Alternativas alimenticias para diciembre

Vean, mijos, no se varen en este diciembre. Hasta los mendigos que pasan tocando de puerta en puerta, piden algo de comer, pero hacen una advertencia perentoria: “No me vaya a dar natilla, por favor. ¡Estoy mamao de natilla”, advierte el que pide.

Por ello, hoy viernes, les traigo la carta que les hará reconsiderar la oferta gastronómica para las iestas navideñas. Para las mujeres que mantienen unas “dietas” sempiternas y que tienen como frase “Este lunes sí la comienzo juiciosa”; déjense de carajadas que nunca van a adelgazar. Latinas caderonas, abundantes en carnes, al traste la Barbie, que hoy les tengo un buen Cuchuco de espinazo. Hágale, pues.

Sartal de peticiones a Santo Tomás – Chiquinquirá

En la iglesia principal de Chiquinquirá (quien sepa el nombre me ayuda), hay naves exclusivas para algunos santos, entre ellos, Tomás. Las paredes de la nave de el Santo Tomás, están texturizadas por los cientos de peticiones que sus devotos dejan allí en forma de oración; al punto, que han tenido que demarcar la zona y prohibir el paso para acercarse a la representación escultórica del santo en mención. Sin embargo sus fieles, insisten en dejar sus sartal de peticiones en las paredes disponibles.

Son oraciones públicas, a la vista de fieles y visitantes, que se pueden leer y repasar. Oraciones plasmadas como testimonio de la necesidad y la incredulidad. Como en la manía de recoger cartas de la calle, exhibo algunas de esas peticiones para mirar las necesidades del otro hechas plegaria. Para leer las cartas, ¡click!

www.Paseo en coche com

Juan Camilo Ruiz Pérez, es rector del Politécnico Colombiano Jaime Isaza Cadavid, entre otras cosas que ha hecho en la vida; amigo y lector del blog, nos comparte estas dos imágenes tomadas con su celu-cámara… “pensando en vos…”, como dicen muchos corresponsales de este espacio.

No es que piensen en mí -lógico-, es que ya miran más allá, ya no se pierden de la minucia de la vida, de los detalles. Qué bueno tener lectores que miren mejor.

“Estuve en Cartagena y vi este motivo que me pareció muy curioso, pensé en vos y por eso te lo mando. Que lo disfrutes”. Juan Camilo.

Abajo, una deteriorada “Mesa de juntas”.

¡El que busca, encuentra!

Esta sentencia popular que Albeiro Morales, pintor de esta picaresca obra en la parte trasera de un bus Escalera, también está inscrita en las páginas de la Biblia: “Buscad y hallaréis”.

Parece una frase corta, graciosa, religiosa, simple, etc, pero lleva sentidos o significados profundos. Hoy, algunos físicos cuánticos que buscan partículas sub atómicas, han llegado a especular que, al parecer, es la consciencia del hombre la que va creando, cada vez, “partículas” o paquetes de energía -más pequeños-; cuando antes se creía que el A-TOMO era la mínima “unidad” indivisible: a-tomos. La consciencia va creando más a medida que quiere encontrar algo más pequeño, como un fractal.

A propósito de lo sucedido al ‘Bolillo’ Gómez, seleccionador nacional, y de la mujer agredida por él, queda recomendar la lectura de cualquier autor Junguiano que analice el arquetipo de la SOMBRA, para que juzguemos menos y veamos la viga en nuestro ojo.

  • ¿Cómo reacciono ante el otro, en el auto o la moto en las vías públicas?
  • ¿Cómo tratamos a nuestra pareja?
  • ¿Cómo castigamos a nuestros hijos?
  • ¿Cómo reaccionamos ante una injusticia?
  • ¿Cómo actuamos en una histeria colectiva?
  • ¿Cómo respondemos a un taxista que no cobra lo justo?
  • ¿Cómo es nuestra cara cuando el busero nos deja dos cuadras lejos de cuando le tocamos timbre?
  • ¿Qué pensamos cuando nos tocan a los hijos?
  • ¿Qué decimos cuando nos choca un peatón?
  • ¿Cómo reaccionamos si nos echan humo de cigarrillo en la cara?
  • ¿Qué actitud tomamos cuando se nos meten en la fila?

Hágale, dele varillita al perro y verá que “El que busca encuentra” o más religioso: “Buscad y hallaréis” …¡Ah, Juemadre, todo los que nos falta para trascender!

Recomiendo: El efecto Sombra – Tus zonas oscuras

Foto: parte trasera de bus Escalera o ‘Chiva’.

No solo de guarniel se viste el antioqueño

Hay antioqueño costero, montañero, cosmopolita, río costero, entre otros; así que no solo de guarniel (carriel) viste el paisano, a propósito de la Feria de las Flores. Por tal motivo me guardo mi guarniel en estas festividades para no parecer disfrazado. Esta semana, al entrar en un almacén en la carrera peatonal Carabobo, supe que era hora de guardarlo, después de escuchar el comentario de una vendedora: “Le falta el sombrero…”, como si tratara de completarme un disfraz. No, yo uso guarniel todo el año simplemente porque me gusta y lo encuentro útil y, además, saca de la repisa de la historia a esta cartera multibolsillo en particular. Por cierto, lo tengo a la venta.

Aviso: Se vende guarniel jericoano, de la casa Darío Agudelo, N°7. Incluye 4 bolsillos secretos. Motivo: pa’ comprarme otro pero cuadrado.

Foto: aviso en restaurante. Centro poblado en el Corregimiento de Bolombolo.

El siguiente, es el aporte de Alberto Mejía Vélez, a propósito de la Feria de las Flores.

El antioqueño se ha distinguido por ser trabajador, hogareño, bebedor de aguardiente, enamorado, jugador de dados (la muela de Santa Polonia), parrandero, honesto y sentimental.

Su casa es de todos, la mesa está servida al que lo visita, no falta un buen plato de frisoles acompañados de chicharrón, arepa, aguacate, chorizo, tajada de plátano maduro y si cabe en el plato, morcilla. Se asienta con tazón de mazamorra de maíz “pelao” que, manos fuertes de mujer de trenzas engalanada con flor, a “pilao” para después llevar al fogón de leña, mientras parte el dulce macho que llevará a la mesa.

Todos, quiérase o no, descendemos en línea directa de un montañero de pura sepa. Por la sangre se irradia esa estirpe que no inclina la cabeza ante el fracaso y más bien parece que el zurriago le golpeara el alma para hacer de él un triunfo.

La tristeza la tapa con la ruana y la saca a flote en las cuerdas de un tiple o la guarda en la secreta del carriel para que le haga compañía a los dados, la foto arrugada de la amada, el yesquero y los tabacos, mientras descarga la mula que jadeante quiere retozar.

Antes de coger los socavones del camino para llegar a casa de la mujer que rompe su corazón, se viste con su sombrero aguadeño, camisa blanca, pantalón negro, ruana, carriel envigadeño, peinilla y pañuelo rabo e’ gallo.

¡Bello ejemplar de la raza! Es extraño que la gente actual diga: “vamos a “disfrazar” a nuestro hijo de campesino. Sería mejor decir: vestir al niño como nuestros antepasados. Se disfraza el payaso pero, ¡Se rinde culto a la cultura!

Fotocopias campestres y cremas salvajes

Nunca entenderé porqué le cobran a uno por una fotocopia algún valor fijo ($100), pero si es ampliación, cobran el doble ($200). Dicen ellos: “…es que gasta más tinta”.

Lo curioso de la situación es que si le digo al fotocopista que, efectivamente, saque una ampliación y, a esa ampliación, le saque una fotocopia; por todo me cobrará $200 + $100= $300. El precio doble cobrado por las ampliaciones es un simple sofisma, un cuento chimbo que le meten a uno.

Para los que estudiamos diseño antes del advenimiento de los software para tal disciplina, nos tocó sacar fotocopias de alta calidad y con indicaciones como esta: “Mirá, este logo tiene 3.8 centímetros, ampliámelo para que quede en 5.3 cms.”. Efectivamente, el ilustrado fotocopista hacía una regla de 3: si 3.8 es el 100%, el 5.3 cuánto será. (5.3 x 100 / 3.8 = 139). El operador de la máquina indicaba a la ampliadora que lo hiciera al 139%. Vaya dígale eso a cualquier fotocopiador a ver cuánto se demora explicándole tal procedimiento.

PD. No todos los fotocopiadores.

Bodegón con abundantes perspectivas

Ni del sánduche de cuatro panes, ni la perspectiva sin punto de fuga del mantel a cuadros, n ni del perro caliente y conservador con zigzageantes salsas. No de la Kolkana sin destapar, ni de la hogaza de pan sin tajar. Deseo hablar, breve, de la pajilla o pitillo de paja de la malteada de chocolate, aquella pajilla que se nos cerraba rebelde en los labios, a la cual íbamos recortando con los dedos para hacerla virgen de nuevo. El plástico llegó después para pisotear el ecológico cilindro y se fueron perdiendo con él otras bondades para el ambiente.

Así es esta entrada, pequeña, corta y quizás incompleta. Si a bien tienen, continúen ustedes con los antojos y las construcciones de memoria olvidada.

Pintura al acrílico en restaurante de El Carmen de Viboral.

Prohibido Votar basuras

Año de elecciones. Recuerde: Prohibido Votar basuras, es decir, prohibido Votar por corruptos, egoístas y mentirosos. No haga de su voto una basura. La multa es lo de menos, para las consecuencias que ha traído Votar basuras a lo largo de la democracia. Que no se le olvide: no existe la propiedad privada, ¡todo es público!

Espere a que esté a cinco minutos de la muerte a ver de qué sirve la propiedad privada, las pertenencias, los objetos…

Espere a ver de qué le sirve sacarle tajada al presupuesto público y luego llegar a casa para hablar de honestidad con los hijos…

Se requieren señoritas para tejer cabellos

Gloria Cecilia Estrada, de Agencia Pinocho A-Pin, nos enriquece la muestra de avisos con esta “perla”.

Vaya uno a saber cuál es la referencia 70699702, para poder vender mi cabello. A duras penas mi madre me dijo que lo mío es castaño oscuro -Aunque nací mono y de pelo indio-.

La Paz, Bolivia. Alerta, empleo, alerta: se requieren dos señoritas (¿pudorosas acaso?) para tejer cabello. Pago por metro tejido.

La tienda, lugar de encuentro y comunicación

Nada más popular y cotidiano que ir a la tienda. Popular, para que aclaremos, habla de pueblo, del colectivo obrero familiar; la aclaración se hace desde ya para que no se elaboren críticas que confundan popular con pobreza.

La tienda es foco de encuentro: las señoras en la mañana y a medio día, los niños en la tarde, cuando han llegado de la escuela; los señores cuando buscan una cerveza en la noche o un “paraito”. La tienda, entonces, es un territorio para la comunicación, para el intercambio de impresiones, para la validación de la información, que hasta entonces era solo un chisme.

Si la tienda abre temprano, podrá enterarse el visitante, del muerto de la noche y la nueva viuda; del nuevo divorcio, de Armando, que se volvió “mariguanero”. Si cierra tarde, abrá narices rojas, arepas agotadas, leche poco fresca.

Hay tiendas de tiendas: para estratos bajos, donde venden porcionado. Cuarto de quesito, cucharadas de aceite, una arepa, un huevo y cuarto de salchichón. Para estratos medios, donde venden unidades completas y el quesito no lo porcionan. Para estratos altos, lo siento, pero no hay tienda: hay supermercado, hipermercado, mall, en fin, allá no se enteran del chisme de la misma manera. Los comunicados les llegan en forma de trino por Twitter o de un zumbido al Blackberry.

Quizás exagere en el tercer tipo de tienda, pero para conversas, cervezas y salchichón con pan y limón, acompañado de Premio con leche, la de estrato bajo es mejor. ¡A recordar, pues!

“El Papario” – Papas al gusto

Sigamos con la secuencia de avisos y letreros. Goyo, nos aporta su mirada y nos comparte “El Papario”, papas “como caídas del cielo”. Tendré que llevar a Jacobo al Papario, pues es el primer aficionado a las papas a la francesa. Otro, prefieren la famosa papa cocida con la sal pegada sobre la cáscara. A algunos, les gusta “chorriada” con el hogao encima; a otros, hecha puré. No se me peleen que para todos hay. Quien tenga su receta que la comparta, que la cocina está abierta y hay criolla, capira y nevada para todos. Adelante, pues.

Se venden laBadoras y lotes Varatos

Q NECESITA: Neveras, laBadoras, celulares, equipos, todo tipo de accesorios A CREDITO.
Se venden lotes en CaraNbolas Varatos ($500.000).

Estimados clientes de este blog, llegaron las promociones o como dicen las señoras en Antioquia: “Estamos en realización”. Tenemos laBadoras Varatas para que no friegue más, para que las camisetas blancas no se le curtan.

Tenemos accesorios para la trapeada en casa. No ensucie sus manos y no le pegue a la trapeadora en el muro de afuera, que la trapeadora no tiene la culpa de tanta corrupción. Vicio ese de las señoras de tomar el trapero y pegarle con él a la poseta o al muro contiguo.

Confidencia: Una vez pude ver el interior del cuarto de aseo de quien aseaba la Facultad de Comunicación Visual del Politécnico Colombiano JIC, una mujer troza, de brazos fuertes, que tenía la costumbre de aplicar esta metodología en el lavado del trapero: tenía alrededor de cinco palos de trapeadora quebrados, escondidos. Así terminaban sus lavadas.

¡Invierta ya! Lotes Varatos también, en CaraNbolas. Escríbanos, para tener el gusto de atenderle -Y enseñarle a trapear-.

Denuncie y reclame recompensa

Me encanta este aviso porque deja ver varias realidades:

  1. Un aviso con la prohibición, no sirve o no sirvió.
  2. El aviso de multa por arrojar basuras, no sirve o no sirvió.
  3. El pago por información determinante es efectivo.
  4. Que el aviso podría terminar en coma (,) y añadírsele el faltante: “…que ya está prohibido arrojarlas”.

Quedan algunas preguntas:

  1. Qué tan “buena” es la recompensa. ¿De cuánto estamos hablando?
  2. Si yo arrojo basuras y luego me acuso, ¿me dan la recompensa?
  3. Una vez informe a quien arroje basuras y reclame la recompensa ¿qué le hacen a la persona que ensució el lugar?
  4. ¿Puedo llamar al 543 21 23 y declarar un falso positivo y acusar a cualquiera?

Preguntas que me hice en El Carmen de Viboral.

Maniquiur y pediquiur x $10.000

¡Sin complicaciones! Así es la vida para muchos. Si se gana poco, poco se gasta; si gana mucho, ahorra, gasta con prudencia y reconoce que mañana puede no tener nada otra vez. Si gana poco, no entra a los almacenes, no se antoja, no saca el “club”; si gana mucho, adquiere ciertos antojitos, no se endeuda con lo que no puede pagar, reserva. Si gana mucho visita restaurantes; si nuevamente gana poco, compra los insumos y hace en la casa. No se complica, no aparenta y la sabiduría lo visita.

Como con el lenguaje, algunos no se complican en la vida. No he visto hasta ahora indigente que se suicide por problemas económicos; morirá por violencia o adicción pero jamás de hambre. De lenguaje hablando, tampoco algunos se complican: si no saben de zetas, escriben con ese; si no saben de ges, escriben con jotas; si no saben galicismo, escriben como escuchan; si no conoce arcaísmo, crean neologismo. ¡No se complican!

Si tienen mucho, se hacen maniquiur y pediquiur por $10.000, si tienen poco cargan con lima y cortauñas. Sencilla, así es la vida para algunos.

Aparece fantasma en escuela de EL Carmen de Viboral

El fantasma apareció desde hace días en una institución educativa del municipio de El Carmen de Viboral. Los niños de la institución revelan que apareció de un momento a otro después de la hora de recreo.

En otro tono: Doña Juana, abuela del suscrito, prohibió siempre hacer uso de dichos adhesivos con el fin de acicalar la piel, asi que, cuando compraba crispeta rosada, tenía que elegir la bombita roja que traía el paquetico como gancho publicitario.

La que sí fue objeto, solo a veces, del ornamento adhesivo temporal, fue la nevera de la casa que, como muchas otras, recibió los vestuarios del mundo, calcomanías de la GoodYear, láminitas que venían con Colgate y demás.

Olvidaba que también el ‘chifonier‘ mío fue tablero de pegatinas que formaban un ecléctico conjunto. En fin, el caso es que los productores de ‘chucherías’ o ‘galguerías’ como otros les llaman, no saben en los problemas que meten a los niños cuando sus padres les prohiben tales prácticas.

“Mario, traigo cuchillo y póngase a despegar eso que se puso a pegar en el chifonier, ¡venaeste! Ahora le dio por decorar la casa ¡Conchudo!”. -Ya voy, Má-

Saldos de vacaciones por invierno

Por motivo de invierno cruel, intensivo y permanente, se venden saldos de: pantalonetas de baño, bronceadores, flotadores. Al por mayor y al detal. Ya que al parecer la gente prefirió quedarse en sus casas recogidos al calor de un buen mensaje religioso, que salir a descansar bajo la intensa ola de invierno en Colombia.

Meternos en la realidad de los que en estos momentos han perdido su nochero, tocador, comedor, muebles, olla arrocera, cama, colchón, ropa; en la realidad de aquellos a los que sus casas entró la humedad, el muro empantanado, el agua negra que todo lo corroe es difícil.

Que el tiempo de reflexión continúe por el resto del año, para despojarnos del ego que nos viste y seamos uno en pensamiento, obra y sentir.