Rincón espectacular - Histórico hasta Enero 2007 - Suscribir a Columnas o Comentarios

Archivo x categoríasDama roja del comentario



Dama roja del comentario &Nota editorial alfredoc el 14 oct 2012

¿No hay persecución contra el DIM?


 


Por María Victoria Zapata B.  [pola.zeta@gmail.com]

 *El resultado del juego lo determinó el árbitro, sin discusión alguna, y nadie más que él.

“Yo creo que hay una persecución contra el Medellín. Este arbitraje no fue casualidad. Quien nos responde a nosotros por los cuatro puntos que no han quitado en franca lid. El arbitraje de hoy ha descompuesto al técnico y los jugadores. No es justo que nos sigan atracando más. Estamos haciendo las cosas bien. No compramos árbitros y no llamamos a la Dimayor a preguntar quién será el árbitro. Yo no sé jugar diferente al juego limpio. No sé si para ser dirigente del fútbol tenga que ser tramoyero, pero no se aprender eso”.

“He visto penaltis mucho más claros y no los pitan. Hasta hoy sin ninguna explicación. Nunca nos han aclarado porque no pitaron la mano contra Huila. Si esto acarrea sanciones las asumo”  (nuevoestadio.com – jueves 4 de octubre de 2012).

Cuando  en rueda de prensa al finalizar el partido que  se perdió con el Itagüí, 0-1,  y con un nefasto  arbitraje del colegiado   Juan Gamarra, el presidente del Deportivo independiente Medellín, Julio Roberto Gómez,   se refirió en los anteriores términos a los  despojos de los que ha sido objeto en el actual torneo el equipo,  se le  sindicó de incitador, incendiario, conflictivo, esquizofrénico y mil epítetos más,  y se desconoció que las declaraciones del directivo  rojo  eran concordantes, de un todo y por todo, con la realidad, que en materia de arbitrajes, ha tenido  que soportar el Decano del fútbol en Colombia durante el presente torneo.  Esa misma realidad que hoy se evidenció una vez más,  con la negación de un  gol definitivo, en el último minuto de juego,  por parte del juez boyacense José Luis Niño.

¿Tantas coincidencias juntas?
Nelson  Anaya (Santander), en el juego con Envigado;   Nicolás Gallo (Caldas) en el partido ante Atlético Huila;   Imer Machado (Casanare) en el segundo clásico ante Nacional;  Juan Gamarra (Bolívar), en el encuentro ante Itagüí  y, hoy, José Luis Niño (Boyacá) en el empate con Millonarios. Cinco árbitros que  con  errores monumentales  han conspirado no solo contra el normal desarrollo de los compromisos que han dirigido,  sino que han  incidido  en el resultado de los mismos con  sus decisiones, todas ellas en contra del Deportivo Independiente Medellín y de sus aspiraciones de ingreso a la fase semifinal del campeonato. 

 Cuando  se trata  solo de  un  juez central  y  de un partido, se podría entrar a considerar su incompetencia. Hasta dos con dos, inclusive, cabe la posibilidad  de  justificar la  falta  de idoneidad de los silbatos en un problema generalizado en Colombia, que afecta por igual a  todos los equipos. Pero cuando  la situación  es tan recurrente, tan evidente y tan incuestionable, ya  las coincidencias dejan  de ser tales para transformarse en utopías y tampoco  hay lugar a justificaciones  gestadas en  el embeleco  de la simplista y manida   frase aquella de “hoy te dan y mañana te quitan”.  Lo que ocurre   actualmente con el DIM es, sin maquillaje alguno, ¡ UNA  PERSECUCIÓN INFAME…!  Las  afirmaciones  del presidente del DIM constituyen la declaratoria de una realidad que ningún  “estudio” (que no se  hará, estamos seguros), ni  una sanción de la Comisión de Disciplina de la Dimayor al doctor Gómez Gaitán,  que seguramente se  oficializará  en unos pocos días, podrán ocultar.

 El caso de José Luis Niño
Fueron muchos los desaciertos, por calificar de una manera  bondadosa  los exabruptos del pito boyacense José Luis Niño.  La no expulsión de John Viáfara  pese a sus reiteradas faltas y reclamaciones y su  muy visible  falta  de entendimiento con sus dos asistentes, Humberto Clavijo y Hárold Urrea, algunas de ellas.  La anotación de Mayer Candelo, al minuto 74, fue válido puesto que hubo habilitación por parte de Sebastián Hernández, como válido fue también el gol del zaguero Diego Hérner, al minuto 89, anulado  arbitrariamente  por  silbato. 

No es relevante hoy hacer un análisis del partido ni de lo bien o mal que pudieron haber jugado Medellín o Millonarios porque, infortunadamente, el protagonismo  correspondió nuevamente al juez central y  por ello cualquier acción  de la contienda pasa a un segundo plano, en virtud  de la incidencia arbitral en el  marcador al término de los 90 minutos.

La conclusión del partido de la décimo cuarta fecha en el estadio Atanasio Girardot entre El Medellín y Millonarios es bien simple: El resultado del juego NO lo determinaron los futbolistas en el gramado. Lo determinó el árbitro, sin discusión alguna, y nadie más que él.

 ¿Quién responderá?
¿Se continuará argumentando  que lo ocurrido  es simplemente una desafortunada serie de equivocaciones arbitrales? ¿Quienes todavía sindican  al presidente Julio Roberto Gómez de incitador a la violencia, como califican, entonces, lo ocurrido hoy en el Atanasio Girardot? 

¿De cuántos puntos ha sido despojado el DIM en el presente torneo?, ¿quién responderá por ellos?, ¿cuál es la  razón de tan descarada persecución?, ¿quién o quienes ganan  con la  no clasificación del Deportivo Independiente Medellín?

Ya sabemos que no habrá respuestas.  Si algo tenemos claro los hinchas rojos en este momento, es que  la lucha más grande del DIM en los cuatro partidos que restan de la fase clasificatoria no será precisamente contra sus rivales sino contra  las injusticias de aquellos que deberían justamente  ser los garantes de la  rectitud en el terreno de juego y de las sanciones inmerecidas de la Dimayor, que seguramente no se harán esperar,  por  exponer  abiertamente las verdades que algunos se empeñan en disfrazar.

Y una última pregunta: ¿Queda alguna duda respecto de la abierta persecución al Deportivo Independiente Medellín?

Dama roja del comentario alfredoc el 08 oct 2012

No hubo manera de cambiar la historia

Por María Victoria Zapata

* Necesitamos  salir del bache   en el que caímos y solo un  giro  táctico radical nos lo permitirá.

Y el Deportivo Independiente Medellín acumuló una derrota más…porque  volvió a jugar a lo mismo: a no ganar.

Una derrota más en Tunja con el Boyacá-Chicó,  escuadra a la que no ha  podido vencer una sola vez  a domicilio, una derrota más en el actual torneo, para sumar su tercer revés consecutivo y quedar hoy fuera del grupo de los ocho, una derrota más que  nos sume en una  ya inocultable preocupación.

Sabíamos que  para Medellín la situación era bastante complicada en virtud de la ausencia del técnico Hernán Darío Gómez, expulsado el miércoles anterior y  de   cuatro de sus jugadores claves: Cano, por expulsión, y Pardo, Henríquez y Guillermo, por  acumulación de amarillas. Tampoco se podía contar con  Zapata, que cumple una sanción de mes y medio, y Jefferson Cuero,  en proceso de recuperación de una cirugía de meniscos. Pero sabíamos, igualmente, que solo un  DIM con vocación de ataque podría revertir las dificultades  mencionadas.

 Y no hubo manera de  modificar el rumbo de la historia,  porque el DIM no cuenta con recambios , el equipo que  observamos en  el estadio la Independencia de  Tunja  fue, infortunadamente,   un equipo  “incompleto”,   al que se le añadió la fragilidad en ataque y un  módulo ultradefensivo y porque, fundaamentalmente,  el módulo de juego NO INCLUÍA el triunfo.  En tales condiciones,   el esfuerzo y combatividad de los  jugadores rojos en el segundo tiempo,  no fueron suficientes para  “arañar” siquiera  el empate y, como era de esperarse, Independiente Medellín  lo único que sumó  fue  otra derrota.

 Experimentos inútiles
Yorleys Mena un jugador que ha rotado en  diferentes sectores sin  acierto, ésta vez   como delantero Luis Tipton  (lateral) como volante por izquierda; Jefferson Mena (zaguero) como volante de marca. Cambios posicionales   sin resultado alguno  en el período inicial o juveniles con un cuestionable aporte como quiera  que,   a excepción del excelente trabajo del arquero Leandro Castellanos, el fútbol  estuvo tan ausente del DIM como  sus titulares sancionados y el equipo no propició una sola llegada de riesgo al pórtico de Carlos Abella.

Pero tampoco hubo intención de ataque, prueba de ello la primera opción roja se produjo al minuto 60.  El Medellín  no  buscó los tres puntos. Jugó simplemente a no perder  y, no obstante su mejoría  en el manejo del balón con las sustituciones ordenadas por el Panzer ( Sebastián Hernández  por Quiñones,al minuto 30,  Alexis Ossa por Tipton, en el 46,  y John Hernández por Yorleys Mena, en el 72)se trajo la derrota, consecuencia apenas lógica para los equipos sin otra aspiración que la defensa del cero.

Al  Boyacá-Chicó le bastó un solo gol, del atacante Juan David Pérez al minuto 77, para  acceder al triunfo y el DIM no tuvo suficiente con su férreo esquema defensivo para impedir una nueva derrota.

 Un esquema que desmiente la obligación de ganar
No se puede desconocer que   las sanciones,  producto de acumulación de amarillas  o de expulsiones,  han resentido  notoriamente   el funcionamiento colectivo del DIM, especialmente en su línea de ataque. Pero tampoco podemos negar que el medroso esquema defensivo, utilizado indistintamente por Panzer y Bolillo,  ha reducido sistemáticamente las  opciones de gol de un Medellín  para quien la  victoria en este torneo no es una necesidad sino una obligación,  dada su precaria  situación respecto de la promoción y el descenso.

A la cuadrilla de obreros le sobra voluntad, combatividad  y transpiración  sin embargo  todo su esfuerzo  choca, irremediablemente,  contra la barrera de un  módulo defensivo que amarra sus ambiciones y amordaza sus aspiraciones. Tanto en las derrotas contra Envigado y Nacional como en los tres reveses consecutivos, ante Cali, Itagüí y Boyacá-Chicó, la  falta  de gol y, sobre todo, la carencia  ofensiva, han conspirado contra  la búsqueda del resultado. A excepción del primer tiempo ante las Águilas Doradas,  el desempeño del DIM en las últimas fechas deja  por el suelo su  vocación ofensiva así su obligación del triunfo exija  la incursión permanente  al arco contrario.

En ese orden de ideas,  la táctica contradice la actitud  de los jugadores, el esquema desdeña  la obligación y  el saldo rojo mayor en el Medellín es del cuerpo técnico y NO de sus futbolistas.

Creo en la cuadrilla vinculada al DIM para el presente torneo;  creo en  el talento de los jugadores titulares  que en este momento hacen parte de la limitada nómina del DIM;  creo que nada está perdido  así nos quede un difícil tramo por recorrer y la suplencia del DIM ofrezca tan pocas garantías, como ya lo ratificamos ayer; creo en la importancia del aliento de la hinchada para los tres partidos que restan en el Atanasio Girardot (Millonarios, Cúcuta y Junior) y en las posibilidades de puntos en  Ibagué  y Armenia, y creo  en las bondades de un equipo que, en el transcurso del torneo,  ha ido construyendo las bases sólidas de un proceso  en la que la motivación y las condiciones  tienen la misma  valoración. Pero lo que si  rechazo de plano  es la implementación de un esquema defensivo para un equipo cuyo imperativo es atacar. Ese es un contrasentido que  el cuerpo técnico rojo  debe entender, asimilar y poner en práctica de manera inmediata, con suplentes, titulares o con un  equipo completo o alterno. Necesitamos  salir del bache   en el caímos y solo un  giro  táctico radical con la mirada puesta en el arco rival  nos lo permitirá.

¿Podrán hacerlo Bolillo y Panzer? Sus antecedentes dicen no; las obligaciones actuales del DIM ¿dirán si?

Dama roja del comentario alfredoc el 06 oct 2012

Boyacá Chicó vs. DIM: ¿Será la primera vez?

Por María Victoria Zapata [pola.zeta@gmail.com]

 

Si algún  contendor  se  ha convertido para el DIM en un rival duro a vencer, es precisamente el  Boyacá-Chicó, el onceno que enfrentará mañana,  en la ciudad de Tunja, en la décimo tercera fecha del campeonato.

Desde el 2004, año en que debutó el onceno ajedrezado, como Chicó F.C. y tercera escuadra bogotana en acceder a la categoría profesional, los resultados  han inclinado la balanza a su favor.   Cuatro triunfos para Independiente Medellín,  diez para el Boyacá-Chicó y   siete empates,  hacen  la retrospectiva de los 21 encuentros disputados por ambas escuadras hasta la fecha. Veamos:

 2004.  (Como Chicó F.C. , en Bogotá)
Copa Mustang l
2 de mayo Chicó 0 – DIM 0

Cuadrangulares semifinales
Junio 5: DIM 1 – Chicó 2 (fecha 3)
Junio 12: Chicó 3 –DIM 2 (fecha 4)

Copa Mustang ll
15 de octubre: DIM 1- Chicó 0

2005. Desde ese año, como Boyacá-Chicó, en Tunja.
26 de febrero: DIM 1 – Boyacá-Chicó 0
30 de julio: Boyacá-Chicó 2- DIM 1

2006
6 de mayo: DIM 1 –Boyacá-Chicó 2
21 de octubre: Boyacá-Chicó 1- DIM 0

2007
24 de marzo: Boyacá-Chicó 2 – DIM 1
29 de septiembre: DIM 0 – Boyacá Chicó 2

2008
Copa Mustang l
15 de marzo: DIM 0- Boyacá-Chicó 0

Cuadrangulares
7 de junio:     DIM 1 – Boyacá-Chicó 1
21 de junio: Boyacá-Chicó 1 – DIM 1

Copa Mustang ll.
14 de septiembre: Boyacá-Chicó 1 – DIM 1.

2009
Copa Mustang l
22 de febrero: Boyacá-Chicó 3- DIM 2

Copa Mustang ll
2 de agosto: DIM 1 – Boyacá-Chicó 0

2010
Liga Postobón l.
25 de abril. DIM 0 – Boyacá-Chicó 1

Liga Postobón ll.
24 de octubre: Boyacá-Chicó 3 – DIM 3

2011
Liga Postobón l
13 de febrero. DIM 1 – Boyacá-Chicó 0

Liga Postobón ll
9 de octubre: Boyacá-Chicó  0- DIM 0

2012.
Liga Postobón l
20 de abril. DIM 0 – Boyacá-Chicó 3

Muy parejos
Por un solo punto y una sola posición están separados los dos equipos en la tabla. Independiente Medellín, con 18 puntos, ocupa el octavo lugar;  Boyacá-Chicó   le precede,  de noveno, con 17 unidades.  En el actual torneo,  DIM acumula una victoria más  (5),  mientras  el cuadro ajedrezado cuenta con  una derrota menos(3). Tres empates para el Medellín y cinco para la escuadra que dirige el samario Alberto Gamero. El DIM  ha marcado 15 goles y ha recibido 11, Boyacá-Chicó, ha anotado 16 y recibido 15.  

Tanto  Bolillo como  Gamero  tendrán que hacer malabares  en la confección de las nóminas inicialistas,  en virtud de  las  ausencias obligadas de jugadores claves en sus respectivos equipos.  En el DIM, la primera baja es la del técnico, expulsado el miércoles anterior, en el juego ante Itagüí. Tampoco podrá estar el atacante Germán Cano, expulsado igualmente en la duodécima fecha,  ni Felipe Pardo, Amílcar Henríquez y Julián Guillermo, todos ellos por acumulación de amarillas.

El cuadro local tampoco podrá contar con los  jugadores Juan Mahecha y Elvis Perlaza, expulsados en el partido que éste disputó  el miércoles anterior ante el Cúcuta, Yeison Gordillo, que se encuentra lesionado, ni Jhonny Mostasilla, por acumulación de amarillas.

 La nómina del DIM,  todo un enredo
Con Pánzer Carvajal en el banco y una nómina con muchas fisuras,  el DIM que enfrentará a Boyacá-Chicó presenta cambios significativos, algunos de ellos demasiado difíciles de asimilar. .  No obstante las limitaciones de la misma y las dificultades motivadas por la ausencia de jugadores claves,  no resulta fácil entender el cambio posicional de algunos jugadores ni la  titularidad de otros, cuyo rendimiento es más bajo que los que fueron relegados a la suplencia

Ante la ausencia de los   delanteros rojos (Cano,  Cuero y Zapata), y de Felipe pardo, quien viene trabajando  como centrocampista,  la función de ataque fue encomendada finalmente al juvenil Yorleys Mena, de  muy pobre desempeño hasta ahora.  Su hermano, Jefferson, es zaguero sin embargo oficiará como volante de marca. El lateral  Luis Tipton cubrirá la plaza de Felipe Pardo, también como volante por izquierda. Aparece en nómina, igualmente, el juvenil centrocampista John Quiñones.   Como suplentes estarán  Sebastián Hernández, John Hernández,  Andrés Javier Mosquera y Alexis Ossa.

A pesar de  todo el enredo en la nómina,    si el equipo  asume  el difícil compromiso con mentalidad ofensiva y si la motivación   se convierte en una fortaleza roja, habremos recorrido mucho camino en busca de ese primer triunfo en la capital boyacense. Con titulares o con suplentes, el equipo está obligado a buscar el arco contrario. ¿Será, mañana, la primera vez en Tunja?

[MARÍA VICTORIA ZAPATA B.]

Dama roja del comentario alfredoc el 04 oct 2012

DIM: Interrogantes y preocupaciones

 Por María Victoria Zapata B.

Una noche hermosa, buena asistencia, un  cálido recibimiento a Leonel Álvarez y John Javier Restrepo, un   muy buen primer tiempo del DIM,  un comportamiento desobligante e incitador del presidente de Itagüí, Fernando Salazar, que generó una airada reacción del Bolillo, un acto de irresponsabilidad del atacante Germán Cano que  lo marginó del partido al minuto 69, un pésimo y parcializado arbitraje  del  silbato bolivarense  Juan Gamarra  y un gol  de Cleyder Alzate  que le entregó los tres puntos al cuadro visitante, referenciaron el juego del duodécima fecha  en el estadio Atanasio Girardot.

Pero al margen de un partido que  tuvo  caras  opuestas para el DIM  en cada uno de sus tiempos, el 0-1 ante Itagüí  deja muchas preocupaciones en las toldas rojas y muchos interrogantes  respecto del el arbitraje y la función de  algunos directivos del fútbol profesional colombiano.

 
Cambios inexplicables y cambios obligados
Es raro el partido, de  los doce que  ha disputado el DIM en el presente torneo,  en el que el equipo  tenga  un comportamiento similar en ambos tiempos.  El juego de anoche no fue la excepción. A pesar de no haber cohesión total  entre medio campo y ataque y la carencia de definición,  los primeros 45 minutos del Medellín fueron buenos,   mostró vocación ofensiva y por ello llegó en forma reiterada a predios de Robinson Zapata. El complemento, trajo consigo el desmoronamiento  colectivo, el estado de ánimo se fue  al piso   y el rendimiento se vio  igualmente afectado por las expulsiones de Bolillo y Cano.

La táctica defensiva de Leonel Álvarez para la conservación de la ventaja del Itagüí, anuló cualquier intento de un  DIM  que, tal como ha ocurrido  en otros encuentros, volvió a llenarse  de ansiedad y desespero, se desconectó del todo entre línea y línea  y  encajó su segunda derrota consecutiva y la cuarta del campeonato.

Hace  cinco días no se jugó mal  ante el Deportivo Cali  y se perdió. Dos errores defensivos  acabaron con la ilusión de un buen resultado en el Pascual Guerrero. Anoche,  se tuvo  un muy aceptable primer tiempo  a pesar de las deficiencias y de la feria del despilfarro en el pórtico de Zapata.  Ya son dos reveses en una semana, la clasificación que se tambalea y  es obligación  del técnico Gómez un replanteamiento del  esquema de juego para los seis difíciles compromisos que restan ante  Boyacá-Chicó, Tolima y Quindío,  a domicilio, y Millonarios,  Cúcuta y Junior, en el Atanasio Girardot.

Sin tres de sus delanteros (Cuero por lesión  Cano-reincidente-    y Zapata, por sanción)   se precisan modificaciones sustanciales en el ataque rojo, desdibujado anoche por la ansiedad y la ineficiencia. Un dolor de cabeza para el Bolillo  y una preocupación enorme para la hinchada,  dada la estrechez  de la nómina y las escasas posibilidades en el  banco.

¿Qué esquema se implementará,  a sabiendas de la obligatoriedad de los triunfos? ¿Quiénes comandarán el ataque del DIM  en los próximos dos juegos?

Los arbitrajes, una historia de nunca acabar
Nelson  Anaya (Santander),  Nicolás Gallo (Caldas),  Imer Machado (Casanare) y Juan Gamarra (Bolívar) la noche del miércoles, hacen parte de la lista de incompetentes y  del prolongado calvario arbitral para el DIM.

Cada  juego ya es una lucha permanente contra la adversidad,  para un equipo que no solo  tiene que enfrentar a su rival de turno  sino a la inequidad  de los encargados de impartir justicia en el terreno de juego.

Han sido tantas y tantas las vicisitudes que  ha tenido que afrontar  Independiente Medellín en el actual campeonato,  que, a la luz de tantos atropellos,  los  reclamos y cuestionamientos del presidente, Julio Roberto Gómez,  son más que justificados y necesarios. ¿Hay persecución contra el DIM?    Bien  sabemos  que no habrá respuesta…

¿Es bueno el nivel  de los árbitros en Colombia?  Anaya, Gallo, Machado y Gamarra ya nos dieron la respuesta.

Feo el show de  Salazar
El  vulgar, grotesco y  provocador  comportamiento  del presidente del Itagüí, Fernando Salazar,  al agredir verbalmente desde la  parte baja  de la tribuna de occidental  al  orientador rojo, tuvo la repercusión esperada por el directivo con  la respuesta airada del Bolillo y su consecuente expulsión.

Feo, desagradable y distante de la función de un dirigente deportivo, el espectáculo protagonizado por Salazar  en las gradas del estadio, que obligó, inclusive, a  la suspensión del juego durante algunos minutos.

¿Habrá también sanción para él?

El proceso sigue adelante
Y los hinchas del Medellín estaremos en él. Quedan seis juegos demasiado  duros pero no imposibles cuando las convicciones están por encima de los obstáculos. El potencial de la cuadrilla es  grande,   la  perseverancia de los obreros  es idem.  

Hoy más que nunca acompañaremos al equipo   a pesar  de   sus  inconsistencias e irregularidades,  a pesar de sus dos derrotas consecutivas,  a pesar de sus vaivenes  y también a pesar de los pésimos arbitrajes.

El domingo, en Tunja, ante Boyacá-Chicó, y un  equipo que siempre se las ingenia para complicarnos la vida.  Ya es hora de  cambiarle el rumbo a esa historia…! Estaremos pendientes y haremos votos por un excelente resultado para el DIM. Cuando se quiere, se puede…!

Dama roja del comentario alfredoc el 30 sep 2012

DIM y un fuerte tropezón

Por María Victoria Zapata B.

Dos errores defensivos,  mucho de ansiedad  y   carencia de definición, le pasaron factura al Deportivo Independiente Medellín en  el estadio Pascual Guerrero de la  Sultana del Valle.

No fue una noche “dulce”   para el DIM en la ciudad de Cali.  A pesar  de la  aspiración de triunfo   expresada  en  su  dominio en  el comienzo del compromiso,  de su fuerte presión en mitad de campo   y de sus aproximaciones  al pórtico vallecaucano, la dupla   Álvaro Domínguez-Diego Peralta (volante y defensor)  tiró por el piso todas las intenciones Poderosas y, con dos anotaciones  en el primer período,  se hizo con  los tres puntos de un partido en el que   sobraron entrega,  voluntad  y actitud en  ambos  oncenos.

 Con dos acciones de Viáfara,  Medellín se aproximó al arco de Jáiber Cardona en los primeros  minutos de  juego. Fue, sin embargo,  el equipo local el encargado de abrir al marcador al minuto 18,  ante la pasividad de la defensa del DIM después del cobro de un tiro de esquina y  con hermoso gol  de  taco  del   zaguero  Diego Peralta,  autor de las  dos anotaciones   azucareras y jugador más destacado del compromiso.

El 0-1 llenó de nerviosismo y desespero al DIM, que cambió el fútbol por el pelotazo y se  vio inmerso en una laguna de la que   sacó provecho el Cali  después del cobro de un tiro  libre y  con la segunda anotación del defensor Diego  Peralta quien usufructuó nuevamente    la desconcentración en la zaga roja.

Dos anotaciones en contra y un fútbol  rojo  venido a menos, llevaron al Bolillo a la primera  variante  en el DIM:  Sebastián Hernández por Julián Guillermo, al minuto 36 y una sustitución que resultó tan improductiva  como el juego de ambos centrocampistas en el Pascual Guerrero.

En el complemento el  Medellín recuperó su fútbol, tocó bien el balón, se adueñó del mismo y  se acercó con peligrosidad al pórtico azucarero pero  le faltó claridad en el ataque  y contundencia  en  la  puntada final. El Deportivo Cali  montó un esquema defensivo,  contragolpeó esporádicamente y  conservó  la ventaja en goles  obtenida  desde  la primera media hora de juego.

Conclusiones
A pesar de  sus limitaciones,   el Deportivo Cali aprovechó las ventajas que  le otorgó el DIM, redujo espacios  y  con una doble línea de cinco le puso un cerrojo a su área y defendió el resultado hasta el final.  Fue, ni más ni menos,  un planteamiento  ultradefensivo   que un experto en ese tipo de esquemas, el Bolillo, no pudo descifrar.

 El DIM que  enfrentó al deportivo Cali,  fue un equipo con  voluntad y esfuerzo  al que le sigue faltando disposición de ataque.  Adoleció  de la solidez defensiva  que lo ha caracterizado en el presente torneo. Lució desconcentrado en  la zaga, su zona  más fuerte,  y  resentida  de manera notable  con la ausencia de  Jorge Arias, suspendido una fecha por acumulación de amarillas.

Y  por la misma ansiedad que manejó,  le faltó   claridad y pausa  con  la pelota y contundencia en  definición. En el caso de los atacantes rojos,   vemos en  Germán  Cano  a un futbolista  que rezuma  sacrificio,  que participa, inclusive, en labores defensivas, pero al que definitivamente  le falta  el acompañamiento que permita optimizar su potencial en el área.   Es indiscutible que   el  ariete gaucho requiere de un socio  en la delantera  del DIM o de un medio campo que trabaje más en función  de ataque  lo que actualmente no ocurre.   Cano es el gran damnificado por su labor en solitario en el terreno de juego y necesita de otro delantero definido en  el terreno de juego.

No  tuvo  una buena presentación Felipe Pardo.   Bien escalonado y referenciado  por los defensas rivales,  el veloz delantero  chocoano  no contó con  espacios  ni  libertad  de acción, situación que se complicó aun más  por la carencia de salida en los laterales rojos.

Con todo y sus errores, dificultades, estrecheces en  nómina y su  tercera derrota en el torneo,  tengo  mucha fe  en el proceso del nuevo DIM y en su cuadrilla de obreros. Es indudable que el equipo tiene mucho por corregir y también mucho talento por explotar y/o consolidar.  El de ayer fue un obstáculo en su tarea de reconstrucción y el del próximo miércoles, ante el  Itagüí de Leonel,  uno de los  retos  más difíciles para  Hernán Darío Gómez.   Esperamos que para  dicho juego se superen las desconcentraciones defensivas,  se mejore en ataque,  se recobre el fútbol en los jugadores que ayer quedaron en deuda con la afición  y  los obreros se conviertan  nuevamente en un escuadrón de guerreros que ya hemos visto en otros partidos.

El miércoles acompañaremos también a nuestro  amado equipo en el estadio Atanasio Girardot.  El DIM nos necesita y la ilusión continúa intacta…..a pesar de  todo.

Dama roja del comentario alfredoc el 27 sep 2012

Noche Poderosa

Por María Victoria Zapata [pola.zeta@gmail.com]

*Que la humildad siga de la mano de nuestra cuadrilla de obreros.

Una nueva anotación de Felipe Pardo,  que ya suma cuatro en el actual torneo, el reencuentro de, atacante argentino  Germán Cano con las redes contrarias, un Medellín que atacó de principio a fin  para  golear a su adversario y un caos total con el ingreso de aficionados al estadio (en la tribuna de oriental),  constituyeron los hechos más destacados en el 5-0 de la décima fecha, entre el DIM y el Real Cartagena, en la décima fecha del  segundo torneo del  2012.

Cuatro años y medio  pasaron desde el último 5-0 del DIM en el estadio Atanasio Girardot.  Fue el 13 de abril del año 2008 cuando el  equipo, dirigido en aquel entonces por Juan José Peláez, venció  al  hoy descendido  Atlético Bucaramanga por  un marcador idéntico  al  registrado anoche, con dos anotaciones de Diego Álvarez, dos de Juan Carlos Quintero y una de Jackson Martínez.

El compromiso,  un monólogo de Independiente Medellín. Incapaz, impotente y sin peso en ninguna de sus líneas el onceno cartagenero.  Dos llegadas en  todo el partido y fragilidad total en su defensa. Aunque  promediando el  período inicial el DIM  mostró una disminución temporal  en su producción en mitad de campo y   ritmo de juego, laS pronunciadas limitaciones del cuadro bolivarense le impidieron  a éste  último acercarse con algún riesgo a predios rojos.

 
Ataque, de principio a fin
Al margen  de la abismal diferencia observada entre el Deportivo Independiente Medellín y el Real Cartagena en el terreno de juego y  materializada en el marcador, el hecho más destacado en el accionar  local  ante el cuadro de la ciudad  heróica fue su comportamiento ofensivo durante  la totalidad  del  partido.

Anoche el técnico Gómez se olvidó de  sus  habituales módulos defensivos,  jugó a ganar desde el principio y ratificó la superioridad roja, con un esquema netamente ofensivo hasta el pitazo final.   Cinco anotaciones,  todas ellas producidas con balón en movimiento y en jugadas  colectivas,  le dieron relevancia al fútbol  veloz  y articulado  del DIM. Pase de Bocanegra a Pardo en  el primer gol (minuto 4);  contragolpe originado por Arboleda, intervención de Pardo  y  gol del armador rojo  (el mejor  tanto de la noche, al minuto 41), centro de Pardo a Viáfara y pase-gol de éste a Cano, en el tercero (minuto 45);  pase de Arboleda a Cano, en el cuarto (minuto 74) y pase de Sebastián Hernández al juvenil   Javier Andrés Mosquera, en el  último (minuto 79).

 
Obreros y guerreros
Gran trabajo de Felipe Pardo por la franja  izquierda ( ya había ocupado dicha posición en  otros juegos del campeonato, entre ellos el  partido con  Huila y clásico del domingo inmediatamente anterior) y un jugador con el halo de confianza  ganado gracias a la gestión del fundamentador Nelson Gallego, ,   excelente despliegue, en salida, de Daniel Bocanegra, un fútbol convertido en realidad en William Arboleda,  John Viáfara, sinónimo de equilibrio, Germán Cano, el reencuentro con el gol y la figura del partido, una cuadrilla de obreros  en  la que el  esfuerzo, la actitud y el talento definen su rumbo   y un 5-0 que ratifica que el DIM  cuenta  con un potencial humano que le permite enfrentar  los juegos con un fútbol  más ofensivo que el desplegado en otras jornadas. Una zaga  con muchas fortalezas, un medio campo que produce y un ataque que ayer encontró su camino y la red contraria, hacen parte de este DIM que, tal como hemos venido insistiendo,  tiene mucho para dar  y anoche lo  volvió a demostrar. 

En cuanto al rival,  es evidente que la grave problemática por la que atraviesa  actualmente el onceno bolivarense se refleja en la gramilla, en las múltiples deficiencias  del equipo  en el terreno de juego y en la ausencia de resultados deportivos. Ni  las tres sustituciones ordenadas por el técnico Hubert Boderth:  Jhony Cano  por Orlando Osorio ,minuto 29, Rodrigo Marangoni  por Jhony Cano, al 46, y César Arias por Ángelo Rodríguez ,  en el minuto 80,  le dieron peso ni presencia ofensiva al Real Cartagena, cuadro que sigue en caída libre  y hacia la pérdida de la categoría.

 
La logística, un grave problema por resolver
En un caos total se convirtió anoche el ingreso a la tribuna de oriental.  Largas filas, dificultades enormes para los abonados, hinchas que no pudieron disfrutar de la  primera media hora de juego y aficionados que en gran número  se devolvieron a sus casas ante la imposibilidad de adquirir  su localidad o de garantizar su   entrada, constituyeron el lunar de la jornada futbolera en  el Atanasio Girardot. 

No obstante lo anterior, confiamos en los buenos oficios del presidente Julio Roberto Gómez en la solución de  dicho problema que  afectó  tanto el ingreso de aficionados  como la taquilla para el DIM, en términos económicos.

El próximo sábado una nueva final   con  el Deportivo Cali, equipo revitalizado por su triunfo a domicilio, en el estadio Santiago de las Atalayas de  Yopal,  2-1, ante el Cúcuta Deportivo. Un partido  muy difícil en la Sultana del Valle y un juego  para continuar   con  el afianzamiento del proceso en el nuevo DIM  y en la consolidación del  fútbol ofensivo del que anoche  se hizo gala en el Atanasio Girardot.  Que la humildad siga de la mano de nuestra cuadrilla de obreros y que  su esfuerzo  y espíritu asociado  se reflejen nuevamente en  fútbol,  actitud y aspiraciones.
[pola.zeta@gmail.com ]

Página siguiente »


 
Inicio Propiedades.com.co Inicio La República Inicio Revista Nueva Inicio La Chiva Inicio Revista Automotores Inicio El Colombianito Inicio Gente Inicio Generación