Rincón espectacular - Histórico hasta Enero 2007 - Suscribir a Columnas o Comentarios

En pasado ... alfredoc el 20 ene 2012 04:15 pm

Roberth Villamizar, de mensajero a futbolista

Por Hermes Díaz Correa, Bucaramanga  [diazdefutbol@yahoo.com]
La carrera  futbolística y personal de Robert Villamizar estuvo caracterizada por la lucha y el sacrificio tratado de salir adelante en el fútbol y en su vida personal. Las dificultades económicas por las cuales pasó en su barrio San Rafael, al norte de Bucaramanga, lo llevaron a medírsele a todo lo que se le presentara con el fin de ayudar a su familia, desde vendedor ambulante hasta mensajero de la Liga de Fútbol de Santander. Todos esos saltos le enseñaron en la vida, que el sacrificio y la lucha lo iban a llevar hasta donde llegó en el fútbol profesional colombiano.
Una carrera de 11 años le permitieron vestir las camisetas de los clubes profesionales Atlético Bucaramanga, Junior, Independiente Santa Fe, Independiente Medellín y Real Cartagena. Villamizar  fue uno de esos hijos que tuvo Humberto Tucho Ortiz en su paso por Bucaramanga.

-¿A qué se dedica actualmente?
“Estoy estudiando en las Unidades Tecnológicas de Santander, Tecnología  Deportiva; en el Sena en las horas de la noche la Tecnología de Técnico de Fútbol y trabajo con Comfenalco en las divisiones menores”.

-¿Cuánto tiempo duró su carrera en el fútbol profesional y sus comienzos?
“11 años. Me inicié jugando en la barriada descalzo en el barrio San Rafael donde nací y donde mi familia vivía y empecé jugando en Girón con el profesor Gamba, en un equipo que se llamaba San Andresito. De ahí el profesor Álvaro Solarte me vio jugar y me llevó a una Selección Santander juvenil donde estuve preseleccionado a un torneo nacional en Medellín pero desafortunadamente no pude viajar por cuestiones de estudio, dejé de jugar por 1 -2 años, por la decepción de no poder viajar a Medellín y volví  a jugar con San Andresito en la categoría juvenil y el profesor Solarte me volvió a convocar, integré la Selección Santander durante 3 años consecutivos, de los cuales duré 2 años en la copa nacional y el otro en Juego Nacionales”.

-¿Qué recuerda de su infancia en el barrio San Rafael?
“Mucho. Estábamos en un barrio bastante complicado, es un barrio del norte de Bucaramanga, bastante peligroso, pero con unas buenas bases mi papá y mi mamá  nos inculcaron valores los cuales siempre he aplicado en toda la vida, jugando banquitas descalzo en la calle donde había muy buenos jugadores que no llegaron a la rama profesional”.

-¿Qué compañeros recuerda de esas Selecciones Santander?
“Oscar Gómez (hermano de Polo Gómez), Oscar Ruiz, Julián Forero, Arismendi, Miguel Montañéz, Oscar Upegui, Duvaler Chaparro, Daniel Correa, había un buen grupo de trabajo que el profesor Solarte nos imprimía mucha energía positiva, hicimos buenas campañas y teníamos un equipito que respondía muy bien  en todas las plazas”.

-¿Terminó estudios en el Colegio Salesiano?
“Soy técnico industrial graduado en 1987 donde recuerdo al profesor Sergio Sarmiento que era el coordinador quien me ayudó mucho. Jugué 2 Intercolegiados  con Salesiano, cuando eso el Salesiano era el boom porque tenia los mejores jugadores de microfútbol y ahí fue cuando me volví a motivar y me volvió a llamar el profesor Solarte, al cual le tengo un gran cariño y aprecio”.

-¿Estuvo preseleccionado a una Selección Colombia Prejuvenil con Juan José Peláez?
“En ese momento estaban Jorge Bermúdez, Flavio Torres, Danobis  Muñoz, Carlos Castro, Omar Cañas, Oscar Córdoba, había  un gran equipo, una competencia sana y no quedé en la lista que viajó al Suramericano de Argentina y al Mundial de Arabia Saudita”.

-¿Quién le da la posibilidad de llegar al Bucaramanga?
“Cuando terminé bachillerato salí sorteado para ir a prestar el servicio militar, pero sucedió algo muy curioso, me tuvieron allá 2 noches y 3 días, cuando al tercer día llego alguien preguntando por mí y me llevaron a la Selección Santander para los Juegos Deportivos Nacionales y después al Bucaramanga con Pipo Suarez hasta que llego Tucho Ortiz debutando el 1 de abril de 1990″.

-¿El fútbol lo salvo de prestar el servicio militar?
Si, porque el representar a Santander fue la opción que vieron más viable para poder salir del ejército porque ya estaba listo para ir a prestar servicio militar al Batallón Guardia Presidencial, yo estaba decidido irme porque no tenía plata para pagar la libreta militar, sexto de 7 hermanos, pero se dio la posibilidad y creo que Dios me tenia para eso, estaba trabajando de mensajero en la Liga de Futbol, cuando eso me pagaban 15 mil pesos y mi papá ya  veía que tenía un trabajo y me dejó jugar al fútbol”.

-¿Siempre hubo respeto por usted en el Barrio San Rafael?
Mas que respeto era cariño, amor, yo creo que cuando uno trabaja bien y le ayuda a la gente que se pueda ayudar”.

-¿Cómo fue esa experiencia de ser mensajero de La Liga de Fútbol de Santander?
“Me tocó duro, recuerdo a Betty Gómez, una muy buena persona, era la secretaria, ella me armaba los paquetes cuando había convocatorias, asambleas  me tocaba repartir correspondencia a pata por toda Bucaramanga, pero fue una época bonita porque cuando a uno le gustan las cosas se esfuerza por lograrlas, medio tiempo trabaja con la liga y medio tiempo entrenaba con la selección”.

-¿Quién fue Tucho Ortiz para usted?
Fue quien me dio la posibilidad de debutar en la profesional, le gustó mucho mi entrega, mi dedicación, le gustaba mucho los volantes que pisaban las dos aéreas, a Tucho le comentaron muchas cosas de mí, un dia me mandó a Alonso Lizarazo para que me persiguiera, a veces llegaba cansado a los entrenamientos y le dijeron que yo era vago, entonces Alonso le dijo, no lo que pasa con ese muchacho es que le toca irse a pie desde la quinta con diez  hasta el estadio, cuando Alonso le contó el profesor se conmovió tanto y empezó a regalarme 10 mil pesos semanales para el transporte. Yo creo que es la persona que le debo todo en el fútbol”.

-¿Cuánto tiempo jugó con Bucaramanga?
“90-91-92 y volví acá en el 98 con Peluffo. En el 93 fui a Junior, donde quede campeón con una tropa donde estaban Pibe Valderrama, Mackenzie, Pacheco, Niche Guerrero, Valenciano. Después fui vendido a Santa Fe donde jugué 6 años (5 como capitán), subcampeón de Copa Conmebol. Posteriormente fui al Medellín volví al Bucaramanga y terminé jugando en Real Cartagena.

-¿Cuál fue el mejor Bucaramanga que integró?
“La época del 90-91-92, fue una familia muy unida, compartíamos todo, nos ayudabamos unos a otros, hubo empatía, esa campaña fue muy buena porque hice 17 goles como volante de marca y aparte Alonso Lizarazo tenía muy buenas relaciones ya había llevado a Elías Correa, Oscar Upegui”.

-¿Qué fue lo mejor: el titulo con Junior o el subcampeonato de la Conmebol con Santa Fe?
“Creo que el quedar campeón  en el fútbol colombiano es bastante complicado, el jugar con Valderrama, Niche Guerrero, Valenciano y eso me marcó mucho en la carrera de uno, lo de la Conmebol también fue bueno porque fue un equipo de obreros, ahí me tuve a uno de mis mejores amigos, Jorge Salcedo”.

-¿Económicamente en Junior le fue bien?
“Si, claro, ahí pude ayudar a mi familia, pude comprar un lote para mi papá, terminar la casa de mi papá, tengo mi propia casa, tengo mi familia y todo se lo debo al fútbol”.

-¿Cómo fue ese paso de Junior a Santa Fe?
“Jugué Copa Libertadores con Junior hasta mitad del 93, Cesar Villegas fue a Barranquilla y me dijo que si quería ir a Santa Fe, entonces se dio la posibilidad de ir a la gran capital donde jugué 6 años y fui capitán. Allá  decían que yo era un león, porque el símbolo de Santa Fe es un león”.

-¿En Medellín cómo le fue?
“No tuve continuidad, ahí estaba el Pánzer Carvajal, Juan Carlos Ramírez, siempre fui suplente con Rebolledo, ahí conocí al Tren Valencia, Giovanni Hernández, ahí fue cuando el profesor Rujana me llamó para ir a Real Cartagena, ya pensaba retirarme, se dio la posibilidad de ir a Girardot fuimos invictos 14 partidos, hice 9 goles como volante de marca, no nos pagaban, en Real tuve una lesión en la rodilla y me retiré a los 30 años de edad”.

-¿Cuántos partidos profesionales?
“Siempre fui titular alrededor 60 partidos por temporada en 11 años, marqué 21 goles de cabeza y 41 como profesional, recuerdo un gol que le hice a Deportes Quindío de mitad de cancha a Maciel, tuve 6 expulsiones en toda mi carrera”.

-¿Sueña dirigir algún día al Bucaramanga?
“Ese es mi sueño, mi esposa, mis hijas lo saben, ojalá los directivos me tengan en cuenta”.

-¿Qué cree le pasa al fútbol santandereano?
“Sentido de pertenencia porque material humano lo hay, solo falta que quienes se ponen la camiseta de Santander la sientan como propia”.

-¿Agradecido con el fútbol?
Con Dios, porque el fútbol me lo dio todo en la vida.
[Hermes Díaz Correa]

2 comentarios a “Roberth Villamizar, de mensajero a futbolista”

  1. el 23 mar 2013 at 2:41 am 1.JUIAN DAVID dijo …

    *Desde Yecla-España: Por entrevista con Robert Villamizar
    Esta muy buena la entrevista, yo vi jugar a Robert Villamizar, y me gustaba mucho por su entrega al equipo lo daba todo.
    Julián David, Yecla, España

  2. el 31 jul 2013 at 9:00 pm 2.henry castillo torres dijo …

    *De Bucaramanga: Por el perfil de Robert Villamizar
    Hola mi comentario es para Robert Villamizar. Seguí su carrera en el fútbol muy buen deportista, estudié con él 2 años en primaria y corría mucho y muy rápido eso le sirvió mucho en su vida deportiva. Muchas felicitaciones y que siga triunfando en lo que estará haciendoen el futuro.
    Henry Castillo Torres, Bucaramanga

Seguimiento a esta nota | RSS para comentarios

Su comentario


 
Inicio Propiedades.com.co Inicio La República Inicio Revista Nueva Inicio La Chiva Inicio Revista Automotores Inicio El Colombianito Inicio Gente Inicio Generación