Perfil de Carlos Augusto Meléndez (Kinny)

-Nombre completo: Carlos Augusto Meléndez Villamizar
-Correo electrónico: [melendez.carlos@hotmail.es]
-Sede: Bogotá
-Cargo actual: actualmente desempleado con amplia hoja de vida en medios

Papá famoso
Cuando el papá de uno es famoso es imposible no contagiarse. A mi me pasó. Desde pequeño estuve rodeado de las cámaras, luces y por supuesto la acción. Por mi casa desfilaron las grandes figuras de la farándula criolla y cada vez que salía cogido de la mano de mi padre veía como todos se rendían a sus pies. El “terremoto del Caribe”, así era conocido ese gran patriarca de la tv nacional. Con el tiempo entendí porqué. Que personalidad tan arrolladora tenía aquel personaje de la costa Caribe. Parecía un vendaval sin rumbo, tal cual la letra del bolero. El “Pana” Meléndez, ese era mi padre, y dijo era porque ya esta en los cuarteles de invierno del mas allá.

Gracias a él y por supuesto a su influencia me picó el bicho de las comunicaciones, particularmente del periodismo y para mas señas el deportivo. Llegar a la pantalla chica, o los micrófonos se veía en ese tiempo tan fácil y más cuando se tiene como progenitor a semejante joya. El dinero, los carros, las mujeres y la fama  empezaron a revolotear por mi mente. Con el tiempo uno se da cuenta que la “vaina” es muy difícil y para llegar a ser uno de los grandes requiere mucho kilometraje.

Sabiendo el largo camino comencé la primera etapa de mi carrera como neo periodista en la prestigiosa Universidad Javeriana. Aprovechando el nombre del “Pana” hice amigos por montones. De hecho hacia recorridos por las instalaciones de Inravisión de la calle 24 con la venia del gran Augusto. Ahí las niñas principalmente y uno que otro compañero seguían minuciosamente mis relatos sobre lo que significaba la sede de San Diego para este servidor en su niñez.
La academia es muy importante, pero soy de los que piensan que para pararse frente a una cámara, hablar por un micrófono o subirse a un escenario, hay que tener algo que no enseñan en las aulas, sino que viene en el ADN y los genes, el talento y ese plus lo tengo por montones. Desde que tengo memoria siempre canté, fui actor y como otra inmortal pieza musical del gran Tito Rodríguez tuve cara de payaso, boca de payaso y pinta de payaso. Quiero añadir algo más aquí.  Lo que se hereda no se hurta.

En la “Ponti” se pasaba bueno. Vacilábamos, bebíamos, jugábamos parques, bailábamos, hasta fumábamos y cuando quedaba tiempo comíamos libro para pasar el semestre y no perder esa platica. Me gradué casi tres años después de terminar las materias. En esa época se estilaba hacer primero las prácticas, por eso muchos salieron a trabajar sin graduarse, no fue mi caso, pues uno de los grandes logros de mi vida ha sido tener mi diploma como javeriano, así  les parezca que el papel aguanta todo.

Con Caracol Radio
Antes del 11 de diciembre de 1995, fecha en la que el padre Joaco Sánchez me entregó el cartón trabajé en Caracol Radio durante tres años. Como la serie de televisión fueron los años maravillosos. Un día en la universidad nos dijeron a mí y Héctor Eduardo Chaves, mi mejor amigo que si queríamos hacer las prácticas en la primera cadena radial de Colombia. A los 20 años era un sueño hecho realidad. El camino comenzaba abrirse para dos compañeros que lo único que hacían era hablar de fútbol. En Caracol conocimos a Hernán Peláez, Jaime Ortiz Alvear, el maestro Jairo Anchique, Pepe Dick Martínez, Edward Acero y una cantidad de luminarias de las ondas radiales. Cumplí un sueño estar cara a cara con el “Champion”, el campeón Edgar Perea.  A Edgar Perea siempre la escuché y si alguna vez llegó a ser un prestigioso narrador quisiera ser como él.

Aquí debo abrir un capítulo aparte para el señor Carlos Julio Guzmán, maestro y mentor de quien escribe estas letras. Gracias a “Corcho” como es conocido Carlos Julio soy lo que soy en el periodismo. A él le debo todo lo que sé y lo que he conseguido. Es un verdadero master y cada vez que me preguntan digo que es el mejor comentarista deportivo. Sabe de todos los deportes. Aquí considero pertinente hacer una aclaración. En nuestro país hay comentaristas de futbol y los mejores son Peláez y Mejía. Y hay periodistas deportivos, Guzmán está sobrado de lote.

En Caracol trabajé tres años y no solo en deportes. Fui productor del Cuarto de Hora, cargue cable en El Campin, le metí a la mensajería de vez en cuando y tuve el honor de estar al lado de otro monstruo Julio Sánchez Cristo en la primera etapa del programa Viva Fm.  Todos los días  desde las cuatro de la mañana controlaba la pauta, buscaba la música, ajustaba el reloj, recibía las llamadas de los oyentes, llevaba los cartuchos y le compraba la Soda Clausen a Julito cuando llegaba con resaca. Mejor dicho pateaba y me iba a cabecear el tiro de esquina. Julio me dio la oportunidad de hablar en su programa de deportes cada vez que los titulares se ausentaban, así que todos los días hacia fuerza para que no subieran el doctor Peláez y Carlos Julio para tener mi palomita.

Caracol fue muy importante para mi.  Ahí me formé y comencé a conocer lo que era el verdadero periodismo. Pero creo que lo  más importante fue que adquirí mi nueva identidad como KINNY.  Apodo o remoquete que me coloco un operador de audio, Edgar López, “El Demente”.

No miento al decir que alcancé a vivir la última época dorada de esa emisora.  No quiero decir que ahora esté mal. Pero si había mucho “crack”: ahora hay mucha juventud. Como dice Susos, el que lo entendió lo entendió. Como aprendí en Caracol también me equivoque y algunos actos de indisciplina propios de la edad me llevaron a presentar mi renuncia irrevocable.  Entonces apareció la figura de otro fuera de serie de la radio, Guillermo Díaz Salamanca, lo recuerdan. Díaz me propuso trabajar con él en televisión. La caja mágica que emboba siempre me apasionó.  Lo que mas me gustó de la propuesta fue el dinero.  Salamanca ya muy famoso por esos días tenía una sección llamada Dias de Ataque en el noticiero 7:30 Caracol. Mi misión que por supuesto acepté por billete era ser el productor del espacio. Guillermo escribía, colocaba sus voces y yo tenia que pintar con imágenes la actualidad del país. Fue tan bueno lo que se hizo que nos ganamos un premio CPB a mejor caricatura en televisión. 

EN TELEVISIÓN
Simultáneamente a la labor como productor también ejercí el periodismo deportivo. Daysi Cañón me dio el “papayazo” y arranqué a hacer notas de televisión. De ahí en adelante la televisión se convirtió en mi pasión. Tiempo después pasé a Datos y Mensajes y su noticiero TV HOY, de la familia Pastrana. El destino me puso a otra gran persona y director en el camino, al señor Aris Vogel. Otro master, maestrazo como ninguno. Don Aris me brindó su confianza y junto a otro lord, Óscar Restrepo Pérez, el inmortal “Trapito” hicimos la sección de deportes. Que tremenda empresa fue Datos y Mensajes y que patrones los Pastrana y el ex presidente Andrés. Fue otra experiencia espectacular mientras duró, porque por esos años 99 y 2000 aparecieron los canales privados y acabaron con la miel.  Las mafias, con todo el respeto y las roscas segregaron el medio e infortunadamente para quienes no estábamos en ellas, nos dejaron por fuera y quedamos como Noticias Uno, en la red independiente.

La cuesta se hizo dura, el camino culebrero y de para arriba. A la brava tuve que tomarme año y medio sabático. Por fortuna mi mamá había cobrado un billete de una herencia y abiertamente digo, me mantuvo de punta a punta. El comienzo del siglo 21 fue teso. En el 2001 mi papá, “El Pana” lo agarró un cáncer.  Viajé a Barranquilla y compartí con él en su enfermedad. En curramba jugábamos caballos, íbamos al estadio, hablábamos carreta etc, etc. Pero como todo se acaba, la plata de mi mamá llegó a su final y tenía que coger los trastos y volver a las lides periodísticas.

Como no tuve suerte en los deportes una amiga, Carolina Angarita me ofreció trabajar en la campaña política de Noemí Sanín. Una dura, una heroína, una verraca, súper tesa . Una dama de hierro, aparte de hermosa, gran mujer. Me faltan palabras para describirla. Con Noemí conocí una cantidad de gente tenaz.  Fabio Villegas por ejemplo, presidente de Avianca, qué señor y por supuesto otras y otros distinguidos personajes. Nora Trujillo, Oscar Gómez, Priscila Cabrales.  Los intríngulis de la política son geniales. En la campaña hice de todo para variar. Viajé y mucho, y además pude desarrollar otra faceta artística. Animador y presentador.

Una noche cantando un bingo para recoger fondos para la causa noemicistas me vieron y me propusieron ser anunciador de boxeo. Sin vacilar dije sí y ahí comencé a meterme en el mundo de las narices chatas. Pero el destino me tenía otra gran sorpresa. La muerte de mi papá. El 20 de febrero de 2002 el Augusto Meléndez se fue. Yo estaba en Bogotá en mi rollo y no pude verlo hasta la funeraria. Obvio mi papá dejó sus “lucas” y el caminado de enderezo. Lo que no sabía yo era que la mano venía mas grande. Dos meses después me llamaron a un casting para ser parte de una campaña publicitaria de Bavaria.

Y MODELO
Comenzaba mi carrera como modelo: Chico Aguila. Junto a otros dos personajes recorrimos el país durante un año como emblemas de la cerveza Aguila Light.  Bebimos y gozamos como enanos. La farándula era lo mío, por eso seguí por cuatro años trabajando como animador de la sin igual y siempre igual. Paralelo a eso hacia otras cosas. Activaciones de marca, presentaciones y  todo lo relacionado con los escenarios. Estuve en las fiestas más importantes de Colombia, llámese carnavales, jolgorios, verbenas, festivales. Anunciaba boxeo en RumBox. Un show man completo.

Con el cambio de dueños de Bavaria el negocio, socio se cayó.  En consecuencia había que volver a lo que sabíamos hacer, el periodismo. En el 2006 participé de la transmisión de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Cartagena de Señal Colombia. El que sabe, sabe hasta en los oscuro y aunque llevaba mi tiempo fuera de las cámaras y los micrófonos la saque del parque. Mis crónicas fueron aplaudidas dentro y fuera del país. Fue tan bueno el regreso que un año después salté al Canal Capital, primero en un espacio cultural llamado Vive Bogotá y posteriormente a los deportes, lo mio.
Irónicamente me encontré con Carlos Julio Guzmán e hicimos una gran dupla. Trabajé parejo en los últimos cuatro años lo que me permitió consolidarme y darme a conocer mucho más. En esta última etapa, presenté, narré fútbol, baloncesto, boxeo y hasta lucha libre.
Aparecí  en más de 100 transmisiones en directo y lógico hice una cantidad de notas. Infortunadamente los malos manejos administrativos no me han permitido comenzar el 2012 de la mejor manera. Cerrando el 2011 Javier Ayala gerente del Canal Capital intentó cortarme el contrato que tenía hasta el 4 de enero de este año. Como no me dejé sacar y recurrí a las instancias legales, Ayala no me prorrogó el contrato y me quitó la posibilidad de trabajar, por ahora.

Espero que suba pronto la nueva administración para volver a dar la batalla y seguir dando lora. Le agradezco al señor Alfredo Carreño por darme este tirito de revelar mi rollo. Mi nombre es Carlos Meléndez, tengo 41 años, soy soltero y tengo novia, hincha del Junior, no tengo hijos, por si acaso no soy gay, por no decir marica. Vivo todavía con mi mama, soy super bombril. Tengo un talento impresionante que me ha permitido hasta salir en novelas, anuncio box, me dicen el Michael Boffer colombiano, para quienes no saben Michael Boffer es el loco que sale de smoking en las peleas más importantes del mundo. Pocos me conocen por mi nombre y muchos me identifican como KINNY si ven las fotos ya sabrán porque.   
Carlos Meléndez “Kinny”.

3 comments

  1. Sergio Correa   •  

    *De Chicago: por perfil de Carlos Meléndez “Kinny”
    Tropical, dicharachero, sin complicaciones, mamador de gallo, típico Colombiano, por eso es que vivimos tan bueno, felicitaciones y pa’ lante mijo.
    Sergio Correa, Chicago [scorreamontoya@gmail.com]

  2. Danny Ríos   •  

    *De Costa Rica: Danny Ríos felicita a Kinny
    Hola Alfredo y amigos. Sin duda alguna, este ha sido el mejor perfil que se ha montado en Cápsulas. una pequeña, pero sustanciosa y extraordinaria biografía de este pintoresco personaje de los medios de comunicación.
    En el perfil se mezcla la buena redacción con una pisca de humor, lenguaje costeño, anécdotas y una historia que invita a seguir adelante.
    Carlos, lo insto a continuar con ese valor tan importante y maravilloso en la vida que es la perseverancia. con eso, además de lucha y sacrificio, podrá alcanzar todas las metas que se proponga en lo venidero.
    Desde este país chiquitito pero con un corazón inmenso y gente buena y echaa palante, le mando un cordial abrazo.
    Saludos afectuosos,
    Danny Ríos, 25 años, San Carlos(Alajuela), Costa Rica.
    PD: ” no te pregunto si puedes triunfar. te pregunto, si quieres triunfar!”.

    Nota. De acuerdo totalmente con Danny: un perfil, el de Kinny, bien interesante, bien escrito. Y resalto la posdata a cargo de Danny. Feliz día para unos y otros. Si no han leído el perfil de Carlos Meléndez, “Kinny” se los recomiendo.

  3. Marcelo Althviz   •  

    *De Bogotá:Porls biografía de Quinny
    Hola Kinny, estuve leyendo su “biografía” atentamente pues es la base para escribir lo que espero lea, dedicándole el tiempo que yo le he dedicado a su historia. El pasado domingo estuve celebrando la obtención de la estrella 14 de Millonarios, y por cosas de la vida vi su cubrimiento de tan magno evento, quiero citar fragmentos de su historia escrita, inicio de la siguiente manera; Con el tiempo uno se da cuenta que la “vaina”es muy dificil y para llegar a ser uno de los grandes requiere mucho kilometraje. Ante este primer momento de su historia estoy totalmente de acuerdo con usted, y bastante kilometraje que le hace falta Señor Melendez, tiene 41 años y cuando lo escuché pensé que era practicante de cualquier instituto de la Costa de Colombia.

    Prosigo con mi reflexión citando un segundo comentario que usted cita en su historia; Aprovechando el nombre del “Pana”hice amigos por montones. Algo que no discuto, pero detrás de un micrófono y con comentarios tan burdos, ordinarios y sin pensamiento previo también ofende al televidente que espera que justifique su sueldo Señor Meléndez, evidentemente no lo hace.

    Continuo con otro comentario; “Me gradué casi tres años después de terminar las materias” me sorprende que se hubiese graduado de la Pontificia Universidad Javeriana: una ofensa total tenerlo como egresado, usted es un total … edición.

    Finalmente y quizás un indicador de la generalización de lo “Costeño” cito una última frase de su autoría Señor Meléndez “No soy gay por no decir Marica” Yo Marcelo Althviz soy heterosexual, tengo novia y amigos homosexuales, los respeto y los trato como iguales, usted Señor Meléndez es un … edición … un verdadero Payaso del medio Nacional, respete a quien lo ve y lo escucha.

    El que lo entendio lo entendió! Con el animo de que reflexione y esperando una respuesta positiva.

    Atentamente

    Trabajador Social
    Marcelo Althviz, Bogotá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>