Un poema de amor

A la amiga de la C, que los va necesitando

No llueve
y ya he olvidado como suenan
las goteras en el techo.
No llamas
y ya he olvidado
como pronuncias la s.
La lluvia cae, dicen los no ateos,
cuando San Pedro está triste.
Tu no llamas porque,
dice esa parte de mí que aún te quiere,
estás confundido.
A las goteras se les olvida.
A los hombres, se les olvida.
Solo que el amor
solo tiene cuatro letras.
Las mismas que tiene odio,
una menos de la que le sobra a razón.
El cielo está oscuro.
No va a llover, de todas maneras.
Como cuando se pierden las esperanzas
de que allá todavía haya alguien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>