamaño de una región específica del cerebro”, dijo Garland.

Los resultados fueron publicados en el Journal of Experimental Biology.

La selección por ese rasgo se ha mantenido en el laboratorio por casi 20 años, unas 65 generaciones de ratones.

Para analizar la masa cerebral y el volumen en las muestras, se seccionaron los cerebros en dos regiones, el cerebelo, crucial para el control del movimiento, y áreas ‘no-cerebelares’. Luego pesaron cada una por separado.

El cerebelo es importante para la coordinación, el cerebro medio lo es para el aprendizaje de la gratificación, la motivación y el refuerzo de conductas. Estudios previos han demostrado en mamíferos y aves que cerebros más grandes tienen mayor índice de supervivencia en ambientes nuevos.

Las implicaciones en humanos no están claras por ahora. “Es posible que las diferencias individuales en la inclinación o capacidad para el ejercicio en las personas esté asociadas con diferencias individuales en el tamaño del cerebro medio, pero no se ha estudiado”.

“Si fuera posible tomar imágenes de la región cerebral media de bebés antes de que comiencen a ejercitarse y rastrearlos el resto de sus vidas, podría ser que las diferencias inherentes, genéticas detectadas tras el nacimiento influirían en cuánto podrían hacer ejercicio en la edad adulta.”, dijo.

Comentar

Su comentario

Puede usar: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Nota: Los comentarios pueden ser moderados por el autor.