Cómo generar electricidad con la mandíbula

Física, General Sin Comentarios

Masque y mientras más lo haga, mejor que así ahorra energía.

Científicos en Canadá desarrollaron un dispositivo que puede recoger la energía de los movimientos de la mandíbula, suficiente para cargar pequeños equipos implantados en el cuerpo como implantes cocleares.

Así se podría generar energía mientras se masca y también mientras se conversa. El avance apareció en el journal Smart Materials and Structures.

Se ha demostrado que los movimientos de la mandíbula son uno de los candidatos promisorios para generar electricidad a partir de los movimientos del cuerpo humano, estimando los investigadores que se podrían generar 7mW solo al masticar comidas.

Para almacenar la energía, los científicos de Sonomax-ÉTS Industrial Research Chair en In-ear Technologies (CRITIAS) at École de technologie supérieure (ÉTS) en Montreal, Canadá, crearon una banda para la barbilla a partir de compuestos de fibra piezoeléctrica.

Este es un tiempo de material inteligente piezoeléctrico compuesto por electrodos integrados y una matriz de polímero adhesiva. Este material es capaz de producir una carga eléctrica cuando se estira y está sujetada a estrés mecánico.

En el estudio crearon una banca con una sola capa de CFP y la unieron a un par de orejeras mediante un par te tiras elásticas. Para asegurar el máximo desempeño, la banda de la barbilla se amarró ajustada para que cuando la persona moviera la mandíbula hiciera que se estirara.

Al sujeto se le pidió mascar goma durante 60 segundos mientras usaba el montaje y los científicos medían diferentes parámetros.

La cantidad máxima de poder que se puede recoger de ese movimiento era de unos 18 microvatios (µW) pero considerando el montaje óptimo el poder era de unos 10. Como lo máximo que se logró al mascar fueron unos 7 microvatios, por lo que aún queda trabajo para llegar al óptimo, dijo Aidin Delvanaz, coautor.

Lo logrado no alcanzaría a accionar los dispositivos en el cuerpo, pero se puede mejorar mucho aumentando capas del CFP: 20 con grosor de 6 milímetros serían capaces de accionar un protector de oídos de 200 µW.

Ciencia para reír un rato: los Ig Nobel

General Sin Comentarios

Los riesgos mentales de poseer un gato o las propiedades curativas de un tampón… nasal. O estudiar hacia cómo están alienados los perros cuando orinan.

Investigaciones que recibieron este año los premios Ig Nobel que entrega la revista Annals of Improbable Research con algunas dependencias de la universidad de Harvard.

Sí, los Ig Nobel, conocidos por premiar investigaciones serias que al comienzo hacen reír, pero después… ponen a pensar.

¿Quiénes fueron los ganadores 2014 de estos galardones entregados la semana pasada?

Hynek Burda de la Universidad Checa de Ciencias d ella Vida en Praga y colegas recibieron el premio por su investigación en la que tras analizar 70 perros concluyeron que mientras defecaban u orinaban los perros a veces alinean su cuerpo con el eje geomagnético de la Tierra.

Kiyoshi Mabuchi y colegas obtuvieron el reconocimiento en física por un estudio que midió la cantidad de fricción entre un zapato y una cáscara de banano y entre la cáscara y el piso cuando una persona se para en aquella.

Un estudio sobre qué pasa en el cerebro de aquellos que dicen ver a Jesús en una tostada quemada mereció la distinción en neurociencias para el sicólogo Kang Lee, de la Universidad de Toronto y colegas. Esa situación, concluyeron puede ser una función normal del cerebro. El estudio fue publicado en Cortex en abril.

En salud pública el premio fue compartido por tres grupos:

Jaroslav Flegr, de la Universidad Charles en República Checa y colegas cuyo estudio sugiere que la toxoplasmosis puede provocar cambios de personalidad en mujeres jóvenes y, en otro estudio, aumentar el riesgo de esquizofrenia en hombres.

Por su parte Lisa Seyfried de la Universidad de Michigan y colegas descubrieron que 41% de 750 pacientes con mordeduras por gatos se deprimen, una extraña correlación según el coautor David Hanauer.

Un tampón nasal a partir de tiras de carne de cerdo que curó una hemorragia nasal en un niño con problemas serios de salud ganó el Ig Nobel de Medicina. Fue realizado por James Dworkin de Michigan State University.

Los ganadores son seleccionados por los editores de Annals of Improbable Research. Esta vez se recibieron cerca de 9.000 nominaciones.

En Sicología ganaron Peter Jonason y colegas por haber hallado evidencias contundentes de que quienes se levantan tarde son más manipuladores y hasta con tendencias sicópatas que quienes lo hacen temprano.

En nutrición Raquel Rubio y colegas por la caracterización del ácido láctico aislado en las heces de bebés como potencial probiótico para cultivos de salsas fermentadas.

El premio Ártico fue para Eigil Reimers y colegas quienes estudiaron cómo los renos reaccionan ante humanos disfrazados de osos polares.

Lograron comunicación entre cerebros vía internet

General 2 Comentarios

Cortesía Plos One

¿Comunicación cerebro a cerebro? Aterrice, por favor.

Un momento: lo que parecía una locura puede ser posible.

Un grupo internacional de neurocientíficos e ingenieros robóticos demostraron la viabilidad de una comunicación directa entre humanos cerebro a cerebro, pero con un ingrediente adicional: no estaban uno al lado de otro. ¡Los separaban 5.000 kilómetros!

El avance fue publicado en Plos One. Fue un éxito.

“Queríamos averiguar si se podrían comunicar dos personas mediante la lectura de la actividad cerebral de una persona e inyectándola en el cerebro de otra”, explicó Alvaro Pascual-Leone, MD, PhD, director del Berenson-Allen Center for Noninvasive Brain Stimulation en Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) y profesor de neurología en Harvard Medical School.

En el equivalente neurocientífico de un mensaje instantáneo, Pascual-Leone junto a Giulio Ruffini y Carles Grau leading del Starlab en Barcelona, y Michel Berg, del Axilum Robotics, en Estrasburgo, Francia, transmitieron con éxito las palabras hola y ciao un una transmisión por medio de computador de una ciudad en India a otra en Francia mediante un electroencefalograma vinculado a internet y tecnologías de imágenes de estimulación magnética transcraneanas.

En este estudio, diferente a otros previos de persona a computador, los investigadores agregaron un segundo cerebro humano al otro lado del sistema. Participaron 4 personas sanas de 28 a 50 años. Una fue asignada a una interfaz y fue el que envió las palabras. Los otros 3 en otra interfaz para recibir los mensajes y entenderlos.

Con los electroencefalogramas el equipo tradujo las palabras hola y ciao en un código binario y enviaron por mail el resultado de India a Francia. Allí una interfaz de computador transmitió el mensaje al cerebro de los receptores a través de estimulación no invasiva. Las personas lo experimentaron como fosfenos, rayos de luz en su visión periférica. La luz apareció en secuencias numéricas que les permitieron decodificar la información en el mensaje, y a la vez que no reportaron sentir algo recibieron correctamente el mensaje.

Otro experimento se hizo entre España y Francia con una tasa de error del 15%, 11 en la decodificación y el resto en la codificación.

Los jugadores de la primera división corren menos

General, biología Sin Comentarios

Puede que los jugadores de la liga principal ‘dejen’ todo sobre el terreno de juego, pero en verdad son los de las otras ligas menores los que corren más.

Eso al menos en la Liga Premier en Inglaterra, lo cual no estaría muy distante de las demás ligas de fútbol profesional del planeta.

Aunque son los de la liga principal los que ganan más, incluso sumas astronómicas, un estudio de la Universidad de Sunderland mostró que son los jugadores de la segunda y tercera categoría los que corren más en la cancha y con una mayor intensidad.

La investigación, publicada en el journal Human Movement Science, analizó 300 futbolistas en la Liga Premier, el Campeonato y la Liga Uno (las dos de ascenso). Primera vez que se hace tal comparación.

Se encontró que aquellos en la Liga Uno corren más y con mayor intensidad que aquellos del Campeonato. Lo mismo es valedero cuando los del Campeonato son comparados con los de la Premier. Para los científicos, eso podría deberse al estilo de juego largo practicado: patee y corra.

Los académicos encontraron, sin embargo, que los de la Liga Premier hacen más pases del balón y más exitosos. También reciben el balón con mayor frecuencia y realizan más toques que los de las categorías siguientes.

Esto parece reforzar la creencia de que los jugadores de mayor nivel tienen mayor capacidad técnica y no emplean la táctica del juego largo.

Se detectó, además, que cuando un jugador va de la Premier a la liga del Campeonato, comienzan a correr una distancia mayor y con más intensidad. Pero cuando el cambio es al revés, del campeonato a la Premier, no cambian los niveles de carrera ni la intensidad.

Ciencia vs. periodismo o… ¿ciencia y periodismo?

General Sin Comentarios

A raíz del debate suscitado por el caso del científico Raúl Cuero se han escuchado denuncias de los científicos de que los periodistas no averiguan bien quién es el científico.

Estos acusan al investigador de no ser amigo de hablar con la prensa. Y en medio, surgen dos inquietudes básicas:

¿Quién tiene el deber de informar primero: el científico o el periodista?

¿Están capacitados los periodistas para hablar de ciencia?

Presentamos, para dar luces sobre las distintas posiciones, lo que dicen dos investigadores. Uno, Jorge Iván Zulauga, mediante entrevista con él; la otra, Carolina Murcia, mediante un intercambio cordial de mensajes electrónicos.

Jorge Iván Zuluaga, Universidad de Antioquia:

¿Están interesados los científicos en general en divulgar lo que hacen?

“Yo creo que los científicos tienen muchas preocupaciones de entrada en medio de lo que hacen. El proceso de preparación de artículos científicos, elaboración proyectos de investigación, respuesta a pares revisores y evaluación de otros artículos es tan extenuante que poco tiempo queda para dedicarse seriamente a la divulgación de lo que hacen. En algunos casos, como el nuestro, incluimos dentro del proceso de investigación mismo un espacio exclusivo para generar comunicados de prensa sobre todo lo que hacemos. Muchas instituciones científicas en el mundo lo hacen así y tienen equipos de científicos y divulgadores expertos en hacerlo. En Colombia hace falta mucho más apoyo de las divisiones de comunicaciones para ayudar a los científicos en esta etapa del proceso de investigación”.

¿Cómo ha sido tu relación con los periodistas? ¿Saben abordar los temas?

“Regular. De la misma manera que se encuentra uno con periodistas informados se encuentra uno con personas que no están (aparentemente) preparados para tratar estos temas con el debido rigor. No creo que sea culpa de ellos o falta de formación profesional, sino que como decía Angela Posada en estos días, pasar de cubrir la vuelta a Colombia a hablar de Astrofísica es difícil. Los periodistas en Colombia son contratados y entrenados para hablar de temas “cualitativos” muy amplios”.

¿Saben los comunicadores y periodistas qué es ciencia?

“Yo creo que sobre la ciencia existe una mitología muy compleja en la sociedad. No es raro. Los científicos somos en general muy retraídos socialmente. Tenemos nuestra propia cuota de culpa. Como dije antes también hay razones para ello: la ciencia requiere un esfuerzo muy grande. Para mí es fundamental que se hable mucho más de ciencia en los medios de comunicación de gran impacto, pero que se hable bien, mencionando fuentes, citaciones, utilizando el lenguaje de la misma ciencia. Con el tiempo la gente empezaría a entender mejor la dinámica de las sociedades científicas. En el caso de los periodistas es importante que cualquier periodista haga al menos un seminario en su vida no sobre química, biología o astrofísica, sino sobre cómo funciona realmente la ciencia, cómo se investiga, qué es la verdad científica, cómo se verifica la veracidad de un descubrimiento, quién dice la verdad y quién no en la ciencia”.

Carolina Murcia, Directora Científica Organization for Tropical Studies

“Al respecto le hago dos reflexiones:

La primera es que si uno se dedica a escribir en el periódico, deja de escribir sus artículos científicos y con eso pierde oportunidad de avance profesional. Los artículos científicos son la vara con la que se le mide a uno, y se determina su impacto (y su salario), mientras que los artículos de prensa y divulgativos no se cuentan en a producción intelectual, o por lo menos no se les asigna un valor significativo.

Es por eso, que en los países del primer mundo se ha desarrollado el perfil del profesional que hace específicamente esa labor, la de divulgar al publico el conocimiento científico. Ese papel lo cumplen personas con formación científica que ese dedican a la divulgación exclusivamente y periodistas muy serios y bien formados que se dedican exclusivamente a divulgar ciencia, realmente entendiendo de lo que hablan. Tristemente, aquí carecemos de unos y otros. Yo he propuesto que este es un perfil profesional necesario e importante.. y se lo comunico a mis alumnos en cada oportunidad para que piensen en esa posibilidad para su desarrollo profesional. Aun no pega eso.. tal vez los medios no están listos para contratar ese personal tal especializado.

La segunda, es que los científicos somos muy quisquillosos con la precisión de la información, y nos molesta terriblemente cuando algo que le decimos a un periodista es tergiversado o sacado de contexto por falta de cuidado o por conveniencia. El no tener derecho a verificar la exactitud de lo que se le atribuye a uno, antes que salga impreso, es la primera motivación por la cual yo (y otros colegas con quien he discutido el tema) no damos entrevistas. En el momento que esto cambie, probablemente se abra la comunidad científica a la prensa. Es cuestión de confianza, y el primer paso lo debe dar la prensa.

En ultimas, supongo que también es un asunto de credibilidad del periodista, y eso se gana con un acercamiento puntual con preguntas concretas y bien planteadas. Que uno sienta que el periodista hizo la tarea antes de consultarlo a uno, de manera que se sienta que el tiempo que uno le va a dedicar a eso va a resultar en algo serio y productivo para todos. El día que yo reciba una consulta de ese nivel estaría dispuesta a atenderla, y creo que no soy la única que no ha cerrado la puerta de manera irrevocable a los periodistas”.

Optimistas manejan mejor el estrés

General, Salud, biología Sin Comentarios

En verdad no parece una sorpresa, lo que no se sabía era porqué. Aquellos que ven el vaso medio lleno son mejores para manejar el estrés y un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Concordia parece hallar la razón.

Los resultados muestran que la hormonas del estrés, cortisol, tiende a ser más estable en las personas con una personalidad positiva.

El estudio apareció en el journal Health Psychology. En él se siguió a 135 adultos de más de 60 años durante seis años, tomándoles muestras de saliva cinco veces al día para examinar los niveles de esa hormona. Este grupo fue escogido porque los adultos mayores enfrentan una mayor cantidad de agentes estresantes relacionados con la edad y sus niveles de cortisol aumentan.

Los participantes reportaban el nivel percibido de estrés día a día y se les pedía identificarse como optimistas o pesimistas. El estrés de cada uno se midió contra su propio promedio para tener una imagen más real de cómo manejaban el estrés dado que una persona puede acostumbrarse a la cantidad típica de estrés en su vida.

Joelle Jobin, coautora, explicó que “para algunos ir a la tienda de víveres el sábado en la mañana puede ser estresante, por lo que les preguntamos cuán a medudo se sentían estresados durante el día, lo comparamos con su propio promedio y analizamos sus respuestas mirando el nivel de estrés por varios días”.

Los pesimistas tendían a tener una base de estrés más alta, teniendo más problemas regulando su sistema en situaciones estresantes particulares. “En los días en que experimentaban un estrés más alto que el promedio, veíamos una respuesta más elevada, teniendo problemas en volver a equilibrar el cortisol. Los optimistas estaban protegidos en esas circunstancias”.

El estudio confirmó lo que pensaban los investigadores pero se encontró que los optimistas que tenían vida más estresante segregaban niveles más altos de cortisol de lo esperado poco después de despertar (los niveles por lo general decrecen a lo largo del día). No se sabe porqué.

Mis 10 noticias científicas de la semana (7-13)

Astronomía, Ecología, Física, General, Genética, Neurociencias, Salud, Sexualidad, biología Sin Comentarios

1. Pintado de azul

A 63 años luz, de hecho es uno de los que pasa delante de su estrella, más cercanos a la Tierra, se encuentra un planeta, el primero cuyo color es detectado. Se trata de HD 189733b, que reside cerca a su estrella. El color fue observado mediante espectrografía por el telescopio espacial Hubble. A diferencia de la Tierra, el azul no se debe a la existencia de océanos sino a una atmósfera nublada, cargada con partículas de silicatos. En el planeta soplan vientos de más de 7.000 kilómetros por hora y la temperatura supera los 1.000 grados centígrados. El planeta es un Júpiter caliente orbitando a solo 5 millones de kilómetros de su estrella madre.

2. Unas magas para abrir cerrojos

Un estudio presentado en el journal Plos One muestra la inteligencia de las cacatúas, lo cual no es un descubrimiento nuevo. Sí es novedad la forma como logran superar este tipo de obstáculos: abren de manera consecutiva varios cerrojos (5) para obtener alimento, a pesar de que en cada paso no reciben recompensa alguna. El experimento se hizo en la Universidad de Viena con las cacatúas Goffin, originarias de una isla en Indonesia.

3. Qué cola tengo yo

El Sistema Solar en el que vivimos tiene una cola en forma de trébol de cuatro hojas, revelaron mediciones efectuadas por el satélite Ibex (Interstellar Boundary Explorer) de la Nasa. El hallazgo fue publicado en el Astrophysical Journal. Las partículas de la cola y de la heliosfera (la región del espacio influenciada por nuestra estrella no brillan por lo que no se pueden detectar con un instrumento convencional. Ibex mide las colisiones de partículas en las fronteras del Sistema Solar.

4. Calor por todos lados

Si planea tener bebé sería mejor que lo encargase en el verano, pues nacen más sanos de acuerdo con un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. No solo tendrá mejor peso sino que no nacerá en invierno, cuando las condiciones son menos favorables. Eso al menos para las regiones con estaciones.

5. Así nacen los monstruos

A 11.000 años luz fue captado el nacimiento de una enorme estrella que al final tendrá más de 100 veces la masa del Sol. Con los radiotelescopios Alma de la ESO en Chile se detectó el enorme embrión de estrella en el interior de una nube oscura, la nube oscura de Spitzer. Devora con avidez el material de polvo y gas que cae desde la nube. El material colapsará para formar el monstruo. Solo 1 de cada 1.000 estrellas en la Vía Láctea alcanza tal masa según el astrofísico Nicolás Peretto, del equipo investigador.

6. Los secretos de un lago del pasado

El lago Vostok en la Antártida es el cuarto más grande en volumen y el séptimo en profundidad del planeta, a más de 3.700 metros de profundidad, quedó atrapado hace 3 millones de años. Fue destapado por científicos rusos que extrajeron núcleos de hielo y agua con el fin de analizar la vida que se encontraba. En un estudio en Plos One, revelaron que los análisis presentaron muchísimas especies conocidas pero 3.507 nuevas. La reacción no se hizo esperar y distintos investigadores creen que pudo haber contaminación con los equipos usados.

7. Cómo nos cambia el tiempo

La puesta en escena de nuevos relojes atómicos de entramado óptico con una precisión casi impensable, podría llevar a que se redefiniera el concepto de qué es un segundo se informó esta semana. En los relojes atómicos actuales se exponen los átomos de cesio a una radiación de ondas para hacerlos oscilar, en los nuevos eso se logra con una luz láser. Los actuales pueden perder solo un segundo cada 138 millones de años, los nuevos son 3 veces más exactos según artículo en Nature Communications.

8. Anticuerpos autistas

Dos estudios publicados en Translational Psychiatry indican que un cuarto de los casos de autismo pueden deberse a los anticuerpos ‘anticerebro’ que pasan de la madre al feto, lo que podría conducir a un test sanguíneo que diga con exactitud si el feto viene con esa condición, proclama de la que algunos dudan. Con ese defecto nace 1 de cada 88 niños y es una condición que se adquiere en el útero. Los anticuerpos se unen a proteínas en el cerebro en 1 de cada 4 madres reveló el estudio, provocando aquel desenlace.

9. Nadie sabe para quién trabaja

El virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) puede ser usado para curar dos enfermedades hereditarias de acuerdo con estudio publicado en Science y realizado por Instituto para Terapia de Genes Teletón San Rafael en Italia. Se trata de la leucodistrofia metacromática y el síndrome Wiskott-Aldrich. En pruebas de varios años con 6 pacientes se mostró el beneficio que el nuevo tratamiento ofrece. La primera enfermedad es neurodegenerativa y la segunda hace a los portadores más proclives a enfermar de cáncer e infecciones.

10. Contaminación es peor que una guerra

Cada año más de 2,5 millones de personas mueren por efectos de la contaminación reveló un estudio en Environmental Research Letters. Cerca de 470.000 fallecen debido al aumento de los niveles de ozono superficial y 2,1 millones por efectos del material particulado PM 2,5. La contaminación se convierte en así en uno de los principales factores de salubridad pública que inciden en la mortalidad.

La huella digital es el rostro

General, Tecnología, biología Sin Comentarios

No tiene que colocar las huellas para entrar o para registrarse. Ponga la cara y listo. La próxima cosa en biométrica será una imagen termal que mapee los vasos sanguíneos bajo la piel de la cara y que será prácticamente imposible de falsear.

En una edición próxima del International Journal of Computational Intelligence Studies, un grupo de Jadavpur University en Calcuta, India, explica que el patrón de los vasos debajo de la piel es exclusivo, así como las huellas digitales, el iris u otra característica. Esa ‘red’ puede revelarse con una cámara de imagen infrarroja.

Huellas plásticas se usan para proveerse otra identidad, así como lentes de contacto se usan para simular otro iris, lo cual puede utilizar un impostor para pasar medidas biométricas de seguridad.

Pero sería casi imposible crear una máscara real con el patrón de vasos sanguíneos en el rostro de una persona. Sin importar cuán bien esté hecha, los vasos sanguíneos del falsificador serían detectados por la cámara.

Ayan Seal y colegas desarrollaron un algoritmo que puede analizar la minucia de los vasos revelados por una cámara de infrarrojos en el rostro de una persona. El termograma revela el patrón de esos vasos casi hasta la más pequeña capilaridad con una precisión de más del 97 por ciento. Un nivel suficiente para aplicaciones de alta seguridad.

Y si el reconocimiento de rostros es aceptado por sistemas de seguridad, las imágenes termales llevan este rasgo humano al plano subcutáneo.

Ponga la cara.

Los cubiertos cambian el sabor de los alimentos

General, Psicología Sin Comentarios

No es por incomodidad o no. Es por puro sabor. Los cubiertos con los que usted coma, cambian el sabor del alimento. Sean de plástico o de metal le dan su toque, tal cual hace un chef.

Si quiere que la comida sea más sana, no solo reduzca la sal. Trate de servirla con un cuchillo.

Los cubiertos pueden hacer que la comida agradable y sana sepa un poco más salada y menos saludable. Eso dice un nuevo estudio.

Así, los quesos saben más salados cuando se comen con un cuchillo y el yogur más denso cuando se come con una cuchara de plástico. El estudio fue publicado en el journal Flavour.

“Esto lo hemos ignorado, la cubiertería tiene un impacto en los alimentos que ingerimos”, dijo Charles Spence, coautor del estudio, sicólogo de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

Quizás este hallazgo conduzca a la elaboración de utensilios que ayuden a comer más sano, por ejemplo dándole a la persona la misma sensasión salada que obtienen de las comidas procesadas pero con menos sal.

“La idea sería usar estas pistas para reducir el contenido real de ingredientes menos saludables dando la impresion sicológica de sal o dulce sin las consecuencias negativas”, dijo a LiveScience.

Distintos estudios sugieren que el disfrute de la comida se relaciona con varios factores más allá del sabor real del plato.

Un estudio de 2011 halló que los platos blancos hacen que la comida sepa más gustosa mientras otro encontró que el chocolate caliente sabe mejor en pocillos de color naranja. Y otra investigación ha mostrado que todo, desde el precio de una botella de vino al tamaño de una taza, afecta la experiencia de comer.

En el estudio, Spence y su colega Vanessa Harrar condujeron tres experimentos donde participantes calificaban yogures, el color de los utensilios con los que los comían (la cuchara azul hacía más salado el yogur rosado, los otros colores no tenían efecto), y el sabor salado de un queso comido con tenedor, cuchara, palillo o un cuchillo (servido con este era más salado según los participantes).

¿Por qué? No se sabe. Pero a chefs e investigadores de alimentos les serviría esta información.

Escoja utensilio. Y color.

El cerebro también siente el hambre

General, Neurociencias Sin Comentarios

Con hambre no somos los mismos ni actuamos como siempre y cuando comemos nos cambia el genio, un fenómeno que podría sobrepasar muchas especies.

Científicos del Max Planck Institute de Neurobiología en investigaciones con la mosca de las frutas Drosophila, demostraron que el hambre modifica el comportamiento y cambia la actividad cerebral.

La conducta animal es afectada severamente por la disponibilidad y cantidad de comida. Estudios han demostrado que la disposición de animales a tomar riesgos varía según si el animal está lleno o hambriento, Un depredador solo caza presas más peligrosas si está cerca de la inanición. Esa conducta ha sido vista en humanos también: un estudio demostró que individuos hambrientos tomaban más riesgos financieros que sus colegas saciados.

En la mosca Drosophila, los cambios en la conducta dependen de su estado nutricional. Los animales perciben bajas cantidades de dióxido de carbono como señal de peligro y optan por volar. Pero las plantas y las frutas podridas de las que se alimentan también emiten CO2. Ahora los neurobiólogos del Max Planck descubrieron cómo lidia el cerebro con el conflicto constante de decidir entre una sustancia peligrosa y una fuente potencial de alimento, tomando la mosca como modelo.

En experimentos, los científicos les presentaron a las moscas ambientes con dióxido de carbono o una mezcla de CO2 y el olor a comida. Las hambrientas dejaron de lado su aversión al CO2 más rápido que las alimentadas -si había un olor a comida en el ambiente al mismo tiempo. Al enfrentar la posibilidad de comida, las hambrientas eran más dadas a tomar riesgos.

Los investigadores identificaron la región cerebral responsable de estos cambios, lo que muestra que el hambre produce modificaciones en las conexiones cerebrales.

“Es fascinante ver hasta qué grado los procesos metabólicos y el hambre afectan los sistemas de procesamiento en el cerebro”, expresó Ilona Grunwald-Kadow, quien encabezó la investigación.

« Anteriores