Jets privados: La casa en el aire

Vamos hoy a hablar de aviones… y de aviones caros. Porque una cosa es viajar como turista e incluso, en primera clase y otra muy distinta es tener nuestra propia aeronave, siempre lista y dispuesta a llevarnos a donde queramos sin pensar en compra de tiquetes, largas filas, retrasos y pérdida de equipajes. Por ahí dicen que “no se es verdaderamente rico hasta que se tiene un avión privado”, asi que para los interesados, aquí están tres modelitos para diferenciarse de tanto nuevo rico con ínfulas…fuchi. Eso sí, saquen de la caja menor por lo menos 40 millones de dólares para empezar a negociar estos juguetes.

3. Bombardier Global Express XRS: US$47,7 millones


También conocido como BD-700, este avión canadiense fue presentado en 2003, se han entregado 64 unidades y está capacitado para vuelos de largo alcance. Puede hacer sin escalas Sidney-Los Angeles, Nueva York-Tokio y Taipei-Chicago, por poner tres ejemplos. Tiene dos motores BMW-Rolls Royce BR-710A-220 con turbofans de 14.750 libras de empuje y en su cabina hay 6 pantallas Honeywell Primus 2000XP EFIS con opción de  tener el sistema HUD para proyectar información en el parabrisas.

Su velocidad de crucero es de 904 km/h y el rango de autonomía supera los 12 mil kilómetros con 8 afortunados pasajeros y 4 serviles tripulantes.

En su configuración puede haber 18 sillas, o adaptar una zona de descanso, estaciones de trabajo, salón de conferencias, de comidas, dormitorio con cama doble y baño privado con ducha y guardarropas.

2. Boeing Business Jet 2: US$55,5 millones


Tiene capacidad para acomodar 78 pasajeros y dejar a su disposición un salón de conferencias y una suite privada con toda la dotación. Aunque si contratamos un buen diseñador de interiores, podrá crear una oficina ejecutiva con zonas de descanso, sala y comedor en 94 metros cuadrados de área.

La cabina tiene los más modernos equipos de navegación aérea con sistemas Rockwell-Collins HGS-4000 con avanzadas características de visualización. Tiene dos motores CFM56-7B27 de 27.300 libras de empuje con 20 toneladas de combustible que pueden poner al avión entre las principales ciudades del mundo sin escalas.

1. Gulfstream G550: US$59,9 millones


Esta variante del famoso Gulfstream V es el más costoso y avanzado en el segmento de los aviones ejecutivos de mediano tamaño y puede volar grandes distancias a 850 km/h (Londres – Los Angeles, Moscú-Singapur) . 8 pasajeros disfrutan de tres zonas de descanso e igual número de temperaturas. Tiene conexiones para toda clase de aparatos de comunicación y entretenimiento.

Puede volar a 55 mil pies de altura y configurar su cabina con toda suerte de lujos. El puesto de mando también tiene pantallas de cristal líquido con proyectores en el parabrisas. De este avión se han entregado 188 unidades.

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

4 comments

  1. Vuelos Privados   •  

    Alquilar un jet privado es sencillamente, la mejor manera de viajar, y el costo no es tan alto como se puede imaginar: por lo general es un veinticinco por ciento más costoso por persona, que el precio de un billete de “Primera Clase” de las líneas aéreas regulares.

  2. cx   •  

    no hay nada bueno ……..

  3. daniel   •  

    hola respecto al Bombardier Global Express XRS: US$47,7 millones es muy grande pregunto.
    gracias
    daniel

  4. Nicolas   •  

    Este es un avión que según el Diario The Sun alquiló la tolosana Cristina Fernández de Kirchner para sus lujosos viajes por los Emiratos Árabes. Argentina, un país decadente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>