Los títulos de Nacional (17) y Millonarios (16)

Por Juan Manuel Uribe  [juribes1@une.net.co]

 Atlético Nacional conquistó su décimo séptimo (17º) título oficial de primera división. Son once ligas o campeonatos profesionales de Colombia, una copa Libertadores, dos copas Interamericanas, dos copas Merconorte y la Superliga.

Millonarios tiene dieciséis: trece ligas, dos copas Colombia y una copa Merconorte.

No se cuentan los trofeos amistosos o comerciales como la copa Marlboro, la copa Cafam y similares. La más cercana a una copa oficial fue la copa Simón Bolívar, que Millonarios ganó en septiembre de 1973, año en que Nacional perdió (en julio) la de 1971 que se retrasó dos años. (También la ganaron por Colombia Santa Fe, en 1970, y América, en 1976).

El problema con Millonarios surge por desinformación histórica. Se le pone una copa Colombia en 1963, que no se jugó, no se diseñó, no se pensó. El error apareció en el libro Millonarios, 50 años de gloriosa historia, publicado por el club azul en septiembre de 1996, como conmemoración de su escritura pública de mayo de 1946, aunque el equipo apareció en 1938 como Deportivo Municipal y desde 1939 es conocido con el apodo de Los Millonarios, que pegó tan fuerte que se hizo su nombre hasta el cambió que todos conocen a Millonarios F. C.

Habría que preguntarles a Blanca Luz Uribe, jefe de prensa del equipo en 1996 y quien recibió la información para el libro, y a Jorge Enrique Peña, editor-redactor de aquella obra. Hubo información de los historiadores Guillermo Ruiz Bonilla y Fabio León Naranjo, y estoy seguro que ninguno de los dos pasó una información que no es veraz.

También hay enredo en las copas Colombia originales: hubo dos, no tres: la de 1950 que terminó en 1951 y la final se la ganó el Boca Juniros, de Cali, al Independiente Santa Fe; y la de 1952 que terminó en 1953 y se la ganó Millonarios al Boca. Hubo dos y se acabó el torneo por falta de interés de los clubes y de la afición. Por eso se fue de un año a otro: se aplazaban los partidos por falta de interés de todos.
[Juan Manuel Uribe]

Qué mal fútbol el de Colombia

Por Juan Manuel Uribe  [juribes1@une.net.co]

Pasan los días y sigue la sensación del pésimo fútbol de la Selección de Colombia por la que cobra (¡que no maneja ni dirige!) José Pékerman.

A mi juicio, es la peor Colombia de todos los tiempos. Sin ideas en el ataque ha habido varias, sin gol no han faltado, sin buena marca también las hemos visto.

Pero sin todo eso y lo demás que se quiera (actitud, trabajo, conjunto, intención, dirección técnica) esta es la máxima expresión de ineptitud, displicencia, mal gusto de toda la historia de la selección de fútbol de Colombia de mayores.

Y la responsabilidad mayor recae en la dirigencia, en cabeza de Luis Bedoya. Y sigue por la escogencia de un estratega que parecía para algunos de entrada lo que ya mostró. Para qué repetirnos.

Pero es la profesión de Pékerman y cobrar tanto es su viveza y su prestigio. Bedoya y compañía no iban a traer a un técnico barato. Ya se entiende por qué el técnico argentino no permite ver los entrenamientos: para que no se vea que no se trabaja, pero a la hora de la competencia no lo puede tapar.

Colombia lleva 74 años de selección de fútbol y 64 años de balompié profesional, y parece estar empezando.

Qué pobres dirigentes cuando hay muy buenos futbolistas (siempre los hubo) a montón. Y técnicos también hay, superiores y más honestos que los de afuera.
[JMU]

Gesta del fútbol colombiano

Por Juan Manuel Uribe  [juribes1@une.net.co]

En medio de la eliminatoria para Brasil 2014, recordemos la gesta de nuestro fútbol hace medio siglo. Fueron dos en realidad, la primera fue 51 años atrás al clasificar al Mundial de Chile por encima de Perú. El balompié inca era muy valioso y como tal se consideraba que estaba listo sobre la novel Colombia y por eso se escogió la sede de Arica, una pequeña ciudad chilena que no tenía por qué ser sede mundialista excepto por ser fronteriza con Perú y allí debía jugar la selección inca. Se daba por descontado que Colombia perdería y por eso los dirigentes peruanos no hicieron esfuerzo para que llegaran figuras como Joya o Seminario. Y una cenicienta les ganó: 1-0 en Bogotá y 1-1 en Lima, donde no perdió el local por el penal que no anotó Rolando Serrano en el minuto final. La lección la aprendieron los peruanos y catorce años más tarde lograron retrasar el partido de desempate de la Copa América para que llegara Hugo Sotil, figura del Barcelona, y hombre clave como que anotó el 1-0 en Caracas, en cotejo muy disputado y que Colombia pudo empatar a cinco minutos del final por cabezazo de Víctor Campaz. ¡Con el nivel del fútbol peruano de 1982 para acá, es imposible entender el fabuloso que tuvieron entre 1935 y 1981!

En fin, que el fútbol colombiano clasificara al Mundial con sólo trece años de balompié profesional y ante el Perú de entonces fue una hazaña bajo la guía de Adolfo Pedernera, estandarte del gran Millonarios de El Dorado y que escogió para esa selección a los futbolistas colombianos que habían crecido viendo ese fútbol de los primeros años 50, y que, adultos, tenían esa línea de juego del río de La Plata. 
La segunda gesta fue el 4-4 ante la Unión Soviética, campeón europeo a la sazón y como tal candidato a ganar el Mundial. Colombia arrancó 1-0 sobre Uruguay pero los charrúas con garra, experiencia y ayuda arbitral voltearon el juego y ganaron 2-1. Colombia se despidió con un triste 5-0 a manos de Yugoslavia, otro europeo que llegó candidato. Ese juego no fue muy diferente en trámite al de la URSS, sólo que aquí cuando los colombianos llegaron no anotaron.

El 4-4 ante la Unión Soviética, a la que la mayor parte de Occidente aún llamaba Rusia pues no aceptaban del todo el nombre comunista, se le considera una de las páginas más memorables de la historia de los Mundiales.

A los once minutos ya los soviéticos ganaban 3-0 y la goleada parecía iba a ser de escándalo. Sin embargo, a los 21 descontó Cuca Aceros y el primer tiempo se fue así. A los 11 minutos del segundo periodo los soviéticos volvieron a arreciar y marcaron el cuarto tanto. Pero cuando parecía de nuevo goleada, llegó lo increíble: Marcos Coll marcó el 4-2, en el hasta hoy único gol olímpico de los Mundiales, en un desentendimiento del gran arquero Lev Yashin con el zaguero que le cubría (descubría) el primer palo; a los 27 se dio el 4-3 a cargo de Antonio Rada y a los 86 el empate a cargo de Marino Klinger. Y eso que Yashin salvó el empate al desviar sobre la hora otro tiro de Klinger y evitó lo que habría sido una derrota ignominiosa para el prestigioso equipo de fútbol soviético. Además de haber sido de lo bueno que hizo la Araña Negra en su flojo campeonato de Chile 62.

La URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1924-1991) es en ruso CCCP, que de manera jocosa alguitradujo: Con Colombia Casi Perdemos.

Formación del 4-4
En el 4-4, el técnico Pedernera formó: Efraín Caimán Sánchez, Jaime Charol González, Aníbal Alzate, Óscar López y Canocho Echeverri, en la defensa; Rolando Serrano y Marcos Coll, volantes; Herman Cuca Aceros, Marino Klinger, Antonio Rada y Héctor Zipa González. La conservadora Fifa no permitía cambios, mientras ya se hacían en muchos campeonatos, como en el colombiano. Del partido frente a Uruguay, no jugaron Cobo Zuluaga, lesionado alevemente por un golpe en las costillas, Delio Maravilla Gamboa, también por merma física, y Jaime Silva y Jairo Niño Arias, por decisión técnica.  Jugaron por ellos: Alzate, Serrano, Rada y González, respectivamente. 

Pedernera mantuvo, por supuesto, la misma formación para el cotejo ante Yugoslavia. Los restantes de la nómina que no jugaron fueron: Adelmo Achito Vivas (arquero), Carlos Aponte, Ignacio Calle, Ignacio Velitas Pérez, Eusebio Escobar, Hernando Tovar y Luis Carlos Paz.

Vale la pena recordar que Pedernera llevó a Velitas Pérez como premio a sabiendas que estaba lesionado y por él jugó Coll, y hay enciclopedias que ponen Ignacio Coll, lo que debe deberse al cambio del #8 en la lista previa y en la definitiva.

Y un año antes en el triunfo ante Perú, la alineación fue: Caimán, Calle, Serrano, Cobo, Canocho, Silva, Velitas, Aceros, Eusebio, Maravilla y Zipa. Ya Colombia jugaba 4-2-4, pero ese sistema era muy inestable y por ende terminó pronto en el 4-3-3 con el retraso del #10 a crear fútbol desde el medio campo.

Caimán Sánchez, Maravilla Gamboa y Hernando Tovar viven en Bogotá; Cuca Aceros, en Bucaramanga; Rolando Serrano, en Cúcuta; Niño Arias, en Estados Unidos; Aníbal Alzate, en Ibagué; Antonio Rada, en Barranquilla y también viven Achito Vivas y Zipa González. Los primeros que murieron de aquel histórico plantel fueron Marino Klinger, Charol González, Canocho Echeverri e Ignacio Calle y el último fue Velitas Pérez.

La pantaloneta era blanca, la casaca era azul y llevaba el escudo de Adefútbol, Asociación Colombiana de Fútbol, con sede en Barranquilla, y que tenía los días contados (desapareció en 1966) por su caduco espíritu amateur cuando ya el balompié era profesional por doquier por el camino que había marcado la Fifa desde el primer Mundial (1930).

En 1963, con otros criterios futbolísticos, muy distintos, y dentro de ellos una muy diferente escogencia de jugadores, la Colombia dirigida por Gabriel Ochoa quedó de última en el Sudamericano de Bolivia…
[Juan Manuel Uribe] 

Las temporadas más flojas del Medellín y Nacional

Por Juan Manuel Uribe  [Juan Manuel Uribe [juribes1@une.net.co]

Me parece bueno aclarar desde CÁPSULAS las temporadas conjuntas más flojas del Medellín y el Nacional.
La del Apertura de 2012 entraría en la lista si se confirma que ambos equipos se quedan en la fase de todos contra todos. Y sería el noveno campeonato malo para ambos.

-Finalización de 2011: NAL, 11º y DIM, 12º.
-Apertura de 2009: NAL, 17º y DIM, 18º, la peor de la historia para los dos clubes del Atanasio Girardot: penúltimo y colero.
-Apertura de 2003: DIM, 10º y NAL, 14º.
-Temporada de 2000: NAL, 7º y DIM, 11º (Envigado, 9º): sólo clasificaron cuatro y esa fue la primera mala campaña de Medellín y Nacional, al tiempo, en 31 años.
(En el año de 1970 sólo clasificaban cuatro, pero el DIM fue 5º, lo que salva el año para los dos clubes antioqueños en los términos que estamos viendo).
-En 1969: NAL, 12º y DIM, 13º, el más malo hasta el Apertura de 2009, ¡tras 40 años!
-En 1968: DIM, 7º y NAL, 11º.
-En 1967: DIM, 8º y NAL, 10º, para tres temporadas malas consecutivas, ¡lo que se dio sólo esa vez!, ni antes ni después.
-En 1951: NAL, 15º y DIM, 16º, entre 18 equipos; el otro conjunto antioqueño, Huracán, quedó de 18 o colero: los tres jugaban en la cancha del hipódromo de San Fernando. Ni con Envigado ni con Itagüí, tres equipos antioqueños han hecho una campaña tan pobre. Al cierre del año 51, los tres estaban quebrados: Huracán desapareció para siempre, el Medellín se fue por dos temporadas y a Nacional, como varias veces en la sexta década del siglo XX, lo auxiliaron, lo que le ha permitido estar siempre en primera división de la Dimayor, junto con Millonarios y Santa Fe.
Para verlo en panorama, la situación análoga de Cali y América y de Millos y de Santa Fe es la siguiente.
Para los bogotanos: 8 veces, 6 en el siglo XXI. Y para los caleños 6 veces, 3 en este siglo.
Cordialmente,
Juan Manuel Uribe

De triunfos seguidos en los clásicos

Por Juan Manuel Uribe  [juribes1@une.net.co]

Las dos victorias seguidas del Medellín en el clásico sobre Nacional nos invitan a recordar cómo se han dado esas seguidillas en los derbis de las tres ciudades colombianas que tradicionalmente han enfrentado a los mismos dos rivales.

Es la décima cuarta vez que el DIM le gana dos juegos seguidos al Nacional: la actual, en el Apertura de 2010, en el Apertura de 2004, en 1993, 1986, entre 1968 y 1969, en 1966, entre 1965 y 1966, 1962 y 1963, en 1961, en 1956 y 1957, en 1955, en 1949 y 1950 y en 1948 (los dos primeros clásicos antioqueños de la Dimayor).

Hubo dos veces de tres triunfos seguidos del Medellín. El de la cuarta vuelta de 1959 (con José Próspero Fabrini como entrenador) y los dos primeros de 1960 (con José Manuel Moreno): con la particularidad que fueron 3-0 para un 9-0 global con el que respondían al 7-2 de Nacional de la tercera vuelta de 1959; los dos del Apertura de 1970 y el primero del Finalización de ese año (con Rodrigo Fonnegra como técnico) y que fue récor del Medellín sobre el Nacional por 30 años hasta que ganó cuatro (con Juan José Peláez) en el Finalización de 2000, Apertura de 2001 y Finalización del mismo año.

Lo enmarcamos con los otros cinco clubes que juegan los clásicos tradicionales de Medellín, Bogotá y Cali.
-Millonarios obtuvo 6 victorias seguidas sobre Santa Fe: entre 1968 y 1969 (con Cobo Zuluaga y Oto Vieira) y entre 1972 y 1973 (con Gabriel Ochoa).
-Santa Fe obtuvo tres, el de menos en el ítem: entre 1971 y 1972 con Vladimir Popovic) y en 2002 (con Dragan Miranovic).
-América sobre Cali consiguió seis triunfos seguidos entre 1983 y 1984 (con Gabriel Ochoa). El Cali tiene cuatro periodos de cuatros victorias seguidas sobre el América: en 1959 (Julio Tocker y Manuel Sanguinetti); en 1968 (con Pancho Villegas); en 2002 (con Pecoso Castro y Óscar Quintabani) y entre 2010 y 2011 (con Bernal, Cruz y de La Pava).
-Y Nacional tiene dos periodos destacados: uno de seis, entre 1977 y 1978 (con Osvaldo Zubeldía) y el que superó a éste 28 años después y es el récor de partidos ganados seguidos ante el rival de plaza en Colombia: siete, entre el Finalización de 2004 y el Finalización de 2005 (con Juan José Peláez y Santiago Escobar).

Orígenes de los clubes colombianos: Hoy Nacional (4)

Por Juan Manuel Uribe   [juribes1@une.net.co]

La sociedad del Atlético Municipal la fundaron empresarios y entusiastas antioqueños para apoyar el deporte profesional, no sólo el fútbol. El 30 de abril de 1947 se constituyó  la escritura pública #2.100 ante Jorge Escobar Arango, Notario primero del círculo de Medellín. El proyecto comenzó a realizarse desde febrero, encabezado por el ingeniero Alberto Villegas Lopera. Lo apoyaron personas como: Gilberto Molina, Jorge Gómez Jaramillo, Santiago Mejía Olarte, Raúl Zapata Lotero, Jorge Osorio Cadavid, Alberto Eastman, Arturo Torres Posada, Jorge Gómez Jaramillo y Julio Ortiz, entre otros. En la prensa de la época está la lista completa.

Alberto Villegas fue el primer presidente y la junta directiva hizo una jugada maestra: tenían sociedad pero no jugadores, entonces en cuanto al fútbol integraron al conjunto Unión FBC y así obtuvieron el cupo para jugar en la primera división de la Liga Antioqueña, mientras los jugadores del Unión percibirían sueldos semi profesionales, en una actividad que ya era profesional en muchos países y empezaría en Colombia, con retraso, al año siguiente. Sí, con retraso pues los dirigentes costeños de Adefútbol, la Asociación Colombia de Fútbol, vivían con el ya caduco espíritu amateur y habían frenado la idea de un campeonato profesional que tenían los dueños de los equipos colombinos desde 1942.

Municipal incorporó también el uniforme del Unión: casaca verde y pantaloneta en todos los tonos desde el vinotinto al rojo. Y es por la historia del Unión que el Nacional tiene más tiempo, pero la fundación en serio es inapelable. El Unión FBC ganó la 2ª categoría del balompié antioqueño en 1942 y con ello obtuvo el cupo para jugar en la primera división, que dominaba con creces el Medellín FBC, el mismo DIM desde noviembre de 1953.
Por el nuevo y exigente compromiso, el Unión buscó apoyo y lo encontró en el Indulana. El acercamiento lo hicieron dos amigos: Gabriel Álvarez, del Unión y Gabriel Velásquez Restrepo, del Indulana, que no estaba en la primera categoría, con el apoyo de Fidel Cano Ortiz, administrador del Almacen Indulana, situado en Palacé, entre Colombia y Ayacucho. El equipo pasó a llamarse Unión Indulana. Y del Indulana, además del nombre complementario, el conjunto recibió nuevos uniformes y ¡el color verde! El Unión era de casaca roja y pantalón blanco. Y se había originado en el barrio Boston hacia 1936.

La vida del Unión Indulana FBC duró tres años (4º, 4º y 3º), pues para 1946 el Unión FBC volvió a aparecer en la liga con su nombre original. El Unión fue quinto entre siete participantes; el campeón fue el Deportivo, y se cerraba el dominio del Medellín. En 1947 el Municipal fue cuarto a nueve puntos del campeón, el Victoria. Este equipo fue el único de los trece fundadores de la Dimayor que no jugó el campeonato profesional. El Municipal, representado por Jorge Osorio Cadavid, fue uno de los fundadores de la Dimayor, el 26 de junio de 1948 en Barranquilla.

Todos los equipos de la liga estaban integrados en mayoría por antioqueños pues la actividad semiprofesional no daba para pensar en extranjeros ni en otros colombianos que no vivieran en el valle de Aburrá. El Atlético Municipal nació criollo por convicción. Y como el nombre de Medellín ya lo tenía acuñado el principal conjunto de la ciudad, le dieron al nuevo equipo el nombre de Municipal y crearon el escudo de la singular torre que representa el escudo de la capital de Antioquia. Cuando la empresa Fabricato entró a auspiciar al equipo en 1950 y trajo jugadores de otras regiones, el dirigente Jaime Correa Estrada sugirió que el equipo era ya nacional y no solo municipal. Y se aceptó por unanimidad el nombre de Atlético Nacional, realizado por escritura pública#4.718 del 10 de julio de 1950 y protacolizado por la escritura #3.260 del 4 de agosto de 1950.

La prensa del resto de ese año se refería indistintamente a Municipal, Nacional o Puros Criollos, mientras la Dimayor cambió el registro para el campeonato de 1951. Fue el profesor Rubén Darío Julio quien se dio a la tarea de buscar las escrituras. Dijo alguna vez algo como: “El folio que tenía la escritura de 1947 estaba muy quemado por los sucesos del 9 de abril de 1948, pero la de Municipal estaba intacta, como una suerte de la que el club ha gozado”. Y suerte fue la que tuvo Nacional pues quebrado al fin de 1951 recibió una mano para no desaparecer; así como ido por quiebra en 1956 fue renacido por gestión encabezada por Enrique Montoya Gaviria, y admitido por la Dimayor cuando iban cinco fechas; y como en 1958-1961 que tuvo vida gracias principalmente a Humberto Turrón Álvarez. Luego lo hizo grande Hernán Botero Moreno y después los Puros Criollos de Sergio Naranjo y Víctor Taborda y finalmente la Organización Ardila. Un club con suerte, que de chico se hizo grande. Y que hoy tiene el potencial de volver a sus mejores épocas deportivas.
[Juan Manuel Uribe]