Los jugadores de la primera división corren menos

General, biología Sin Comentarios

Puede que los jugadores de la liga principal ‘dejen’ todo sobre el terreno de juego, pero en verdad son los de las otras ligas menores los que corren más.

Eso al menos en la Liga Premier en Inglaterra, lo cual no estaría muy distante de las demás ligas de fútbol profesional del planeta.

Aunque son los de la liga principal los que ganan más, incluso sumas astronómicas, un estudio de la Universidad de Sunderland mostró que son los jugadores de la segunda y tercera categoría los que corren más en la cancha y con una mayor intensidad.

La investigación, publicada en el journal Human Movement Science, analizó 300 futbolistas en la Liga Premier, el Campeonato y la Liga Uno (las dos de ascenso). Primera vez que se hace tal comparación.

Se encontró que aquellos en la Liga Uno corren más y con mayor intensidad que aquellos del Campeonato. Lo mismo es valedero cuando los del Campeonato son comparados con los de la Premier. Para los científicos, eso podría deberse al estilo de juego largo practicado: patee y corra.

Los académicos encontraron, sin embargo, que los de la Liga Premier hacen más pases del balón y más exitosos. También reciben el balón con mayor frecuencia y realizan más toques que los de las categorías siguientes.

Esto parece reforzar la creencia de que los jugadores de mayor nivel tienen mayor capacidad técnica y no emplean la táctica del juego largo.

Se detectó, además, que cuando un jugador va de la Premier a la liga del Campeonato, comienzan a correr una distancia mayor y con más intensidad. Pero cuando el cambio es al revés, del campeonato a la Premier, no cambian los niveles de carrera ni la intensidad.

Ciencia vs. periodismo o… ¿ciencia y periodismo?

General Sin Comentarios

A raíz del debate suscitado por el caso del científico Raúl Cuero se han escuchado denuncias de los científicos de que los periodistas no averiguan bien quién es el científico.

Estos acusan al investigador de no ser amigo de hablar con la prensa. Y en medio, surgen dos inquietudes básicas:

¿Quién tiene el deber de informar primero: el científico o el periodista?

¿Están capacitados los periodistas para hablar de ciencia?

Presentamos, para dar luces sobre las distintas posiciones, lo que dicen dos investigadores. Uno, Jorge Iván Zulauga, mediante entrevista con él; la otra, Carolina Murcia, mediante un intercambio cordial de mensajes electrónicos.

Jorge Iván Zuluaga, Universidad de Antioquia:

¿Están interesados los científicos en general en divulgar lo que hacen?

“Yo creo que los científicos tienen muchas preocupaciones de entrada en medio de lo que hacen. El proceso de preparación de artículos científicos, elaboración proyectos de investigación, respuesta a pares revisores y evaluación de otros artículos es tan extenuante que poco tiempo queda para dedicarse seriamente a la divulgación de lo que hacen. En algunos casos, como el nuestro, incluimos dentro del proceso de investigación mismo un espacio exclusivo para generar comunicados de prensa sobre todo lo que hacemos. Muchas instituciones científicas en el mundo lo hacen así y tienen equipos de científicos y divulgadores expertos en hacerlo. En Colombia hace falta mucho más apoyo de las divisiones de comunicaciones para ayudar a los científicos en esta etapa del proceso de investigación”.

¿Cómo ha sido tu relación con los periodistas? ¿Saben abordar los temas?

“Regular. De la misma manera que se encuentra uno con periodistas informados se encuentra uno con personas que no están (aparentemente) preparados para tratar estos temas con el debido rigor. No creo que sea culpa de ellos o falta de formación profesional, sino que como decía Angela Posada en estos días, pasar de cubrir la vuelta a Colombia a hablar de Astrofísica es difícil. Los periodistas en Colombia son contratados y entrenados para hablar de temas “cualitativos” muy amplios”.

¿Saben los comunicadores y periodistas qué es ciencia?

“Yo creo que sobre la ciencia existe una mitología muy compleja en la sociedad. No es raro. Los científicos somos en general muy retraídos socialmente. Tenemos nuestra propia cuota de culpa. Como dije antes también hay razones para ello: la ciencia requiere un esfuerzo muy grande. Para mí es fundamental que se hable mucho más de ciencia en los medios de comunicación de gran impacto, pero que se hable bien, mencionando fuentes, citaciones, utilizando el lenguaje de la misma ciencia. Con el tiempo la gente empezaría a entender mejor la dinámica de las sociedades científicas. En el caso de los periodistas es importante que cualquier periodista haga al menos un seminario en su vida no sobre química, biología o astrofísica, sino sobre cómo funciona realmente la ciencia, cómo se investiga, qué es la verdad científica, cómo se verifica la veracidad de un descubrimiento, quién dice la verdad y quién no en la ciencia”.

Carolina Murcia, Directora Científica Organization for Tropical Studies

“Al respecto le hago dos reflexiones:

La primera es que si uno se dedica a escribir en el periódico, deja de escribir sus artículos científicos y con eso pierde oportunidad de avance profesional. Los artículos científicos son la vara con la que se le mide a uno, y se determina su impacto (y su salario), mientras que los artículos de prensa y divulgativos no se cuentan en a producción intelectual, o por lo menos no se les asigna un valor significativo.

Es por eso, que en los países del primer mundo se ha desarrollado el perfil del profesional que hace específicamente esa labor, la de divulgar al publico el conocimiento científico. Ese papel lo cumplen personas con formación científica que ese dedican a la divulgación exclusivamente y periodistas muy serios y bien formados que se dedican exclusivamente a divulgar ciencia, realmente entendiendo de lo que hablan. Tristemente, aquí carecemos de unos y otros. Yo he propuesto que este es un perfil profesional necesario e importante.. y se lo comunico a mis alumnos en cada oportunidad para que piensen en esa posibilidad para su desarrollo profesional. Aun no pega eso.. tal vez los medios no están listos para contratar ese personal tal especializado.

La segunda, es que los científicos somos muy quisquillosos con la precisión de la información, y nos molesta terriblemente cuando algo que le decimos a un periodista es tergiversado o sacado de contexto por falta de cuidado o por conveniencia. El no tener derecho a verificar la exactitud de lo que se le atribuye a uno, antes que salga impreso, es la primera motivación por la cual yo (y otros colegas con quien he discutido el tema) no damos entrevistas. En el momento que esto cambie, probablemente se abra la comunidad científica a la prensa. Es cuestión de confianza, y el primer paso lo debe dar la prensa.

En ultimas, supongo que también es un asunto de credibilidad del periodista, y eso se gana con un acercamiento puntual con preguntas concretas y bien planteadas. Que uno sienta que el periodista hizo la tarea antes de consultarlo a uno, de manera que se sienta que el tiempo que uno le va a dedicar a eso va a resultar en algo serio y productivo para todos. El día que yo reciba una consulta de ese nivel estaría dispuesta a atenderla, y creo que no soy la única que no ha cerrado la puerta de manera irrevocable a los periodistas”.

Optimistas manejan mejor el estrés

General, Salud, biología Sin Comentarios

En verdad no parece una sorpresa, lo que no se sabía era porqué. Aquellos que ven el vaso medio lleno son mejores para manejar el estrés y un estudio del Departamento de Psicología de la Universidad de Concordia parece hallar la razón.

Los resultados muestran que la hormonas del estrés, cortisol, tiende a ser más estable en las personas con una personalidad positiva.

El estudio apareció en el journal Health Psychology. En él se siguió a 135 adultos de más de 60 años durante seis años, tomándoles muestras de saliva cinco veces al día para examinar los niveles de esa hormona. Este grupo fue escogido porque los adultos mayores enfrentan una mayor cantidad de agentes estresantes relacionados con la edad y sus niveles de cortisol aumentan.

Los participantes reportaban el nivel percibido de estrés día a día y se les pedía identificarse como optimistas o pesimistas. El estrés de cada uno se midió contra su propio promedio para tener una imagen más real de cómo manejaban el estrés dado que una persona puede acostumbrarse a la cantidad típica de estrés en su vida.

Joelle Jobin, coautora, explicó que “para algunos ir a la tienda de víveres el sábado en la mañana puede ser estresante, por lo que les preguntamos cuán a medudo se sentían estresados durante el día, lo comparamos con su propio promedio y analizamos sus respuestas mirando el nivel de estrés por varios días”.

Los pesimistas tendían a tener una base de estrés más alta, teniendo más problemas regulando su sistema en situaciones estresantes particulares. “En los días en que experimentaban un estrés más alto que el promedio, veíamos una respuesta más elevada, teniendo problemas en volver a equilibrar el cortisol. Los optimistas estaban protegidos en esas circunstancias”.

El estudio confirmó lo que pensaban los investigadores pero se encontró que los optimistas que tenían vida más estresante segregaban niveles más altos de cortisol de lo esperado poco después de despertar (los niveles por lo general decrecen a lo largo del día). No se sabe porqué.

Mis 10 noticias científicas de la semana (7-13)

Astronomía, Ecología, Física, General, Genética, Neurociencias, Salud, Sexualidad, biología Sin Comentarios

1. Pintado de azul

A 63 años luz, de hecho es uno de los que pasa delante de su estrella, más cercanos a la Tierra, se encuentra un planeta, el primero cuyo color es detectado. Se trata de HD 189733b, que reside cerca a su estrella. El color fue observado mediante espectrografía por el telescopio espacial Hubble. A diferencia de la Tierra, el azul no se debe a la existencia de océanos sino a una atmósfera nublada, cargada con partículas de silicatos. En el planeta soplan vientos de más de 7.000 kilómetros por hora y la temperatura supera los 1.000 grados centígrados. El planeta es un Júpiter caliente orbitando a solo 5 millones de kilómetros de su estrella madre.

2. Unas magas para abrir cerrojos

Un estudio presentado en el journal Plos One muestra la inteligencia de las cacatúas, lo cual no es un descubrimiento nuevo. Sí es novedad la forma como logran superar este tipo de obstáculos: abren de manera consecutiva varios cerrojos (5) para obtener alimento, a pesar de que en cada paso no reciben recompensa alguna. El experimento se hizo en la Universidad de Viena con las cacatúas Goffin, originarias de una isla en Indonesia.

3. Qué cola tengo yo

El Sistema Solar en el que vivimos tiene una cola en forma de trébol de cuatro hojas, revelaron mediciones efectuadas por el satélite Ibex (Interstellar Boundary Explorer) de la Nasa. El hallazgo fue publicado en el Astrophysical Journal. Las partículas de la cola y de la heliosfera (la región del espacio influenciada por nuestra estrella no brillan por lo que no se pueden detectar con un instrumento convencional. Ibex mide las colisiones de partículas en las fronteras del Sistema Solar.

4. Calor por todos lados

Si planea tener bebé sería mejor que lo encargase en el verano, pues nacen más sanos de acuerdo con un estudio aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences. No solo tendrá mejor peso sino que no nacerá en invierno, cuando las condiciones son menos favorables. Eso al menos para las regiones con estaciones.

5. Así nacen los monstruos

A 11.000 años luz fue captado el nacimiento de una enorme estrella que al final tendrá más de 100 veces la masa del Sol. Con los radiotelescopios Alma de la ESO en Chile se detectó el enorme embrión de estrella en el interior de una nube oscura, la nube oscura de Spitzer. Devora con avidez el material de polvo y gas que cae desde la nube. El material colapsará para formar el monstruo. Solo 1 de cada 1.000 estrellas en la Vía Láctea alcanza tal masa según el astrofísico Nicolás Peretto, del equipo investigador.

6. Los secretos de un lago del pasado

El lago Vostok en la Antártida es el cuarto más grande en volumen y el séptimo en profundidad del planeta, a más de 3.700 metros de profundidad, quedó atrapado hace 3 millones de años. Fue destapado por científicos rusos que extrajeron núcleos de hielo y agua con el fin de analizar la vida que se encontraba. En un estudio en Plos One, revelaron que los análisis presentaron muchísimas especies conocidas pero 3.507 nuevas. La reacción no se hizo esperar y distintos investigadores creen que pudo haber contaminación con los equipos usados.

7. Cómo nos cambia el tiempo

La puesta en escena de nuevos relojes atómicos de entramado óptico con una precisión casi impensable, podría llevar a que se redefiniera el concepto de qué es un segundo se informó esta semana. En los relojes atómicos actuales se exponen los átomos de cesio a una radiación de ondas para hacerlos oscilar, en los nuevos eso se logra con una luz láser. Los actuales pueden perder solo un segundo cada 138 millones de años, los nuevos son 3 veces más exactos según artículo en Nature Communications.

8. Anticuerpos autistas

Dos estudios publicados en Translational Psychiatry indican que un cuarto de los casos de autismo pueden deberse a los anticuerpos ‘anticerebro’ que pasan de la madre al feto, lo que podría conducir a un test sanguíneo que diga con exactitud si el feto viene con esa condición, proclama de la que algunos dudan. Con ese defecto nace 1 de cada 88 niños y es una condición que se adquiere en el útero. Los anticuerpos se unen a proteínas en el cerebro en 1 de cada 4 madres reveló el estudio, provocando aquel desenlace.

9. Nadie sabe para quién trabaja

El virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) puede ser usado para curar dos enfermedades hereditarias de acuerdo con estudio publicado en Science y realizado por Instituto para Terapia de Genes Teletón San Rafael en Italia. Se trata de la leucodistrofia metacromática y el síndrome Wiskott-Aldrich. En pruebas de varios años con 6 pacientes se mostró el beneficio que el nuevo tratamiento ofrece. La primera enfermedad es neurodegenerativa y la segunda hace a los portadores más proclives a enfermar de cáncer e infecciones.

10. Contaminación es peor que una guerra

Cada año más de 2,5 millones de personas mueren por efectos de la contaminación reveló un estudio en Environmental Research Letters. Cerca de 470.000 fallecen debido al aumento de los niveles de ozono superficial y 2,1 millones por efectos del material particulado PM 2,5. La contaminación se convierte en así en uno de los principales factores de salubridad pública que inciden en la mortalidad.

La huella digital es el rostro

General, Tecnología, biología Sin Comentarios

No tiene que colocar las huellas para entrar o para registrarse. Ponga la cara y listo. La próxima cosa en biométrica será una imagen termal que mapee los vasos sanguíneos bajo la piel de la cara y que será prácticamente imposible de falsear.

En una edición próxima del International Journal of Computational Intelligence Studies, un grupo de Jadavpur University en Calcuta, India, explica que el patrón de los vasos debajo de la piel es exclusivo, así como las huellas digitales, el iris u otra característica. Esa ‘red’ puede revelarse con una cámara de imagen infrarroja.

Huellas plásticas se usan para proveerse otra identidad, así como lentes de contacto se usan para simular otro iris, lo cual puede utilizar un impostor para pasar medidas biométricas de seguridad.

Pero sería casi imposible crear una máscara real con el patrón de vasos sanguíneos en el rostro de una persona. Sin importar cuán bien esté hecha, los vasos sanguíneos del falsificador serían detectados por la cámara.

Ayan Seal y colegas desarrollaron un algoritmo que puede analizar la minucia de los vasos revelados por una cámara de infrarrojos en el rostro de una persona. El termograma revela el patrón de esos vasos casi hasta la más pequeña capilaridad con una precisión de más del 97 por ciento. Un nivel suficiente para aplicaciones de alta seguridad.

Y si el reconocimiento de rostros es aceptado por sistemas de seguridad, las imágenes termales llevan este rasgo humano al plano subcutáneo.

Ponga la cara.

Los cubiertos cambian el sabor de los alimentos

General, Psicología Sin Comentarios

No es por incomodidad o no. Es por puro sabor. Los cubiertos con los que usted coma, cambian el sabor del alimento. Sean de plástico o de metal le dan su toque, tal cual hace un chef.

Si quiere que la comida sea más sana, no solo reduzca la sal. Trate de servirla con un cuchillo.

Los cubiertos pueden hacer que la comida agradable y sana sepa un poco más salada y menos saludable. Eso dice un nuevo estudio.

Así, los quesos saben más salados cuando se comen con un cuchillo y el yogur más denso cuando se come con una cuchara de plástico. El estudio fue publicado en el journal Flavour.

“Esto lo hemos ignorado, la cubiertería tiene un impacto en los alimentos que ingerimos”, dijo Charles Spence, coautor del estudio, sicólogo de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

Quizás este hallazgo conduzca a la elaboración de utensilios que ayuden a comer más sano, por ejemplo dándole a la persona la misma sensasión salada que obtienen de las comidas procesadas pero con menos sal.

“La idea sería usar estas pistas para reducir el contenido real de ingredientes menos saludables dando la impresion sicológica de sal o dulce sin las consecuencias negativas”, dijo a LiveScience.

Distintos estudios sugieren que el disfrute de la comida se relaciona con varios factores más allá del sabor real del plato.

Un estudio de 2011 halló que los platos blancos hacen que la comida sepa más gustosa mientras otro encontró que el chocolate caliente sabe mejor en pocillos de color naranja. Y otra investigación ha mostrado que todo, desde el precio de una botella de vino al tamaño de una taza, afecta la experiencia de comer.

En el estudio, Spence y su colega Vanessa Harrar condujeron tres experimentos donde participantes calificaban yogures, el color de los utensilios con los que los comían (la cuchara azul hacía más salado el yogur rosado, los otros colores no tenían efecto), y el sabor salado de un queso comido con tenedor, cuchara, palillo o un cuchillo (servido con este era más salado según los participantes).

¿Por qué? No se sabe. Pero a chefs e investigadores de alimentos les serviría esta información.

Escoja utensilio. Y color.

El cerebro también siente el hambre

General, Neurociencias Sin Comentarios

Con hambre no somos los mismos ni actuamos como siempre y cuando comemos nos cambia el genio, un fenómeno que podría sobrepasar muchas especies.

Científicos del Max Planck Institute de Neurobiología en investigaciones con la mosca de las frutas Drosophila, demostraron que el hambre modifica el comportamiento y cambia la actividad cerebral.

La conducta animal es afectada severamente por la disponibilidad y cantidad de comida. Estudios han demostrado que la disposición de animales a tomar riesgos varía según si el animal está lleno o hambriento, Un depredador solo caza presas más peligrosas si está cerca de la inanición. Esa conducta ha sido vista en humanos también: un estudio demostró que individuos hambrientos tomaban más riesgos financieros que sus colegas saciados.

En la mosca Drosophila, los cambios en la conducta dependen de su estado nutricional. Los animales perciben bajas cantidades de dióxido de carbono como señal de peligro y optan por volar. Pero las plantas y las frutas podridas de las que se alimentan también emiten CO2. Ahora los neurobiólogos del Max Planck descubrieron cómo lidia el cerebro con el conflicto constante de decidir entre una sustancia peligrosa y una fuente potencial de alimento, tomando la mosca como modelo.

En experimentos, los científicos les presentaron a las moscas ambientes con dióxido de carbono o una mezcla de CO2 y el olor a comida. Las hambrientas dejaron de lado su aversión al CO2 más rápido que las alimentadas -si había un olor a comida en el ambiente al mismo tiempo. Al enfrentar la posibilidad de comida, las hambrientas eran más dadas a tomar riesgos.

Los investigadores identificaron la región cerebral responsable de estos cambios, lo que muestra que el hambre produce modificaciones en las conexiones cerebrales.

“Es fascinante ver hasta qué grado los procesos metabólicos y el hambre afectan los sistemas de procesamiento en el cerebro”, expresó Ilona Grunwald-Kadow, quien encabezó la investigación.

Leche materna ayudaría a subir en la escala social

General, Salud, Sociología Sin Comentarios

De esas cosas que se ven: ser alimentado con leche materna no solo aumentaría las posibilidades de ascender en la escala social, sino que reduciría las posibilidades de caer en ella sugiere un estudio en Archives of Disease in Childhood.

El hallazgo se basó en los cambios de clase social de dos grupos de individuos nacidos en 1958 y 1970. La clase social fue categorizada en una escala de cuatro puntos de no capacitados/semi capacitado en manualidades hasta profesional/directivo.

Los investigadores preguntaron a las madres, cuando sus hijos estaban de 5 a 7 años, si los habían dado del pecho.

Luego compararon la clase social del niño basados en la clase social de su padre cuando estaban de 10-11 años y su clase social ya de adultos, de 33-34 años.

Como dato curioso hallaron que en el 58 más de 2/3 de las madres daban pecho a sus hijos, frente a 1/3 en 1970.

La movilidad social cambió también con el tiempo: los nacidos en 1970 tendían a escalar socialmente más y era menos probable que bajaran en la escala social.

Tras controlar distintos aspectos, los niños que habían sido alimentados por sus madres escalaron más en la escala social que aquellos que no. Eso fue cierto para ambas cohortes.

El intelecto y el manejo del estrés respondieron por el 36% del impacto total de la alimentación con leche materna: esta fortalece el desarrollo del cerebro, que impulsa el intelecto, que a su vez incrementa hacia arriba la movilidad social.

¿Será cierto para todos? El estudio se hizo en Estados Unidos. ¿Cómo incidirá la leche materna en países con alta desigualdad e injusticia social?

Mis 10 noticias científicas de la semana (9-14)

Astronomía, General, Genética, Medicina, Salud, biología Sin Comentarios

1. Un cuerpo extraordinario

En distancias cortas nadie lo supera: es que alcanzar 93 kilómetros por hora es toda una hazaña queue logra el guepardo (Acinonix jubatus). Pero aunque no se crea, esa no es la base de su éxito como depredador. Un estudio publicado en Nature reveló que la mayor parte de las veces caza a media marcha. Lo que lo hace tan efectivo son las maniobras que ejecuta cuando anda tras la presa: acelera, hace una pausa, vuelve a acelerar y maniobra. Alcanzan hasta 10 kilómetros por hora en solo un envión. Depredadores perfectos.

2. Me quiero cambiar el dedo

Qué fácil es para una salamandra regenerar la colita que pierde y ese ha sido el sueño de los humanos. Aunque sea, regenerar un dedo. La punta siquiera. Sí, eso parece factible. Científicos que estudiababan ratones encontraron que se puede hacer crecer la punta del dedo siempre y cuando no se pierda la uña y quede suficiente epitelio debajo de esta. Los resultados fueron publicados en Nature. Es algo. Y el proceso parece ser similar al que se da en anfibios, lo que indicaría que en parte retenemos esas características. ¿Cómo desarrollarlas?

3. Ese trasplante sí sirvió

El trasplante de parte del hígado de adultos fallecidos y adolesscentes se ha hecho menos riesgoso para niños y jóvenes, ayudando a salvar esas vidas, de acuerdo con un estudio publicado en Liver Transplantation. El riesgo de falla del órgano y mortalidad del trasplante parcial es comparable a la tasa observada para otros tipos de trasplantes en esa población. Una esperanza, sin duda para pacientes de otro modo desahuciados.

4. Qué bueno esquiar en Marte

Trozos de hielo seco se escurren por las faldas de las dunas marcianas de acuerdo con un estudio revelado por la Nasa. En Imágenes de la cámara HiRise de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter se aprecian decenas de surcos dejados por el hielo al rodar. En algunos de ellos se ven puntos brillantes que podrían ser trozos más grandes. En palabras de Sarina Diniega, autora del estudio, sería un sueño ir a esquiar a Marte, porque parece que eso es lo que hacen estos pedazos de CO2 congelado.

5. Remate de agujeros negros

Tiene tantos que quizás podría salir de algunos. El caso es que 13 años de observaciones realizados por el observatorio espacial Chandra de la Nasa, que mira el universo en rayos X, ha encontrado 26 candidatos a agujeros negros en la vecina y gran galaxia Andrómeda, muchos más de los observados en cualquiera otra. Andrómeda es muy similar a nuestra Vía Láctea, con la cual se encuentra en curso para colisionar dentro de unos pocos miles de millones de años.

6. Un pequeño monstruo

Aunque en el universo todo tiende a ser magnificado (estrellas enormes, grandes planetas, gigantescas explosiones, radiación extraordinaria) hay estructuras pequeñas como una minigalaxia. Sí. Frente a las grandes Andrómeda y la Vía Láctea, Segue 2 es una enana con solo unas mil estrellas y 20.000 millones de veces menos brillante que nuestra galaxia. El hallazgo de esta sorprendente estructura, que orbita nuestra galaxia, fue reportado en The Astrophysical Journal.

7. Bien calientito

Mediante dos telescopios del Okayama Astrophysical Observatory a la vez, científicos japoneses observaron desde tierra la atmósfera del planeta GJ3470b en la constelación Cáncer. De solo 14 masas terrestres, es el segundo de los más ‘livianos’ observado hasta ahora con detenimiento. El estudio reveló que el planeta no estaría cubierto por nubes, recibiendo todo el calor de su estrella, en torno de la cual gira a una gran velocidad y muy cerca: a 1/28 de la distancia de la Tierra al Sol y completando un año cada 3,3 días. Pero serán necesarias futuras observaciones para detectar otros componentes de la atmósfera según el estudio divulgado esta semana.

8. Chimpancés a salvo

El anuncio del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos informó de modificar el estado de los chimpancés cautivos en ese país (para uso en estudios médicos) de amenazados a en peligro, supondría que no podrían ser usados para fines científicos más allá de asegurar la supervivencia de la especie. Los científicos deberían pedir permiso para usar muestras de células, tejido y sangre de estos primates.

9. No señores, no les pertenecen

La Corte Suprema de Estados Unidos, al fallar sobre el caso de la firma Myriads que poseía patentes sobre mutaciones de los genes BRCA1 y BRCA2 implicados en cáncer y que solo podían ser examinados con sus tests (lo que le ha reportado cientos de millones de dólares en ganancias), indicó que nadie podía poseer genes, solo secuencias artificiales. Con esto se preserva el derecho a la investigación y se benefician todas las personas que en el futuro requieran exámenes genéticos de distinta clase.

10. Alguien nos mira desde allá arriba

El emproblemado telescopio espacial Kepler, en verdad un detector de planetas, reportó 503 nuevos candidatos a planetas extrasolares, con lo que sube a 3.216 la lista de otros posibles mundos en estrellas situadas en un pequeño círculo entre las constelaciones del Cisne y la Lira. Con base en los hallazgos de Kepler se ha podido deducir que toda estrella debe poseer planetas. De los nuevos candidatos algunos son pequeños y residen en la zona de habitabilidad, pero mucho trabajo queda por delante para confirmarlos y estudiar sus características y condiciones.

Hallan galaxia así de chiquititiiiiica

Astronomía, Física, General Sin Comentarios

Detalle de Segue 2

Hablan de galaxias y se le viene a uno a la cabeza una estructura compleja, repleta de estrellas por aquí y allá, con un enorme agujero negro en el centro. Pero esta definición no cuadra con todas.

Astrónomos encontraron una superdébil galaxia de apenas unas 1.000 estrellas orbitando alrededor de la Vía Láctea. Sí, la galaxia más enana conocida hasta hoy.

Conocida como Segue 2 está unida a nuestra galaxia por una delgada mota de materiaoscura.

Los modelos predicen que las afueras de nuestro vecindario deberían estar repletos de galaxias, pero apenas se han encontrado unas pocas galaxias enanas en el Grupo Local (al cual pertenecemos), menos de las esperadas.

La incapacidad para medir esas estructuras cósmicas ha sido un rompecabezas, sugiriendo que quizás falta entender más la formación de estos componentes del universo, según James Bullock, cosmólogo de la Universidad de California, Irvine.

“Hallar una galaxia tan pequeña como Segue 2 es como descubrir un elefante más pequeño que un ratón”, agregó.

Segue 2 tiene tan solo una luminosidad 900 veces la de nuestro Sol. La de la Vía Láctea es 20.000 millones de veces mayor.

Lo que mantiene Segue 2 aparte de un cúmulo de estrellas es el halo de materia negra que actúa como pegante galáctico, explicó Evan Kirby. Al calcular el peso superior de 25 de las mayores estrellas de esa galaxia enana, Kirby y colegas hallaron que Sergue 2 es 10 veces más densa de lo calculado antes.

Bullock cree que podría haber miles de galaxias poco masivas orbitando la Vía Láctea, más allá de nuestra capacidad de detectarlas.

Los hallazgos fueron publicados en The Astrophysical Journal.

« Anteriores