Lo pequeño también llena

General, Psicología, Salud Sin Comentarios

Más y más investigaciones muestran que en comer de más la sicología juega un papel bien importante. Las costumbres, por ejemplo, parecen dominarnos a la hora de comer y de comer de más.

¿Cuánto chocolate debe usted comer para sentirse satisfecho? Mucho menos de la mitad de lo que se acostumbra, según un reciente estudio de Cornell University sobre los llamados antojos o snacks.

Con pedazos de chocolate, torta de manzana y tajadas de papa, Ellen van Kleef, Mitsuru Shimizu y Brian Wansink diseñaron un estudio para determinar si cuando a las personas se les daba una menor porción se sentirían hambrientas o satisfechas a los 15 minutos.

Se examinaron dos grupos con diferentes tamaños de porciones. A uno se le dio 100 gramos de chocolate, 200 de la torta y 80 de las papas, todos algo más que la porción recomendada. Equivalía 1.370 calorías de alimentos golosina.

Al otro se le dieron 10, 40 y 10 gramos respectivamente, para 195 calorías. A cada grupo se le permitió que tomara el tiempo necesario para comérselos.

Tras las preguntas que se les hicieron luego, los resultados mostraron que las porciones pequeñas son suficientes para brindar una satisfacción tal como las más grandes.

Esto refleja la importancia del tamaño de las porciones. Mientras las más grandes derivan en mayor ingestión de comida, las más pequeñas proporcionan igual satisfacción y sensación de llenura.

Y las más pequeñas conducen a menos hambre y deseo de comer que ayudaría a limitar la ingestión diaria de comida.

¿Interesante, no? Otra cosa es lograr que eso se vuelva costumbre.

Cómo no morir congelado en Siberia

General, Genética, biología Sin Comentarios

Cuando se habla de Siberia pareciera que un viento gélido nos llegara de lejos para congelarnos todo el cuerpo. Frío, nieve, hielo, tierras lejanas. En todo eso se piensa.

Y aunque eso puede ser verdad, la región ha estado poblada desde hace miles de años, mostrando que la vida allí florece. ¿Pero cómo?

Un estudio de nativos de Siberia presentado a comienzos de año mostró que la selección natural ayudó a la gente a adaptarse al frígido norte. Los hallazgos indicaron también que diferentes poblaciones se adaptaron de distinta manera.

Siberia ocupa como el 10% de la masa terrestre, pero contiene solo como el 0,5% de la población mundial: unos 35 millones de personas. No es de extrañar: en enero las temperaturas promedio llegan a -25°. Genetistas tomaron muestras de una docena de grupos indígenas. Uno de ellos, los teleutas, descendientes de un grupo de criadores de caballos y ganado alguna otrora poderoso, conocidos también por sus habilidades para fabricar objetos de cuero, están en riesgo de desaparecer: solo quedan unos 2.000.

En 2010 un estudio de Anna Di Rienzo y colegas de la Universidad de Chicago encontró que los genes UCP1 y UCP3 tendían a estar más activos en dos poblaciones siberianas. Esos genes ayudan a almacenar la grasa corporal para producir calor en vez de energía muscular para los músculos y las funciones del cerebro.

El nuevo estudio tomó muestras de 10 grupos de casi todas las poblaciones de la región. La estudiante Alexia Cardona del grupo de genética de Toomas Kivisild en University of Cambridge, y colegas, analizaron unas 200 muestras de ADN en busca de genes que ayudaran a los humanos a adaptarse al frío.

Cardona usó varias técnicas para detectar señales de selección natural en el genoma humano, o sea genes que han favorecido la evolución al ayudar a las personas a sobrevivir y reproducirse. Encontró 3: el ya reportado UCP1 y variantes de dos nuevos, ENPP7 y PRKG1, que también parece tuvieron una selección positiva.

Los hallazgos muestran que en los más de 25.000 años que los humanos modernos han vivido en Siberia, varias personas se han adaptado al clima frío de la región y las fuentes de alimento basadas en la carne a través de la selección sobre múltiples genes que controlan varios mecanismos biológicos.

Todo un logro.

Foto de habitante chukchi al norte de Siberia

Avances en enfermedades olvidadas

General, Salud Sin Comentarios

La enfermedad del gusano de Guinea podría ser la segunda en ser erradicada en los últimos años, tras la polio, que aún muestra algunos pocos focos de resistencia.

No parece ser la única. Un informe de la Organización Mundial de la Salud reportó un progreso sin precedentes contra las enfermedades tropicales olvidadas, gracias a nuevas estrategias de salud pública, mejor abastecimiento de medicamentos de bajo costo y el apoyo mundial.

Son 17 enfermedades que están a punto de ser controladas o, como decía, erradicadas.

Pero hay otras que siguen siendo el coco de la salud de los países en vías de desarrollo y los más atrasados, como la enfermedad del sueño y la leishmaniasis visceral, muy difíciles de tratar.

El reporte, citado por SciDev.net, indica que la úlcera de Buruli, la enfermedad de Chagas y el pian -infección bacteriana de la piel- no cuentan con todas las herramientas para su control, requiriéndose más atención en el control de los vectores que transmiten el dengue, Chagas y leishmaniasis.

“Podemos confiar en que se cumplirán los objetivos de erradicar la enfermedad del gusano de Guinea en 2015 y el pian en 2020”, dijo a SciDev.net Jean Jannin, coordinador del equipo de Manejo Innovador e Intensificado de Enfermedades de la OMS.

Existen además buenas posibilidades de eliminar la leishmaniasis de Bangladesh y Sudán hacia 2020.

Todo esto pese a que países industrializados siguen ignorando estas enfermedades llamadas de los pobres:

“Solamente el 0.12 por ciento de los US$28 millones con los que la comunidad de donantes contribuyó a la salud mundial en 2010 fue asignado a estas enfermedades”, indicó a SciDev.net Jeremiah Norris, director del Centro para la Ciencia en Políticas Públicas del Instituto Hudson de los Estados Unidos.

Las enfermedades olvidadas afectan al menos a 1.400 millones de personas.

En la foto, un gusano sale por el pie de un paciente infectado con el gusano de guinea.

¿De qué color era el pelo de Cristóbal Colón?

General, Genética, Tecnología Sin Comentarios

¿De qué color eran los ojos de Cristóbal Colón o los de Miguel Ángel? ¿Y cuál era el color del pelo de Leonardo da Vinci?

Puede que existan referencias y dibujos, pero ¿certezas? Y ¿los ojos de Bolívar?

Científicos lograron, mediante el uso de ADN identificar el color de ojos y cabellos de personas muertas hace cientos de años, algo que podría venir bien a la idenificación de víctimas tan necesitada en países como Colombia.

Sí: al comparar los genomas de miles de personas, identificaron variaciones genéticas en 24 puntos del genoma humano ligadas al color de ojos y pelo. Ahora científicos polacos y holandeses desarrollaron más el sistema para conocer además la apariencia de las personas que fallecieron hace tiempo.

“Somos capaces de conocer la apariencia de personas que murieron hace cientos de años”, dijo a LiveScience Wojciech Branicki, genetista del Institute of Forensic Research y Jagiellonian University en Cracovia, Polonia.

Los investigadores analizaron el ADN del general Wlasdyslaw Sikorski, nacido en 1881 y muerto en 1943 en la II Guerra Mundial, comandante en jefe de las fuerzas armadas polacas y primer ministro del gobierno polaco en el exilio. Murió en un accidente de aviación en Gibraltar.

Al analizar genes de uno de sus dientes, confirmaron que tenía ojos azules y pelo rubio, como muestran retratos pintados varios años después de su muerte.

“Este sistema puede ser usado para resolver controversias históricas donde no existan fotografías a color ni otros registros”.

Su sistema, llamado HirisPlex, puede predecir los colores azul o café del ojo con una precisión del 94%. Cuando se trata del color del cabello la exactitud es del 69,5% para el rubio, 78,5 para el café, 80% para el rojo y 87,5 para el negro.

Para las muestras medievales, en la que el ADN está relativamente degradado, el sistema logra predecir el color en restos de unos 800 años de antigüedad.

Los investigadores identificaron una misteriosa mujer de los siglos 12 a 14 enterrada en la cripta de Benedicto Abbey en Tyniec, cerca a Cracovia, en donde se esperaba que solo hubiera restos de monjes. Los resultados sugieren que su pelo tenía color rubio oscuro o café y ojos cafés.

En la foto, el cráneo del general polaco Sikorski, cortesía Jolanta Draus-Barini, Susan Walsh, Ewelina Pospiech, Tomasz Kupiec, Henryk Glab, Wojciech Branicki and Manfred Kayser

Una cara de matón no siempre es real

General, Psicología, biología Sin Comentarios

Nos ha pasado a todos: vemos alguien que viene con cara de pocos amigos y, dependiendo del sitio u hora, sentimos cierto susto. O ese rostro no nos parece de fiar.

Pero un estudio encabezado por Mireia Esparza, del Departamento de Biología de la Universidad de Barcelona y publicado en Plos One no halló evidencias significativas de la asociación entre la forma del rostro y la agresión en hombres.

La muestra contempló 5.000 individuos de 94 poblaciones humanas de diversas regiones del mundo.

El estudio suministra nuevos datos científicos para rechazar la hipótesis de la asociación entre la forma de la cara con conductas antisociales y criminales, que tuvo gran auge a mitad del siglo XIX y ha resurgido con fuerza en los últimos años.

Con la amplia muestra los investigadores pudieron tener un estimado global de la forma facial y desarrollar un análisis preciso considerando rasgos distinguibles. Los expertos se basaron en el estudio de la relación ancho vs. altura del rostro como posible predictor de conductas agresivas en poblaciones de hombres.

Para Esparza esa relación es un buen indicador de la forma del rostro y ha sido usado en estudios previos sobre el tema.

Los resultados del estudio apoyan conclusiones previas que no prueban la relación entre esa relación y la agresión. “Este estudio va más allá. La metodología usada está basada en medidas craneofaciales y coordenadas craneales en 2D y 3D, por lo que provee resultados más precisos que otros.

Acetaminofén: una bonita manera de intoxicar el hígado

Medicina, Salud Sin Comentarios

Hay personas que se matan de una, otros que se matan lentamente. Unos que se mueren sin darse cuenta, otros sufriendo gota a gota.

Pero ojo con el acetaminofén, tan buen amigo que lo vemos: es una buena y tal vez no tan bonita manera de morir por envenenamiento del hígado.

Un informe de la FDA indica que más de 600 medicamentos contienen acetaminofén, tanto prescritas como de venta libre, para aliviar el dolor como para rebajar la fiebre.

Si se toman de manera correcta, no hay problemas. Pero si se abusa, sobreviene un daño hepático severo.

Hoy se ingiere este ingrediente activo por todo: que la gripa, que duele la cabeza, que el cansancio, que esto y aquello.

Alivia, recuerda la FDA, el dolor moderado de cabeza, muscular, menstrual, de garganta, de diente, en la espalda y también aminora la fiebre. Es común que se use en combinación con más de un ingrediente para tratar más de un síntoma (para la gripa venden cápsulas de doble, triple y no se cuántas más acciones).

Muchos no saben esto o no le prestan atención. Fathia Gibril, supervisora médica de la FDA explica que “si usted ingiere más de una medicina al tiempo, puede estar en riesgo de dañar su hígado”.

Los síntomas por sobredosis de acetaminofén pueden tardar días en aparecer y a veces se confunden con los del resfriado. El máximo recomendado para adultos es 4.000 miligramos por día.

No es un juego. En enero de 2011 la FDA reportó que la mitad de las sobredosis por prescripción de medicinas que contenían acetaminofén respondían por casi la mitad de los casos de daño hepático por uso de ese principio activo en Estados Unidos.

La situación es peor cuando se ingiere alcohol mientras se toma acetaminofén: más de tres bebidas al día hacen la diferencia.

¿Ya ensayó el trasplante fecal?

Medicina, Salud Sin Comentarios

Del tema ya nos habíamos ocupado. Los investigadores médicos que la habían ensayado no entendían porqué no se adoptaba la técnica ni se investigaba más.

Ya hay luces al respecto: el trasplante fecal, en el cual heces de una persona son puestas en los intestinos de otra, supera con creces el uso de antibióticos en tratar infecciones recurrentes de Clostridium difficile, una bacteria que provoca diarrea severa.

Es la primera vez que una técnica poco ortodoxa, que puede generar expresiones de sorpresa, asco y rechazo, demuestra su efectividad en estudios clínicos, en los cuales los pacientes recibían al azar distintos tipos de terapias.

Fue tal el éxito que los ensayos terminaron antes de lo previsto, según los resultados publicados en el New England Journal of Medicine.

Los trasplantes fecales buscan restaurar la salud de la bacteria intestinal que normalmente debería contener los ataques de C. difficile. Pese a su poco llamativa naturaleza, han sido usados en cientos de pacientes, más del 90% de los cuales se recuperó.

“Quienes hemos estado haciendo este procedimiento por algún tiempo no necesitamos convencernos más, pero la extensa comunidad médica necesita todas estas etapas”, dijo Alexander Khoruts, gastroenterólogo de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, quien no participó del estudio, citado por Nature.

“Es una situación inusual en la que tenemos más de 50 años de experiencia mundial y más de 500 casos publicados y solo ahora aparece este estudio”.

Els van Nood, investigador de medicina interna en la Universidad de Amsterdam, coautor del estudio, dijo que médicos y pacientes son a veces reluctantes a ensayar la técnica. “Pero teníamos tantas recurrencias que no podían ser aliviadas y cuando comenzamos la terapia fecal funcionó sorprendentemente”. “No tuvimos inconveniente para convencer nuestra comisión ética”, agregó.

En el estudio, encabezado por Josbert Keller, gastroenterólogo de la Universidad de Amsterdam, se reclutaron 43 pacientes a los que no les funcionó la terapia con antibióticos. Al azar, unos recibieron el trasplante y otros el régimen de dos semanas con vancomicina. Las heces se tomaron de 15 donantes sanos y fueron escaneadas para evitar enfermedades transmisibles.

El trasplante se hizo mediante infusión fecal a través de un tubo de la nariz al intestino delgado.

La infusión curó 14 de 16 pacientes, mientras la vancomicina alivió 7 de 26.

En Colombia los casos por C. difficile han venido en aumento, como en muchos otros países del mundo. Un mal que afecta especialmente la población adulta.

Producirán camello tipo farmacia

Genética, Salud, biología 1 Comentario

No parecen tener nada en común un camello, la insulina ni la hemofilia, pero podrían tenerlo pronto, tal vez a finales de año.

Científicos en Dubai trata de crear un camello modificado genéticamente para que en su leche produzca proteínas farmacéuticas que permitan manufacturar medicinas más baratas para el Oriente Medio y el norte de África, reveló SciDev. Entre estas, insulina, factor de coagulación y hemofilia.

El desarrollo lo encabeza Nisar Wani, jefe del Reproductive Biology Laboratory at en el Camel Reproduction Center, Dubai, Emiratos Árabes Unidos.

El costo de la leche de camello es similar a la de vaca en los mercados de la región, pero la primera va mejor con los climas locales, dijo Wani. Los camellos son muy resistentes a enfermedades, fáciles de mantener en el clima de la región y más eficientes en transformar el alimento en masa corporal.

“Estamos creando células de camello modificadas con ADN exógeno para empelar en la producción de animales transgénicos clonados”. “Espero que por primera vez podamos transferir los embriones transgénicos a madres subrogadas a fines de año”.

Wani no sabe cuándo nacerá el primer animal transgénico pues la tasa de partos de embriones clonados es de solo 5% y se vuelve menor “cuando se utilizan células transgénicas”, agregó.

El científico explicó que ya han superado algunas barreras pero aún requieren mucho trabajo antes de lograr el objetivo.

Para Serge Muyldermans,, de Vrije University en Bélgica, lo que hacen en Emiratos es repetir lo que se ha logrado con el ganado y las cabras.

“Las vacas son mejores para producir proteína transgénica porque producen más leche”, dijo. “Pero los camellos pueden ser tenidos en zonas áridas y vivir en condiciones difíciles, por lo que pueden ser mejores para el Oriente Medio”.

La Tierra habría recibido poderosa radiación

Astronomía, Física, General Sin Comentarios

Si el estallido fuera cerca  mal que le iría a la Tierra, pues se trata de las más poderosas explosiones conocidas: los estallidos de rayos gamma.

Astrónomos dicen que uno que se produjera a menos de 3.000 años luz de la Tierra, las consecuencias serían nefastas.

Pero un estallido así golpeó el planeta en el siglo VIII se acuerdo con investigadores. Aunque no se han encontrado restos espaciales, sí señales en la Tierra. Por fortuna, habría sido un poco más lejano que ese límite crítico.

Los indicios parecerían ser claros se desprende del reporte de dos astrónomos, Valeri Hambaryan y Ralph Neuhauser, del Astrophysics Institute of the University of Jena en Alemania, quienes publicaron sus resultados en el journal Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

En 2012, Fusa Miyake anunció la detección de altos niveles del isótopo carbono 14 y berilio 10 en tres anillos formados en el año 775, sugiriendo que un estallido de radiación golpeó el planeta entre 774 y 775.

Esos dos isótopos se forman cuando la radiación del espacio colisiona con átomos de nitrógeno, que se descomponen para formar aquellas formas pesadas del carbono y el berilio. Un análisis excluyó la posibilidad de una explosión de una cercana estrella masiva, una supernova, pues no hay registros de haber sido observada ni se han encontrado remanentes.

Miyake consideró si una explosión solar pudo ser la causa, pero no son tan poderosas como para explicar el exceso de carbono 14. Y tampoco hay registros de esos años de poderosas auroras que provocan esas explosiones solares.

Tras el anuncio, científicos señalaron un texto de la Crónica Anglosajona que describe un crucifijo rojo visto tras la puesta del Sol y sugirieron que podría ser una supernova. Pero los datos son de 776, muy tarde para explicar los datos del carbono 14. Tampoco hay restos de la supernova.

Hambaryan y Neuhauser tienen otra explicación: dos remanentes estelares muy compactos, llámense agujeros negros o estrellas de neutrones, colisionaron y se fusionaron. Cuando esto sucede, se libera parte de la energía en forma de rayos gamma, la parte más energética del espectro electromagnético que incluye la luz visible.

En esas fusiones, el estallido de rayos gamma es intenso pero corto, típicamente dura menos de dos segundos. Estos eventos se han visto en otras galaxias varias veces al año pero en contraste a los estallidos prolongados, sin luz visible correspondiente.

Basados en las mediciones de carbono 14, los astrónomos consideran que los rayos gamma que habrían golpeado en los años 774 o 775 se habrían originado en un sistema a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol.

Si están en lo cierto, eso explicaría la falta de restos de una supernova o el registro de la poderosa aurora. Otro trabajo sugiere que durante la explosión de rayos gamma de corta duración se emite luz visible que podría ser vista en un evento relativamente cercano. Solo sería observable unos días, pero es una pista para que los historiadores analicen.

También podrían buscar los astrónomos la fusión de un objeto, un agujero negro o estrella de neutrones de 1.200 años a entre 3.000 y 12.000 años luz del Sol pero sin las características señales de polvo y gas que suelen dejar los remanentes de supernovas.

En la imagen de Nasa/Dana Berry dibujo de una fusión de estrellas de neutrones.

¿Reduce la marihuana el cociente intelectual?

Neurociencias, Salud, biología 1 Comentario

Que sí, que no. Parecemos deshojando una margarita. Que la marihuana hace, daño, que no. Que lo así, que lo hace asá. Y esto lo que pone de presente es la dificultad de difundir la ciencia al tenerse que presentar estudios sin contar la otra cara de la moneda.

Bien, un estudio publicado en agosto sugería que la marihuana reducía en varios puntos y para siempre el coeficiente intelectual de los adolescentes. Un nuevo estudio publicado en Proceedings ot the National Academy of Sciences sugiere que factores relacionados con la clase económica y la vida en el hogar, no el uso de la marihuana, son los que pueden incidir en la caída del CI.

Los investigadores del nuevo estudio no tuvieron acceso a los datos del otro basado en una cohorte de adolescentes neozelandeses. En ves de eso, Ole Rogeberg, economista del Frisch Center en Noruega usó una simulación de computador para demostrar que, en teoría, los mismos efectos sobre el CI podrían ser explicados por los factores socioeconómicos que provocan conductas reductoras del coeficiente. Los nuevos resultados le echan leña al fuego de la discusión sobre los daños permanentes de la marihuana.

“Los tipos de ambientes en los que uno se mueva afectan el CI”, dijo Rogeberg. La buena educación y trabajos retadores pueden mejorar la inteligencia, pero “si la gente no tiene acceso a ellos o se sale de tales ambientes, tenderán a ver una declinación en el CI, y serán además del tipo de personas que tienen a fumar marihuana en la adolescencia”.

El estudio original no descartó la posibilidad de que otros factores pudieran tener un rol en el vínculo entre CI y uso de marihuana, dijo Susan Tapert, citada por LiveScience, neuróloga de la Universidad de California en San Diego, quien no participó en la investigación.

El estudio inicial, de Madeline Meier, Terrie Moffit y Avshalom Caspi de Duke University, se basó en una gran cantidad de datos de una cohorte de 1.037 personas de Dunedin, Nueva Zelanda, seguidos durante más de 3 décadas. El estudio siguió los sujetos desde los 7 años en adelante, sometiéndolos a pruebas de CI, muestras de sangre y entrevistando sus padres y profesores.

La investigación halló que la marihuana disminuía el coeficiente intelectual hasta en 8 puntos en aquellos que consumían mucha marihuana. Esta no tenía efecto si el vicio se cogía en la edad adulta, lo que sugiere que el daño afectaba cerebros en desarrollo.

Pero la clase socioeconómica y la estructura familiar también puede cambiar en el tiempo el CI.

Rogeberg creó un modelo matemático para ver si el efecto aparente de la marihuana podía ser explicado por factores socioeconómicos. Y encontró que sí.

¿Entonces qué?

« Anteriores