Renault Stepway, un paso arriba

106_2730

SOFASA Renault presentó en las afueras de Bogotá su nueva apuesta en un segmento que apenas despega en nuestro país, el de los automóviles con apariencia crossover, vistos ya en el Volkswagen Cross Fox (que recién terminó su vida comercial en Colombia) y el Fiat Idea Adventure.

106_2726

La idea, precisamente, era “tomarse el día” para tener un primer contacto con el carro que, sí, es un Sandero “levantado”, pero interior y exteriormente tiene diferencias profundas que lo hacen merecedor de un nombre distinto y estar enfocado hacia un público más concentrado en la aventura y el ocio, sin necesidad de acudir a una SUV con todos los gastos que ello conlleva (impuestos, seguro, llantas, etc.).

106_2710

Esta carrocería del Stepway es una idea original de FASA Renault España y una adapatción de la planta de Renault Brasil e inmediatamente fue aprobada por la Regie en Francia para ser comercializada en los mercados donde el Logan/Sandero tiene presencia. El segundo país donde se arma este carro es Colombia, a través de la planta de SOFASA en Envigado.

106_2709

Exteriormente el Stepway tiene una presencia off road, con los refuerzos plásticos del frente y en los pasos de rueda, las barras en el techo, las luces frontales oscurecidas, los skies protectores en los ángulos de ataque y salida, acero de protección para toda la parte inferior del casco y la caja y, naturalmente, por ser más alto que el modelo en el que se basa (4 cms. lo diferencian del Sandero sobre el piso, para un total de 32 cms. de altura).

106_2737

Conserva las llantas (ahora son Continental) en medidas 185 / 65 en rines de 15 pulgadas, la explicación de SOFASA para no adoptar el aro de 16 es que pierde prestaciones en la arrancada y en ascensos. Una curiosidad “retro” es que la llanta de repuesto viene por fuera, abajo de la carrocería, al mejor estilo de los Renault 4/6/9/12/18.

Por dentro también hay diferencias. El Stepway tiene una visera de instrumentos distinta, con un par de nervaduras que le dan una apariencia más ágil, el cuadro adopta unas carátulas con números más grandes y en el computador de abordo encontramos que se ha modificado la medición del consumo: ya no es litros cada 100 kms., sino kms. por litro, lo que facilita su lectura y conversiones.

106_2722

El volante, con airbag y bocina, es en cuero, con un grip bastante agradable al tacto. Como novedad, encontramos el mando satelital del radio tras el timón, el radio es un Pioneer con lector MP3, entrada auxiliar y 4 parlantes. Hay mandos eléctricos para los 4 vidrios, espejos y seguros (con mando desde la llave, se activan a los 7 km/h)

106_2723

Los materiales del interior en puertas y tablero han mejorado bastante, el ajuste es preciso, incluso la tapa del airbag del pasajero, no hay rebabas ni ruidos parásitos, los plásticos imitación aluminio tampoco están mal y el color negro en general esconde muy bien la mugre. Los tapetes del piso son tipo off road, de caucho termoformado, impermeables y lavables a presión. Opcionalmente viene también con un apoyabrazos central con bolsillo, muy útil para guardar objetos, pero incómodo para abrochar el cinturón. Es posible también adaptarle un navegador GPS, muy útil cuando no se conoce la ruta (como nos pasó a nosotros), es de una precisión impecable y no hay pierde con él activado. Los asientos son negros, con una tela muy sobria y una línea en cinta textil gris que va por costados y lomo, imitando un soporte metálico. Los asientos son regulables en altura y ajuste lumbar.

106_2713

Encontrar la posición ideal para el puesto de conducción no es difícil, la superficie vidriada es muy buena y hay un completo dominio de todos los mandos. Atrás, el espacio para las piernas es bueno, sin ser superlativo, se acomodan bien tres personas y la altura al techo (878 mm desde el asiento), como en toda la gama Logan / Sandero, es un punto fuerte que las personas de buena estatura agradecen. En el maletero, me atrevería a decir que es el hatchback más amplio de su categoría, con 320 litros de capacidad y con la opción de doblar el asiento en proporción 70 / 30 %. (1200 litros)

¿Qué sabe hacer?

En marcha, engranamos la primera velocidad para medir las bondades del archiconocido motor K4M de 1.6 litros, 16 válvulas y 110 caballos que debuta en esta carrocería con la norma Euro III de emisiones de gases. La primera exigencia es al abordar la Avenida Circunvalar con rumbo al municipio de La Calera. Las condiciones de altura (2600 msnm) no son las más favorables y sentimos muy poco progresivo el motor saliendo en segunda y en ascenso. Le cuesta llegar a su estado ideal (torque de 15.10 mkg), sobre las 4 mil rpm con 4 personas a bordo y aire acondicionado encendido. Para realizar sobrepasos, hay que bajar a segunda y llevarlo muy arriba, a 5 mil 500 / 6 mil revoluciones para deshacernos del tráfico pesado. Una maniobra que resta comodidad de conducción y penaliza el consumo.

106_2720

Ya en terreno plano y luego de pasar por el bonito municipio de Sesquilé, una carretera de sabana permite que el Stepway vaya más a gusto. Fácilmente se alcanzan cruceros altos sobre terreno ondulado, donde la suspensión demuestra una enorme virtud al lograr un punto intermedio de dureza sin sacrificar el confort. Nos tragamos varios resaltos “camuflados” e hicimos alguna incursión en destapado sin miedo siquiera a golpearlo por debajo. Por rápido que lo llevamos, no hubo golpes, ni rozamiento, ni ruidos de ninguna clase (en este aspecto la insonorización es muy buena). Esa es la principal virtud de este “todocamino”: si a usted lo asustan los cráteres de nuestras vías o suele transitar por destapados no muy profundos, el Stepway es ideal para lograr tranquilidad y un viaje placentero, como el que tuvimos por los alrededores de Guatavita y el emblase de Tominé.

Ya en la Autopista Norte y de regreso por Tocancipá, el brillo del 1.6 aparece para lograr un tope de 173 km/h. Pero un acucioso lector se preguntará ¿y la estabilidad, sí está a 32 cms. del piso?. No hay problema, una suspensión con barra trasera elipsoidal extraída directamente de un desarrollo de Fórmula Uno, nos garantiza una tranquilidad en este aspecto a cualquier régimen sin afectar el centro de gravedad. Para detener al Stepway tampoco hay mayor lío. El ABS con 4 captadores Bosch 8.1 y repartidor electrónico de frenado cumple divinamente este menester.

106_2740

En Conclusión

La apuesta de SOFASA es valiente, por cuanto está impulsando un nicho que, como decíamos al principio, sólo estaba presente en dos modelos con poca difusión. Una de sus mayores bazas es el precio rompedor con el que llega: 39 millones 240 mil pesos con todo el equipo de seguridad y eléctrico, amén de una larga lista de opciones personalizables como las barras de techo con cofre, el navegador, portabicicletas, redes de maletero, luces xenón, y gancho de arrastre entre otras alternativas.

El look de todoterreno, la altura sobre el piso, el equipo completo, la buena potencia del motor, el aplomo en la vía y la habitabilidad característica del modelo lo hacen considerable para aquellos a quienes les gusta tomarse el día para incursionar en el campo sin necesidad de una camioneta o, incluso, para reírse de los cráteres, zanjas, huecos, destapados, rizados, obras inconclusas y la infinita cantidad de irregularidades propias de nuestras vías urbanas, que no son pocas y más de un dolor de cabeza (y de suspensiones) nos proporcionan en el día a día.

106_2746

*Asistimos a la presentación del Renault Stepway por una gentil invitación de SOFASA Renault

Subir y arrancar Trato de hacer memoria y acordarme del primer momento en que un carro me llamó la atención más de lo normal y siempre me remito a unas viejas fotos de mi primer cumpleaños. Allí aparezco al lado de un flamante Ford Galaxie 500 adscrito al cuerpo de bomberos de alguna ciudad norteamericana. Posteriormente, mis padres continuaron regalándome autos en mis cumpleaños. Conservo también una fotografía con un pastel hermosamente decorado y un VW Beetle rojo que yo miraba con asombro. Vinieron luego los maravillosos Matchbox 1/64 y algunos coches de carreras que funcionaban con gasolina ¡de avión! Y que mis primos mayores gozaron a placer mientras el ruido ensordecedor que producían, me causaba genuino terror. Un tío fue quien acolitó (al fin y al cabo es sacerdote) mi primera “manejada” en su viejo Jeep Willys MB, con el que dábamos la vuelta a la manzana. El controlaba la pedalería y los cambios, mientras yo trataba de girar el pesado volante. Mis otros tíos me mantenían al tanto del mercado automotor, pues en los viajes y paseos me preguntaban por las marcas y modelos de todos los carros que veíamos, hasta que me los aprendí todos. De los “de verdad” recuerdo el Zastava 1500 amarillo de mi tío Aquiles, auto al que cariñosamente apodaban “el maracuyá” y que compraron el mismo año en el que nací. Cuando lo vendieron, casi no me cuentan pues temían mi tristeza al saberlo y pues, la verdad, no los defraudé. Llegó la época de las revistas, los catálogos, los libros y cuanta publicación sobre autos existiera. Pasaba tardes y noches devorándolas ansiosamente, aprendiéndome de memoria fichas técnicas, modelos, características y los datos más precisos de cada ejemplar. Eso sí de mecánica, nada. Me embiste un dulceabrigo y cualquier tornillo en un motor significa para mi, poco menos que magia negra Mi profesión de periodista me ha permitido experiencias inolvidables con los carros, dirigir algunos programas sobre el tema, cubrir las ferias, participar en encuentros, desfiles y ser testigo desde esta óptica del crecimiento y las contracciones del mercado, probar algunos modelos y conocer personajes que me han honrado con su invaluable amistad y sabiduría infinita. Con el advenimiento de internet y la televisión internacional, el aprendizaje se expandió a niveles insospechados. Ahora era posible explorar más allá y en tiempo real, lo que estaba sucediendo en el mercado automotor mundial. Participar en chats, foros y páginas se convirtió en la principal fuente de conocimiento y en un segundo aire para esta afición. Gracias entonces a la red mundial y a la magnífica herramienta que proporcionan los blogs, y, por supuesto, a la gentil complicidad del equipo de Medios Electrónicos de EL COLOMBIANO y su editor general, Fernando Quijano, que avaló esta propuesta, es que hoy puedo compartir con ustedes este rincón minúsculo del ciberespacio, en donde la idea es compartir experiencias y conocimientos, retroalimentarnos con las noticias que produce este dinámico sector, enterarnos de las novedades más recientes y, sobre todo, divertirnos con una pasión que va más allá de conducir y maravillarnos con el invento más sensacional de la historia. Se trata entonces de abrir el blogaraje y dejar salir la imaginación con el placer que produce ver estas hermosas piezas en acción, que nos roban suspiros y nos producen un constante hormigueo que solo los aficionados a los carros entendemos, compartimos y acolitamos (como mi tio el cura). Bienvenidos, súban, abròchense y disfruten el viaje.

51 comments

  1. jose escamilla   •  

    El sandero y el stepway son diferentes. en que?
    gracias anticipadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>