Preparaciones rústicas

El especialista prepara las máquinas tostadoras, los termos que calientan el agua, los tipos de preparación, los termómetros especializados, los medidores de dureza del agua. El especialista trata la materia prima con delicadeza y pericia y prepara la bebida con un alto nivel de factura y exigencia. Quien prueba la taza, luego, prueba el largo recorrido de buenas prácticas y, por tanto, sus sentidos son impactados con el exquisito sabor, olor y cuerpo de un buen café. ¡De eso no hay duda!

Pero ¿Y si el café es montañero? ¿y si es rústico? Aclaro ya que el término “montañero” en mis textos, es un adjetivo de valoración positivo y, “rústico”, adjetivo que denota la poca delicadeza y cuidado en la preparación de la bebida. Mejor dicho, un café hecho en olla, sin colar y con agua de campo; con un café molido en la misma máquina donde se muele el maíz, sin mayor medida para la molienda que el ojo mismo. Un café, hecho en tales circunstancias también puede ser bueno. ¡De eso no hay duda!

La tostadora que ven en la foto es ejemplo de herramientas adaptadas a los procesos propios del café: un sartén es perforado y le son adaptadas otras partes para configurar una tostadora de café para funcionar sobre estufa o fuego. El grano de almendra es echado al interior del sartén, tapado y la manivela moverá los granos para que su tostado trate de ser el más uniforme.

Este aparato es a su vez, el avance tecnológico de formas primitivas de tostión, como la de los granos sobre pailas o superficies metálicas que reposan sobre el fuego de leña, donde el café es movido por algún palo que hace que el calor se disperse entyre los granos en movimiento. ¿Una taza de bebida con un café tostado de esta manera puede ser bueno? ¡De eso no hay duda!

No hay duda tampoco en que la mano de la persona encargada de accionar la manivela quedará exhausta, cansada de giros y giros, no para la tostión de una libra, sino para el cumplimiento en un pedido de varios kilos. Pero, y esto hay que resaltarlo, se hace, muchas veces (no se garantiza siempre) con amor, con pasión por lo que se hace. Pareciera que traer el término “amor” al texto es subjetivo, pero se trata de un tema físico: el amor existe y sirve para que las comidas queden mejor preparadas.

Esta entrada fue publicada en aaa_CAFÉ, Comida y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Preparaciones rústicas

  1. Andrés Ruiz dice:

    Chemex, Aeropress, Prensa Francesa, Cafetera Italiana, Maquina Espresso, Ibrik, Syphon. De donde salen estos nombres, son métodos de preparación de café, esta el alemán, el noruego, el italiano con nombre francés, el italiano de trabajo pesado, el turco, el alemán reconocido como japones.
    Lamentablemente aún no hablamos del método Colombiano; la increíble y reconocida creatividad e ingenio de nuestros paisanos, puesta al servicio de otras economías no tan santas, cuanto podrían aportar al desarrollo de este precioso grano. Considero que es hora que nuestros profesionales y universidades hagan un aporte significativo, en este aspecto. Mi sueño es participar, ayudar o simplemente disfrutar, de esa cafetera diseñada para extraer lo mejor de los atributos del café de Antioquia, otra que exprese a través de su uso, lo mejor del café del Huila.
    Reconozco que esto suena a Utopía, pero que le vamos a hacer, acá hay oportunidades para todos. Si algún Ingeniero Mecánico, Diseñador Industrial, Ingeniero Químico, Ingeniero Agroindustrial, Químico Farmacéutico, o mejor aún, un grupo de investigación, resulta igual de soñador a mi, ofrezco mis pocos conocimientos de este grano y de las bondades sensoriales, para hacer nuestras propias cafeteras, nuestros propios métodos.
    Por otro lado invito a aquellos historiadores, antropologos y porque no a nuestros abuelos, a que nos ayuden a descubrir o re descubrir aquellas tradiciones y costumbres autóctonas relacionadas con el grano de café. Que bueno que también valoremos y disfrutemos el café hecho en olleta o la infusión hecha en aguapanela.
    Tanta cosa para hacer con café.
    Carlos gracias por este espacio que me sirve para desahogarme y compartir sueños que pasan día a día y la monotonía del trabajo no permiten que sean escuchados.

  2. Pingback: El café hecho arte – La Peña, Cundinamarca | Carlos Múnera – Café Contigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>