Rincón espectacular - Histórico hasta Enero 2007 - Suscribir a Columnas o Comentarios

Archivo x categoríasEntrevistas



Entrevistas alfredoc el 03 nov 2013

Rafa Benítez, técnico del Napoli: “El fútbol es una mentira”… Quiere ser seleccionador de España…

CASTEL VOLTURNO (EFE). Rafa Benítez ha conseguido el mejor inicio de temporada de la historia del Napoli y la euforia se respira en la ciudad. El técnico madrileño quiere abrir un ciclo repleto de títulos con el club italiano y reconoce que en este equipo “la influencia española está siendo muy positiva”.

Rafael Benítez

(Getty Images/ ESPN) Rafa Benítez entusiasma a todo Nápoles)

El técnico madrileño recibe a EFE en la sala de prensa de la nueva ciudad deportiva del Nápoles, en Castel Volturno, en la que se congregaron cerca 140 periodistas para su presentación. Está contento, relajado y tiene todos los motivos. Los aficionados le adoran y el equipo funciona.

El Napoli es segundo junto con Juventus con 25 puntos, detrás de una Roma sorprendente, que ha ganado los diez partidos que se han disputado hasta ahora, pero que “tendrá alguna vez que fallar”, dice con la calma que le da su experiencia.

- Últimamente ha declarado que el fútbol es una mentira. ¿Hoy me va a decir la verdad?
- Lo que trasciende, lo que se ve de cara a la prensa, a los aficionados, no tiene mucho que ver con lo que realmente ocurre. En el día a día, la prensa cuenta el tema de un jugador lesionado, o de una toma de decisiones, pero la mayoría de las veces no es lo que está sucediendo. Quien lo cuenta no tiene acceso a toda la información y la mayoría de las historias no son como se cuentan. Por eso, insisto, el fútbol es una mentira.

- Usted se define un hombre tranquilo. ¿Cómo ha sido el impacto con una ciudad tan exuberante como Napoli, donde se ha convertido en un ídolo?
- La experiencia te permite gestionarlo. Yo tengo el máximo respeto por todos los aficionados, son ellos los que nos están empujando, animando y respaldando al equipo y sabes que les tienes que dar algo a cambio. En la pretemporada había cada día 200 personas que me esperaban. Pasaba mucho tiempo a hacerme fotos con ellos porque se lo merecen. Pero después llega el tiempo de trabajar y hay que comportarse como un profesional y evitar que el entorno caliente que hay en Nápoles nos pueda afectar en el día a día.

- Ha pasado por los banquillos de grandes equipos, Valencia, Liverpool, Inter, Chelsea… ¿Cómo se afronta una nueva aventura?
- Con mucho optimismo. Si estoy aquí en el Napoli es porque creo que se pueden hacer las cosas bien. Desde el primer momento nos hemos dado cuenta que el presidente (Aurelio De Laurentiis), con ese entusiasmo y con esas ganas que pone en el día y día, va a ayudar a que siga creciendo el club. Nuestro objetivo ahora es hacerlo bien en Italia y darnos a conocer en Europa porque el objetivo final es el de que el Nápoles tenga una trascendencia mayor a nivel internacional.

- Un ‘scudetto’ falta desde hace muchos años en Napoli (1989-1990), pero nunca se ha ganado la Champions League. ¿Puede llegar el equipo hasta el final en ambas competiciones?
- Creo que hay que parar un poco la euforia. El equipo lo está haciendo muy bien, pero el mensaje que tiene que pasar es que podemos pelear ante cualquier rival y tener las posibilidades de ganar. Lo de ganar títulos es un camino que se ha empezado a recorrer, pero aún estamos lejos de los grandes equipos europeos. Tenemos que acercarnos con nuestro rendimiento en el campo.

- ¿Que es lo que le piden los napolitanos cuándo le paran por la calle?
- ¡Ganar siempre! Me piden la Liga de Campeones, el ‘scudetto, pero yo siempre les digo que lo que hay que ganar es el próximo partido. Hay que controlar esa euforia. Controlar esa energía que tiene ellos y reconducirla para que también piensen partido por partido.

- ¿Le gusta lo del “Hispanápoles”, como llaman a su equipo en Italia?
- Los medios de comunicación necesitan poner nombres, dar titulares, y eso está bien. Pero este es un equipo con italianos, extranjeros y españoles. Una mezcla de culturas como las que hay en muchos equipos. Lo importante es que se ha formado un gran grupo y bueno, pero además la influencia española está siendo muy positiva para el equipo. Es más fácil para el entrenador expresarse en español y decir las cosas con los matices con las que las quiere decir. Los jugadores las asimilan antes y las pueden desarrollar pronto en el campo.

- Hasta ahora los españoles en el Calcio nunca habían tenido demasiada suerte. Albiol, Callejón, Reina están triunfando en el Nápoles. ¿Qué es lo que ha cambiado?.
- Lo mismo me preguntaban cuando llevé españoles a la Premier League. Creo que el tener un entrenador español con una idea más cercana a lo que estos jugadores habían hecho hasta ahora les ayuda. Esto ha supuesto que estos jugadores hayan crecido mucho y se hayan adaptado bien y que esto les ayudará también para ir a la selección. No se trata de una situación aislada a la que llega el jugador. En el Nápoles nos hemos ayudado los unos a los otros.

- En Italia le llaman el profesor, el filósofo o incluso el nuevo gurú del calcio. ¿Con cuál de estos nombres se identifica más?
- Llevo 26 años trabajando y sé que las modas duran lo que duran. Ganas tres partidos y va todo fenomenal y te ponen una etiqueta. Pero los entrenadores ni somos gurús, ni somos filósofos. Tenemos sólo ideas y sentido común. No nos inventamos nada. Hacemos cosas que tienen una lógica, una base científica y les añadimos la intuición.

- Entonces, mejor “Don Rafé”, como le llaman aquí en Nápoles…
- En cuanto llegué me empezaron a llamar Rafé, que es el diminutivo de Rafael en Nápoles, y me pareció perfecto porque así me sentía más integrado.

- Con el encuentro contra el Olympique de Marsella, ha pasado a ser uno de los siete técnicos, y el único español, que han disputado 100 partidos en Champions League…
- Estas cosas te hacen sentir mayor. Creo que se ha tratado de una cuestión de suerte, de entrenar a buenos equipos que compiten en la Liga de Campeones. Estas cosas siempre te dan una alegría, un estimulo y te motivan para conseguir algo más.

- Y también está entre los diez candidatos a mejor entrenador…
- La nominación significa que la temporada que hicimos en el Chelsea fue mucho mejor de lo que algunos quieren recordar. Creo que el candidato y el ganador de este tipo de eventos tiene que ser un ejemplo para la sociedad y para los niños además del éxito deportivo. Por ello yo he propuesto que lo gane el exentrenador del Bayern de Múnich Jupp Heynckes, porque creo que tiene los requisitos para merecerlo. Ha ganado y encima es una persona con una imagen correcta

- ¿Y a qué jugador daría el Balón de Oro?
- Es muy difícil. Está claro que Messi y Ronaldo son los dos jugadores que más llaman la atención en la liga española, y lo merece cualquiera de ellos. Pero también el Bayern ha hecho una temporada excepcional y tiene jugadores de grandísmimo nivel. Yo sobre el entrenador sí me mojo, sobre el jugador que decidan otros.

- ¿Quién mejor que usted para analizar las tres ligas más importantes de Europa?.
- Bueno, ahora se ha sumado también la Bundesliga que está creciendo muchísimo. Pero de lo que yo conozco, la liga española es mucho más táctica, la italiana es mucho más técnica y la liga inglesa es mucho más física. Esto sigue siendo así. La liga inglesa se basa mucho en el contacto físico, con el balón cerca de las áreas y eso hace que sea mucho más atractiva para el espectador. La española aúna ahora la técnica y la táctica a un nivel muy alto y por ello los equipos españoles y la selección están ganando tanto.

- ¿Vio el último Barça-Real Madrid?
- Casi todo. Y vi dos buenos equipos con dos distintos enfoques y planteamientos. Creo que no estaban al mejor nivel ninguno de los dos, pero tienen tanta calidad que es cuestión de tiempo para que sigan adaptándose al nuevo juego y a los nuevos entrenadores creciendo. Si hablamos de Liga de Campeones, aún tendrán más tiempo para adaptarse y no hay duda de que el Barça y el Madrid van a ser dos candidatos para llegar hasta el final.

- ¿Cómo ve al nuevo Barça del Tata Martino?.
- Si dijese que no me gusta un equipo que gana y mete goles estaría mintiendo. Me gusta. Además, después de todo lo que ha ganado el Barcelona, mantenerlo a ese nivel es muy difícil. Martino es un entrenador que viene de otro continente, tiene jugadores nuevos y creo que está haciendo un grandísimo trabajo.

- Si al español Benítez le van bien las cosas en Italia, el italiano Ancelotti está teniendo más dificultades en España.
- Es aún muy pronto para hablar. Tiene nuevos jugadores que se tienen que acoplar. Ancelotti tiene tiempo y calidad y poco a poco va ir imponiendo su estilo. En el caso de la Liga de Campeones estoy convencido que van a llegar al máximo nivel.

- Diego Armando Maradona estuvo hace poco en Italia y se ha propuesto para ser su sucesor en el banquillo del Napoli…
- Bueno, fue muy respetuoso y dijo que le gustaría entrenar al Napoli, pero cuando termine el ciclo Rafa Benítez.

- Y cuándo Benítez termine este ciclo en el Napoli ¿Tiene ganas de volver a España a entrenar?
- Yo lo que quiero es entrenar en un equipo competitivo. Porque cuando tienes las posibilidad de ganar títulos pues quieres seguir ganándolos. Si surge un equipo que te permite hacer esto pues yo estoy abierto a cualquiera y se ha visto como he pasado por tres ligas distintas. Me gustaría ganar mucho con el Napoli porque eso hace todo mucho más fácil en un futuro, pero esto es una cuestión de tiempo. Estoy muy contento aquí y espero que las cosas me vayan bien.

- ¿Y se ve en ese futuro como seleccionador nacional?

Rafa Benitez
- Si digo que sí, luego dicen que Benítez quiere el puesto de Del Bosque. Yo me veo con la ilusión de ser el seleccionador nacional, pero en un futuro lejano, cuando Vicente gane diez títulos más. Yo no tengo alguna prisa y además ahora mismo lo que me gusta es el trabajar día a día. Y con la selección es un poco menos la intensidad que se vive durante el año.

- See more at: http://capsulas.com.co/rafa-benitez-tecnico-del-napoli-el-futbol-es-una-mentira-quiere-ser-seleccionador-de-espana/#sthash.E0TCY81A.dpuf

Entrevistas alfredoc el 09 jun 2013

“La cultura del equipo no iba de acuerdo a mi manera de ser”: Alexis García (Con El Heraldo)

(Alexis García dijo que, a excepción de los medios de comunicación, se sintió bien tratado en Barranquilla. Foto Luis Rodríguez, El Heraldo)

Alexis García sabe que mucho de lo que hizo en el fútbol como jugador, y ahora como entrenador, se lo debe a Francisco Maturana, por eso muchas veces piensa y habla como él. Amante de la táctica, y de la buena lectura, con un entorno hogareño apacible, en la tranquilidad de su hogar, entre cajas próximas a viajar, nos contó verdades de esta historia de dolor y pasión que fueron esos seis meses al frente de la divisa rojiblanca. “Esta será la única entrevista que daré a un medio”, nos dijo afirmando de paso su divorcio para quienes fueron inclementes en la crítica. Frases como “me voy agradecido con la ciudad, pero los medios aceleraron la crisis”, y al “perrateo” de algunas frases dichas con ligereza, reflejan el sentir de un técnico, que es consciente del fracaso, pero que sin decirlo por respeto a una institución, y a los mismos jugadores, sabe que en Junior hay muchas cosas que deben cambiar.

Se va agradecido con la gente de Barranquilla, pero al mismo tiempo dolido, porque fue incomprendido. La vida de los técnicos se vive entre aplausos, y la soledad de la derrota, sabe que es joven, que el fútbol lo apasiona, y está cotizado en el mercado. Ya tiene ofertas y el mañana será otro.

¿Si hubiera conocido el ambiente de la ciudad hubiera venido?
Sí hubiera venido, pero en otras condiciones. Hubiera elegido la nómina con tiempo, con tranquilidad y después hubiera firmado el contrato.

Fuad Char dice que los jugadores que usted trajo no respondieron…
Yo no traje jugadores al Junior, porque los que pedí eran muy caros, entonces conseguimos los que pudimos y con esos trabajamos. Aquí no se fracasó por los jugadores que vinieron, aquí ya había 20 jugadores inscritos, por eso pienso que la culpa es de todos, incluidos los que venimos.

El equipo tuvo altibajos, unas veces lo hizo bien, otras mal, no hubo regularidad, ¿a que atribuye ese comportamiento?
Además de la nómina, pienso que me tocó trabajar apenas un 25 por ciento de lo que estoy acostumbrado a trabajar. Apenas tenía dos canchas que no son las mejores para entrenar. La cultura del equipo no iba de acuerdo a mi manera de ser, soy muy exigente, a lo mejor eso generó algún tropiezo, fueron íntegros en algún momento, pero no entendieron la exigencia que deseaba. Me gusta el trabajo a dos jornadas, las ayudas con videos y me parece que ellos no están acostumbrados a esa rutina.

Y, si usted es el técnico, ¿lo correcto no era que se hiciera lo que usted quería?
Sí, lo que pasa es que uno les da por la cabeza con el reglamento, o los convence con el tiempo, con el respeto, paso a paso, seis meses es muy corto para darle el sello de lo que yo quería, pero muy a pesar de todo asumo mi responsabilidad, lo que no deseo es que me apunten como si el fracaso fuese solo mío.

¿Tiene algo escondido, detrás del biombo que no quiere señalar? ¿Hubo indisciplina?
Como líder asumo las crisis, jamás traiciono a mis jugadores ni a los directivos, la mejor manera de sortear estas crisis es haciéndolo con dignidad, y eso me sobra. Soy respetuoso con la gente que trabajo, yo no voy a salir a ahora a desnudar verdades, yo fui criticado desde que llegué, este proceso estuvo a punto de abortar sin haber llegado a la ciudad, fui criticado por ser paisa, lo mismo que los jugadores, una actitud xenofóbica que no entendí, porque a los costeños en Medellín se les trata bien.

¿Pero la ciudad lo trató mal?
Maravillosamente, y quiero aprovechar esta entrevista para reafirmar que la gente de esta ciudad fue muy especial conmigo, a excepción de los medios, que exageraron sus comentarios, pero los perdono, en mi corazón no existe resentimiento, estoy por encima del bien y del mal. Estaré siempre agradecido de Barranquilla.

¿Qué concepto tiene de los medios deportivos?
Pienso que hay que generar una cultura deportiva diferente, aquí hubo periodistas íntegros como Fabio Poveda y Ernesto McCausland, quienes con sus crónicas ayudaron a enriquecer este entorno, donde la crítica se hacía con altura. Lo de ahora es una guerra sucia.
—-

¿Piensa que fueron irrespetuosos con usted?
Para serte sincero, no los oí, puedo decirte que me daba rabia lo que la gente me decía, porque esos mismos iban a los entrenamientos a entrevistarme bajo la solapa de la hipocresía. En el estadio sentí la agresividad de la gente, propia de los resultados, la gente es muy emotiva y va de acuerdo al calor del juego. Me gusta eso, porque el día que haya un equipo que lo haga bien la compañía será completa.

Hablando de táctica, sus equipos se caracterizaron por ser fuertes en defensa, este careció de esos atributos…
La táctica es la inteligencia del fútbol, para ser tácticos hay que pensar y trabajar, y la defensa es eso, mucha disciplina y mucho trabajo, y como te dije anteriormente, mi trabajo se redujo en un 25 por ciento a causa de los escenarios, el clima, las lesiones, y el conformismo de algunos jugadores, porque la defensa es voluntad, deseos, garra, y en eso fallamos, incluyéndome.

Cuando dice escenarios, ¿considera que la sede del Junior no es la adecuada para un equipo profesional?
Las canchas de Junior no son las adecuadas para entrenar, son muy duras y propicias para las lesiones de los jugadores. Nosotros tuvimos ocho jugadores lesionados.
—-

¿Por qué el equipo tenía tantos altibajos en su funcionamiento?
Fue por momentos, donde más le costó al equipo fue en Barranquilla, no pudo manejar la presión, aquí perdimos la clasificación, Junior siempre fue fuerte en su plaza. Comenzamos bien ganado 4-0, muy a pesar de que a mí no me gustó cómo jugamos ese día contra Envigado. Perdimos muchos juegos por decisiones arbitrales que hubieran cambiado la historia, como el penalti que no le pitaron a Dayro (Moreno) contra Equidad. Con Tolima hubo dos que dejaron de pitar, y si le sumas a esto el festival de goles botados, la historia hoy sería otra.

¿Cuál fue el mejor instante de este equipo?
La vez que jugamos en Cúcuta, las críticas hicieron que el equipo se uniera, las cosas no salían, los jugadores pensaron que yo salía en ese juego. Ese juego y el jugado contra el Cali fueron los mejores.

¿Qué pasó en ese último juego contra Medellín?
Yo no entiendo qué pasó en ese juego, ni el que se jugó contra Equidad, porque en ambos estábamos peleando la clasificación. Esperaba que lo jugáramos de otra manera, así lo vivencié, así manejé la motivación, pero hay cosas que no tienen explicación. No vivo con los jugadores, no sé qué pasa en sus corazones, en ese último juego la impotencia me absorbió. Habíamos perdido muchos juegos, pero con las botas puestas, dormía tranquilo porque el equipo luchaba.

¿Será que este equipo no se cuidó?
En un medio como este no puedo responder ese tipo de preguntas. Un técnico debe conocer las razones de la derrota, las mías las tengo y las hablé con los jugadores, esto de saber exactamente por qué no se rindió es muy complejo, hasta el ambiente tiene mucho que ver en el rendimiento y el equipo muchas veces fue susceptible a la crítica. Un buen ambiente hace mejores equipos, y aquí no lo hubo. Fíjese, le pongo un ejemplo, Luis Carlos Ruiz es un gran jugador, pero es maltratado, le han enseñado más el desamor que el amor, y así es difícil que desarrolle su potencial.

¿Cuando llegó de Medellín venía con la intención de renunciar, o le dijeron que hasta ahí llegaba?
Terminé muy desanimado, pero aun así pensé que Junior necesitaba reforzarse con seis jugadores grandes y así se lo hice saber a don Fuad. Me dijo que no había presupuesto para eso, así que consideré que lo mejor era arreglar la situación. Me siento incapaz de continuar con esa base. El equipo necesitaba reforzarse en todo su sistema de contención.

¿Qué pasó con Dayro Moreno?
Dayro es una gran persona, de un talento desaprovechado, puede tener un nivel cerca de los Falcao, de los Jackson, ojalá algún día se dé cuenta de lo que tiene, necesita que lo sigan ayudando a interpretar la vida porque es una gran persona.

¿Pero qué paso?
Yo creo que es una pregunta más para él, como técnico puedo decir que respondió hasta donde pudo,él siempre no fue titular, pero esto es algo que lo manejo en la privacidad, y mal haría en decir algo ahora. Él sabe a qué me refiero.

¿Toloza?
Es un gran jugador. Yo traje a Toloza, siendo costoso vino a dar una mano como lo hizo, no terminó en su mejor momento, pero fue de mucha utilidad. Sus goles nos hicieron falta al final, su comportamiento fue excelente.

¿Y del bloque defensivo a quién rescata?
El bloque defensivo no jugó bien, y en eso tiene la culpa el técnico porque eso es de trabajo diario, de repetir. Tuve problemas con los laterales, todos se lesionaron, individualmente hubo algunos que lo hicieron bien, como el caso de Iván Vélez, que a propósito me escribió una nota muy diciente, cosa que le agradezco mucho, pero la defensa es colectiva, y fue lo peor de Junior.

¿Lo mejor de Junior?
Lo mejor de Junior es Fuad Char.

¿Si le traían los refuerzos se hubiera quedado?
Sí, porque creo que merecía una segunda oportunidad, yo vine por dos años y me voy a los seis meses. Hice un buen arreglo, yo tengo la fortuna que no dirijo con el estómago, sin pecar de presuntuoso. El dinero no lo es todo en la vida. A pesar de todo esta fue una experiencia de mucho valor. Aunque muchos no lo crean, me voy queriendo a este equipo. Este proyecto me trasnochó. Pero fíjate las cosas del fútbol, hoy que estoy empacando, ya tengo una propuesta para trabajar.

¿Para trabajar dónde?
No le puedo decir.

Por José Deyongh Salzedo
Especial para EL HERALDO

Entrevistas alfredoc el 20 may 2013

Gabriel Camargo revela las cifras del Tolima… ¿En cuánto fue vendido Marrugo?

Ibagué (Colprensa). Criticado por sus diversas salidas en público para manifestar la crisis económica del Vinotinto y oro, tanto así que en alguna ocasión puso en duda la participación del equipo en el Torneo Colombiano, Gabriel Camargo afirmó que “se me apareció la Virgen” con la venta del jugador Christian Marrugo al Pachuca de México, para cubrir un millonario déficit en 2012.

¿Cómo están las finanzas del equipo?
El año anterior llevábamos más de dos mil millones de pesos en pérdidas, se presentó la venta de Marrugo porque ya nos habían requerido de la Superintendencia y perdíamos el 50 por ciento del capital. Con lo de Marrugo cubrimos el déficit y salimos ganando 97 millones de pesos, ni siquiera para la sede y queremos vender el lote para hacerle la sede al Deportes Tolima.

-¿En cuánto fue la venta de Marrugo y Bolívar?
Christian Marrugo fue vendido por un millón 560 mil dólares, pero nos pagaron la mitad; al parecer, el jugador regresaría al fútbol colombiano con Millonarios.
Gustavo Bolívar fue vendido por un millón 560 mil dólares, pero nos pagaron un millón. Yo había negociado el 50 por ciento de Bolívar con Envigado antes de venderlo.

-¿Cómo está el tema de los patrocinadores?
Nosotros no contamos con Anglogold, Roa y CP Company; nos llegó Águila y continuaron Copifam, Mercacentro y Multicentro, no hay nada más. Nos cansamos de poner la totuma a ver quién nos ayuda, porque en otras partes se pelean por la camiseta de los equipos.

-¿Qué pasó con Colpatria?
Colpatria nos retiró el apoyo a partir de julio, se nos cae el mayor patrocinio que era cerca de 100 millones de pesos mensuales. Águila, con todo y premios, cuadramos 800 millones. Tapa Roja, 350 pesos por botella, y resulta que este año no han facturado ni una.
Se nos cae eso y ahora el rubro que teníamos facturados de mil 500 millones de pesos en taquilla, este año no nos va a dar 300 millones.
Este equipo no es autosostenible, soy muy afortunado para vender. Por ejemplo en la crisis de los dos mil millones de pesos se me apareció la venta de Marrugo. Y este año, con todo lo mal que me ha ido con lo de los patrocinios, nos estamos comiendo la parte de la venta de Gustavo Bolívar que era un ahorro.

¿Cuánto vale la nómina de Tolima?
El equipo vale 800 millones de pesos mensuales y de dónde puede salir eso con unas taquillas tan bajas, de seis y 16 millones con cuatro mil personas; cómo voy a sostener un equipo de esa envergadura y costos. Si no hay ayuda, la ciudad no puede con este equipo, esa es la verdad.



-¿Cuánto cuestan los tres extranjeros al mes?

Rogerio ocho mil dólares, Merino 10 mil, que es el más costoso y no ha salido como esperábamos, e Iriberri cinco mil. Eso sin contar la nómina del club, con jugadores y parte administrativa, que son aproximadamente 40 personas.

-¿No hay empresa del exterior interesada?
Todos quieren una multinacional que tenga acogida en el país; en Twitter somos el séptimo equipo con mayor acogida de Colombia, pero al estadio no va la gente. No es ni la plata, sino las incomodidades de ir al estadio.

-¿Está apuntando a las nuevas marcas que llegarán a Ibagué con los centros comerciales?
Ojalá; todo lo que venga es bueno. En el Tolima no hay industrias, lo que había en textiles se acabó.

*Otros temas

“La Policía no brinda comodidad”: Camargo
A pesar de contar con uno de los equipos más regulares de la última década, en Ibagué sorprende la soledad en las tribunas cuando actúa el Deportes Tolima en la Liga y los certámenes internacionales. “Antes de quedar campeones (2003) parecía que a la gente no le gustaba el fútbol, no eran tan expresivos, pero vi que sí tenía hinchada que valía la pena, porque cuando se logró la estrella en el estadio no había menos de 80 mil personas y las calles de Ibagué eran un río de gente”, sostuvo.

-¿Por qué no va la gente al Estadio?
Por las trabas de la Policía y el PMU; la Policía no le brinda la comodidad a la gente para que ingrese. Por ejemplo, en Cúcuta, los niños de dos y tres años de edad ingresan al escenario, aquí no.

-¿Se impulsa o no en Ibagué el ingreso de los niños?
Tenemos una línea de 1.20 metros, y todo niño de esa línea para abajo entra. El resto es la Policía la que no deja entrar; yo quiero que vaya la familia al estadio, eso es lo que queremos devolver. Le echan la culpa a la Policía porque acabó con la afición.

-¿Y la venta de la cerveza?
Otra cosa fue el permiso que me dieron para vender la cerveza en el Estadio, pero después se echaron para atrás. Pero en Barranquilla, Cartagena y Cúcuta, dejan vender la cerveza e ingresar a los niños, aquí queremos ser más ‘papistas’ que el Papa.

-¿Qué pasó con el gancho y las promociones?
Yo era partidario del gancho porque hace un año nos fue bien, pero después tampoco ingresó la gente y no podemos criticar los precios porque los más regalados en el fútbol son los de Ibagué. Por ejemplo, dar los partidos de Copa Libertadores a los mismos precios de Liga. La conclusión fue volver a los precios normales.

-¿Qué pasó con la tribuna familiar?
Infortunadamente en la tribuna familiar no tenía baños, hasta hace poco la entregaron. Como la dieron vamos a comenzar a ingresar a la gente. No quiero un monumento al estadio.

—-

Preguntas y respuestas
-¿Por qué se cae el equipo en instancias definitivas?
Porque no tenemos el jugador número 12, eso influye mucho. Aquí tenemos que hacer respetar la localía. Pero este grupo me gusta mucho y está para grandes cosas, probablemente, vamos a ser campeones. Ellos se están reuniendo, resolviendo los problemas y criticando su trabajo, por eso es positivo.

-¿Por qué estuvo tanto tiempo Vallejo?
La salida fue por rendimiento, está en Itagüí y no es titular. Habría que ponerle un bus para que regresara, estaba lento, aunque era muy técnico. Quiero a Gerardo como un hijo, pero si hay alguien culpable no es Ricardo Salazar.

-¿Por qué le gusta tanto el jugador paraguayo?
Se consigue mucho jugador en Argentina, pero todos son habladores y difíciles de manejar. En cambio el círculo del paraguayo es más reducido y tenemos un veedor. Me toca buscar bueno, bonito y barato, y en Paraguay es más fácil. Por ejemplo, cuando traje a Robin Ramírez ganaba mil 500 dólares, aquí lo traje con ocho mil y a Pumas se fue a ganar más. Yo no puedo traer un jugador de un costo de 15 mil dólares.

-¿Qué sintió ver a Medina llorar cuando marcó el gol en la Libertadores contra Santa Fe?
Medina tiene un problema, llora por cualquier cosa. Es muy sensible. Aquí nos jurábamos amor eterno, pero fue un problema. Le pagué sueldo durante 19 meses y fuera de eso tomando, fumando y amaneciendo en los andenes de El Salado. A mi me interesa es el Deportes Tolima.

-¿La salida de Medina tuvo que ver en el negocio por Otálvaro y Rodas?
Todo jugador que no tenga contrato es libre. En el caso de Otálvaro los derechos son de él y Rodas es del Santa Fe, que nos lo prestó.

En cuanto al mito que maneja el técnico…
Desde luego que me toca poner de mi bolsillo, tengo unos compañeros muy queridos de Junta, pero ellos no ponen plata. Qué pendejo pone el dinero y no le rinden cuentas o hacen lo que les de la gana. Por ejemplo, con Bernal, diciéndole el grupo que estaba fallando, no quiso escuchar.
Con Carlos Castro estamos muy bien, me explica el porqué de las formaciones y se le pide opinión al resto del grupo, como ‘Tucho’ Ortiz. Mi opinión vale y todo está marchando sobre ruedas con Carlos, pueda que le falte experiencia, pero es muy difícil conseguir un técnico bueno por la plata que él devenga.

*Frases noticiosas de Camargo
“Para la próxima temporada tengo que mirar un ‘10’ y un delantero”.
“Diego Chará me llamó y volverá al Deportes Tolima; él me prometió que volvía al equipo”.
“Yimmi Chará me llamó ayer (viernes) que si era cierto que un equipo de México está interesado, pero yo no lo quiero vender. Ese muchacho quiero que vaya a Arabia y tengo las conexiones”.
“El año en que mataron a Elson Becerra iba a jugar en el Deportes Tolima, teníamos todo cuadrado para su regreso”.
“Darwin López está en el grupo; De La Rosa, Cañizales, Barrios y Obando, son una realidad, tengo que darles la oportunidad y cabida”.
“Tengo metas en lo deportivo que son entregar al equipo con tres estrellas y ver terminado el Estadio”.

Entrevistas alfredoc el 05 may 2013

VALDANO EN CLAROSCURO (Entrevista Gonzalo Medina, periodista y profesor U. de A.)

Por Gonzalo Medina P.
Periodista y profesor Universidad de Antioquia

Jorge Alberto Valdano Castellano ha recorrido las distintas escalas de la gradación propia del fútbol, pero, a diferencia de otros deportistas de su nivel, trascendiéndola con lujo de detalles, entre otras cosas porque es un autodidacto en el sentido estricto de la palabra: del “leproso” Newlls Old´s Boys, de Rosario, al Tenerife, luego al Zaragoza y posteriormente al Real Madrid, el club de sus
afectos y realizaciones, porque con él fue campeón en toda clase de torneos, tanto como jugador como técnico. Al mismo tiempo ganó el campeonato mundial con la selección de Argentina en 1986. De igual manera, Valdano comenzó a imponer su estilo de intelectual como colaborador de publicaciones académicas, autor de libros y de antologías en torno al fútbol y la literatura, lo mismo que en la
administración deportiva.

Vino luego su etapa como manejador general del Real, en la cual estuvo hasta cuando le pareció al entonces técnico portugués José Mourinho, quien se la puso sin rodeos al presidente Florentino Pérez: “se va Valdano, o me voy yo”. Mourinho siguió dirigiendo.

Aprovechando su primera visita a Medellín, quisimos incursionar en facetas poco conocidas de Jorge Valdano. Les compartimos este va y viene con el hombre que no solo ha jugado con el balón, sino que también lo hace con la palabra:

¿Cuál fue tu primera sensación al llegar a Medellín, teniendo en cuenta que la visitabas por vez primera y, al mismo tiempo, lo que ella significa en la historia de tu país? ¿Pasó Gardel por tu mente? ¿Y junto con Gardel irrumpió el ritmo del tango? ¿O eres poco amante de la llamada canción ciudadana?
Me encanta el tango y me encanta Gardel. Dio la casualidad de que justo el día en que visité por primera vez Medellín, hablo de octubre de 2012, llegó la confirmación de que Gardel había nacido en Francia. Pero la figura de Gardel fue secundaria en este viaje. Me impresionó la vitalidad de Medellín. Hay ciudades que te reconcilian con la clase política y Medellín es una de ellas. Me dejó la sensación de ciudad pujante, bella y orgullosa de su identidad.

Foto yorchsoccer.blogspot.com

¿Qué destacas de tu pueblo Las Parejas, en la provincia de Santa Fe? ¿Hubo algo de él que te marcó para el resto de tu vida?
Se trata de un pueblo ubicada en medio de la pampa argentina, lo que es lo mismo que decir en medio de un mar de tierra. Bien visto, cuando miraba el horizonte, semejante llanura me remitía a un campo de fútbol de mil kilómetros cuadrados. Clásico pueblo en donde uno encuentra en su casa la seguridad, en el colegio la obligación y en la cancha la libertad. Tengo recuerdos muy felices de mi infancia. Lo que me marcó para toda la vida fue el ejemplo de mi madre. Mi padre falleció cuando yo solo tenía cuatro años.

¿Quién te regaló tu primer libro? ¿Cuál fue? ¿Aprendiste algo de él para tu vida?
Me lo regalé yo mismo. Compré una Colección de la Editorial Salvat, cuyo primer título fue “El Retrato de Dorian Gray”, de Óscar Wilde, que me impresionó mucho. Ahí empezó mi marcha de lector autodidacto y desordenado.

¿Qué papel ha jugado tu familia en tu vocación lectora? ¿O en ello sobresale alguien en especial de tu familia?
No. Aquel libro de Salvat inauguró la biblioteca de mi casa. Debo decir que yo ya me había marchado de mi pueblo detrás del sueño futbolístico, cuando la Municipalidad abrió la primera biblioteca.

¿Cuál fue el primer libro sobre fútbol que leíste? ¿Alguna enseñanza?
“Literatura de la pelota”, de Roberto Santoro. Era una recopilación de canciones, poemas, artículos y cuentos de fútbol. La enseñanza fue comprobar que se había escrito de fútbol mucho más de lo que yo imaginaba. Hablamos de la primera mitad de la década de los setenta. Santoro fue asesinado por la dictadura pocos años después y me emociona mucho contar que su familia me regaló un libro de aquella primera edición. Ahora se acaba de reeditar.

¿Cómo y por qué se complementaron en tu vida la lectura y el fútbol?
El fútbol fue siempre mi pasión y la lectura una afición. Hay diferencia entre pasión y afición. Pero a la lectura tengo que agradecerle muchos momentos felices. También enseñanzas, por supuesto.

¿Hubo algún técnico que te animó a leer? ¿Te recomendó algún título en especial?
No. Menotti ha sido el único con una sensibilidad que ponía en valor la cultura. Encontré a más entrenadores preocupados por mi afición a la lectura. No entendían para qué le servía la lectura a un futbolista. Seguramente para jugar al fútbol no sirve, pero sí para vivir.

¿Qué y cuándo escribiste por primera vez? ¿Se publicó?
Siempre tomé notas como un ejercicio personal y sin intención de publicar. La primera vez que escribí un artículo fue a pedido del Director de Deportes del diario El País, a raíz de un partido de Copa de Europa entre el Nápoles y el Real Madrid. Aprovechando que se enfrentaban Butragueño y Maradona lo titulé “Dos pibes de mil años”, parafraseando al tango. A partir de ahí empecé a publicar regularmente.

¿Cuál es el cuento de fútbol que más te ha gustado? ¿Por qué?
Cualquiera de “El Negro” Fontanarrosa. Porque tiene un talento extraordinario para bajar lo simbólico al terreno de lo real. Fontanarrosa amaba el fútbol, sintonizaba como nadie con el lenguaje popular y era un observador portentoso. Además era una persona maravillosa.

¿Y de la novela?
“El área 18? del mismo Fontanarrosa y “Fiebre en las Gradas”, de Nick Hornby. Sobre poemas, debo decir que no ha habido ninguno que me haya marcado. Pero hay mucho y buenos. En España se acaba de publicar una recopilación de poemas muy interesante: “Un balón envenenado”, de Jesús García Sánchez y Luis Montero.

¿Futbolistas cuya manera de jugar la consideras como el mejor de los poemas o el más excelso de los cantos?
Maradona y Pelé eran jugadores muy plásticos. En cada toque habitaba la poesía. También Zidane era un jugador fascinante al que le bastaba parar un balón para transformar el fútbol en un soporte artístico.

¿Impera hoy la prosa en el fútbol, o estamos ante un cierto texto confuso y difuso?
Prosa pura y dura. Pero siempre hay algún artista que reivindica lo mejor del pueblo. Guardiola es la última prueba. Guardiola es al fútbol lo que Steve Job es a la empresa: innovador, atrevido, de fuerte impulso estético y con la pasión de un niño. La frase vale para un entrenador como Guardiola, o para un artista.
[Gonzalo Medina]

Entrevistas alfredoc el 02 may 2013

Vela, entre la alegría de la Selección Colombia y la crisis del Quindío

Por Filiberto Rojas Ferr, Colprensa

Bogotá.- Dos realidades afronta el volante vallecaucano Juan Camilo Vela, luego de su concentración con la Selección Colombia Sub-20 en Bogotá. El volante vive la felicidad de la convocatoria para vestir la tricolor, pero por dentro sufre la realidad del Quindío, el colero de la Liga Postobón.

Esa felicidad que estas dos semanas le permitió poner a pensar al seleccionador nacional, Carlos Alberto ‘Piscis’ Restrepo, porque su rendimiento le da para estar entre los viajeros a Toulon, se corta cuando por su mente pasa la dura situación deportiva a la que volverá este fin de semana en Armenia.

Vela se ilusiona con Toulon y el Mundial, por eso la felicidad que le genera la tricolor espera llevarla a Armenia para contagiar a sus compañeros y salir del momento que viven como últimos de la Liga y mirando cómo espantar el fantasma del descenso.


- ¿Cómo vivió estas dos semanas con la Selección Colombia Sub-20?

Muy bien, el microciclo fue muy agradable, porque venimos haciendo las cosas como queremos, con una muy buena preparación, que esperemos nos sirva mucho de cara al futuro.

- ¿Cómo se siente luego de su labor estas dos semanas en Bogotá?
Me siento tranquilo y contento porque este es un grupo agradable, en el que todo mundo está pensando en un mismo objetivo.

- ¿Cómo ha sido su proceso en este grupo?
El año pasado estuve en 5 microciclos, pero no estuve en un buen nivel a lo último y por eso me perdí el Suramericano.

- ¿Y ahora cómo está en su rendimiento deportivo?
Me siento bien, contento, porque vengo jugando todos los partidos con el Quindío y haciendo las cosas lo mejor posible.

- ¿Cómo vivió a la distancia el título del Suramericano?
Los primeros dos partidos los vi desde la clínica, porque estaba hospitalizado por una caída que sufrí, pero en general vi un grupo unido, que en la cancha todos se respaldaban en busca de un mismo objetivo y se cumplió, por eso ahora queremos que las cosas sigan bien para cumplir en Turquía.

- ¿Qué le puede aportar usted a esta Selección?
Lo que vengo haciendo en Quindío, el manejo de balón que me conocen, para un grupo que viene muy bien y esperar que el profe decida para aportarle al grupo lo que me conocen.

- ¿Se siente en Toulon y en el Mundial?
Sí, eso espero, es el sueño, pero antes de eso, lo importante es que me siento contento, estoy feliz y espero estar en Turquía, pero primero quiero hacer un excelente torneo en Toulon, para llegar con más confianza al Mundial.

- ¿Le abre una mayor posibilidad la ausencia de Juan Fernando Quintero para Toulon?
Es obvio que Juan Fernando es un excelente jugador, es un referente, pero yo vengo haciendo las cosas bien, esperemos que el profe decida.

- ¿Cómo vive este buen momento en la Selección y la crisis del Quindío?
Es un poco complicado, porque estoy viviendo dos ambientes diferentísimos, ya que acá todos piensan en Francia, en el Mundial y allá estamos peleando descenso, quizá peleando con lo mismo de cada ocho días, que no ganamos, que no jugamos bien, pero esperemos salir de esa racha que tenemos para estar más tranquilo.

- ¿Cree que esta felicidad de la Selección la puede llevar para contagiar a sus compañeros en Armenia?
La verdad yo estoy feliz por este momento, por el nivel que tengo y este fin de semana iré a aportarle lo más que pueda a Quindío, a este grupo de compañeros para salir de esta racha.

Entrevistas alfredoc el 29 mar 2013

Guillermo Oscar Sanguinetti, el hombre que le devolvió la confianza al Cúcuta

Guillermo Sanguinetti, técnico uruguayo de buen suceso con el Cúcuta Deportivo.

Por Juan David Arboleda Vergara,
Cúcuta , Especial para Cápsulas

¿A usted quién lo llamó para decirle que viniera a Colombia?
Estaba trabajando en el Bellavista de Uruguay, estábamos bien de resultados pero no en lo económico; veníamos arrastrando problemas. El primero que me llama es Fabián Pereyra, un uruguayo que trabaja en Bogotá. Sabía que era para jugar la promoción, que faltaba una fecha, luego me contacta el Dr. Manrique, en un par de días nos pusimos de acuerdo.

¿Se gana mejor en Colombia que en Uruguay?
No sé, el asunto es que en el equipo que estábamos había una deuda importante con nosotros y con los jugadores, y lo llevamos varios meses pero en cualquier momento iba a suceder un problema, muchos meses sin pagar, ya el presidente sabía que a final de año me iba. Lo entendieron, terminé en buenas relaciones.

¿Ya había venido a Colombia?
De paseo no. Como jugador vine en 1987 para Copa Libertadores contra Millos y América, yo era de Wanderers de Uruguay. Con selección uruguaya no me tocó venir en eliminatorias, pero si enfrenté a Colombia en las Copas Américas de Ecuador y Chile, contra los jugadores importantes que tuvo la época de Maturana en 1991 y 1993.

-Su mejor momento en el fútbol, cuando la alegría se vuelve llanto…
Tuve muchos, jugué 19 años profesionalmente, hay muchas etapas que van pasando. Uno anhela jugar primero profesional en el equipo que simpatiza, debuté en Nacional de Montevideo, mi padre fue futbolista yo seguí sus pasos. Luego uno sueña jugar en
la selección de tu país y fueron metas que fui logrando. Estuve 12 años en Gimnasia y Esgrima de la Plata en Argentina. Ahí viví momentos muy lindos.

¿Tabla arriba o tabla abajo?
El equipo peleaba descenso o mitad de tabla. Salimos 5 veces subcampeones, ganamos el Campeonato Centenario AFA, le ganamos a River la final, ese equipo tenía a Passarella de técnico, al ´burrito´ y Crespo. Tuvimos una década que fue la mejor del club. Por eso
mi segunda casa es Gimnasia, tengo un respeto allí, me quedé a vivir en La Plata, me hacen sentir que dejé una huella.

¿Te tocó ver a Marcos Pérez?
Lo vi sí, porque cuando yo dirigí Gimnasia, al poquito tiempo él vino al club, yo ya no estaba pero sí mi hijo siendo juvenil compartió con él en las reservas. Entonces yo iba a ver mi hijo y lo vi jugar todo el año en reserva y después medio año que hizo muchos goles y luego tuvo la posibilidad de salir al exterior. En Gimnasia. en ese periodo, fue muy bueno lo que hizo.

¿La visión con tu hijo cuál es?
Está jugando en Gimnasia, no ha debutado. Es la tradición mi padre jugó, yo jugué y él lo va a hacer, tiene condiciones.

¿Por qué “Topo´?
Llegué a Gimnasia, había un jockey de caballos uruguayo, era el mejor que había, se llama Vilmar Sarguinetti y le decían el ´topo´, entonces por el apellido y ser uruguayo en Argentina me conocen por ese nombre. En Uruguay me conocen con otro apodo, me
dicen “Puchero´, desde chico fútbol infantil, producto de un gesto que uno hace con la boca.

¿Sus maestros para ser ahora técnico?
“Tuve un recorrido largo, muchos técnicos. Con algunos tuve más tiempo de trabajo, algunos me dieron la posibilidad de trabajar con ellos. Mis referentes son Carlos Timoteo Griguol, lo tuve en Gimnasia mucho tiempo, fue un maestro, el que me hizo ver que
si iba ser técnico que hiciera el curso que estudiara, y a su vez me dio un concejo de apuntar mucho el trabajo de lo que hacía, porque después uno se olvida. Y el otro técnico fue Gregorio Pérez, primero fue el técnico que tuve en Uruguay y fue el que me llevó a Gimnasia, después tuve la oportunidad de trabajar con él como asistente. Y a su lado aprendí muchas cosas. 3 años en Argentinos Juniors, Olimpia y Peñarol. Trabajé a la par de él, sobretodo situaciones difíciles que para un entrenador son lo más importante, saber salir de esas situaciones.

¿Usted analiza bien al rival o confía en su equipo?
Es importantísimo trabajar con el equipo de uno. Desde que arranca la pretemporada la conformación del equipo, hay que hacer mucho hincapié en armar lo de uno. Cada vez que voy enfrentar un rival yo trabajo con los videos, trabajo mucho observando y de
acuerdo a eso en la semana hay un día que trabajo con respecto al rival una variante, alguna virtud que tiene tratar de manejarla en cancha para que no suceda, y tratar de aprovechar los puntos débiles que tengan.

-Hábleme de Mario Marcerlo Carballo…
Mi asistente, fui compañero de él desde fútbol infantil 8 o 9 años. Era volante central, después nos separamos, nos volvimos a encontrar en ese Wanderers de la Copa Libertadores, después buscamos otros rumbos para luego trabajar juntos cuando fui a
Paraguay a dirigir Sportivo Luqueño (2011), ahí empezó a trabajar conmigo.

-No has jugado en el Atanasio Girardot, en mi época de barra brava le decía Satanasio ¿Medellín y Nacional cómo rondan en tu cabeza?
Equipos grandes con historia, fuertes, con nivel copero, fábricas de grandes jugadores.

-¿Pensó que Cúcuta era así, qué podían venir 30 mil al estadio, diferentes a otras ciudades del país?
No sabía, pero me conecté con gente uruguaya que ha trabajado acá. Me dijeron cómo era la ciudad, cómo era el público, en la medida que uno pueda armar un equipo competitivo iba a estar con mucha gente y fervor. Es lo que tratamos de hacer, se puede jugar bien, regular o mal, pero lo que yo quiero transmitir a la gente que paga la boleta, es que el jugador se entregue por completo, que sea un equipo que se brinde y eso contagia a todos.

¿Usted pidió jugadores para este equipo, este lo quiero?
Pedimos por posición. Uno recién está metido en el ambiente de los jugadores colombianos, entonces nos asesoramos. El jugador no sólo es importante en lo futbolístico, sino también a nivel personal, que es lo que hace la formación de un grupo. Nosotros le damos mucha importancia, antes que jugador de fútbol está la persona y nos asesoramos bien para esa parte. Algunos los he pedido yo, por conocimiento de la parte futbolística, averiguando algunas cosas de su vida personal de su comportamiento y después los extranjeros uno los pide porque los conoce.

¿Hay muchos hijos de Cristo en el camerino, usted cómo conduce eso hacia una victoria?
Yo soy católico, no de concurrir a misa, pero tengo mi formación. Es un camino y ayuda importante para los jugadores y soy parte de eso.

¿Cómo ve al equipo en diciembre?
Es difícil mirar hacia adelante, si bien uno va proyectando cosas hay que ponerse plazos cortos para ir manejándolo. El primer plazo es el final de semestre, pero antes es domingo a domingo, y uno en eso tiene que sumar puntos, mejorar en el juego y darle confianza al equipo. Porque te va a tocar perder y hay que recuperarse rápido, sobre todo en lo anímico para dar batalla y ser un equipo que lo sientan como un equipo duro y que no piensen que a éste equipo lo doblegan fácilmente.

Página siguiente »


 
Inicio Propiedades.com.co Inicio La República Inicio Revista Nueva Inicio La Chiva Inicio Revista Automotores Inicio El Colombianito Inicio Gente Inicio Generación