Por Mauricio Molina, especial para Cápsulas, [mao@maomolina.com]Llegué a Corea en julio de 2009 y no pasaron muchos días para que en este país tan lejano me acordara de mis primeros partidos profesionales con el Envigado FC en 1997. Cuando jugábamos en el Polideportivo Sur en la noche se hacía un leve entrenamiento en horas de la mañana con la intención de no pasar el día entero en una cama sin ninguna actividad física, pues les cuento que en Corea esta forma de preparación no ha cambiado mucho.

Levantarme el día de los partidos nocturnos a las 7:30 a.m. fue una costumbre que me costó mucho asimilar. A esta hora se desayuna obligatoriamente y si tenemos en cuenta que venía de jugar en el Santos brasilero, donde lo único obligatorio era levantarse para almorzar, entenderán que fue un cambio muy drástico.

Después de desayunar se descansan dos horas para luego realizar un pequeño entrenamiento: Un juego de 5 contra 2 o la famosa mosquita como se le conoce en Colombia, un trote de 15 minutos y por último estiramientos. Se almuerza, más descanso, charla técnica y quedábamos listos para afrontar el partido.

La mayoría de equipos coreanos tienen esta rutina el día de competencia, únicamente se “salvan” los equipos con directores técnicos extranjeros, ya que su mentalidad es diferente a la de los locales.

Mi antiguo equipo, el  Seongnam Ilhwa, tenía una particularidad respecto al tema y era que a los jugadores extranjeros (en este caso me acompañaban un australiano, un serbio y un brasilero) no nos concentraban cuando los partidos eran de locales, teníamos el beneficio de dormir en nuestras casas, pero cumplíamos con el resto de obligaciones.

Afortunadamente tuvimos un entrenador coreano, Shin Tae-Yong, abierto a sugerencias, ya que el coreano tradicional es muy cerrado y apegado a sus costumbres, y pudimos llegar a un acuerdo con él para que los extranjeros no entrenáramos en las mañanas los días de competencia, pero cuando jugábamos de visitantes si lo teníamos que hacer, ya que viajábamos un día antes del partido a otra cuidad y quedábamos todos concentrados.

Ahora en mi nuevo club, el Seúl FC, las cosas cambiaron en todos los aspectos, pues acá es obligatoria la concentración para todos los jugadores, pero nuestro entrenador, Hwangbo Kwan, aunque es coreano, se formó como jugador y entrenador en Japón y no tiene la costumbre de entrenar en las mañanas de los partidos. Así que unas por otras.

Todo mi acontecer deportivo, fotos, videos, historia, estadísticas y mucho más podrán encontrarlo en www.maomolina.com. Además de mi blog donde semana a semana les daré mi opinión sobre diversos temas.
Enviado desde mi iPad