Los seres humanos nos constituimos como tales a partir de una interacción con el ambiente que nos rodea, en particular con los elementos afectivos del otro humano junto al cual crecemos. Cuando el niño nace, nace inserto en una sociedad y entrará a recibir el afecto propio que le brinde un lugar en ella. Esto diferencia al niño que nace, del animal recién nacido: el lugar particular que se le brinda en la sociedad especifica en la que ingresa.

 

Así mismo, es en este contexto social que demarca lo afectivo, en donde el niño adquirirá lo que algunos teóricos psicodinámicos y analíticos llamarán el Yo. Otros por su parte, hablarán de Personalidad, y si bien existen diferencias epistemológicas entre los conceptos, nos podríamos remitir a que son la misma cosa en el orden de lo establecido por el niño en esos primeros años de vida: esa forma particular de relación con el otro, esa identidad y postura particular frente a la vida, esa forma de resolver sus conflictos más íntimos, esas características adaptadas y adoptadas del otro que conforman lo que será su vida en sociedad.

 

En resumen, y desde la postura científica, el cuerpo del niño al salir del cuerpo de la madre en su nacimiento, no es más que eso, un ser vivo, corpóreo, mamífero, identificado con la raza humana. Pero en la medida en la que interactúa con la sociedad, y con esas figuras de afecto y norma que lo insertan a la misma, va consolidando una forma de ser única e irrepetible, una creación propia del sujeto en la que influirán factores genéticos, sociales y personales.

 

Una práctica poco desarrollada en la psicología organizacional, es la teorización de la misma a la luz de los elementos clínicos que deben ilustrar toda práctica psicológica. Los motivos de esto son históricos, ya que las necesidades por las que nace la psicología industrial a principios del siglo pasado, refieren una lejanía clara del sujeto, y un servicio hacia la industria y la productividad.

 

Los adelantos teóricos investigativos, nos han ubicado en un paradigma humano para la lógica laboral, paradigma que siempre debió haber existido. Bien resaltará Idalberto Chiavenato que el talento humano es el capital más importante dentro de toda organización. De los recursos de una empresa: físicos o materiales, financieros, de marketing, técnicos, entre otros, el más importante y sin el cual, la labor empresarial se vería reducida a nada, es el recurso humano.

 

Así pues, surge la necesidad de humanizar la industria, producto de lo cual se establece un desarrollo teórico que termina en lo que hoy llamamos psicología organizacional. Sin embargo hace falta humanizar aún más la psicología organizacional a fin de ubicarla en un paradigma más profundo.

 

La empresa, es la constitución jurídica de una idea desarrollada por el empresario. En términos psicológicos, cuando se establece la empresa es el momento del nacimiento del niño. La empresa como tal funciona desde que su cuerpo esté estructurado legalmente, tal y como el niño recién nacido existe si su organismo funciona adecuadamente. Pero la empresa no es más que eso, una idea, o un grupo legalmente constituido. El gran reto de una empresa, igual que el de un niño, es la construcción de su Yo, de su Personalidad, lo equivalente en términos del trabajo a su Organización. He aquí cuando el recurso humano entra a vivificar la empresa, cuando una cultura organizacional, valores corporativos, misión, visión, y demás elementos sociales, ingresan a darle vida a la empresa y transformarla en un sujeto colectivo llamado Organización.

 

Cuando la organización estructura su vida, con el paso del tiempo tendrá un comportamiento claro, una dinámica operativa, un modus operandis propio de su recurso humano, que trae consigo una serie de sentimientos, temores, seguridades, percepciones, que fueron constituidas y consolidadas gracias al paso del tiempo y al funcionamiento de la misma. Este cuadro es en términos clínicos, lo definido como Clima Organizacional.

 

Como bien sostiene Dubrán (1974), cada organización tiene propiedades o características que poseen muchas organizaciones; pero cada organización tiene su constelación exclusiva de características o propiedades. Estas son percibidas por sus miembros y crean una estructura psicológica que influye en el comportamiento de los participantes.

 

Realizar un diagnóstico de clima a una organización es aun tarea de pocos. El empresario rechaza fácilmente analizar el clima de su empresa, ignorando que del bienestar de sus empleados depende la imagen y desempeño de las actividades, y por ende marca los índices de productividad de la empresa.

 

Adicionalmente, escudriñar los elementos del clima organizacional de una empresa, es una tarea delicadísima para los profesionales que nos desempeñamos en el campo, y se trata de un verdadero trabajo psicoterapéutico que posibilite en términos del sujeto colectivo, mayores índices de bienestar del recurso humano de la organización, de la mano con el posicionamiento y éxito de la misma.

 

Hasta la próxima

 

Jesús Goenaga Peña

Psicólogo. R.P. 136422

Candidato a Magister en Psicología, Uiversidad de Antioquia.

iesus.gp@gmail.com

Hay una realidad primaria, cada uno de nosotros influye en el estado de ánimo de los demás, lo cual es natural para bien o para mal, lo hacemos todo el tiempo, como si fuera un virus social, pero aunque esto hace parte invisible en las interacciones humanas habitualmente es tan sutil que no se percibe.

 

Si transmitamos con tanta facilidad los estados de ánimo se debe a que pueden ser señales de supervivencia, dado que nuestras emociones nos indican en que concentrar la atención y cuando prepararnos para actuar, son captadores de atención que operan como advertencias, invitaciones, alarmas, etcétera; se trata de potentes mensajes que transmiten información crucial sin poner necesariamente esos datos den palabras, por eso las emociones son un método de comunicación bastante eficiente.

 

En los grupos primitivos el contagio emocional, como por ejemplo la difusión del miedo de persona a persona, debió actuar como señal de alarma ante cualquier eventualidad, concentrando la atención de todos en un peligro inminente (Un tigre o un desastre natural por ejemplo); en la actualidad opera el mismo mecanismo colectivo cada vez que se divulga el rumor de una caída estrepitosa de las ventas, de una inminente ola de despidos, de la difícil situación económica del país o la amenaza de un competidor poderoso que entrará  al mercado,  en la cadena de comunicaciones, cada persona activa el mismo estado emocional  en la persona que sigue y así pasa el mensaje de alerta.

 

Como sistema de señales las emociones muchas veces no requieren palabras, dato que según los teóricos evolucionistas es uno de los motivos por los que han desempeñado un papel crucial en desarrollo del cerebro humano, mucho antes de que las palabras se convirtieran en una herramienta simbólica para los hombres. Este legado evolutivo significa que nuestro radar emocional nos afina con quienes nos rodean, ayudándonos a interactuar más facilidad y eficiencia.

 

Es simple, dentro de la suma total de intercambios de  emociones entre nosotros y  de maneras sutiles (a veces no tanto) todos nos hacemos sentir mejor o peor en nuestro diario vivir como parte de cualquier contacto que tengamos; cada encuentro se puede evaluar según una escala que va de lo emocionalmente tóxico a lo emocionalmente nutritivo, y como dijimos anteriormente estos intercambios  son en su mayor parte invisibles, es nuestra decisión como queremos interactuar socialmente, si ser parte del contagio positivo o simplemente seguir siendo parte del problema en nuestras sociedades.

 

Este programa sobre mentes conectadas sin brujería realizado por Eduard Punset también puede ilustrar el contenido de este articulo, los invito a verlo.

 

Hasta la próxima.

 

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

Desde el área de comunicaciones del Parque  Explora  de Medellín me llega esta invitación que hago extensiva a través de nuestro blog.

La nueva era del cerebro.

Lugar: Parque Explora Medellín

Fecha y hora: 14 de Agosto de 2014 6:30 pm Entrada libre.

 

 

 

Invitado: Andrés González Díaz. Director del programa de Mapeo Cerebral y Neurofisiologia Quirúrgica de USC (University of Southern California en Los Ángeles), codirector del programa de residencia de neurología, jefe del Programa de Monitoreo Intraoperatorio y jefe del Programa de Sueno de USC en Los Ángeles.

Es neurólogo de Georgetown University, Washington, con dos subespecialidades en neurofisiología quirúrgica Harvard y UCLA. Acaba de ser elegido como uno de los mejores 10 médicos de Los Ángeles y es un convencido del valor de la divulgación de las ciencias.

 

Para más información sobre este gran evento consulten la pagina web del parque explora.

http://www.parqueexplora.org/visitenos/noticias/la-nueva-era-del-cerebro/#.U-q2LON5OSp

 

Allá nos vemos.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

La gente ha comenzado a entender que para alcanzar el éxito en la vida no bastan la excelencia intelectual y la capacidad técnica, hoy por hoy necesitamos otro tipo de habilidades solo para sobrevivir, y mucho más para prosperar, en el mercado laboral del presente y del futuro que es cada vez más agitado y cambiante se vuelven a evaluar cualidades internas tales como la flexibilidad, la iniciativa, el optimismo y la adaptabilidad a los entornos.

 

¿Qué ven los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Gran cantidad de directivos de grandes compañías y PYMES con los que hablo a diario afirman cosas comunes sobre sus empleados:

  • Buena parte de las personas que trabajan para ellos carecen de motivación para seguir aprendiendo y mejorando su desempeño, en especial después de pasar por las universidades y los posgrados.
  • Muchos de sus empleados son incapaces de trabajar en equipo y colaborar  con sus compañeros.
  • La autodisciplina, la autorresponsabilidad y el enfoque sin que los tengan que monitorear es cada vez más escasa.
  • Las habilidades sociales y de comunicación cada vez son menos en los entornos laborales.

 

¿Qué buscan los empleadores y directivos en sus organizaciones?

 

Hay algo muy claro, el mundo está lleno de hombres y mujeres bien preparados, pero se estancan o peor aún, se descarrilan debido a vacíos cruciales en la inteligencia emocional.

Son muchas las cosas que se exigen en una organización en cuanto a la habilidad para gestionar las emociones y todo lo que eso deriva, sin embargo le he preguntado a muchos directivos de compañías importantes y PYMES que características solicitan a sus empleados y esto me contestaron:

  • Saber escuchar y comunicarse oralmente.
  • Dominio personal, confianza en sí mismo, motivación para trabajar en pro de un objetivo, deseo de desarrollar la carrera y enorgullecerse de lo alcanzado.
  • Efectividad grupal e impersonal, espíritu de colaboración y de equipo.
  • Capacidad de comunicación efectiva y relaciones interpersonales sanas.
  • Habilidad para negociar desacuerdos.
  • Efectividad en la organización deseo de contribuir.
  • Potencial para el liderazgo.

Aunque la mayoría  le de un gran valor a las capacidades intelectuales y técnicas por encima de las habilidades sociales, en muchos casos no están  entrenados para gestionar las emociones asociadas a lo que hemos mencionado, es casi seguro que esas habilidades no son enseñadas en las aulas de clase  sin embargo la carrera de una persona y el éxito profesional dependerá en mayor o menor medida del grado en que las haya dominado, cada quien debe evaluar y tomar cartas en el asunto para mejorar en una época donde todo cambia y nada está asegurado para nadie.

 

Hasta la próxima.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

Los expertos en marketing nos muestran todo su ingenio al diseñar planes de marketing que prometen resultados increíbles para sus organizaciones si se ejecutan adecuadamente. Tienen en cuenta y entienden las necesidades y deseos de los clientes, hacen investigación de mercados, administran bien la información, hacen buena segmentación, los productos y servicios son de buena calidad y a precios competitivos, logran posicionarse con campañas publicitarias creativas, la pregunta es ¿por qué a veces no producen los resultados esperados?

Hay algo que explica en parte ese fenómeno, los integrantes del área comercial que tienen contacto directo con el consumidor no son capacitados adecuadamente y cometen errores que los clientes no perdonan, en estos casos es donde entran los expertos en coaching para solucionar fallas que a veces no se logran trabajar con las inducciones y capacitaciones.

¿Para qué sirve el coaching en el mercadeo?

Básicamente busca mejorar y descubrir las habilidades comerciales de los participantes en las sesiones. Por medio del coaching se ayuda a las personas a realizar mejor aquello que ya saben hacer, descubriendo nuevas posibilidades que incluso desconocen de sí mismas. Es algo distinto a las inducciones y cursos de capacitación porque el coach es un profesional que lleva a las personas a entenderse interiormente. Durante el entrenamiento es la persona quien saca las propias conclusiones de lo que tiene que hacer y cuál es la mejor forma.

El coaching ayuda a los participantes a diseñar objetivos y planes de acción en función de los objetivos de la estrategia de mercadeo, lo que garantiza que los integrantes del área comercial van por el mismo camino de la organización, razón por la cual es importante que previo a los entrenamientos con el grupo, el coach profesional tenga conocimiento de los resultados que quiere lograr la empresa, para hacer que los integrantes del área comercial al final del entrenamiento se sientan cómodos e identificados con lo que hacen.

¿Cómo se hace coaching en una organización?

El paso fundamental es que el coach profesional antes de la intervención con los integrantes de área comercial defina con los directivos la situación actual de la organización y lo que se espera lograr terminado el entrenamiento.

A continuación mostramos de forma resumida el diseño de un plan de coaching:

1. Se busca que los participantes obtengan habilidades de comunicación efectiva, persuasión, manejo de objeciones, técnicas avanzadas en ventas, conocimiento de la mente y emociones de los consumidores, lectura adecuada del lenguaje no verbal y capacidad de escucha, para que logren entregar al cliente lo que necesita y salga realmente satisfecho, lo genera relaciones comerciales redituables.

2. Diagnóstico de la situación actual.

El objetivo es que los participantes conozcan su situación actual para lograr tener un buen punto de partida y que sepan que deben mejorar, la idea es que logren identificar los hábitos negativos que no permiten un desempeño excelente de cara al cliente, tales como miedos, bloqueos, inseguridades y actitudes limitantes.

3. Definición de objetivos y metas.

Se busca llevar a los participantes a definir objetivos y metas personales articulados a los objetivos organizacionales y comerciales de la empresa, desde allí se comienza una conexión interesante que será bien percibida por los clientes actuales y potenciales.

La forma de diseñar los objetivos es lo que llamamos objetivos SMART, que para el participante sean:

• Atractivos.

• En presente.

• Con una alta dosis de consciencia.

• Que tengan un para qué (utilidad) bien definido.

• Que tengan beneficios al lograrlos, desde lo económico y desde lo mental.

• Formulados en positivo.

• Específicos.

• Realistas, relevantes y alcanzables.

• Medibles.

• Situados en el tiempo.

• Con acciones organizadas.

• Que sean sostenibles, es decir, que ya alcanzados se puedan mantener o superar.

Lo interesante de un proceso coaching es que cuenta con el participante, pues el mismo diseña sus propias estrategias en función de quien es como individuo, no en función de lo que dice un curso de

ventas estandarizado, dado que el proceso de coaching respeta mucho las diferencias de cada quien.

4. Identificación de recursos actuales y futuros.

Aquí los participantes identifican los recursos con los que cuentan y los que necesitan, desde lo personal (lo que depende de ellos) y los que proporciona la empresa (que no depende de ellos) para la ejecución de las labores comerciales.

5. Anticipar y eliminar obstáculos.

En esta fase el participante define que obstáculos podría tener y se le enseña como anticiparlos y eliminarlos.

6. Pasar a la acción.

Aquí los participantes dejan todo organizado y escrito en un plan estratégico, existen muchas metodologías, la más usada en coaching es el planning, porque permite dejar todo documentado y hacer un seguimiento de logros y analizar fallos, lo más importante es que el participante aprende esto de forma tan sencilla que logra hacer esta tarea sin mucha intervención de los directores comerciales o gerentes de mercadeo, lo que desarrolla la autoconfianza, la iniciativa y fortalece la toma de decisiones.

La metodología es amena, fácil de entender, siempre hemos defendido la idea que lo práctico se aplica y da excelentes resultados.

La conclusión final es simple, los directivos y expertos en mercadeo son los creadores de la estrategia de mercadeo, la fuerza de ventas es un elemento indispensable y se debe garantizar que funcione de la mejor manera posible para que haya un buen posicionamiento de la organización en el mercado, objetivo que puede lograrse muy bien si los procesos de capacitación se desarrollan a través una disciplina poderosa como el coaching comercial por las facilidades que brinda tanto a los empleados como a la organización.

Hasta la próxima.

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

 

Este post de mi blog es un poco inusual pero va dedicado a una de las personas más valiosas que tengo en mi vida, Luis David Agudelo, más conocido como Luis Da, o como firma sus opiniones: By LD.

Recuerdo tantas cosas limitantes que me han dicho en la vida, en todas mis edades, es entendible, vivimos en una sociedad bombardeada negativamente por los medios de comunicación y eso nos hace ver la vida con un filtro decadente y sin esperanza, no es solo Colombia, es el mundo en general.

Si observamos detenidamente, los periódicos, las noticias, los canales, el cine y muchas formas de comunicación humana se nos plantea un panorama desolador; hice un ejercicio dos meses, ver  noticias en televisión, leer periódicos de  todo el mundo y ver la programación de muchos canales de televisión, cada día tomé nota de cuantas cosas buenas encontraba y cuantas no tan buenas. Para pulir mi filtro y no hablar solo desde mi punto de vista, le pedí a mis amigos (de diversas profesiones, edades y formas de pensar) que intentaran hacer lo mismo, luego nos reunimos y comentamos los resultados, yo no estaba equivocado, no era solo mi opinión, vivimos en un mundo donde se evoca lo negativo, las limitaciones, la frustración, la desesperanza, la crítica con o sin fundamento, razón por la cual si la mayoría piensa de forma limitante en teoría no tendríamos razón alguna para pensar diferente dado que somos mucho de lo que vemos del entorno, sin embargo muchos han querido romper ese patrón y ser diferentes, es decir “positivos y entusiastas” a pesar de las circunstancias personales, familiares y sociales.

La peor parte de todo esto que he mencionado es que se nos ha vuelto normal pensar y hacer las cosas a la luz de lo que nuestra sociedad muestra, se nos ha vuelto normal limitarnos a nosotros mismos y limitar a las otras personas, se nos ha vuelto normal perder la esperanza, se nos ha vuelto normal tener enfermedades mentales o creer que las tenemos, y lo más preocupante, hacer a esas enfermedades mentales causantes de todo lo que nos pasa para evitar asumir la responsabilidad  que nos toca como individuos; en fin, todo esto que he escrito tiene un contexto, y no es precisamente el mío, aunque podría tenerlo pero no es el caso, el objetivo con este post es hacerle homenaje a un guerrero, uno de mis mejores amigos, una persona a la cual respeto y admiro profundamente a pesar de que en muchos casos hemos tenido marcadas diferencias por nuestra opuesta pero complementaria forma de pensar, mi parcero (gran amigo para lectores de otros países), Luis David Agudelo.

Hace poco Luis Da tuvo un accidente en bicicleta, en verdad fue un accidente fuerte porque se fracturó su brazo en varias partes y ha pasado por varias operaciones. La realidad es que Luis Da al día de hoy no puede mover bien su muñeca, un movimiento esencial para cualquier ser humano, en especial para él porque es un guitarrista muy talentoso, se preguntarán si es músico, yo considero que sí, ya lo he leído en varias partes, una persona no es algo por lo que diga su título sino por la pasión que le ponga a sus acciones, y Luis Da le pone muchísima pasión  a la guitarra, igual o más que a  su carrera de psicología, privilegio que yo comparto con él porque nos encanta estudiar el comportamiento humano.

La recuperación de Luis Da no ha sido fácil, no tendría por qué serlo dado su accidente, sin embargo lo admirable de esta historia es su capacidad, su actitud y sus ganas por volver a ser quien era antes del accidente. De lo que estoy seguro es que no será igual que antes, independientemente de cómo salga de la recuperación  el será mejor, mucho mejor, en mi caso creo eso porque sé quién es y sé de sus capacidades como persona, así que no tengo dudas, dudaría de cualquiera, nunca de Luis Da.

La parte más inspiradora de todo esto es que Luis Da a pesar de sus operaciones, su dolor físico y de no estar recuperado aún, hizo lo que muchos no hubieran hecho, tocar la guitarra, y bien hecho, digo a pesar de,  porque el mismo medico ortopedista que lo trata actualmente hizo el comentario más despectivo, limitante y poco profesional que he escuchado en muchos años cuando Luis Da entró a consulta: “¡Ahí llegó el exguitarrista!” Obviamente ya le había dicho previamente y con otras palabras que nunca más volvería a tocar una guitarra, que se olvidara de eso, opiniones muy propias de un médico que vive bajo los parámetros sociales que mencioné al inicio;  pero Luis Da es tan obstinado, tan terco a ratos, tan positivo, tan decidido y con tanta fuerza para demostrarle al mundo un resultado diferente, que tiene el poder mental y emocional  suficiente para irse en contra de las limitaciones del mundo y de la misma medicina,  con un video que voy a publicar en este post, Luis Da demuestra que aun con mucho dolor y con aparatos quirúrgicos no renuncia a lo que ama, y sé que no lo hará así todos le digan “jamás volverás a tocar una guitarra”.

Luis Da, para mí y para muchos, es la demostración real de que sí se pueden hacer las cosas a pesar de la supuesta realidad, que es capaz de adaptarse a lo que se venga, es un verdadero guerrero que le importa muy poco lo que los demás digan y lucha por lo que quiere, esos ejemplos se ven mucho en los libros de autoayuda  y a través de la historia, sin embargo uno se pregunta ¿esos casos si los podré contar? Yo como coach profesional y como conferencista tengo el privilegio de decir que tengo un amigo cercano que sí supera verdaderamente adversidades, que sí es capaz de hacer lo que quiere, que como mínimo intenta darlo todo a pesar de las circunstancias.

La verdad no sé cómo quede su mano y si recupere la movilidad, de lo que  estoy seguro  es que Luis Da a pesar de todo nunca desistirá, él perseguirá siempre lo que se le mete en la cabeza sin importar los obstáculos propios de la vida, Luis Da cuando ama lo que hace lo da todo, y sus ganas de demostrar resultados diferentes lo llevarán a la gloria, esa que todos queremos y podríamos alcanzar  si tuviéramos al menos un poco de la determinación que a Luis Da le sobra.

Un abrazo Luis Da, amigo, parcero, pase lo que pase, ahí estaré cuando lo desees, te vas a recuperar, este escrito va dedicado a vos y es muy poco para lo que hemos construido con los años y por todo lo que tengo para agradecerte.

Muchas veces en conferencias, cursos y asesorías me han preguntado sobre la diferencia entre lo consciente, lo subconsciente y lo inconsciente. Entre las personas del común existen muchas confusiones y es normal, no todos son psicólogos, médicos o estudian el comportamiento humano, además diferentes autores y libros de autoayuda hablan indistintamente de qué es subconsciente e inconsciente a  veces sin saber a qué se refieren, supongo que tal vez por ser prácticos y no complicarle las cosas a sus lectores, lo cual es una buena intención.

Mi interés con esta publicación no es decir quién está equivocado o quién tiene la razón, solo quiero exponer algo que me pareció muy acertado, explicado por la británica Rita Carter en su libro “The human brain”, a mi modo de ver uno de los mejores libros que he leído sobre biología del cerebro humano.

Para facilidad de los lectores de nuestro blog solo hablaremos de lo consciente, es decir lo que nos damos cuenta que está pasando o estamos haciendo, y lo inconsciente, lo que no nos damos cuenta que está pasando o que estamos haciendo cuándo vamos en automático, muy propio de los comportamientos, emociones o esas funciones biológicas de las cuales no nos damos por enterados, como los más de 50 químicos que produce el hígado al día o cuántas veces late el corazón en una hora; las funciones biológicas necesarias para vivir son tantas, son tan complicadas  y pasan tan rápido que si tuviéramos que controlarlas conscientemente con seguridad  no sobreviviríamos o no tendríamos un solo segundo para realizarnos como personas.

La doctora Carter expone que los humanos poseemos una organización vertical del cerebro que inicia en la zona cortical donde se desarrollan las actividades mentales de más alto nivel, pasa por la zona límbica donde se gestionan las emociones y finaliza en el tronco encefálico donde suceden las funciones cada vez más básicas o primitivas que controlan las funciones vitales como el ritmo cardíaco o la respiración, entre muchas otras funciones, en síntesis este esquema argumenta que “entre menos consciente más automático es y menos nos damos cuenta de lo que sucede”.

La región más alta del encéfalo es la corteza cerebral, la cual está relacionada con las sensaciones conscientes, el pensamiento abstracto, el razonamiento, la planificación, la estrategia, la memoria funcional (corto plazo) y otros procesos mentales superiores similares.

Las áreas límbicas se encuentran en una parte más interna del cerebro, en el centro y alrededor del tronco encefálico, y son las que gestionan comportamientos y reacciones emocionales e instintivos, así como la memoria largo plazo, siendo una de sus principales estructuras el tálamo, que es un centro de procesamiento y retransmisión en especial de la información sensorial procedente del cuerpo  que luego es dirigida a la zona cortical.

Más abajo está el tronco el tronco encefálico y la médula, donde se encuentran los centros vegetativos que mantienen a una persona con vida incluso si ha perdido la consciencia.

En realidad esto es algo un poco más complejo pero el objetivo es ponerlo lo más sencillo posible para que se entienda y las personas tengan un poco más de claridad cuando hablen del tema o cuando asistan a un curso de capacitación.

Quien desee profundizar un poco más es bienvenido, pueden hacer todas las preguntas que gusten, si pueden ser respondidas, se hará con el mayor de los gustos.

 

Feliz día.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

Gran parte de nuestra vida tomamos decisiones irracionales, y lo que realmente influye en ellas es completamente distinto a lo que creemos con gran confianza que influye en ellas. El objetivo de esta publicación es que al ver el video adjunto   reflexione mas allá de lo que conoce sobre  qué es lo que le mueve a usted y a las personas que lo rodean a tomar ciertas decisiones y asumir ciertos comportamientos.

El video es algo relativamente corto para un  tema tan interesante, de hecho hay un curso completo de ocho semanas que comencé  a estudiar hoy  en Duke University con el genial profesor Dan Ariely, pero aquí pueden ver algo de sus análisis y planteamientos, es muy recomendado pues Dan Ariely es un verdadero genio  respetado abiertamente por cuatro ganadores del nobel de Economía y ni hablar de los profesionales del comportamiento humano.

 

Simplemente analicen y diviértanse.

 

 

 

Feliz día.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

Un cordial saludo para todos.

En este post comparto la segunda parte de la entrevista que me realizaron en Canal U sobre Cerebro en Práctica. si tienen alguna dificultad para verla en redes sociales les comparto los enlaces.

 

Un Feliz día.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

Un cordial saludo para todos.

 

Como lo había prometido hace unos días en redes sociales, les comparto la primera parte de la entrevista que nos hicieron en Canal U, algunas personas se la perdieron pero acá la puede ver porque ya está en youtube, es algo muy sencillo pero me divertí mucho en esta experiencia. La parte dos estará disponible la otra semana.

Agradezco por estar  pendientes de nuestras actividades.

 

Un feliz día.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

 

 

Conocer un poco el cerebro, la estructura biológica más compleja, maravillosa y potente que existe es algo fascinante, una aventura llena de experiencias acerca de lo que somos, del por qué hacemos lo que hacemos racional o emocionalmente  y las implicaciones que tienen las decisiones en nuestra vida, más aun cuando son automáticas y muchas veces no somos conscientes de lo que hacemos.

Cada día  hay más  personas interesadas en las neurociencias y sus  aplicaciones a los negocios, el mejoramiento de las organizaciones, la vida cotidiana, la salud, las relaciones sociales, las fobias, los miedos, etc… ya que los resultados en esas áreas son realmente sorprendentes, exitosos y documentados. Más que ser la solución a todos los problemas o reemplazar a otras ciencias conocer el cerebro se ha vuelto un complemento muy interesante si se utiliza de manera positiva y proactiva, eso me animó a escribir este blog y seguir aprendiendo, pues cada día se descubren más y más cosas que no nos hubiéramos imaginado hace dos o tres décadas.

Mi interés por el cerebro tiene mezcla de experiencia personal y casualidad, hace 23 años en un accidente de tránsito me  fracturé  el cráneo, cuando desperté mi neurocirujano me dijo: “Estás vivo de milagro, ojalá que la vida te de el regalo de disfrutar  plenamente y darle algo bueno a los demás a través de  tus logros profesionales, valora tu cerebro, está muy bien y es algo que pocos pueden decir después de lo que te pasó” compartió conmigo un rato y se despidió con una sonrisa. No comprendí mucho pero estaba impactado y me quedó sonando lo que dijo, hoy sé que las experiencias de la  infancia definen parte de la esencia para el resto de la  vida, esa me marcó. Lo que empezó desde mi niñez como curiosidad sobre qué me había pasado y la casualidad de encontrarme con mi gran amigo y maestro en Neuroprogramate el medico Juan Felipe Velásquez Jaramillo  me llevo a unir lo aprendido en neurociencias con el coaching personal, el desarrollo empresarial y la economía.

En Colombia son muchos los que ven el mundo desde las neurociencias incluso sin ser psicólogos y médicos, muchos hemos llegado a la misma idea, el deseo de divulgar esta valiosa información en un lenguaje sencillo que las personas sean capaces de aplicar a sus vidas de manera práctica, ese es nuestro verdadero reto, pues sabemos de los beneficios que se obtienen al saber un poco más de nuestro mayor regalo como especie.

Espero que disfruten este espacio y aprendamos juntos, estoy a su disposición.

Hasta pronto, muchos éxitos.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

¿Le ha sucedido que alguien le arruinó el día de un momento a otro? Hay Quienes logran hacerle pasar un día perfecto y otros en segundos pueden hacerle la vida imposible. Si se deja afectar negativamente es posible que luego le transmita su estado de ánimo a otros contribuyendo a que el ambiente se vuelva pesado. Echarle la culpa a quien lo indispuso es fácil, responder por si mismo y no dejarse contagiar es una alternativa saludable aunque no sea tan sencillo como decirlo, pero es posible lograrlo si se buscan los elementos para aprender a ser mas conscientes y pensar positivamente.

Existen en nuestro cerebro las llamadas neuronas espejo descubiertas por los científicos Giacomo Rizzolatti, Leonardo Fogassi y Vittorio Gallese en la universidad de Parma, en Italia. Dichas neuronas se activan cuando un animal o persona desarrolla la misma actividad que está observando ejecutar a otro individuo e incluso sin realizarla se activan las mismas zonas del cerebro. Los neurocientíficos suponen que estas neuronas desempeñan un importante rol dentro de la vida social, tales como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar de otro) y la imitación.

A veces tratamos de esconder que no nos encontramos bien pero cualquier ser humano esta dotado biológicamente para detectar que alguien esta incomodo emocionalmente solo observando su lenguaje no verbal y sin ellos proponérselo imitan actitudes y emociones que usted esté sintiendo, motivo mas para intentar ser conscientes de lo que decimos y hacemos en ambientes sociales. Es muy común entre familiares o compañeros de trabajo que al interactuar unas horas o días lleguen a usar las mismas palabras de los otros y copiar sus estados de ánimo, sean positivos o negativos. Esos refranes populares de las abuelas que dicen “El que anda entre la miel algo se le pega” o “dime con quien andas y te diré quien eres” son evidencia de lo que hemos dicho.

Piense en lo siguiente:

¿Qué le estamos transmitiendo a nuestros seres queridos, amigos y personas con las cuales nos relacionamos?

¿Que pasaría si usted se expresara más positivamente de las personas con las cuales interactúa?

¿Que pasaría si usted hablara mejor de si mismo y los demás percibieran esa mejora en su estado de animo?

¿Es posible que en ambientes estresantes usted se comporte diferente, sea parte de la solución y los demás lo sigan?

Pensar en eso conscientemente y considerar otras posibilidades sería la diferencia entre un día muy bueno donde se logren excelentes resultados y otro que le haga dar muchos dolores de cabeza.

Les dejo un video que ilustra lo comentado en esta entrada.

Hasta pronto.

 

Daniel Sánchez García.

 

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

 

Hace años hablando con una amiga nos hicimos una pregunta que no pudimos responder como quisimos:

¿Por qué a medida que crecemos nos vamos volviendo más limitados, se alimentan nuestros miedos al punto que ni intentamos las cosas y fracasamos antes de empezarlas?

En Julio estuve en una aseguradora para contarles sobre la neurociencia y sus aplicaciones en las ventas, mi amiga estaba allí, me reí con picardía e intentamos darle una respuesta a lo que alguna vez dejamos pendiente.

Joe Dispenza en uno de sus libros comenta: La ciencia ha demostrado que estamos preconfigurados por la herencia y somos cambiados por el entorno, mas de la mitad de los genes contribuyen a darle forma al cerebro, luego estamos sujetos a lo que aprendemos y experimentamos a través de los sentidos así vamos construyendo nuestra forma de ver el mundo, nuestras creencias y esos pensamientos que determinan la capacidad de soñar y trabajar por alcanzar lo que queremos.

Dicen que lo mas importante son las metas y los sueños pero ¿como vamos a tener sueños si al enfrentarnos a dificultades las personas solo ven limitantes y ayudan a que esos anhelos desaparezcan? esos sueños nacieron cuando éramos niños y se van muriendo por las circunstancias.

¿Cómo ve la vida un niño? Más o menos así:

  • Todo lo cree, todo lo puede, su cerebro está programado sin limitantes.
  • Todo lo disfruta, todo puede ser realidad, es alegre, juguetón e inquieto, investigador, persistente.
  • No se detiene fácilmente ante un obstáculo e insiste tanto que hasta hace ceder a los adultos.
  • Tiene gran cantidad de energía y deseo de participación, en un minuto se convierte en lo que quiere (Super héroe, astronauta, piloto, diseñadora, reina de belleza, etc…)
  • No se preocupa por la economía, la política, la crisis o porque sus caderas están flácidas mucho menos le importa una cirugía estética.
  • Tienen sueños de grandeza valor y posibilidades.

De Joe Dispenza también leí que los niños biológicamente tienen menos desarrollado el cerebro racional en comparación con los adultos pero su cerebro emocional es muy activo.

¿Será que la diferencia entre ellos y nosotros es que se dedican mas a sentir que a pensar? Esa posibilidad me gusta considerarla.

Cuando los niños crecen, aterrizan a la realidad y racionalidad del mundo, los adultos les imponen su estilo se muestran como un espejo o modelo a seguir, ahí comienzan a morir los sueños, también a programarse las limitaciones mentales. Cuando esos niños van llegando a adultos o antes en muchos casos pasa algo como esto:

  • Se  van transformando en personas rígidas y desconfiadas al punto de solo creer en lo que es tangible.
  • Confían mucho en su instinto, desarrollan gran sentido de la lógica pero poco de la imaginación.
  • Algunos por temor a soñar afirman cosas como: “Soy una persona con los pies sobre la tierra” ó “no se vive de ilusiones debemos aceptar la realidad”

Es ahí donde revivir el niño interior es bien importante, el está dentro de su mente esperando que lo deje salir a gozar del mundo y las oportunidades, eso se logra rompiendo paradigmas, rutina, temores, volviendo a vivir dinámico, alegre y feliz, volver a creer que si se puede, que vale la pena soñar sin importar la edad que se tenga.

Un niño tiene una gran imaginación para crear escenarios maravillosos en cambio el adulto esta lleno de temores que ponen fin a los intentos de triunfo y si surge alguna idea innovadora también aparecen las razones lógicas para no intentar comenzar, esa voz interior que dice:

¿Para que te vas a meter en eso? “Vas a fracasar”, “ponle sentido común a las cosas”, “eso ya muchos lo intentaron y no pudieron” ¿vas a ser uno mas? “en tiempos de crisis es mejor ir a lo seguro”.

lo mas preocupante es que sin darnos cuenta el cerebro exterioriza todo eso que tiene adentro, terminamos acabando los sueños de nuestra pareja, hijos, socios, amigos e incluso desconocidos, somos especialistas en llenar de dudas y limitaciones a los demás basados en nuestras experiencias sin embargo los pensamientos limitantes muchas veces no son tan reales, fueron creados por errores e intentos fallidos propios o de otros, en cambio el pintor de sueños esta presente y es la esencia de nuestro avance como especie.

¿Quien pensaría en el siglo XVI que podría caer del cielo una persona colgada de un pedazo de tela? ¿Que un aparato de metal podría volar? para algunos fue posible, aunque no faltaba el que decía… “Esta loco, eso solo se le ocurre a usted”, ellos no escucharon a los que hacían comentarios de ese tipo, dejaron fluir de nuevo al niño interior, se unieron a el para lograr lo que se les venia a la mente y ahora esos pensamientos son realidad.

Terminaré con algo que me contó una señora en el Metro de Medellín y me recomendó el libro, se llama “La culpa es de la vaca”

En una tarde nublada de un país donde hay invierno dos niños patinaban, el hielo se rompió, uno de ellos cayo al agua. El otro recordó un incidente similar cogió una piedra golpeó el hielo con todas sus fuerzas hasta que logro quebrarlo y salvar a su amigo.

Cuando llegaron los bomberos se preguntaron: ¿Como lo hizo? el hielo está muy grueso habríamos necesitado herramienta, es imposible que lo haya quebrado con esa piedra y sus manos tan pequeñas, un abuelo respondió con una sonrisa:

Yo se como lo hizo… Todos se preguntaron ¿Como fue?

Fácil… no había nadie a su alrededor que le dijera que no se podía y que dejara de intentarlo.

La decisión de pensar en posibilidades solo la tiene una persona y es usted mismo, los demás solo pueden contárselo.

Una vez Einstein dijo: “Si lo puedes imaginar lo puedes lograr”

 

Hasta la próxima.

Daniel Sánchez.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

Es raro  ver artículos sobre  política que sean positivos, cuando se habla del tema la mayoría de la gente tiene en el cerebro una asociación negativa.  Escogí otro camino, evitaré hablar negativamente  del tema lo que no implica  defender a  los políticos, simplemente es algo interesante desde mi profesión porque involucra  emociones y comportamiento humano, además es algo que queramos o no siempre estará ahí, siempre dará de que hablar y por estos días estamos en época de campañas donde muchos de los candidatos (No todos) prometen un futuro  ”diferentemente igual”.

Me gusta salir a la calle porque puedo aprender de las personas y escucharlos, la semana pasada me senté con dos señores de 35 y 75 años en un parque cuando de pronto paso un carro promocionando  a un candidato para la alcaldía, de inmediato comenzaron  a hablar del tema político en términos no muy agradables y me surgió la pregunta ¿Porque la gente piensa negativamente de la política?

Néstor Braidot  uno de los grandes del neuromarketing  menciona algo contundente en uno de sus libros… “hoy se sabe que aproximadamente el 95% de los procesos mentales del ser humano se producen en su mente no consciente y es precisamente allí donde residen los mecanismos que condicionan sus decisiones” un político tradicional se preguntaría ¿A mi eso de que me sirve?  Alguien que lea sobre estos temas le respondería  que en esa mente no consciente, metaconsciente o subconsciente se procesa algo llamado “emoción” que literalmente significa “moverse hacia”.

No hay que tener mucha imaginación para entender que es al subconsciente donde deben llegar los mensajes y que de una emoción casi siempre se desprende una acción o decisión sobre algo o alguien, la buena noticia es que si un candidato político logra conectar con las emociones de sus electores tendrá una gran posibilidad de éxito, la mala noticia es que no se hace de cualquier manera así que a los políticos les toca leer un poco  sobre la fisiología de la conducta en un libro llamado “Neurociencia y conducta” de Eric Kandel el premio nobel de medicina del año 2000.

Se ha demostrado científicamente  que los estímulos sensoriales transmiten mensajes que generan emociones, si estas son negativas pueden activar el centro de huida en el cerebro es decir la zona que nos lleva a que no queramos algo y si son  positivas pueden activar el centro del placer o de la recompensa, en el caso de la política sucede algo similar al mercadeo, dependiendo de que se  le transmita a una persona  se forma el criterio para tomar la decisión de votar a favor de un candidato, en contra de el o simplemente no votar por nadie ¿eso les dice algo?  piensen en lo siguiente: malos manejos de dineros públicos, peleas entre candidatos, insultos, calumnias, corrupción, rumores descalificadores, chismes, debates sucios, publicidad negra, sobornos, campañas financiadas con dineros de mala procedencia,  etc… ¿Esas palabras activan centro de placer o centro de huida en el cerebro de las personas? ¿Cuantos candidatos políticos logran transmitir  mensajes que formen paradigmas positivos en la gente? eso explicaría en parte porque la mayoría de la gente desprecia la política, sin embargo reconozco que si hay políticos haciendo bien las cosas, si la creencia colectiva que dice “todos los políticos son malos y solo suben a robar” fuera del todo cierta tengan por seguro que estaríamos demasiado mal y no tendríamos país.

Otra de las cosas que me llamo la atención son los electores racionales y los electores emocionales. Los racionales ponen a trabajar mucho su mente consciente y en general están bien informados, analizan propuestas de gobierno, están pendientes de las encuestas, analizan las hojas de vida de los candidatos y cuando llegan a votar ya tienen tomada la decisión bajo esos criterios, en cambio los emocionales es decir la mayoría de personas, toman  decisiones con los sentimientos, usan mas la mente no consciente o subconsciente, recurren mucho mas a  información en forma de paradigmas o creencias y al momento de tomar la decisión lo hacen porque el candidato les genero simpatía, es atractivo físicamente, hace alguna propuesta que toca directamente con las causas que  defienden apasionadamente los electores o se les parece a alguien del pasado,  además se dejan llevar  por los rumores tanto malos como buenos.

Tomando en cuenta lo anterior sorprende que  los candidatos políticos sigan  haciendo las campañas de una manera tan similar,  sean pocos los innovadores, vivan de pelea en pelea y buscando la jugada sucia para hacer quedar mal al otro, si se enfocaran  en transmitir un mensaje conciliador y de verdadera esperanza estoy seguro que la percepción de las personas cambiaria poco a poco, los paradigmas colectivos serian mas positivos y la participación ciudadana seria mucho mas grande, pero cada día parece mas difícil que quienes hacen campañas tengan en cuenta estos detalles, por el bien de todos deberían reflexionar  sobre sus palabras y pensar las cosas dos veces antes de actuar.

Entiendo que la gente este decepcionada por todo lo que ha pasado, aun así los invito  a romper creencias negativas, estudiar las hojas de vida de los candidatos, sus propuestas y a tomar parte activa en las decisiones que nos competen a todos, si elegimos ser actores pasivos en la sociedad seguiremos recibiendo mas de lo mismo, permitiendo que sigan subiendo los mismos apoyados por los mismos, hay muchas cosas en juego que nos afectan directamente votemos o no, entonces ver las cosas desde el lado positivo nos ayuda a construir un país mejor, porque si vamos a pensar que este país cada vez esta peor y no hay posibilidades de nada esos pensamientos  seguirán volviéndose una creencia colectiva,  es triste saber que tenemos un país maravilloso lleno de cosas buenas y no lo aprovechamos, si pensáramos como un equipo colombiano en mejorarlo podríamos vivir todos bien, es por eso que hace unos días me hice preguntas como estas…

¿Soy yo mejor que los políticos para agredirlos y emitir juicios sin conocimiento de causa?

¿Me he tomado el trabajo de acercarme a sus hojas de vida para saber si los elijo o no?

¿Los critico cuando algo malo le pasa a mi ciudad sabiendo que no participé en su elección y no apoye otra alternativa diferente?

¿Podemos hacer algo colectivamente como ciudadanos por tener un país mucho mejor y no creer que un porcentaje tan pequeño de políticos deben hacer las cosas por nosotros?

Si muchos políticos hicieran mejor las cosas… ¿nosotros también haríamos lo mismo y dejaríamos de buscar aplastar al otro y pasar por encima de los demás o es  un asunto de valores y principios propios?

Muchas veces no son los políticos los que deben cambiar, nosotros debemos dejar de elegirlos o apoyar alternativas diferentes, el cambio parte de nosotros mismos, se trata de cambiar el enfoque mental hacia lo negativo y creer en nuestra capacidad de aportar desde nuestras  acciones a crear un país mucho mejor no solo para nosotros sino para  futuras generaciones, ¿Quieren ver a un colombiano pensar diferente? En el siguiente video lo verán.

Hasta la próxima.

Daniel Sánchez.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

 

 

 

Invitamos a los lectores de nuestro blog Cerebro en Práctica a una charla gratuita donde profundizaremos sobre la transmisión emocional y las neuronas espejo,  habrá espacio para preguntas y podremos conversar sobre diversos temas relacionados.

Que pasen una feliz tarde.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

 

 

 

 

La neurociencia tiene muchas aplicaciones en el mundo de los negocios y la gerencia de organizaciones por los descubrimientos que se han hecho sobre las emociones, a esta especialidad se le llama “Neuromanagement”,  quienes la estudiamos concentramos la atención en algunos aspectos clave: comprender los procesos cerebrales vinculados a la toma de decisiones, Incrementar el compromiso de las personas, como implementar cambios con un mínimo de conflictos, como comprometer a otros para lograr un mejor desempeño, como reducir los niveles de estrés y muchas otras cuestiones donde el ser humano es el protagonista, se trata de aprovechar los estudios del cerebro para hacer las cosas mas agradables, incrementar la productividad y por supuesto, las ganancias…

Un gerente o propietario se preguntaría ¿Para que me sirve conocer el cerebro si ya mi empresa esta obteniendo muchos beneficios y las ventas van bien? Siempre hay posibilidad de mejorar, de crecer, de vender mas, estamos en una época donde la estabilidad financiera es muy importante pero no  suficiente, si una organización  logra crear o mantener  una motivación positiva en los empleados puede alcanzar mejores resultados, las grandes multinacionales lo tomaron en cuenta y actualmente  invierten muchísimo dinero en expertos de las neurociencias para conservar, potenciar y capacitar su recurso humano, el mas preciado de todos.

¿Porque hay tanta atención en el cerebro emocional de los empleados?  En esa parte del cerebro humano se producen y controlan muchos químicos como las hormonas y los neurotransmisores, que actúan dentro del  sistema nervioso y viajan por todo el cuerpo a través de la sangre,  influyendo en el comportamiento, la  capacidad física y mental. Los pensamientos determinan una buena parte de esa neuroquímica, si son  positivos hacen que una persona se sienta totalmente productiva, concentrada, motivada, con ideas innovadoras y soluciones ingeniosas, si son negativos la misma persona puede sentirse disminuida en sus capacidades, volverse irritable, conflictiva, depresiva y estresada.

Los directivos y socios de las organizaciones saben que los pensamientos y emociones pueden transmitirse entre empleados, por eso cada vez son mas las empresas que tratan de crear mejores ambientes laborales usando técnicas de neurociencias que puedan ser implementadas en todos los niveles, desde el jefe de ventas o director de producción hasta el obrero o la persona del aseo, piensen en empresas como Google o la ensambladora colombiana de vehículos Sofasa, son empresas excelentes y su capital humano es totalmente comprometido, difícilmente alguien quiere irse de allí.

En la actualidad es común ver organizaciones que  tienen buenos productos, ventas crecientes y un sistema de producción tecnificado, pero un ambiente laboral deficiente por no decir que insoportable, la consecuencia es que los empleados hablan mal de su trabajo aun teniendo buen sueldo, duran poco tiempo, no adquieren sentido de pertenencia y buscan trabajos mas agradables así ganen menos dinero. A muchos les ha sucedido que consiguen trabajo y desde las primeras semanas empiezan los problemas con los temperamentos de los compañeros, las indirectas, los chismes, las discordias en los grupos de trabajo  y los malos tratos de jefes que tienen un gran poder,  todo eso termina afectando negativamente el desempeño y la productividad, bajo esas condiciones no es de extrañar que una empresa muy exitosa termine en serios problemas que afecten sus finanzas en el largo plazo por no tomar correctivos adecuados.

Estoy convencido de algo, es muy costoso renovar constantemente el personal porque toca invertir tiempo productivo y dinero en capacitaciones e inducciones, en un mundo tan globalizado como el de hoy esos lujos se pagan caros con el pasar de los meses o los años, no es gratuito que las empresas que mas invierten en capacitar y hacer sentir lo mejor posible a sus empleados también generen ganancias asombrosas y niveles de ventas por encima de sus competidoras, la pregunta es ¿Por qué algunos directivos y socios no  han tomado medidas si eso genera tan buenos resultados? Lo veremos en próximas publicaciones.

 

Hasta pronto, un saludo.

 

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

Quiero compartir este video con todos, en especial para mis amigos de otros países que no entienden como acá lo tenemos todo y no aprovechamos porque nuestros paradigmas mentales y sociales simplemente no nos dejan, mucha gente ha visto ya este video, yo lo he repetido muchas veces, simple, es actitud mental y hay que reprogramar el cerebro, pero ya…

Saludos, buen día

 

Daniel Sánchez.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

Uno de los estudios fascinantes de la neurociencia es la adicción química emocional, explica en parte porque nos quedamos dando vueltas en lo mismo y así queramos cambiar muchas veces seguimos casi igual. Se habla de la adicción química emocional negativa pero también puede ser positiva, por ejemplo a estar felices y llenos de energía, podemos hacer que las emociones beneficien gran parte de nuestra vida usando las capacidades del cerebro consciente y en especial de los lóbulos pre frontales.

Nos volvemos adictos a los químicos que se producen cuando tenemos pensamientos, casi todos los recuerdos tienen asociado un componente emocional, cuando recordamos, los neuroquímicos (Como los péptidos, las hormonas o los neurotransmisores) estimulan el cerebro y el resto del cuerpo a través del torrente sanguíneo, cada pensamiento llega a ser una sensación de manera inconsciente , es decir sin darnos cuenta de lo que pasa.

Una adicción es algo que no podemos dejar de hacer, pondremos el ejemplo de una pareja que discute y hace de un motivo pequeño casi la tercera guerra mundial, detener ese tsunami de emociones que se genera en la mente y el cuerpo no es fácil ¿Por qué sucede esto? ¿Por qué no pueden parar de discutir e incluso podrían agredirse? la razón es que estar mal los hace sentirse bien, suena ilógico pero están acostumbrados a eso y son adictos químicamente, eso los hace continuar juntos en la relación así vivan peleando. Sólo hemos mencionando un caso cotidiano, pero sucede con frecuencia en las relaciones con los hijos, los amigos, los padres, los compañeros de trabajo, los desconocidos e incluso con nosotros mismos, también podemos ser adictos a emociones que sentimos cuando estamos solos.

Las emociones son indicadores químicos de experiencias anteriores, hay un punto de la vida donde pensamos que ya hemos vivido casi todo, dejamos de pensar en nuevas situaciones, empezamos a tomar decisiones pensando en como nos sentiremos, si sabemos que algo será bueno lo hacemos, si no podemos predecir la sensación de una situación posiblemente no nos involucremos, como estamos en los limites de la caja dudamos en salir de lo familiar para experimentar algo desconocido así parezca mejor y decimos cosas como “Mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Una nueva experiencia trae una nueva sensación que activa los mecanismos de supervivencia por tratarse de algo desconocido, cuando el “Yo” recorre la base de datos de emociones y no encuentra nada parecido quedamos fuera de la zona de confort y decimos “No quiero experimentar eso, estoy bien así”, esa es una de las razones del miedo a cambiar así la situación actual sea negativa y nos traiga problemas. Siguiendo con el ejemplo de la pareja conflictiva se les dice: Los vamos a llevar a un seminario y les garantizamos que pueden cambiar totalmente su situación y vivir bien, pero no vamos a decirles de que se trata… Es muy probable que alguno de los dos diga “Eso no se lo cree nadie, esto no va a cambiar” y se niegue a ir.

¿Como llegamos a ser adictos emocionalmente?

Queramos o no, somos adictos a los químicos y emociones que se producen en nuestro cerebro y cuerpo como reacción al entorno y a nuestros pensamientos, esos químicos afectan el estado de animo, las acciones, las creencias, las percepciones sensoriales e incluso lo que aprendemos, cualquier interrupción de ese nivel químico habitual nos provocara incomodidad y haremos todo lo posible consciente o inconscientemente para restablecerlo.

Cuando el cuerpo piensa por nosotros.

las células del cuerpo están acostumbradas a una cantidad determinada de químicos producidos por el cerebro, si el cuerpo termina convirtiéndose en la mente se pierde el control consciente o racional, porque la química de las emociones solicitada por las células del cuerpo es producida en el cerebro subconsciente o emocional y allí tenemos poco o ningún control, esto sucede cuando hay ansiedad por algo o alguien, por ejemplo cuando una persona que queremos se va de nuestra vida definitivamente quedamos como perdidos y sentimos que algo nos falta, eso es porque ya no tenemos quien nos haga sentir y nos haga generar esa química interna.

la otra situación es cuando la cantidad de neuroquímicos es excesiva, las células del cuerpo llegan a un punto donde no pueden procesar tanta información enviada por el cerebro, empiezan a funcionar mal (incluso bloquean), imagine una relación donde la mujer siempre hace quedar al hombre como el malo de la película, con el tiempo la persona afectada se va volviendo menos susceptible y deja de reaccionar a las acusaciones o se lo toma como algo sin importancia, las células (en especial las nerviosas) pierden sensibilidad, se necesita mas de las mismas sensaciones para volver a activar el cerebro a producir otra gran cantidad de neuroquímicos, en parte esa es la base de la adicción a drogas como la cocaína que produce una gran descarga de dopamina generando una enorme sensación de placer al ser consumida, pero la próxima dosis tendrá que ser mucho mayor para producir la misma respuesta, el ciclo es similar en el caso de la química de la adicción emocional.

Muchos piensan que las emociones son tan fuertes que toca resignarse a convivir con ellas, donde eso fuera verdad aun estaríamos en las cavernas, seriamos instintivos y las emociones primarias de ira, miedo, tristeza y alegría serian muy dominantes, se trata de confiar en que tenemos un cerebro potencialmente capaz de lograr muchas cosas, que puede romper los patrones químicos que nos traen problemas y reinventar nuestra forma de pensar, usar el cerebro consciente es a lo que debemos apostarle para mejorar nuestra vida.

Lo que hemos dicho aquí son ideas básicas sobre la adicción emocional, existen bastantes herramientas y métodos para cambiar, la neurociencia proporciona soluciones poderosas y eficaces si se combina con coaching, programación neurolingüística y psicología, cada persona escoge como hacerlo, todo vale desde que se tenga la convicción y las ganas de lograr resultados positivos.

Hasta la próxima.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

Luis David Agudelo es uno de esos amigos con los que se habla por horas, en una de esas charlas me dijo lo siguiente:

“lo difícil no es cambiar, lo difícil es que la gente no te recuerde quien eras”

Ya lo había pensado aisladamente pero esa frase aterrizó la idea de esta publicación (Igual muchas cosas que el dice me aterrizan). Con frecuencia en mi trabajo de  coaching o en la vida diaria me encuentro  personas que dicen frases como: “el que es no cambia” …“Ese (a) siempre se va a quedar así, no hay nada que hacer”… ¿Cambió? “Eso es por unos días y volverá a actuar de la misma manera”… o peor aun… si  conocen a alguien bien intencionado  dicen: “De eso tan bueno no dan tanto, ese tan querido(a) quien sabe con que sorpresa viene”… claro es que a veces creemos que en vez de cerebro tenemos una bola de cristal para predecir comportamientos… pero nos damos unas equivocadas… que son cosa de locos.

Si observamos con calma, lo anterior ha sucedido desde hace muchísimos años en todo tipo de ambientes, en muchas culturas, sin importar el nivel educativo o condición social de las personas, nos formamos conceptos negativos de alguien fácilmente, así  demuestre que ha cambiado seguimos desconfiando, somos malos dando segundas oportunidades, nos cuesta demasiado creer ¿A quien no le ha pasado que lo juzguen  para siempre por un comportamiento inadecuado o por una reacción emocional de solo unos instantes?

Ahora hablaré de la parte que me gusta. Desde la neurociencia se ha demostrado científicamente que el cerebro a cualquier edad puede reinventarse, tiene la capacidad  de  modificar, eliminar, reestructurar y cambiar todo tipo de conocimientos, hábitos, acciones, recuerdos o patrones de comportamiento a través de la experiencia y la fuerza de voluntad proporcionada por el lóbulo frontal,  a ese proceso se le llama neuroplasticidad, así no lo creamos una persona esta capacitada para aprender algo nuevo, cambiar su comportamiento y evolucionar mentalmente tanto en su juventud como en su vejez, dentro de poco escribiré un articulo sobre una gran amiga mía que termino su carrera de historia en la Universidad de Antioquia graduándose con honores a los 65 años, esta cursando su maestría y va en sexto nivel de ingles con casi 70 años, a la edad que todo mundo esta comprando un ataúd y enterrándose en vida, cuando alguien me dice… “es que loro viejo no aprende a hablar”  Yo le miro a los ojos, sonrío y pienso… eres un ser humano, no un loro,  ese paradigma limitante esta solo en tu cabeza pero no es real dale a tu cerebro una nueva oportunidad, a veces termino diciéndolo y algunos lo toman… Para los estados emocionales y los comportamientos aplica lo mismo, si una persona lo decide puede cambiar su forma de actuar y ver la vida.

Como ya lo he mencionado en este blog, una persona es capaz de modificar  su patrón neuronal en cuestión de horas, días o semanas, dependiendo del suceso emocional o la fuerza de voluntad que le imprima, en el mundo hay historias increíbles de personas que cambiaron su forma de actuar para mejorar, desde que una persona tenga su cerebro sano a nivel fisiológico tiene la capacidad de dejar sus malas conductas  en el pasado, ¿Será que somos nosotros quienes no  brindamos a alguien esa posibilidad de querer  cambiar, dejar atrás su pasado, ser alguien productivo, de mejor carácter y con excelentes valores?

¿Saben que pienso? El problema esta en las personas que se resisten a los cambios de los demás y creen que la mente es estática y rígida. Si uno es imperfecto y puede  equivocarse debería pensar un poco mas en cambiar el concepto que tiene de los demás, simple…hemos estado o podríamos estar en esa situación y anhelaríamos de nuestras personas cercanas o del mundo una segunda oportunidad ¿o me equivoco?

Por nuestra  misma calidad de vida es bueno considerar la posibilidad de pensar positivamente respecto a otros, si pensamos mejor la química de nuestro cerebro cambia, recuerda que si piensas positivamente el cerebro genera un tipo de neuroquímicos que también llegan al cuerpo y pueden beneficiarte, si piensas negativamente se generan otro tipo de neuroquímicos que pueden incluso hasta enfermarte y alterar tu organismo.

.Si alguien nos dice “quiero dejar atrás mis conductas negativas, si te ofendí o te hice daño por favor perdóname” que bueno sería que le respondiéramos con sinceridad “Me heriste pero ¿en que puedo ayudarte? ¿Puedo ser parte de tu cambio? ¿Quieres que hablemos y trato de dejar a un lado mis prevenciones y prejuicios? Que bueno seria empezar a dar mas oportunidades a las personas de que  demuestren su capacidad biológica de usar la consciencia y que incluso podrían ayudarnos en un futuro con sus nuevos comportamientos, ¿Por qué no darle la oportunidad a alguien que quiere vivir mejor y dejar de recordarle sus errores? Es difícil, pero incluso es una oportunidad que nos damos a nosotros mismos, no hay que ser un monje budista o estar sentado en una nube al lado de Dios para lograrlo… por lo menos intentarlo ya es una buena práctica.

Tal vez “personas” como  un ex convicto, un drogadicto, una prostituta, un ladrón, un malgeniado, una persona negativa, depresiva o conflictiva… que pueden ser nuestros propios familiares, parejas, hijos, enemigos, amigos y hasta desconocidos  tienen toda la intención de cambiar, lo están haciendo  o ya lo hicieron pero los etiquetamos, los señalamos, cuando ellos nos piden a gritos que los tratemos desde la posibilidad no desde la limitación.

En este escrito te invito a enfocarte mas en las personas que en las situaciones y el pasado, he conocido personas por las que nadie daba nada y ahora son totalmente exitosos, empecé a creer que las personas pueden demostrar  cambios significativos de actitud ante las situaciones, que pueden romper totalmente sus patrones y adicciones emocionales, he aprendido mucho de ellos, siendo sincero las mejores lecciones y conocimientos que tengo hoy en día los he obtenido de ellos, incluso son grandes amigos míos actualmente.

grandes personas de la historia y de la actualidad fueron unos totales perdedores para el mundo, fracasados hasta mas no poder y luego alcanzaron éxitos imposibles para muchos, han dejado grandes legados que perduran para siempre, esa persona que ahora se equivoca puede estar a tu lado luchando por hacer cosas grandes en su vida pero por tus prejuicios y paradigmas no te das ni cuenta, te invito a que mires desde la posibilidad y no desde la limitación, algún día tu puedes pedir esa oportunidad si llegaras a equivocarte, o tal vez ya lo hiciste y no te la dieron.

Dedico este artículo a mi gran profesor Sergio Restrepo Ochoa, jefe del departamento de matemáticas  de la Universidad de Antioquia en Colombia, quien creyó en mi desde la posibilidad y lo hace con muchas personas sacando grandes profesionales al mundo, una de las mejores personas que he conocido en mi vida.

 

Hasta pronto. Un abrazo para todos, nos vemos en la próxima publicación.

 

Daniel Sánchez.

 

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebropractica

 

 

 

Primero que todo agradezco a nuestro amigo mexicano Juan Edgar Herrera por compartir en su facebook este video.

A pesar de que en este blog tocamos mucho los temas de neurociencias estos videos son necesarios a la hora de entender muchas actitudes en el comportamiento empresarial. Es un hecho que los japoneses y sus descendientes son espectaculares, personalmente los admiro mucho y cada día quiero saber un poco mas de ellos, son seres humanos como nosotros, idénticos desde el punto de vista de la biología pero culturalmente son otro cuento que en cierto modo los hace especiales. Hace muchos años me mandaron al correo unas diapositivas que llamaron mi atención y de las cuales tomé muchas cosas, y eran parte de una conferencia con este gran ser humano, Los invito a ver estas dos entrevistas a Carlos Kasuga, Japones y mexicano a la vez, alguien de quien se pueden tomar ideas muy interesantes, les garantizo que el aprendizaje es bastante.

Un saludo y mis mejores deseos en este fin de año, que todos sus objetivos se cumplan y estén llenos de buena energía

Dany Sánchez.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

 

 


  Comienzo con un saludo muy especial y desde Cerebro   en Práctica les deseamos un año lleno de felicidad y  buenas  energías.

Nuestro invitado de Enero es el dueño de esta sonrisa   que  transmite mucha calidez, Luis Ivan de la Fuente Lara, gran  amigo de Mexico, pedagogo y reconocido investigador en neurociencias aplicadas, docente de prestigiosas universidades, fundador del proyecto EVO – evolución, que invitamos a que visiten en  http://www.evoevolucion.com/

En esta ocasión nos comparte un artículo muy interesante que es parte de su investigación sobre la aplicación de la neurociencia en el aprendizaje. bienvenidos a un enfoque diferente y espectacular, los dejo con Luis Ivan.

¡Se lo he dicho y enseñado muchas veces y no le importa! Lo sigue haciendo…

¡Llevamos 3 cursos y aun no pueden cambiar la forma de hacer las cosas?

Esta situación muy común, llega a ser un dolor de cabeza para muchos en la organización, especialmente para el área de capacitación y para los jefes; la respuesta o solución no es tan sencilla… Este artículo ofrece una respuesta basada en estudios de neurociencia, que ofrece una explicación general sobre el por qué los cambios de conducta o nuevas competencias no llegan a darse ni ejecutarse, ofreciendo un nuevo enfoque para lograrlo en el mediano plazo.

 

 

Digamos que la primera respuesta pensada por muchos conocedores y especialistas en la conducta humana, sería analizar la causa del no cambio con base en estos tres factores:

  • · ¿Quiere hacerlo? (voluntad)
  • · ¿Sabe hacerlo? (competencia)
  • · ¿Puede hacerlo? (posibilidad de acción: recursos, sistema y/o políticas)

Ahora, ¿qué pasa si cumple con los tres rubros y no hay cambio?

La neurociencia ofrece una respuesta, un aspecto fundamental que muchos no consideran o ni siquiera lo conocen.

El inconsciente controla el 95% de nuestra conducta para poder funcionar como lo hacemos. Cuando hacemos alguna actividad podemos creer que nuestra consciencia es la que comanda, sin embargo, si consideramos los miles de movimientos y acciones que hacemos concadenadas para hacer algo, comprenderemos que es imposible hacerlo de forma consciente, de hecho, sabemos por experiencia que en el caso particular de los hombres, hacer más de dos tareas conscientes simultáneamente resulta difícil; y como evidencia basta observar cómo cuando los hombres están perdidos manejando o buscando una nueva dirección, apagan el radio, cuelgan el celular y si van acompañados, exigen silencio, a menos que sea para ayudar a la situación; caso contrario con las mujeres. Cabe mencionar que también se ha comprobado que el hacer varias cosas a la vez reduce la profundidad y calidad de análisis, la capacidad no se multiplica, sólo se divide.

El cerebro humano evolucionó con dos tipos de proceso mentales para poder sobrevivir: el consciente y el inconsciente, y este último, no precisamente para contribuir al éxito del psicoanálisis de Freud. Para fines prácticos llamémosle: “cerebro ejecutivo” (cortex-cerebro superior), y se encarga del proceso consciente cognitivo. El inconsciente en su mayoría es dirigido por el “cerebro habitual” (sistema límbico-cerebro medio) que automatiza las conductas y nos ofrece conocimiento en forma de intuición en conjunto con el córtex.

En síntesis, ¿Cómo funciona?

Si nuestro cerebro encontró un modo satisfactorio o por lo menos resolvió el problema o situación en un momento determinado, se desarrolla una conexión neuronal sobre cómo debemos de actuar ante ese tipo de casos para el futuro, esa conexión al mismo tiempo se refuerza con serotonina y otros  neuroquímicos que generan un placer, indicado que ese “es el modo correcto”; De esta forma nuestro cerebro ahorra energía y posible estrés, aplicando esa solución para futuras situaciones iguales o similares.

 Si alguien pensó ¿por qué el cerebro es      flojo?, podrás quedarte tranquilo porque    esta no es la verdadera causa, sino que es  parte de su configuración para sobrevivir;  el cerebro no sabe cuándo tendremos una  emergencia y esa energía guardada, sea la  que nos ayude a seguir con vida. A esto se  le llama eficiencia de pensamiento, y se  basa en tres patrones que sigue nuestro  cerebro:

1-Escoge el modo más fácil o familiar (previo) para actuar rápidamente

2- Pensar lo menos posible para ahorrar energía (haz lo más con lo menos)

3- Cualquier cambio genera estrés (en los tres cerebros: racional, emocional e instinto) e implica mucho gasto de energía, y esto nos explica por qué la mayoría de la gente tiene aversión al cambio

Entre más nos enfrentemos ante cierto contexto y situación, y respondamos con una conducta previamente aprendida, la interacción neuronal sináptica se fortalece, creando lo que llamamos: hábito. Cuando el hábito o vicio (hábito nocivo) es mezclado con sustancias que generan adicción (adrenalina, nicotina, etc.), la conexión se fortifica y el cuerpo se convierte en aliado de la necesidad de hacerlo, pasando a la adicción.

Cuando nos enfrentemos a algo nuevo, que no tiene “un historial-aprendizaje neuronal” sobre cómo resolverlo, nuestro cerebro pondrá atención y energía para desarrollar una nueva solución o reacción, creando una nueva conexión sináptica. A esta acción se le llama aprendizajes y creatividad. Dato curioso: en un experimento se demostró que el aprender algo nuevo, genera la misma incomodidad (dolor) que meter nuestra mano en un balde de agua helada. La gente que le gusta aprender, ha vencido esta incomodidad e incluso llega a convertirla en placer, generando al mismo tiempo neuroquímicos de placer; así como lo hacen los deportistas cuando superan la etapa del dolor y llegan a la meta con éxtasis, o un físico descubre una nueva fórmula después de tanto tiempo. Esto explica porqué a la mayoría de la gente “el pensar” no le es una actividad tan placentera, aunque no es justificación para no hacerlo, sólo es una barrera bilógica que debemos de admitir y superar.

Lo anterior nos ofrece una respuesta sobre por qué alguien puede sacar 9 en su evaluación y un 6 en su desempeño, es decir, puede que lo sepa conscientemente, pero en el día a día repita sus conductas o forma de hacer las cosas ya aprendida.

La mayoría de la capacitación está enfocada en el cerebro ejecutivo, y muchos asumen que un resultado adecuado de una evaluación, se transformará en un futuro comportamiento esperado, lo cual sabemos en muchos casos es falso. Esto se debe a que cuando “compiten” por el mando un hábito y una orden del cerebro ejecutivo; el hábito “ganará” en la mayoría de veces.

Si buscamos un cambio en la conducta, debemos considerar y desarrollar estrategias de capacitación para ambos procesos mentales.

¿Nueva estrategia educativa y de capacitación con base en la neurociencia?

La mente ejecutiva “aprende” rápido a través del razonamiento, pero si entendemos el aprendizaje como cambio de conducta, es algo muy distinto… El cerebro habitual aprende despacio, a través de la causa efecto, recompensa y       repetición; con la costumbre.


Enseñar al cerebro habitual implica  comprender el contexto y forma en cómo  se crea y activa el hábito, en otras  palabras, es entender el día a día en que se desarrolla, se refuerza y se activa el  hábito, de lo contrario las personas harán  lo que les resulte más fácil y más familiar  inconscientemente (el hábito previo); así está diseñado nuestro cerebro y  cambiar su programación puede  llevarnos siglos; Esta es una de las revelaciones por los actuales investigadores que más ha causado “ruido” para los psicólogos cognoscitivos y educadores.

Aprender realmente implica considerar y trabajar con ambos procesos cerebrales.

¿Esto hace más complicado el proceso de capacitación? Sí, pero si queremos realmente un cambio de conductas debemos hacerlo.

Esto lo podemos comprobar con uno de los muchos casos reales:

Se da capacitación a un empleado sobre cómo implementar un nuevo sistema y proceso, posteriormente aprueba las evaluaciones, sin embargo, con el tiempo puede cometer muchos errores y volver a realizar los procesos como los hacía antes, causando un conflicto. ¿No resulta familiar?

Una nueva estrategia didáctica, ¿Cómo?

Otro aspecto que la neurociencia nos expone es que el lenguaje escrito solo tiene 5,000 años, mientras que la literatura y primeras impresiones masivas iniciaron en 1455 con la imprenta de Gitemberg. Estudios actuales revelan que solo el 15% de la población prefiere aprender por el medio escrito. La mayoría de nuestros pensamientos son imágenes, por lo que el lenguaje escrito lo estamos transformando continuamente a un lenguaje visual-simbólico, esto implica un doble trabajo en la mayoría de casos.

Esto nos hace reflexionar si el bombardeo de información en forma escrita, realmente está generando aprendizaje

5, 4, 3, 2, 1 inicia un nuevo enfoque…

Favor de abrochar sus cinturones y no pararse del asiento, inicia el aterrizaje.

El cerebro no funciona de una forma tan directa y/o sencilla donde uno enseña algo, el participante lo aprende y lo realiza. Hay muchos aspectos que se involucran en la transformación de conocimiento en conductas. En este artículo les ofrezco uno de los varios hallazgos que modificarán el cómo…

Cambio de conducta-hábito en 4 pasos

De forma general y haciendo una síntesis son 4 hitos lo que debemos considerar:

1. Para cambiar un hábito previo, primero debemos provocar consciencia del hábito para luego generar uno nuevo. Para generar un nuevo hábito, este debe de ofrecer beneficios y un “toque” de consecuencias no placenteras, un impacto  al sistema límbico (emocional), especialmente a la amígdala (supervivencia). Es así como funciona a nivel neuroquímico.

2. Es importante conocer el contexto y tipo de factores que “activan” al hábito, es decir el modo habitual en que usaría el conocimiento para desarrollar los medios y reforzamientos necesarios que lo puedan cambiar. Conocerlos y comprender para tomar acción, será la clave.

3. Si queremos cambiar o generar un hábito, un curso no será suficiente.

Estos conocimientos sobre el funcionamiento del cerebro, nos llevan a planear y desarrollar una nueva estrategia para capacitar, comunicar o educar, ya que como hemos visto, a lo largo de los siglos, el “envolver” al cerebro ejecutivo, no ha bastado para generar cambios reales de conducta en la gente.

Si hacemos lo que siempre hacemos obtendremos lo que siempre logramos…

 

 

Dominar las  reacciones emocionales e instintivas es bien complejo,  muchas veces no importa el grado de inteligencia o conocimientos adquiridos, la gran mayoría y me atrevería a decir que todos hemos cometido, cometemos o cometeremos  algún acto irracional.  Esta comprobado que el 95% de las decisiones de un ser humano son irracionales (Inconscientes y subconscientes) y el 5% son racionales (Conscientes), ¿podemos hacer algo al respecto? por supuesto… No se trata de volvernos unos monjes tibetanos o tener el control máximo de todas nuestras reacciones ya que es prácticamente imposible, pero si podemos lograr estados mentales donde pensemos antes de actuar con mas frecuencia, ya que  por lo general no lo hacemos así estemos convencidos de tomamos decisiones racionales.

 

Desde las civilizaciones antiguas,  hasta las mas modernas ciencias del desarrollo personal y empresarial nos hablan del poder de la consciencia para hacer cambios significativos, esa es la entrada que debemos cruzar si decidimos romper el ciclo repetitivo de pensamiento –  sentimiento y sentimiento pensamiento, quien no se ha preguntado esto… ¿porque me pasa siempre lo mismo?

 

A partir de esta publicación hablaremos bastante del cerebro consciente o neocortex, sobretodo de la parte morada llamada lóbulo frontal, desde la biología o desde la vida practica su  poder  es impresionante y cuando conectamos con el de la manera adecuada los resultados son increíbles. Nuestra idea es apostarle a que somos capaces de cambiar si así lo queremos.

 

La principal razón por la cual la mayoría de personas no pueden usar su lóbulo frontal es que son adictas a las emociones  del cuerpo, dependen de lo que  se repite con frecuencia, la forma de romper ese ciclo es activando esa parte del cerebro para aumentar la capacidad  de controlar a voluntad nuestras reacciones y conductas impulsivas.

El lóbulo frontal es el responsable de las elecciones voluntarias, conscientes, intencionales y deliberadas que llevamos a cabo, tiene conexiones directas con las otras partes del cerebro y por eso controla casi todo lo que pasa dentro de el, esta capacitado para realizar las tareas más sofisticadas, superar nuestros estados mentales habituales y nuestra predisposición a sentir en lugar de pensar. Solo cuando imponemos nuestra determinación podemos alcanzar este tipo de serenidad y control necesario para romper el ciclo de las respuestas neurológicas y químicas que dictamina y domina la mayor parte de nuestra personalidad, si no lo hacemos estaremos a merced de nuestro entorno, de las necesidades  y de los recuerdos de nuestro pasado.

Si podemos usar el lóbulo frontal y controlarlo podemos conocernos y controlarnos  a nosotros y a nuestro futuro. ¿A que mayores logros podemos aspirar?

La siguiente es una lista resumida de lo que podemos hacer o ser cuando nuestro lóbulo frontal está activado y funcionando a niveles óptimos.

 

  • Conciencia intencional y atención por largo tiempo
  • Contemplación de las posibilidades y acción de acuerdo con ellas
  • Poder de decisión
  • Claridad
  • Alegría
  • Aptitudes que puede utilizarse
  • Adaptabilidad.
  • Capacidad de aprender de los errores y hacer las cosas de un modo diferente la próxima vez
  • Capacidad de planificar el futuro y ajustarnos al plan proyectado
  • Foco
  • Revisión diaria de opciones
  • Sentido del yo fortalecido
  • Capacidad de actuar en pos de las metas propuestas
  • Conducta disciplinada
  • Capacidad de generar opciones más amplias a partir de experiencias anteriores
  • Capacidad de aferrarse a un ideal independientemente de las circunstancias externas
  • Capacidad de hacer que los sueños metas y propósitos sean más reales que el mundo exterior y la respuesta del cuerpo
  • Concentración hasta el punto de excluir todo lo demás
  • Capacidad está presente con el yo y los pensamientos internos
  • Proactividad
  • Individualidad

 

Es probable que hayamos trabajado durante demasiado tiempo bajo la suposición de que los rasgos contrarios a los  enumerados están fuera de nuestro control porque nuestra sociedad nos ha programado mentalmente para buscar la razón de nuestras desgracias o malos  hábitos en factores externos, pero si nos ponemos a pensar son realmente cualidades y formas de ver el mundo que están bajo nuestro control.

Muy a menudo decimos soy desorganizado, soy impulsivo, soy vago, etc… La elección de emplear el verbo “ser” dice mucho acerca de lo que creemos con respecto a nuestra capacidad para cambiar. Decir “soy” es una manera abreviada de decir “mi estado de ser, fue y siempre será”.

En realidad la mayor parte del tiempo no ejercemos en absoluto el libre albedrio, solo estuvimos seleccionando a partir de un menú prescrito de elecciones basadas en nuestro pasado, poco a poco iremos trabajando  y profundizando sobre estos temas aplicados a situaciones cotidianas y formas sencillas de incrementar nuestra capacidad consciente y creer firmemente en que la posibilidad de cambiar es totalmente viable, los invito a este viaje.

 

Un abrazo para todos y muchos éxitos.

 

Daniel Sánchez.

Twitter:

@cerebropractica

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

cerebroenpractica@gmail.com

Para nosotros es un placer tener como invitado a nuestro amigo y profesor el doctor Nestor Braidot, uno de los especialistas más reconocidos y consultados por miles de profesionales y empresarios a nivel mundial por sus estudios y experiencia en neuromarketing y la aplicación de las neurociencias a las organizaciones. Los invitamos a saber un poco más de él y conocer sus ideas.

Nestor Braidot es Doctor en Ciencias de la Administración,  Máster en Psicobiología del Comportamiento y  en Neurociencia Cognitiva, , Máster en Economía, Licenciado en Administración de Empresas, Contador Público, Licenciado en Cooperativismo, Máster en Programación Neurolingüística y Trainer en Diseño Conductual. Profesor de la Universidad de Salamanca (España), Director del Centro de Investigaciones en Neurociencias y Prospectiva de la Universidad Nacional de La Plata (Argentina), Director del Brain Decision Braidot Centre y profesor invitado en varias universidades de Europa y América Latina.

 

NEUROMARKETING. QUÉ ES Y CÓMO SE IMPLEMENTA

Más del 90% de las decisiones del consumidor se originan en motivaciones metaconcientes. Sólo el neuromarketing suministra las herramientas para bucear en esas profundidades.

El neuromarketing puede definirse como una disciplina de avanzada, que investiga y estudia los procesos cerebrales que explican la conducta y la toma de decisiones de las personas en los campos de acción del marketing tradicional: inteligencia de mercado, diseño de productos y servicios, comunicaciones, precios, branding, posicionamiento, targeting, canales y ventas.

Al aplicar nuevas metodologías de investigación, junto a los conocimientos que se están generando en la neuropsicología, las neurociencias y la antropología sensorial, el neuromarketing facilita la comprensión de las verdaderas necesidades de los clientes y permite superar potenciales errores por desconocimiento de sus procesos internos y metaconcientes

Con un diseño adecuado, el neuromarketing puede informar qué está pasando en el cerebro de un cliente ante los diferentes estímulos que recibe, brindando un campo de estudios mucho más potente que el que suministró el marketing tradicional debido a sus limitaciones para explorar los mecanismos metaconcientes.

Por ejemplo:

  • Mediante la técnica de biofeedback se puede observar en el monitor de un ordenador la ausencia o presencia de emociones, como así también su intensidad, mientras un participante visualiza un comercial o experimenta con un producto.
  • Mediante la técnica de resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI), podemos saber si a una persona le gusta o no el producto que está probando.

La aplicación experimental incluye todas las metodologías que estén al alcance de las consultoras o de organismos especializados en el estudio del cerebro, desde electroencefalogramas u otros métodos para registrar la actividad eléctrica hasta las que suministran neuroimágenes

 

Precisamente, uno de los factores que explican la explosión de conocimientos producida durante la denominada década del cerebro se debe al desarrollo de esta técnica. Sin duda, el creciente desarrollo de los aparatos que exploran y, sobre todo, localizan las activaciones cerebrales ha abierto un campo de estudios verdaderamente apasionante, con resultados que dejan atrás muchos supuestos del pasado

El cerebro del cliente: construcción perceptual y emocional de productos y servicios

Uno de los grandes temas de interés del neuromarketing tiene que ver con la percepción, caracterizada como un fenómeno extraordinariamente complejoporque depende tanto de los acontecimientos externos como de las experiencias de quien percibe. Conocer sus mecanismos es de fundamental importancia en la gestión de empresas, no sólo para desarrollar capacidades propias, sino también para lograr una mejor comprensión de los procesos de toma de decisiones de los clientes.

Por ejemplo, cuando recibimos estímulos externos mediante los sistemas sensoriales, el cerebro no sólo registra esa información, sino que, además, la procesa e interpreta.

De este modo, cada individuo construye la realidad a partir de esos estímulos. Este hecho explica por qué un mismo fenómeno puede ser percibido de forma distinta por cada persona.

Esto ocurre porque aplicamos “filtros” a esos estímulos que dependen de muchos factores: algunos externos, como la intensidad, tamaño o contraste del estímulo, y otros internos, como nuestros intereses, necesidades o recuerdos.En un contexto de neuromarketing, esto significa lo siguiente:

Las percepciones de los clientes no son reflejo directo de lo que existe a su alrededor, es decir, de la realidad objetiva, sino interpretaciones que realiza su cerebro sobre ésta.

Por lo tanto:

El verdadero desafío pasa por utilizar las herramientas que suministran las neurociencias para descubrir cuáles son estas percepciones y, a partir de allí, definir las mejores estrategias para llegar hasta ellos, seducirlos y fidelizarlos.

En lo que respecta a la vida emocional, siempre se han relacionado los sentimientos con el corazón, sin embargo, y como bien afirma Joseph LeDoux, uno de los especialistas que más ha estudiado este tema, “las emociones se generan en el cerebro y a un nivel mucho más profundo que los sentimientos concientes”.

Lo que el neuromarketing aprendió de Joseph LeDoux

En el proceso de sentir las emociones el cerebro utiliza dos vías de acción. En la primera, denominada vía rápida, una pequeña estructura, denominada amígdala, genera una respuesta automática y casi instantánea ante determinados estímulos, por ejemplo, poner en el carrito “sin pensar en el precio” el vino francés que nos recomendó un amigo.

Un cuarto de segundo más tarde, la información llega a la corteza cerebral, donde se adapta al contexto real y se concibe un plan racional de acción: “este vino cuesta casi 150 euros… ¿lo compro o no lo compro?” Esta sería la vía lenta.

Como las investigaciones en neurociencias pusieron en evidencia que la toma de decisiones está fuertemente influenciada por el sistema emocional, nos queda más claro aún por qué las estrategias de marketing más exitosas son las que implementan las empresas que, al focalizar en los sentimientos y el hedonismo, logran desencadenar la compra por impulso (en el corto plazo) y la fidelidad a la marca (en el largo plazo).

 

 

Otro de los grandes hallazgos de las neurociencias es que, aunque el cerebro humano tiene estructuras separadas para procesar lo emocional y lo racional, ambos sistemas se comunican y afectan la conducta en forma conjunta. Por ese motivo, es muy probable que un cliente regrese a su casa con el vino que le recomendó su amigo, aunque haya razonado que es muy caro.

En este sentido, la neuroeconomía ha realizado grandes avances. Por ejemplo, y como resultado de varias investigaciones, se corroboró que la maximización de utilidades basada en el pensamiento racional no es la principal motivación que gravita en la toma de decisiones. Posteriormente, el neuromarketing corroboró que la mayor parte de los factores desencadenantes de las compras son las emociones, los valores y todo aquello que active el sistema de recompensas del cerebro.

Por lo tanto, y si bien existe, desde lo racional, un juicio valorativo sobre los productos y servicios, casi siempre recurrimos a nuestras dos mentes, la que piensa y la que siente, y esta última es la que define nuestras elecciones.

Ya no hay dudas de que para crear mercados o ampliar los ya existentes las técnicas tradicionales son insuficientes. Por suerte, contamos con herramientas cuya aplicación está demostrando una enorme efectividad, lo cual crea grandes expectativas para su desarrollo futuro.

 

Desde Cerebro en práctica invitamos a quienes deseen realizar estudios de posgrado para ser expertos en neuromarketing, neuromanagement, neuroliderazgo y neuroventas a que visiten la pagina:
http://www.cinap.com.ar/

Es una excelente oportunidad para quienes buscan seguir avanzando en la línea de las neurociencias aplicadas de la mano de expertos reconocidos a nivel internacional.

Si desean saber más acerca del Doctor Braidot y su organización visiten la pagina:
http://www.braidot.com/

 

 

Vivir en el presente es un constante desafío que requiere abandonar las adicciones emocionales y pasar a la acción consciente, la acción más pequeña vale más que la intención más grande.

Es cierto que las emociones y el instinto biológico son muy fuertes y condicionan muchas de nuestras conductas automáticas, incluso con todos los avances neurocientíficos y las avanzadas técnicas de la ciencia del desarrollo personal hay muchísima gente que aun dice “ No puedo cambiar…. conmigo no hay nada que hacer”

La experiencia demuestra que nuestro cerebro puede aprender nuevas habilidades y comportamientos a cualquier edad y cambiar totalmente su programación  si logramos conectar con la mente consciente, es precisamente lo que buscamos los profesionales que trabajamos  en coaching y neurociencias, llegar a esos niveles de consciencia donde la persona sepa como dirigir su vida de una forma mas ordenada y vaya programándose basado en el logro.

¿Renunciar a nuestras emociones negativas de siempre? ¿Lograr nuestros mejores potenciales y resultados? ¿Superar nuestros miedos? ¿Mejorar lo que ya somos? ¿Relacionarnos mejor? todo eso es posible a través del cerebro  consciente especialmente el lóbulo frontal, el director ejecutivo responsable de la voluntad, la planificación, la capacidad de enfocarse, la estrategia intencional y la visualización, es esa parte del cerebro la que logra reprogramar al cerebro emocional, quien finalmente es responsable de nuestras respuestas automáticas.

¿Por qué no somos capaces de conectar con esa parte del cerebro que tiene tanto poder? En un articulo pasado hablamos sobre las adicciones químicas emocionales, (En el link  http://www.ecbloguer.com/cerebroenpractica/?p=219) y muchos quedaron con el interrogante de cómo superarlas,  acá lo veremos de forma muy general, para luego profundizar en el tema mas adelante, donde iremos mostrando técnicas practicas de neuroentrenamiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde el cerebro consciente se producen unos pensamientos generados por la percepción del entorno y por nuestro dialogo interno, esos pensamientos a través de la ley de la repetición y de la asociación programan la mente subconsciente ó cerebro emocional en forma de emociones, sentimientos, creencias y paradigmas, la forma en la que vemos el mundo, y ese cerebro emocional se manifiesta a través del cuerpo por medio de comportamientos y acciones que finalmente producen unos resultados positivos ó negativos. Si nuestros objetivos siempre fueran claros, positivos y de crecimiento no habría ningún problema, porque los pensamientos conscientes programarían el cerebro emocional de manera adecuada  y lograríamos todo lo que nos proponemos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como lo vemos en la imagen dos, La mayoría de las personas reaccionan basándose en los resultados y los factores externos, llámese sucesos, personas, cosas ó situaciones, y como estos resultados no son positivos entonces los pensamientos derivados de esos resultados no van a ser los mejores, van  programando el cerebro emocional y luego se manifiestan a través del cuerpo en forma de acciones y comportamientos negativos produciendo mas  resultados negativos. Por lo general el ciclo se repite y esos resultados negativos iguales ó peores que los anteriores producen mas pensamientos negativos que de nuevo programan y refuerzan los que ya habían y así van pasando los días, los meses y los años produciendo los mismos resultados, incluso volviéndose automáticos, hasta que llega un punto donde nos preguntamos ¿Por qué me pasa siempre lo mismo? Es evidente que ante este tipo ciclos mentales las metas, objetivos y acciones  se pierden, vemos cada vez  más limitaciones, pensamos que no tenemos nada que hacer “Supuestamente”

¿Se puede romper el patrón? Por supuesto, acá entran disciplinas como la psicología,  el coaching, la neurociencia, la programación neurolingüística o todas mezcladas de alguna forma a través de terapias personalizadas, cursos y talleres, donde se busca  romper ese ciclo repetitivo que nos hace perder tanto tiempo sin darnos cuenta dado que se nos ha vuelto costumbre estar mal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es normal que produzcamos resultados negativos, caer es permitido pero levantarse es un deber para hacerle honor al potencial ilimitado del cerebro,  la idea es romper ese ciclo repetitivo y escoger conscientemente resultados diferentes para cambiar nuestra vida, la programación mental de nuestro cerebro y mejorar para despertar esos niveles de consciencia y lograr grandes resultados.

Cuando conscientemente logramos plantear nuevas formas de ver las cosas, asumir retos, metas, objetivos dignos de superación y crecimiento,  organizar nuestras ideas y cambiar a pensamientos positivos,  el cerebro emocional y su química logra cambios increíbles, el dialogo interno mejora  a la luz de nuestra nueva forma de ver el mundo y somos mas orientados al logro, los paradigmas y creencias  cambian, por lo tanto entramos en una reprogramación total de nuestras reacciones automáticas que se manifiestan a través de nuestro cuerpo en forma de comportamientos y acciones que  finalmente producen resultados positivos mucho mas gratificantes.

¿Cómo lo hacemos?

Existen diversas formas, muchas disciplinas y libros de autoayuda plantean muchas cosas interesantes, acá va en términos generales un esquema común a muchos procesos, luego lo profundizaremos en otros artículos.

 

1. Se recomienda identificar exactamente y con sinceridad la situación limitante que queremos resolver, si no logras hacerlo busca ayuda de un profesional que te oriente.

2. Procura identificar las palabras que usas al referirte a los demás y a ti mismo, si hay mucha negatividad intenta modificar ese patrón de manera consciente.

3. Ya identificada la situación limitante procurar hacer un paralelo de ventajas y desventajas de continuar en esa situación limitante, para lograr elevar los niveles de consciencia.

4. Plantéate varias alternativas de solución para superar la situación limitante con lo que tienes en tu mente hasta ahora.

5. Elige la alternativa de solución que mas te guste y sobretodo que se adapte a tu esencia, luego trata de convertirla en un objetivo orientado al logro y con el cual puedas comprometerte.

6. Observa los resultados de lo que logras para que lo sigas haciendo e incluso mejorándolo y también observa tus fracasos para conscientemente cambies tu forma de hacer las cosas y beneficiarte cada vez mas de tus acciones.

 

“Ciertamente el significado de las palabras radica en los actos en los que se manifiestan, sin la acción todo es vida pensada pero no vida vivida”

 

Hasta la próxima, saludos a todos.

 

Daniel Sánchez.

 

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

¡Hola a todos!

 

La moral, los principios, los valores  y la buena actitud  hacia los otros  es uno de esos asuntos  sumamente interesantes que han llamado nuestra atención por mucho tiempo.

Alguna vez hablaba con mis amigos y nos pusimos a pensar  si eso tendría algún tipo de  explicación desde una óptica científica, cuando se estudian las  neurociencias y la biología surgen preguntas como:

¿La moral y los principios vienen con nosotros genéticamente o se aprenden?

¿La biologia ya nos tiene programados comportamientos predeterminados o la unica forma de aprender la diferencia entre lo bueno y lo malo es por medio de la interacción social, la religión y el entorno?

Uno comienza a cuestionarse, pues hemos oído hablar a todo tipo de personas acerca de lo que es bueno y es malo desde múltiples visiones de la realidad (Todas muy respetables y validas), sin embargo los  cientificos han demostrado que al nacer tenemos aproximadamente el 50% del cerebro configurado, lo cual es un resultado que tiene mucha lógica.

Me encontré este interesante video, el cual comparto con todos ustedes a continuación, saquen sus propias conclusiones. Disfrútenlo.

 

Hasta la próxima.

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

 

 

Hola, les envío un cordial saludo.

 

Si me preguntan que es el coaching y lo que hacemos quienes nos dedicamos a esta profesión les podría decir que es algo muy similar a lo que se ve en la película “El guerrero pacifico” la cual les compartiré a continuación , de hecho en nuestra preparación es una referencia obligada, en mi opinión personal y profesional es de lo mejor que he visto en mis cortos 32 años, cualquiera puede verla y entenderla, la decisión de aplicarla a la vida es demasiado personal, lleva tiempo y es un lindo proceso, es a lo que les invito al ver esta obra de arte, la verdad, he aprendido demasiado de ella, la podría ver cientos de veces.

Se las comparto para que la disfruten.

 

Hasta la próxima.

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

 

Hay un montón de situaciones que el humano debe superar y adaptarse a las circunstancias, cuando hablo de adaptación es porque el cambio siempre va a estar presente en nuestra vida así lo queramos resistir.

Todo cambia, pocas cosas se quedan estáticas, el cambio es una constante, lo más sorprendente es la velocidad  con que pasan las cosas en la actualidad, cuando pensé en eso con un alto nivel de consciencia me hice varias preguntas…. ¿Soy parte de la dinámica del cambio o espero a que otros hagan algo por mí? ¿Hago parte del problema o de la solución en diversas situaciones? ¿Cómo mi actitud individual afecta o beneficia mi vida, la de mis personas cercanas o a la sociedad en general? Es allí donde comencé a pensar en ser parte de un cambio dinámico para lograr buenos resultados.

Ten la certeza que mientras estás leyendo esto, están sucediendo cambios en muchísimas cosas, incluso dentro de ti mismo tu cerebro dirige la orquesta de manera química para que vivas mejor, siempre hemos estado en tiempos de cambio y mucho más ahora  por la generación del conocimiento y su velocidad de difusión, es una de las razones por las cuales  podemos perder grandes oportunidades cuando la vida nos plantea situaciones que nos sacan de nuestra comodidad y no tenemos claridad sobre lo que podemos hacer dada la nueva situación.

Cuando nos detenemos a lamentar las derrotas caemos en la desesperación que nos oculta las salidas a lo negativo que nos pasa, siempre es posible vencer obstáculos y debemos estar preparados para hacer del cambio un gran aliado y no un enemigo, el cambio es la mejor opción que puede tener un ser humano, si las cosas no están saliendo tal y como queremos es un motivo perfecto para hacer las cosas de manera distinta, y si van bien podemos y debemos mejorar para mantener los buenos resultados.

Pasa bastante que cuando alguien alcanza buenos resultados se relaja y se estanca, no busca  mejorar y cree que todo seguirá bien, y es ahí cuando  pueden haber problemas, el pensar que solo debemos cambiar cuando estamos mal es el gran error que muchas veces cometemos y lo he visto bastante en mi trabajo como coach, neuroentrenador  y consultor empresarial, el cambio es una actitud que debe permanecer constante, hay un lema muy contundente proporcionado por los ejecutivos de Toyota “Nuestro actual éxito es la mejor razón para cambiar las cosas” la realidad es que muchas personas se resisten a los cambios, pero lo importante no es enfrentarlos o dejarlos pasar sino participar de ellos, se requiere tomar la decisión, podemos  ser solo unos observadores o  cambiar para bien.

¿Podemos hacer algo al respecto? La respuesta es sí….

En una sociedad donde recibimos un 80% de información negativa, un 10% de información conformista y solo un 10% de información positiva el llamado es para hacer parte de un grupo de personas que piensan que se pueden hacer muchísimas cosas, podríamos quedarnos haciendo miles de análisis para determinar por qué las cosas no funcionan sin embargo  el reto es  pensar diferente, Anthony Robbins comenta en uno de sus libros lo siguiente… “Cuando nos concentramos en la mejora de cualquier aspecto de nuestra vida desarrollamos singularidades acerca de cómo mejorar ese ámbito en particular, una de las razones por las que pocos de nosotros alcanzamos lo que realmente deseamos es que nunca dirigimos nuestro foco de atención hacia un punto concreto, soy convencido de que la mayoría de la gente fracasa en la vida sencillamente porque pone mucho interés en cosas menores”

Los individuos que en realidad mueven la dinámica mundial son aproximadamente el 10% de la población y tienen mucho de lo que mencionaré a continuación…

  • Están  interesados en introducir cambios en sus vidas incluso sin plantearlos, solo con querer cambiar y pasar a la acción es suficiente.
  • Motivan a los demás con ejemplo y resultados.
  • Les gusta cambiar  y salirse de lo cotidiano, ellos inspiran.
  • Solucionan, están buscando alternativas para crecer y nunca están conformes porque piensan que cualquier cosa puede ser aún mejor de lo que ya se hace, siempre quieren más y más, este tipo de personas son transformadoras de las circunstancias.
  • Evitan  resistir a las dinámicas de cambio y no son  tercos, más bien se adaptan al mejor estilo de los planteamientos de Charles Darwin,  “No es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio”.
  • Pretenden el bien de la comunidad, crean ideas y alternativas de solución.
  • Sueñan, esperan lo mejor de la vida y están dispuestos a trabajar en equipo para conseguir mejores opciones.
  • Reconocen sus fortalezas y limitaciones pero no se quedan en ellas porque tratan de superarlas.
  • No le temen a la crítica y se exponen constantemente a ella.
  • Saben trabajar bajo presión, no pierden de vista sus objetivos.
  • Por lo general son cálidos, alegres y entusiastas, motivan al resto de las personas, además creen que todo es posible.
  • Las personas que pertenecen al grupo del cambio están dispuestas a colaborar, promover la calidad y la efectividad, son capaces de aceptar las diferencias.
  • Son personas realmente comprometidas y viven lo que hacen.

Aparte de todo lo que he mencionado estas personas se comportan diferente a los pesimistas y a los conformistas, buscan siempre oportunidades, son capaces de asumir riesgos, tienen una gran capacidad para superar obstáculos, es cierto que no se puede permanecer todo el tiempo viviendo de esa manera porque en algún momento algo nos pone mal y nos hace comportar como el resto, lo que si podemos hacer es no vivir conforme a las circunstancias y estar por encima de ellas en la medida que dependan de nosotros, lo mejor del asunto es que si tú no tienes  todo lo mencionado anteriormente pues relax… son hábitos  que se pueden adquirir  si se desarrolla la capacidad de enfoque en buenas ideas y se confía en que podemos cambiar lo que queramos desde que se trate de nuestra propia mente.

En el artículo de la próxima semana tocaremos varios puntos que pueden orientar mejor a quienes desean hacer parte de la sociedad del cambio y el mejoramiento continuo.

 

Un gran abrazo para todos.

 

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

 

No me voy a sumar a la ola de insultos, criticas y juzgamientos dedicados a la humorista Alejandra Azcarate, voy a escribir de un modo diferente, es claro que no midió su gran equivocación, así  le quiera bajar el tono con su humor, escribo esto por hacer una valoración a mis amigas gorditas, por todas esas mujeres hermosas que tienen mil emociones que ofrecer a los que las rodean.

Supongo que  algunos estarán de acuerdo con lo que la humorista escribió, yo particularmente difiero y no estoy de acuerdo porque tengo amigas gorditas, he tenido novias gorditas y las he querido mucho, son totalmente encantadoras, y puedo decir con conocimiento de causa que nada tienen que envidiarle a una flaca y esbelta, si lo miramos desde la realidad gran parte de las mujeres tarde que temprano tendrán que hacerse amigas de las estrías, la celulitis y los bananitos,  solo que las gorditas por múltiples razones que a veces ni tienen que ver con su voluntad pues se adelantaron un poco, a veces contra eso hay muy poco que hacer.

Como sociedad hemos creado un patrón colectivo  de “Chica deseada” que para la gran mayoría de mujeres es muy difícil de alcanzar, seamos realistas, casi todas las mujeres a nivel mundial son normales, nada que ver con las modelos, muchas tienen tendencia a engordarse por falta de tiempo para ponerse en forma (o se mantiene metida en un gimnasio o trabaja y estudia para sobrevivir en una economía agresiva), o después de tener hijos, otras son gorditas por genética o salud,  o simplemente porque no les da la gana de cumplir con el parámetro social, gústele o no a las bonitas, mantener un cuerpo espectacular es bien complicado y llega un punto donde no se puede mas, incluso las mas agradecidas físicamente hacen esfuerzos y sacrificios por verse bien, hasta para las mujeres con dinero se complica el asunto en algún punto de la vida así sean dueñas de un SPA o de un centro de estética, teniendo en cuenta  esas cosas ¿Vale la pena mantener el  paradigma mental de la belleza?

 

Llevando las cosas a la lógica, tanto hombres como mujeres deberíamos pensar distinto y relajarnos, muchas veces no nos hemos detenido a pensar en las consecuencias para la mente de una mujer gordita, en como afectan los juzgamientos, los comentarios pesados y el rechazo social, para ellas eso tiene sus consecuencias en la autoestima, el autoconcepto, la autoimagen y la seguridad para afrontar las situaciones de la vida, pero hemos sido tan olímpicos que solo miramos desde nuestra posición y no pensamos en las gorditas como personas que sienten y les  afecta la forma en que son tratadas.

Me  pregunté en estos días… ¿Somos  los hombres tan espectaculares como para exigir tanto a las mujeres y presionarlas con nuestros comentarios y prototipos?

¿Conseguimos  una mujer súper espectacular para disfrutarla en realidad o para elevar nuestro  ego social y mostrar un trofeo?

¿A que estamos llevando a las mujeres?

¿El problema será de las mujeres o de nosotros los hombres que al no aceptarnos las llevamos a ellas a no aceptarse, esclavizarse y hacer locuras con su cuerpo?

¿Será que las mujeres físicamente hermosas no les pasan los años  o tienen vacuna contra la obesidad que critican tanto a una gordita?

De hecho considero como una enorme falta de seguridad y pobre autoestima a las personas que critican, rajan, juzgan y se burlan de una gordita, porque eso muestra que tienen que aplastar a otra persona para sentirse bien e importantes, y si no lo habían visto de esa forma consulten con un experto para ver que le contesta sobre su actitud ante esa situación.

Acá  vienen las cosas chéveres,  he hablado con mis amigos, clientes de coaching y  hombres valiosos, y la opinión general es que las mujeres que encantan son las que cultivan su mente, saben quererse y manejan seguridad con lo poco o mucho que tienen…  en mi caso particular prefiero  una mujer que como amiga se entienda conmigo en muchísimos aspectos, me ponga a pensar, mantenga una conversación interesante, y en cuanto a relación sentimental que tenga lo anterior,  que sea romántica  y logre conectar con mis emociones, eso lo puede hacer una mujer que trabaja  desde el ser, en ese orden de ideas  una gordita es una perfecta candidata para una buena relación.

A las lectoras gorditas de este blog les digo que de verdad existen hombres que las quieren por lo que son, no por lo que pretenden mostrar, las quieren por esa personalidad arrolladora y llamativa que las hace destacarse, las quieren  por lo que tienen adentro de su mente y su corazón,  quien las hace sentir mal y las rechaza solo por el aspecto físico es porque no tiene la capacidad de ver mas allá, no es capaz de sacar lo mejor de un ser humano y simplemente tiene la mente tan ocupada en lo superficial que no ve lo que verdaderamente vale a pena, en general hay  muchísimas personas que las aprecian por lo que son.

Lo que he comentado hasta ahora es un reconocimiento  a esas nenas que cada día se sienten pisoteadas por la sociedad y por el prototipo que nos han vendido  los medios de comunicación, a las mujeres  y  hombres que no sufren de obesidad les pediría que si no van a decir algo aportante mejor se quedan callados y respeten a las gorditas, pues hay unas que cuentan con su buena autoestima y una estructura mental adecuada al punto que nada de lo que se diga les afecta, pero hay otras que si sufren por ese tipo de cosas, basadas en la inseguridad que nosotros como sociedad a nivel mundial les hemos generado…traten de hacerlas sentir mejor, ellas merecen que mucha gente las quiera y las trate con dignidad, merecen ser amadas y respetadas por un hombre…. A mis amigas… las adoro así como son y lo saben porque las veo mucho desde el ser, desde las emociones y les he aprendido mucho…  aun me falta mucho y espero hacerlo cada día mejor….

 

Un abrazo, en especial a mis amigas gorditas, simplemente somos muchos los que las queremos y las valoramos….

 

Daniel Sánchez

cerebroenpractica@gmail.com

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

 

John H. Spalding dijo  “Los que creen en nuestra capacidad hacen algo mas que estimularnos. Nos crean un ambiente en el que es mas fácil tener éxito”   ¿Esto lo hacemos con nosotros mismos? ¿Cómo nos tratamos a diario? ¿Nos estimulamos positivamente en la mayoría de situaciones? ¿Creemos en nosotros mismos? Quienes  lo hacen tienen mucho de lo que quieren en la vida o crean entornos para lograrlo, en esta publicación hablaremos un poco de comenzar a cambiar el concepto de si mismo.

Todos inconscientemente  enviamos al cerebro nuestras propias expectativas e indicaciones,  si  esperamos limitaciones, eso se manifiesta a través de nuestro dialogo interno con frases del tipo  “No puedo” “No soy capaz” “Para que intentarlo” “Eso no esta hecho para mi” “No tengo como llegar a eso”…. Esa es  una de las razones para que muchas personas no  alcancen  resultados valiosos, la idea es comenzar a romper esos patrones automáticos  de forma consciente, pensar mejor sobre quienes  somos y lo que podemos lograr.

Vivimos en una sociedad donde recibimos mucha información dañina, en muchos ambientes sociales la conversación negativa es casi en un 80% del total, sin darnos cuenta todo eso nos va contaminando y logra aplastar el concepto de nosotros mismos,  vemos a diario que las personas no se creen las cosas,  se rinden ante cualquier dificultad, lo preocupante es que eso se vuelve un virus de fácil contagio,  terminamos copiando esas actitudes,  lo reforzamos entre todos  e  incluso llegamos a considerar a alguien exitoso como  inalcanzable y diferente.

¿Que hacer ante un panorama como este? Cambiar nuestro estado mental interno, es allí donde  somos responsables, tenemos poder, influencia, dominio y control, ya que lo externo (Personas, lugares, cosas) es algo donde solo podemos influir, pero muchas veces de sale de nuestras manos.

Hay varias opciones, enunciaré dos que suelen ser comunes…. una es la salida fácil, echarle la culpa a lo que esta fuera de nuestro control para encontrar una justificación y continuar en la zona de comodidad,  la otra es aceptar las cosas, replantear  y hacer el propósito  de guiar la vida a lo que depende de nosotros mismos.

Como coach y neuroentrenador siempre le apunto a que una persona  cambie la imagen de si mismo para mejorar sin dañar a otros, cualquiera que sea la imagen de usted  mismo hay que cambiarla, si ya es buena  hágala cada vez mejor, siempre habrá posibilidad de avanzar y crecer, para la mente hay pocos limites, si no es la mejor,  comience a enriquecer su vida con ambientes agradables, personas que influyan para bien,  pero siempre  enfocado en que  cambiar su propia imagen es su tarea.

Usted toma  las decisiones sobre quien quiere ser y hasta donde quiere llegar, llénese de optimismo, crea en sus capacidades y habilidades, recupere la capacidad de volar alto, soñar y superar las adversidades que le impiden realizar lo que  quiere, elimine esos esquemas arraigados y automáticos que le impiden expresarse libremente y sobretodo… Concéntrese más en las posibilidades que en las dificultades.

Somos nosotros mismos quienes nos quedamos desde el presente lamentando  el pasado y creamos realidades en la mente para que en un futuro las cosas no salgan como lo queremos,  lo hacemos sin darnos cuenta, muchas veces nos anclamos  a algo negativo, eso nos detiene para ver las verdaderas posibilidades.

Cuando era estudiante de coaching un profesor conto la siguiente historia….

Una vez un indio  le robo los huevos a un águila, cuando bajo a su aldea puso uno debajo de los huevos de una gallina y esta lo calentó como si fuera propio, nacieron los polluelos y el águila, al crecer aprendió a comportarse igual a una gallina, era su única expectativa,  su único espejo, cierto día miro al horizonte y vio un ave volando entre las nubes y le dijo a su hermana gallina… “Que hermosa ave, me encantaría ser tan espectacular y majestuosa”  su hermana gallina respondió…  “Es el águila, y tu nunca serás como ella, es imposible, ella es la reina de las aves, acepta tu realidad”, después de eso el águila vivió y murió como gallina.

¿Qué le faltaba a esta águila criada entre gallinas? Simplemente creerse sus posibilidades, sacudirse y alzar el vuelo… solo con eso era suficiente…

¿A cuantos de nosotros nos ha pasado eso alguna vez por prestar demasiada atención a  un familiar, profesor, amigo, pareja  ó  entorno social? ¿Qué tanto nos dejamos limitar? ¿Qué tanto nos dejamos guiar por el deber ser  que la sociedad nos trata de programar en el cerebro día a día?

A veces solo nos falta atrevernos a descubrir el poder de acción que tiene nuestra mente, sin importar de donde vengamos, nuestra edad o nivel educativo, en cada uno de nosotros están las respuestas potenciadoras que nos hacen falta para el  logro de objetivos valiosos.

¿Será que nos falta activar nuestros niveles de consciencia sobre nuestros dones, talentos, habilidades y ventajas? ¿O tal vez las tenemos y solo nos enfocamos en lo negativo dado que es  más fácil?

Que tal hacer un ejercicio interesante….

Escribe con todo detalle una lista de aptitudes, actitudes, talentos únicos y hábitos positivos, busca en todos los campos… Profesional, familiar, personal, es de sentarse con calma a meditar sobre si mismo y encontrar lo mejor… Sin leerlo de en un libro, escucharlo en una conferencia o de otra persona, preste atención a su propia mente y valore lo mejor que tiene,  se sorprenderá  con la cantidad de cosas buenas que tiene y que había dejado de lado por escuchar las opiniones y afirmaciones limitantes  de otros… Después de hacer esto analice cada semana los resultados y añada algo bueno que descubra o que haya logrado para ser mejor.

Llegar a esos niveles de cambio mental es posible si se lo propone, verá que muchas de las respuestas a sus situaciones actuales están dentro de su mente, se trata de creer y ponerlo en práctica, le invito a que lo haga….

 

Hasta la próxima, un saludo para todos y seguimos en contacto permanente.

 

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

La  historia a continuación ilustra una posición bien interesante desde la inteligencia emocional, al final les añado algo relacionado que trabajo con mis clientes.

Cuenta  que un  columnista  acompaño a un amigo a comprar un periódico. Su amigo al llegar al quiosco saludo  amablemente al vendedor, que le respondió de forma muy grosera, hasta le lanzó el periódico de mala manera. Aun con la reacción del vendedor su amigo sonrió y le deseó un buen resto de día.

Al retirarse el columnista le pregunto a su amigo…

¿Ese hombre siempre te trata así?

Si, a veces es peor, hoy estuvo mas amable que de costumbre. Responde el amigo.

¿y tu siempre eres tan amable y educado con el?

Si claro… responde de nuevo el amigo.

¿Y me quieres decir por qué lo haces cuando el es tan antipático hacia ti?

Simple… yo tengo clara mi mente y elijo como quiero tratar a los demás, no quiero que el sea quien decida como me he de comportar…

Me han preguntado muchísimas veces que hacer para controlar las reacciones automáticas negativas, y me dicen “Es que exploto con cualquier cosa y quiero aprender a controlarme” mi respuesta es simple…. ese es el error…  hay que hacer cambios profundos y reprogramar el cerebro emocional a través del cerebro consciente para que reaccionar bien sea un habito, si vuelven a leer la historia se darán cuenta que la persona agredida por el vendedor tiene muy claro quien es, como comportarse, sabe como quiere tratar a los demás  y no le presta atención al ataque, en resumen “El problema es del vendedor” y el día de la persona inteligente emocionalmente continua bien, su estructura mental le permite hacer caso omiso de la reacción equivocada de las personas problemáticas, no tuvo que controlar nada, su reacción natural fue de continuar su camino como si nada hubiese sucedido.

Piensen en una persona reactiva que con cualquier cosa reacciona de mala manera  y entra en conflicto hasta por una mala mirada, se le daña el día o como mínimo queda agotado mentalmente por el esfuerzo de controlar las emociones negativas, siempre lo he dicho, es mejor construir un sistema de emociones adecuadas y entrenarse cada día para ser mucho mas calmado, mas tranquilo y vivir en paz consigo mismo, dado el poder que tiene el cerebro emocional sobre nuestra vida.

Mi trabajo en empresas y conversaciones con otros colegas me ha mostrado que es mejor tener emociones sanas a tener que controlar un montón de emociones negativas que pueden salir en cualquier momento sin darnos cuenta y nos pueden traer serios problemas si se manifiestan.

Los invito a que estén mejor consigo mismos y con otros… vale la pena.

 

Hasta la próxima, un saludo para todos y seguimos en contacto permanente.

 

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

En cualquier faceta de la vida, Cuando se cometen errores que nos dan duro, al principio sentimos que no se va a poder continuar, que el dolor nos vence, que el pasado se mete  en nuestro presente y afecta nuestro futuro, la vida sigue y es cuando debemos descubrir si somos capaces de seguirle el paso y ver nuestras experiencias desagradables  como una oportunidad de aprender en vez de usarlo para condenarse e incluso seguir cometiendo  los mismos errores diciendo “Es que yo soy así”.

Hay que descubrir si se da la talla, con certeza lo logramos si no lo proponemos, la única manera de saberlo es venciendo los miedos, y claro está, dejándonos sorprender de nuevo por la vida, corriendo riesgos de nuevo, a vida en si misma ya es un riesgo, ¿por qué no correr uno más si puede valer la pena?  Quienes aun con el alma destrozada y sin posibilidades se han recuperado de fracasos gigantes a nivel financiero, sentimental, profesional, etc.. Piensan que en caso de no haber opciones hay que buscarlas o crearlas si es preciso.

Enterrarse en el pasado es una de las opciones menos deseables, incluso podría ser la peor, pues no revive muertos, no evita perder mucho dinero, no devuelve el tiempo, lo único que hace es dañar nuestro presente si no tomamos el aprendizaje y seguimos cometiendo los mismos errores.  Con esto no digo que buscar opciones o crearlas sea sencillo, muchas veces tenemos la mente nublada y hay que buscar ayuda de otros, no somos perfectos, no somos omnipotentes aun con nuestras capacidades extraordinarias a nivel cerebral.

Algunos científicos dicen que para el cerebro no hay tiempo, al pasado no viajas, es tu  mente la que recuerda y experimenta las emociones, al futuro tampoco viajas, solo experimentas ansiosamente emociones  que tal vez jamás lleguen a suceder pero que pueden llegar a sentirse reales, lo único que nos queda es vivir el momento presente, no hay otro, René Descartes dijo en una de sus cartas finales “Mi vida estuvo llena de desgracias, muchas de las cuales jamás sucedieron”, una afirmación bastante profunda.

Lo mejor que tenemos es la capacidad de apostarle al tiempo presente, tomando el control del único lugar donde podemos tener gran  dominio “Nuestra propia mente”, sobre los demás podemos  tener influencia, nunca dominio, cuando se llega a ese punto se es ciento por ciento  responsable de lo que se hace, dice, piensa y actúa, un estado bastante ideal y perfectamente posible  que le otorga el trono a lo que depende de nosotros mismos.

¿Quién escoge?  Solo uno mismo,  lo bueno o malo que suceda es porque lo permitimos, nos demos o no cuenta.  Hoy Ricardo Perret de la empresa Mindcode, compartió algo….“Según un estudio de Duke University el 40% de todas las acciones en un día normal son hábitos o rutinas que llevamos a cabo exactamente igual, sin racionalizar tanto, seguimos la misma rutina al bañarnos, al peinarnos, al vestirnos, al manejar al trabajo, etc, entre esos hábitos hay muchos como echarte un postrecito lleno de azúcar, mentarle la madre a alguien, reaccionar con envidia o enojo ante otros, sentarte con una amiga a criticar a alguien…. identifica los malos hábitos en tu vida y cámbialos…”

Háganse preguntas y lo compartimos en redes sociales, allá los espero, gracias por compartir conmigo a diario.

 

Daniel Sánchez.

Cerebroenpractica@gmail.com

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter

@cerebropractica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El tema de los prejuicios es uno de los más estudiados dentro de las ciencias del desarrollo humano. Es normal que pensemos como los demás en algunos aspectos como parte de la validación social y por efecto de las neuronas espejo, también es normal que etiquetemos y juzguemos a los demás según nuestra visión particular, es casi inevitable, sin embargo en muchos casos las personas que usan en exceso los prejuicios demuestran carencia de inteligencia emocional.

Es por la importancia del tema, tan común y desconocido a la vez, que lo presentaremos en cuatro  entradas del blog, así:

¿Qué es un prejuicio?

Ejemplos comunes de prejuicios.

¿Cómo formamos los prejuicios en la mente y cómo los expresamos?

¿Por qué es difícil cambiar un prejuicio?

¿Para qué cambiar los prejuicios?

¿Cómo cambiar los prejuicios?

 

¿Qué es un prejuicio?

Un prejuicio (del lat. praejudicium, ‘juzgado de antemano’) consiste en criticar una situación o persona sin tener suficientes elementos previos, sin conocer desde una experiencia directa o real.

Casi siempre un prejuicio se relaciona con comportamientos o actitudes de discriminación pues incluye sentimientos de desagrado, aversión y conductas hostiles, que pueden llevar incluso a actos de violencia y agresión física o verbal.

 

¿Es normal tener prejuicios? Lo es, hasta ahora no se ha conocido a alguien que nos los tenga, el problema surge cuando nuestros prejuicios describen gran parte de lo que somos y en cómo los expresamos pues en muchos casos dejan huellas emocionales negativas y traumáticas a quienes son víctimas de ellos.

 

Los prejuicios son subconscientes pues son aprendidos durante nuestra vida y al repetirse con frecuencia se convierten en sistemas de creencias con los cuales juzgamos automáticamente, sin verificar la realidad, de hecho son muy subjetivos; también es muy usual que se conviertan en nuestra forma habitual de pensar y nos identifiquemos plenamente con ellos diciendo un profundo “SOY”.

Nos vemos la próxima semana con la segunda parte.

 

Daniel Sánchez.

Experto internacional en coaching y neurociencia aplicada.

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

E – Mail: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Twitter:

@neurodaniel

 

Saludos a todos los lectores de Cerebro en práctica.

 

Esta semana continuamos con el tema de los prejuicios hablando de algunos ejemplos comunes y cómo se forman en la mente, al final habrá un video que seleccionamos especialmente para este tema, donde se muestra que  juzgar  a la ligera basándonos  en nuestra forma de ver las cosas no siempre es lo mas acertado.

 

Algunos ejemplos comunes de prejuicios.

 

Los ejemplos de prejuicios son incalculables y varían de una época a otra y de cultura a cultura; entre los más conocidos están los religiosos, los de género, los creados por grupos particulares según su estructura organizacional  y/o social o los construidos por cada  persona, lo contundente es que casi siempre tratan de generalizar. Acá mencionaremos unos cuantos:

 

  • “Todos los homosexuales son promiscuos”. Prejuicio homofóbico.
  • “Los negros son desaseados”. Prejuicio racista.
  • “Los europeos son muy fríos”. Prejuicio étnico.
  • “Los gringos son unos explotadores”. Prejuicio étnico.
  • “Todos los políticos son ladrones”. Prejuicio social.
  • “Las mujeres son más débiles que los hombres para trabajar”. Prejuicio de género.
  • “Si una persona me mira con la ceja alzada es una persona prepotente, no debo esperar algo bueno”.
  • “Si está mal presentado no es un buen cliente”.
  • “Por su forma de vestir no parece con mucho estudio”.

 

¿Cómo formamos los prejuicios en la mente y cómo los expresamos?

 

Son diversas las maneras a través de las cuales formamos los prejuicios, estas son algunas:

 

  • Muchas veces sólo escuchamos un rumor y terminamos creyéndolo sin conocer a las personas implicadas.
  • Tomamos información de nuestro entorno familiar y social.
  • Al pertenecer a un grupo social (un partido político o una profesión).
  • Cuando tenemos una experiencia particular, generalizamos ante personas y experiencias similares como mecanismo de defensa, si tenemos el prejuicio con personas del grupo «X» e identificamos ciertas características en ellos, podemos tratar a todo el que comparta su forma de pensar de una manera muy similar.

Un clásico ejemplo es cuando a una mujer le va mal con tres parejas, a sus amigas les va mal con otras tantas y terminan apoyándose diciendo “todos los hombres son iguales, no se puede confiar en ninguno”, al pensar así, se quedan  solas y desconfían de quien se les acerque hasta que alguien les demuestre lo contrario.

 

Generalmente las personas expresan los prejuicios usando la crítica directa o indirecta, a través del sarcasmo y la ironía, de esta manera se excluye a otros injustamente de sus barrios, de préstamos bancarios, de oportunidades educativas, de eventos sociales, de asociaciones, de trabajos o en algunos casos los empleadores le pagan menos a un empleado aunque haga el mismo trabajo que otra persona en igualdad de condiciones; los prejuicios incluso pueden manifestarse con insultos hirientes y en casos más extremos algunas personas pueden resultar atacadas o golpeadas.

 

Nos vemos en la tercera parte, los invito a ver el video.

 

Daniel Sánchez.

Experto internacional en coaching y neurociencia aplicada.

Facebook:

http://www.facebook.com/cerebroenpractica

E – Mail: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Twitter:

@neurodaniel

 

 

¿Por qué no es fácil cambiar los prejuicios?

 

Las emociones propias de los prejuicios se consolidan durante la infancia mientras que las creencias que los justifican se aprenden posteriormente. Si usted quiere abandonar sus prejuicios se dará cuenta que le resulta mucho más fácil cambiar sus creencias intelectuales al respecto que transformar sus sentimientos más profundos.

 

Éste es el caso, por ejemplo, del jefe que cree no tener prejuicios pero que se niega a contratar a un trabajador negro, supuestamente no es por motivos racistas, sino porque su educación y experiencia “no son idóneas para el trabajo” pero que no tiene el mismo pensamiento a la hora de contratar a un blanco que posea la misma formación. O también puede asumir la forma de colaborar con un vendedor blanco rubio y de ojos claros y negarse a hacer lo mismo con un vendedor de origen negro a un vendedor solo porque cree que el blanco puede dar una mejor impresión.

Si bien los prejuicios largamente sostenidos no pueden ser desarraigados con facilidad, sí que es posible hacer algo distinto con ellos.

 

¿Para qué cambiar los prejuicios?

 

Si usted tiene prejuicios, debe aprender a actuar como si no los tuviera o expresarlos sólo con personas que piensan lo mismo si quiere tener éxito social, la mejor solución sería eliminarlos pero como es difícil, se trabaja casi siempre en aprender a convivir socialmente aun conservándolos.

 

¿Razones para cambiarlos? Aquí les presentamos algunas:

 

  • Muchas personas que son o han sido discriminadas están tomando fuerza en importantes espacios sociales y laborales, por ejemplo la población homosexual, los mal llamados nerds, las personas de color, personas de extracción humilde que se superan a través de becas, así que interactuar con ellas sin  prejuicios tiene una gran ventaja a nivel competitivo, podemos sacar lo mejor de esas personas y lograr  que aporten algo bueno en nuestras vidas.
  • Hay prejuicios como el racismo, la homofobia, la discriminación laboral y social, etc., que actualmente son repudiados socialmente y si usted es prejuicioso será  rechazado si no cambia de actitud.
  • Mediante el aprovechamiento potencial de la diversidad, la creatividad colectiva y la energía de las personas pues al interactuar sin prejuicios  se permite tomar lo mejor de las personas sin importar su raza, condición social, religión o profesión, que al no sentirse discriminadas trabajarán sin problemas con usted sin importar el nivel jerárquico o social.

 

Todo esto significa que la cultura empresarial  y la educación en general deben fomentar la tolerancia aun en el caso de que persistan los prejuicios individuales y no puedan eliminarse totalmente.

 

Hasta pronto.

 

Daniel Sánchez García

Experto internacional en coaching y neurociencia aplicada

http://www.cerebroenpractica.com

Teléfono: (57 -4) 448 23 25

Móvil: (57) 300 422 15 15

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

 

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Este es nuestro último artículo sobre este tema, y básicamente hablaremos sobre cómo cambiar los prejuicios, algo que a todos nos interesa porque no se trata de saber que los hay, sino saber qué hacer con ellos.

¿Cómo cambiar los prejuicios o convivir con ellos? 

Hay varias cosas que pueden hacerse, teniendo en cuenta que son creencias muy arraigadas. No hacer nada significa dejar que el virus del prejuicio se propague sin ofrecer resistencia alguna.

• Evalúe sus prejuicios, clasifíquelos y observe si en el contexto social que usted vive son reprochados al ser expresados, ahí sabrá si le traen o no problemas con las personas, si tiene problemas al evaluarse objetivamente, pida a sus personas cercanas que le digan las cosas, con toda certeza usted los ha expresado con mucha frecuencia, son parte de su forma de ver la vida.

• Ya conocidos sus prejuicios, evalúe cuales desea eliminar totalmente y cuales son tan parte de su forma de pensar que la estrategia es controlarlos.

• Observe personas que ven como normal lo que usted ve desde sus prejuicios, analice su comportamiento y actitudes, tome nota si es posible y trate de recordar el mayor tiempo posible lo que ellos hacen al respecto.

• Si le es posible evite interactuar con personas y entornos que le hagan repetir y arraigar los prejuicios, eso le ayudará a cambiar su visión.

• Haga el máximo esfuerzo consciente por no expresar sus prejuicios de manera verbal, este será el primer paso, evite hablar con otras personas sobre sus pensamientos prejuiciosos.

• La expresión de los prejuicios es también no verbal (gestos faciales, corporales, rechazo físico o discriminación silenciosa), haga lo posible por ser indiferente ante estas situaciones o personas, entrénese en actuar tal y como lo haría alguien que no posee su prejuicio.

• El simple acto de llamar a los prejuicios por su nombre o de oponerse francamente a ellos establece una atmósfera social que los desalienta mientras que, por el contrario, hacer como si no ocurriera nada equivale a autorizarlos.

 

Con esta entrada finalizamos nuestro tema de los prejuicios, esperamos les haya gustado y nos hagan sus comentarios por correo o redes sociales.

 

Hasta pronto.

 

Daniel Sánchez García

Experto internacional en coaching y neurociencia aplicada

http://www.cerebroenpractica.com

Teléfono: (57 -4) 448 23 25

Móvil: (57) 300 422 15 15

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

 

 

Apreciados lectores

 

Después de un 2013 en donde de manera obligada tuve que pensar muchísimas cosas y  más de seis meses de no escribir para este espacio, regreso a compartir con ustedes a través de las publicaciones de este blog, algo que me hace sentir realmente satisfecho y que disfruto al máximo porque desde los inicios de Cerebro en Práctica  he conocido personas espectaculares y he aprendido todo tipo de cosas que han sido muy productivas, las cuales  se han reflejado en muchas de las publicaciones  y en las diferentes actividades que realizamos día tras día con personas y empresas.

Creo que la mayoría  ha pasado por momentos de cambio, de plantearse nuevas alternativas, nuevos retos y nuevos enfoques que  conecten con  la pasión personal, un elemento fundamental en todo lo que se hace, en mi caso también fue así, lo necesitaba y prometí regresar cuando tuviera claras muchas  cosas que antes me hacían dudar, así que el momento ha llegado.

Las publicaciones del blog se harán con nuevas disciplinas y enfoques, sin perder lo que ya se venía trabajando, es decir, se realizarán nuevas publicaciones sobre neurociencias, coaching,  inteligencia emocional, programación neurolingûística y manejo  del tiempo, lo nuevo que se incluirá es administración y dirección estratégica,  marketing, etnografía, psicología y comportamiento del consumidor, persuasión, técnicas de ventas  y comunicación efectiva. Los temas que han sido mencionados son los que por observación continua he considerado relevantes para muchas personas, sin embargo todo el tiempo se aprende y es muy probable que se hagan publicaciones sobre otros temas de interés.

Esperamos que sigan conectados con las actividades de Cerebro en Práctica, conversando con nosotros  a través de redes sociales o correo electrónico y que incluso podamos reunirnos personalmente a tomar algo en lugares agradables, la idea  es interactuar  con todos ustedes y que aprendamos juntos a través de la experiencia.

 

Que pasen un buen día.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

 

 

 

 

 

La mayoría de decisiones que toma un ser humano (aproximadamente un 95%) son subconscientes, desde el cerebro emocional. El mensaje para empresarios y vendedores es que para  aumentar las ventas y conservar los clientes se debe apuntar a las emociones, es ahí donde entran las ciencias y disciplinas que estudian el comportamiento humano y sus aplicaciones a los negocios, para  determinar con más certeza lo que se conocía hace unos años empírica e intuitivamente sobre las ventas y la influencia sobre los consumidores.

 

Conocer el cerebro es importante para el comercio y los negocios.  

 

Los avances en  el conocimiento del cerebro humano hasta hace poco (menos de 30 años) eran exclusivos de  la medicina y disciplinas de la salud mental, actualmente los profesionales del marketing,  la publicidad y la comunicación han hecho alianzas estratégicas con psicólogos, neurocientíficos y otros profesionales usando conocimientos de la neurociencia, la inteligencia emocional y la persuasión, entre otras disciplinas, logrando grandes avances en el  entendimiento de las personas, sus motivaciones y la forma de  influir sobre ellas  con un nivel de acierto cada vez mayor; esto ha sucedido porque los académicos se tomaron en serio la relación cerebro  – consumo y dejaron las especulaciones basadas en observaciones limitadas a casos particulares de éxito y fracaso; un buen producto o servicio es fundamental, pero no es lo único que el empresario debe tener en cuenta.

 

Basados en el conocimiento del cerebro se crean estrategias comerciales innovadoras que logran la satisfacción del cliente, el posicionamiento de una marca, la recordación en la mente de las personas y la fidelidad de un cliente en el tiempo,  a través de emociones y percepciones de valor. Aún estamos en pañales, sin embargo  contamos con mucha  información sobre lo que funciona y lo que no funciona,  el conocimiento del cerebro nos acerca a lo que se quiere lograr y eso es más que una simple venta o anuncio creativo, es estrategia pura en un mundo donde una buena práctica es poder, prestigio y valorización comercial.

 

La importancia de las emociones en las  ventas.  

 

Los cursos y técnicas de ventas tradicionales se enfocan en lograr la máxima influencia sobre los clientes, las técnicas de ventas basadas en disciplinas que estudian el cerebro buscan la influencia sobre los consumidores y sobre el mismo vendedor, otra  característica es que importan mucho las emociones, al saber neurociencia, inteligencia emocional y persuasión se conocen los  estímulos y estrategias activan el centro del placer de una persona (que la llevan a comprar) y los que activan su centro de huida (que la llevan a no comprar), todo esto basado en la teoría del cerebro triuno planteada por Paul D. Macklean, que divide el cerebro en tres partes, neocortex (cerebro racional o consciente), sistema límbico (cerebro emocional o subconsciente) y  cerebro reptil (cerebro inconsciente o de supervivencia).

 

La importancia de conocer el cerebro de los consumidores reside en que el 95% de las decisiones se toman en el cerebro reptil y en el cerebro emocional, la memoria a largo plazo también juega un papel importante porque la experiencia de un cliente es creada a base de sentimientos y emociones asociados con un producto o servicio que recordará por mucho tiempo y si esa emoción es repetida con frecuencia reforzará la asociación inicial, eso justifica que un vendedor deba conocer al menos básicamente disciplinas que permitan acercarse a lo que  quieren las personas y a que estímulos responden, si un vendedor crea sentimientos positivos  en un consumidor, lo fidelizará y lo tendrá por mucho tiempo, si comete un error lo perderá y difícilmente podrá recuperarlo. ¿Es suficiente conocer el cerebro? Es algo importante e incluso necesario, pero el vendedor  debe estar preparado para transmitir los mensajes de forma adecuada.

 

El vendedor debe prepararse interiormente.

 

Muchos desean aprender  técnicas de persuasión y programación neurolingüística, lo cual puede ser un punto débil si no se tiene inteligencia emocional porque antes de influir sobre los demás el vendedor debe tener su mente equilibrada. ¿La razón? Las emociones lo harán proceder de forma automática porque están por debajo de los niveles de consciencia, sean buenas o malas, el cliente percibirá lo que el vendedor siente.

 

Algunos temas que un vendedor exitoso debe conocer.

 

Inteligencia emocional: Si las emociones son adecuadas el cliente lo verá con buenos ojos, en caso contrario el lenguaje verbal y no verbal lo delatará y posiblemente perderá la venta así el   producto  sea excelente, conocer los principios de la inteligencia emocional y entrenarse es una de las mejores prácticas que existen para cualquier vendedor.

Programación neurolingüística: Ayuda al vendedor a  influir sobre sí mismo y sobre los demás, son técnicas poderosas e interesantes, el  vendedor de éxito debe influir sobre sí mismo si pretende influir sobre otros, usarlas irresponsablemente puede llevar a lo contrario de lo que se pretende lograr.

Leyes de persuasión: Son técnicas que han funcionado desde las relaciones comerciales más antiguas y que funcionan en muchos casos, se han perfeccionado con el avance de  estudios sobre el cerebro y la psicología, se aplican con frecuencia en todo tipo de negociaciones.

Lenguaje no verbal:   Es el 93% de la comunicación humana, conocer el lenguaje no verbal del cliente permite conocer sus emociones y lo que oculta, es una ventaja porque conocer la estrategia del otro permite manejar bien la situación y asumir un lenguaje no verbal adecuado que transmitirá confianza y seguridad al cliente.

 

Nos vemos en la próxima publicación.

 

Daniel Sánchez García.

Profesional en coaching y neurociencia aplicada

Certificación internacional Asociación Española de Coaching (ASESCO)

http://www.cerebroenpractica.com

Correo: danielsanchez@cerebroenpractica.com

Facebook: https://www.facebook.com/cerebroenpractica

Twitter: @neurodaniel

  © EL COLOMBIANO

Sobre este blog

En Cerebro en Práctica compartiremos artículos, notas, videos y datos sobre neurociencias y sus influencias en la vida cotidiana, el crecimiento personal, el comercio y el desarrollo de las organizaciones. Nuestro objetivo es transmitir ideas relacionadas con el cerebro usando un lenguaje sencillo y agradable.

Photostream

  • zulema garcia: ¡Hola! Daniel. no te conozco, pero quiero decirte que hay mucha razón en tu articulo y como dicen [...]
  • Rene: Te felicito amigo, estoy totalmente de acuerdo contigo, lo que importa es lo que tiene la muejer en [...]
  • Estrategia de Mercadeo: ahora en el mercadeo es mas importante en cualquier área y forma de compra por redes sociales por [...]
  • Ángela: Buenas noches Daniel. Ante todo mi enhorabuena por tu blog, es realmente interesante. Gracias por co [...]
  • busco osteopata barcelona: He leido vuestro post con mucha atecion y me ha parecido util ademas de facil de leer. No dejeis de [...]